viernes, 23 de octubre de 2020 07:36 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Cine para el confinamiento (II)

Archivado en: Inéditos cine, cine para el confinamiento

Vincent Price en The Last Man on Earth

Vincent Price en The Last Man on Earth

 

            Desde que soy un sexagenario todo me parece un recuerdo. La memoria es mi única medida del universo entero y como no guardo ninguna de arrestos domiciliarios o confinamientos, dos trances en los que con anterioridad nunca me había visto, no acabo de dilucidar las diferencias entre uno y otro. A grandes rasgos el confinamiento de estos días me gusta. Contribuyo de buen modo a esa estancia en casa que se nos pide. Pocas cosas podrían agradarme más que permanecer encerrado junto a mi esposa, frente a mi ordenador y entre mis libros, mis películas, mis fotos... Todo lo que he ido atesorando a lo largo de esos sesenta años que, en mi pequeña república, goza de una doble calidad: la de lo tangible y la de los recuerdos. Por qué no decirlo: me gusta estar apartado de un mundo que ya no me concierne. Ojalá alcance un ápice de ese sabio equilibrio que aparentan tener los ermitaños.

            Está claro que el arresto domiciliario -un castigo leve en comparación con cualquier pena de prisión- se diferencia del confinamiento en que te impide salir a la calle. El actual estado de alarma sólo lo permite para comprar alimentos y otros supuestos de necesidad acuciante. Ninguno de ellos quita para que, cuando se salga, el panorama sea desolador.

            En las tres semanas largas que ya dura el asunto, se han publicado varios artículos sugiriendo películas que, por representativas de la situación, podrían ser adecuadas para hacerla más llevadera. De los muchos títulos que se han propuesto, me quedo con La amenaza de la Andrómeda (Robert Wise, 1971). Basada en el primer best seller de Michael Crichton -que además de escritor, cineasta y creador del techno thriller, fue médico- nos toca especialmente de cerca porque su argumento trata sobre un virus que viene a la Tierra con un satélite estrellado en una población de Nuevo México. La infección que provoca acaba con todo el vecindario, a excepción de un anciano y un niño. Las calles desoladas son las mismas que muestran nuestras ciudades en estos días. Pero aún nos incumbe más esa exposición del asunto a modo de informe médico. Casi medio siglo después de su estreno, La amenaza de la Andrómeda ha quedado como un clásico de la ciencia ficción de los 70, igual que Ultimátum a la Tierra, estrenada por Wise en el 51, es una de las cumbres de la edad de oro del género.

            Sidney Salkow fue uno de los grandes del cine de bajo presupuesto por sus westerns B -The Pathfinder (1952), Jack McCall desesperado (1953), Sitting Bull: casta de guerreros (1954)- pero también por una cinta postapocalíptica: The Last Man on Earth (1964). Es ésta la primera adaptación de Soy leyenda, la novela publicada por Richard Matheson diez años antes, llamada a su vez a ser un clásico de la literatura de ciencia ficción del amado siglo XX.

            Como cualquier buen aficionado sabe, la pandemia que nos propone el novelista -quien también participó en el guión con el seudónimo de Logan Swanson- ha sido provocada por un virus utilizado como arma en una guerra bacteriológica. Ambientada en una supuesta ciudad de Los Ángeles de finales de los 70, el virus ha convertido a los supervivientes en una suerte de vampiros parecidos a los zombis. Durante el día, la fotofobia les paraliza. El doctor Robert Morgan -el inefable Vincent Price en una de sus creaciones más logradas-, Robert Neville en la novela, es leyenda porque es el último hombre vivo que queda en el planeta. Por la mañana, aprovechando el letargo de los vampiros, sale con su coche en busca de provisiones. Esos planos de las avenidas de Los Ángeles desoladas, que se nos muestran en las escapadas matutinas de Morgan, bien podrían ser las vistas de las calles de tantas ciudades del mundo que reciben igualmente solitarias a quien va a hacer la compra en estos días.

            El paisaje cambia tanto, cuando Morgan aprovecha para ponerse a matar vampiros, que nos vamos a una película de zombis. Y en eso se convierte The Last Man on Earth al caer la noche, cuando los no muertos se empeñan en entrar en el refugio, donde el último hombre bebe y escucha música, para saciar con él sus abominables ansias y convertirle en uno de ellos. Otros lo intentan llamándole como el coro de las sirenas a Ulises. Pero ninguno lo consigue. Morgan, como yo desde que cumplí sesenta años, una vez se encierra en casa, no atiende a cánticos: sólo vive para sus recuerdos.

            Hasta que entra en escena una mujer, Ruth Collins (Franca Bettoia). Cuando, Morgan se encuentra con ella en una de sus salidas, ella dice estar huyendo. Respondan a los nombres que respondan y sean cuales sean los avatares que han quedado en su camino, Adán y Eva siempre vuelven a encontrarse en las cintas postapocalípticas de los años 60 y 70. Lo malo es que Morgan, no tarda en desconfiar de su nueva compañera. Comienza a creer que está infectada por el virus.

Cartel original de "El último hombre... vivo".

            Corría 1971 cuando el realizador televisivo Boris Sagal, dirigió para la gran pantalla El último hombre... vivo, nueva adaptación, que no remake, de Soy leyenda. Cinta igualmente notable, particularmente me marcó más que la primera versión, aunque, con el tiempo he resuelto que es peor cinta. La vi por primera vez en uno de aquellos programas dobles en sesión continua, que fueron la maravilla de mis primeros sábados, y me tuvo pensando en ella décadas. Hasta que di cuenta de la versión de Salkow, ya cinéfilo y adulto. La protagonizaba Charlton Heston y su personaje respondía al mismo nombre que el de la novela: Robert Neville. La crítica fue a señalar que, en algunos aspectos, Heston fue a repetir uno de sus grandes personajes: el George Taylor de El planeta de los simios (Franklin J. Schaffer, 1968). Siendo Taylor uno de los héroes meridianos de la ciencia ficción de los años 70, a buen seguro que se le confió la creación de este otro último hombre por ello. Aquí los vampiros se acercan aún más a los zombis pues se trata en realidad de unos fanáticos mutantes, que deben su condición a una guerra bacteriológica entre la URSS y China.

            Cabe una apostilla, el final es una concesión al discurso imperante en los años 70. Neville abandona la ciudad para irse junto a la chica, Lisa (Rosalind Cash) a una comuna de hippies en el dichoso campo. Particularmente, rechazo el ruralismo de los hippies tanto como el de José Antonio Nieves Conde en Surcos (1951). Pero, subjetividades mías aparte, sí que cabe objetar una enmienda por parte de Sagal al final de Matheson. En la novela, Neville es hecho finalmente prisionero por los vampiros. Cuando la chica -allí llamada Ruth y cómplice de los no muertos- le anuncia que va a ser ejecutado al día siguiente, Neville comprende que era una leyenda entre los no muertos porque era el último hombre del antiguo mundo a abatir. Tras él, los vampiros se enseñorearían del planeta. Esa misma suerte, tras un desenlace parecido, será la que aguarda al mundo en la versión de Salkow.

            Más o menos fieles al original, hubo otras adaptaciones de la que, junto con El increíble hombre menguante (1956), es la novela más célebre de su autor. Así, cuantos han tenido oportunidad de verlo alaban las excelencias de un cortometraje, también basado en Soy leyenda, dirigido por Mario Gómez Marín en 1967 como una práctica de la Escuela Oficial de Cine de Madrid. Entre sus protagonistas destacan Elisa Ramírez y Fernando Palacios. Siendo el caso que no la he visto, dejaré sus elogios para quienes hayan tenido el placer.

Will Smith en "Soy leyenda"

            Sí que he visto, y con la habitual decepción que producen los acercamientos del Hollywood de nuestros días a las obras maestras del pasado -prueba irrefutable del agotamiento del cine comercial estadounidense actual-, la que hasta la fecha es la última adaptación de Soy leyenda. Dirigida por Francis Lawrence en 2007, aunque es el único de los largometrajes que ha inspirado la novela que respeta su título original, es el más alejado de su verdadero espíritu. Ahora bien, dejando a un lado su calidad como película, cumple decir que también es la más apegada a la realidad. Aquí el virus fue una mutación genética del que provoca el sarampión, llevada a cabo por la ciencia como una cura para el cáncer. Pero la ciencia perdió el control del remedio, cuando éste mutó y dio lugar a una pandemia que en 2012 acabó con el noventa por ciento de la población del planeta. El resto se convirtió en esas criaturas contra las que ha de luchar el nuevo Robert Neville (Will Smith).

            Aunque esta versión de Lawrence es más fiel al original que la de Sagal, cae en todos los vicios del cine estadounidense contemporáneo. Como todo hay que decirlo, vaya por delante un elogio: su poderío visual es sobresaliente. La secuencia de los ciervos en Manhattan es impresionante. Merece un lugar entre las mejores calles desoladas vistas en la pantalla. Pero en general, el discurso de Lawrence atiende más a la sensiblería y al infantilismo, al parecer canónicos en la ciencia ficción estadounidense desde que lo impusiera el bueno de Steven Spielberg, que al relato de la hecatombe.

            Ese sentimiento fácil viene subrayado en el flashback al apocalipsis, cuando Neville pierde a su mujer y su hija. Entonces queda claro que el Soy leyenda de Lawrence es una película familiar antes que una de esas pastorales postapocalípticas que tanto nos conciernen en estos días. Resumiendo, todo ese aparato visual, y toda esa sensiblería barata, común denominador del cine comercial estadounidense actual. Una canción con ritmo, pero sin melodía, una cinta que parece jactarse de su superficialidad. Todo eso es la tercera versión de Soy leyenda.

 

Publicado el 9 de abril de 2020 a las 21:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 2

1 | Jose Luis - 10/4/2020 - 11:34

Cuando empezó a hablarse del virus me vino inmediatamente a la cabeza la Amenaza de Andrómeda, novela que me encantó, como casi todas las de Crichton, que anticipo demasiadas cosas actuales-
La película de Heston me gustó más que la de Smith, aunque desconocía la novela, especialmente la escena de Woodstock en el cine.
Yo también noto pocas diferencias entre el confinamiento y mi vida habitual salvo mascarillas y pocas salidas de casa ( a la de mi madre ya 90).
Animo para seguir como los cartujos

2 | Javier Memba (Web) - 12/4/2020 - 11:18

En efecto, el confinamiento no dista mucho de mi vida normal. Yo, a lo que más sigo temiendo, es al panorama que pueda aguardarnos cuando acabe. Mucho recuerdos a tu madre.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con más de cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) fue colaborador habitual del diario EL MUNDO entre junio de 1990 y febrero de 2020. Actualmente lo es en Zenda Libros. Estudioso del cine antiguo, en todos los medios donde ha publicado sus cientos de piezas ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. Por su parte, David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), fue un estudio de la filmografía de este cineasta. El cine negro español (2020) es su última publicación hasta la fecha.  

 


              Instagram

 

 

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

-Unas palabras sobre Tintín en Cuatro TV

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Malditos, heterodoxos y alucinados de la gran pantalla

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formentera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del infierno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Una guía clásica de la ciencia ficción

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

De la Escuela de Barcelona al fantaterror patrio

Recordando a Rosenda Monteros

Unas palabras sobre Andrés Sorel

Farewell to Julia Adams

Corto Maltés vuelve a los quioscos

Un editor veterano

Una entrevista a Wendy Guerra

Continúa el misterio de Leonardo

Los cantos de Maldoror

Un encuentro con Clara Sánchez

Recuerdos de la Feria del Libro

Viajes a la Luna en la ficción

Los pecados de Los cinco

La última copa de Jack Kerouac

Astérix cumple 60 años

Getafe Negro 2019

Un actriz entrañable

Ochenta años de "El sueño eterno"

Sam Spade cumple 90 años

Un western en la España vaciada

Romy Schneider: el triste destino de Sissi

La nínfula maldita

Jean Vigo: el Rimbaud del cine francés

El último vuelo de Lois Lane

Claudio Guerin Hill

Dennis Hopper: El alucinado del Hollywood finisecular

Jean Seberg: la difamada por el FBI

Wener Herzog y la cólera de Dios

Gordad, el gran maese de la heterodoxia cinematográfica

Frances Farmer, la esquizofrénica que halló un inquietante sosiego

El hombre al que gustaba odiar

El gran amor de John Wayne

Iván Zulueta, arrebatado por una imagen efímera

Agnès Varda, entre el faminismo y la memoria

La reina olvidada del noir de los 40

Judy Garland al final del camino de adoquines amarillos

Jonas Mekas, el catalizador del cine independiente estadounidense

El gran Edgar G. Ulmer

La última flapper; la primera it girl

El estigmatizado por Stalin

La controvertida Egeria del Führer

El gran Tod Browning

Una chica de ayer

El niño que perdió su tren eléctrico

 

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

El cine negro español en Zenda Libros

Tres películas para el confinamiento en De Cine 21

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 



contador de visitas

Contador de visitas


 

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD