martes, 20 de octubre de 2020 18:33 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Nuevos apuntes sobre la cartelera perdida

Archivado en: Inéditos cine, la cartelera perdida

imagen

El Palacio de la música y el Avenida, dos cines de la Gran Vía en los años 70.

 

            Tras una agonía de casi cuarenta años, parece que con el coronavirus la exhibición cinematográfica a la antigua usanza -eso que otrora se decía "ir al cine"- va a quedar definitivamente finiquitada. Puesto a echar las cuentas del balance final, y sin querer caer en la ya manida sensiblería de Giuseppe Tornatore y su Cinema Paradiso (1988), debo reconocer que a esa vieja costumbre de ir al cine le ha ocurrido como a los amores perdidos, cuyo recuerdo siempre es más duradero que el sentimiento en sí. Resulta que he estado más tiempo evocando aquel placer antiguo que practicándolo. Ir al cine como se iba antes -cuando mi madre compraba en el quiosco una pequeña guía impresa en papel de periódico llamada Cartelera, consultaba en sus páginas la programación de las casi dos mil salas que había en el Madrid de hace medio siglo, elegía un título e íbamos a ver la cinta- dejó de estilarse a finales de los 70. Yo diría que fue cuando la Guía del ocio sustituyó a aquella queridísima Cartelera y las salas de reestreno en programa doble y sesión continua, al amparo del fin de la censura, empezaron a programar filmes de destape y otras procacidades -desde violencia extrema, hasta alusiones religiosas y políticas-, que acabaron por echar a su público natural -las familias- de aquellas sesiones. Un lustro todo lo más, pero aún faltaban unos años para que el video se popularizase y los cines de barrio comenzasen a cerrarse a mansalva, marcando así el principio del fin de esa exhibición cinematográfica.

            "Vamos al cine a distraernos", me proponía mi madre cuando nos baqueteaba la vida o simplemente porque le apetecía. De una u otra manera, las películas y comer fuera, siempre fueron nuestras mayores alegrías. Además de por lo estrechamente ligada que está mi afición al cine a la de mi madre -coincido en eso con Guillermo Cabrera Infante-, supongo que son mis sesenta y un años -la senectud- los que, de un tiempo a esta parte, me llevan a volver con insistencia sobre los recuerdos que guardo de ella. Aún me parece verla entre las sombras de la sesión continua -que tanto placer nos dio en aquellas primeras tardes, cuando el presupuesto no nos llegaba para ese pequeño lujo que eran las salas de Fuencarral o la Gran Via-, haciéndome notar que proyectaban la secuencia que nos recibió. "A esto llegamos", me decía. Acto seguido nos levantábamos para volver a casa. Si insisto en que fui el niño más feliz del mundo es por veladas como aquellas. Atesoro los Fantomas de André Hunebelle, las dos primeras entregas del gendarme de Saint-Tropez, y otras comedias de Louis de Funes de escaso valor fílmico, únicamente porque las vi en aquellas dulces tardes junto a ella.

 

            El cine a ese nivel pretérito era un placer para sociedades mucho más ingenuas y sencillas que la nuestra, capaces de reírse a carcajadas con las comedias de Louis de Funes y tantas otras simplezas. Ahora bien, no por ello era un acto menos placentero ni dejaba de ser la manifestación cultural más importante del amado siglo XX. Recuerdo especialmente las sesiones estivales en las salas del madrileño paseo de Extremadura: Astoria, Chiky, Condado, Lisboa y Extremadura. Esas eran las cinco que hubo en el esplendor de los años 60. Al estar refrigeradas, mi madre, que era de La Coruña y no soportaba el calor -en eso sí que no me parezco a ella-, se encontraba en ellas "de maravilla".

            En fin, cuando aquel pequeño paraíso que fue la sesión continua acabó, yo ya estaba en otra onda. Los últimos programas dobles a los que asistí fueron los proyectados en los llamados cinestudios -el Lenx, el Griffith, el Ideal- que eran antiguos cines de barrio, gestionados por jóvenes cinéfilos. En su programación se mezclaban las cintas de mi dilecto Barbet Schroeder -More (1969), El valle (1972)- con los primeros títulos del nuevo cine alemán -Herzog, Wenders, Fassbinder- y el Truffaut de aquella época -Diario íntimo de Adele H. (1976), El amante del amor (1977)-. En otras palabras, proyectaban cine de autor, algo inconcebible en los cines de barrio. Para dejar constancia de su inquietud, editaban las hojas de sala, con diversos apuntes sobre las películas programadas. Allí fueron los albores de mi cinefilia, esa quimera que es intentar saciar un apetito insaciable: la necesidad imperante de ver películas que, en buena medida, satisfice durante cuatro décadas en la Filmoteca. Pero ésa es otra historia. Hoy vengo a llorar aquello de ir al cine a la antigua usanza.

            De modo que, a lo que voy, es a esos brindis por la "muerte del video", que pronunciamos al final del primer rodaje en que participé. Eso fue en 1980. El gran Truffaut acababa de anunciar que cuando el video desplazase al cine él se retiraría. ¡Vaya si fue cierto! Cuatro años después La Parca se llevaba prematuramente al más romántico de los cineastas de la Nouvelle Vague. Desde entonces, desde aquel brindis con el que dimos fe de la amenaza que el video suponía para la exhibición cinematográfica, si las matemáticas no fallan han pasado cuarenta años. Ése el tiempo que llevo anhelando ese placer pretérito que era ir al cine, que, en puridad, sólo duró mis primeros veinte años de vida, yendo a comenzar su declinar a comienzos de los 80. Así que, por ahora, llevo llorándolo justo el doble de lo que duró aquel placer antiguo. "Es tan corto el amor y es tan largo el olvido", escribe Pablo Neruda en su célebre Poema 20.

            A lo largo del fin de siglo, los videoclubes llevaron al cierre a todos los cines de programa doble en sesión continua. Al menos en Madrid, prácticamente el único escenario de mi vida, y por tanto también de mi obra. Aquello trastornó y dejó maltrecha a toda la exhibición fílmica. La versión original se mantuvo merced al cine de autor. Mientras, las grandes salas, los palacios de la exhibición de Fuencarral y la Gran vía, hacían otro tanto programando los estrenos impuestos por Hollywood. Dejaron de tener cabida en la cartelera comercial las cintas europeas, o lo que es lo mismo, las comedias francesas e italianas.

            Y esos estrenos de las cintas comerciales estadounidenses, en Fuencarral y la Gran Vía, eran las que veía junto a mi madre a lo largo de los años 80. A decir verdad, veníamos haciéndolo desde principios de los 70, cuando con su pluriempleo -el funcionariado por la mañana, la enseñanza por la tarde- el presupuesto empezó a darnos para ir a los cines de la Gran Vía siempre que nos apetecía. Negocios de familia (1989), un drama muy ramplón de Sidney Lumet estrenado en el Capitol, fue la última película que vi con ella. "Ya no podemos ir al cine a distraernos", le dije, apenas unas semanas después, estando ya ella en su lecho de muerte.

            Tras su óbito, haciendo el balance del camino que anduvimos juntos, comprendí que aquella antigua costumbre de ir al cine a ver una película, que como todo lo bueno que pueda haber en mí me inculcó ella, era lo que más me gustaba a hacer en la vida. Ya atesoraba una considerable colección de videos. Pero el VHS no tenía ni punto de comparación con la calidad de las últimas proyecciones analógicas, que se fueron diversificando en multicines y magnificando en megaplex -lo más parecido a los antiguos palacios de la exhibición de nuestros días- de dieciséis o más salas. Ni siquiera el DVD, infinitamente mejor que el rudimentario VHS, que con posterioridad ahondó en la herida abierta en la antigua cartelera por lo que bien podrían llamarse las proyecciones -acaso emisiones- domésticas. El Blu-ray, al cabo, fue más de lo mismo.

            Ya andando nuestro funesto tiempo, observé que el 35 mm., el formato por excelencia del cine a la antigua usanza, se había convertido en un mito para las nuevas generaciones de cinéfilos. Resistió como algo residual hasta que fue desplazado por la proyección digital a comienzos de la segunda década de nuestro nefasto siglo. Cuando las películas dejaron de serlo para convertirse en un archivo de datos, como el resto de los soportes de la información de nuestra era, escribí varios reportajes al respecto. "Ha sido por el 3D", me comentó el representante de los exhibidores madrileños en una de aquellas entregas.

            De los casi dos mil cines que hubo otrora en Madrid, cuando se iba a ellos a ver una película, sólo quedan 70 sumando los de la capital y los de la provincia. Y eso que ahora se ve más cine que nunca. Pero se ve en casa, mediante los múltiples procedimientos domésticos. Recientemente se han inaugurado unas salas en la glorieta de Santa María de la Cabeza, los Embajadores, y han sido noticia porque, en la actualidad, lo normal es que cierren los pocos cines que quedan. Y abrieron, además, unos días antes de que la pandemia viniera a cambiar tantas cosas en nuestras vidas. Entre ellas, lo poco que quedaba de aquella antigua dicha, para mí la mejor del mundo, que era salir para ver una película.

 

Publicado el 2 de octubre de 2020 a las 02:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con más de cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) fue colaborador habitual del diario EL MUNDO entre junio de 1990 y febrero de 2020. Actualmente lo es en Zenda Libros. Estudioso del cine antiguo, en todos los medios donde ha publicado sus cientos de piezas ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. Por su parte, David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), fue un estudio de la filmografía de este cineasta. El cine negro español (2020) es su última publicación hasta la fecha.  

 


              Instagram

 

 

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

-Unas palabras sobre Tintín en Cuatro TV

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Malditos, heterodoxos y alucinados de la gran pantalla

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formentera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del infierno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Una guía clásica de la ciencia ficción

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

De la Escuela de Barcelona al fantaterror patrio

Recordando a Rosenda Monteros

Unas palabras sobre Andrés Sorel

Farewell to Julia Adams

Corto Maltés vuelve a los quioscos

Un editor veterano

Una entrevista a Wendy Guerra

Continúa el misterio de Leonardo

Los cantos de Maldoror

Un encuentro con Clara Sánchez

Recuerdos de la Feria del Libro

Viajes a la Luna en la ficción

Los pecados de Los cinco

La última copa de Jack Kerouac

Astérix cumple 60 años

Getafe Negro 2019

Un actriz entrañable

Ochenta años de "El sueño eterno"

Sam Spade cumple 90 años

Un western en la España vaciada

Romy Schneider: el triste destino de Sissi

La nínfula maldita

Jean Vigo: el Rimbaud del cine francés

El último vuelo de Lois Lane

Claudio Guerin Hill

Dennis Hopper: El alucinado del Hollywood finisecular

Jean Seberg: la difamada por el FBI

Wener Herzog y la cólera de Dios

Gordad, el gran maese de la heterodoxia cinematográfica

Frances Farmer, la esquizofrénica que halló un inquietante sosiego

El hombre al que gustaba odiar

El gran amor de John Wayne

Iván Zulueta, arrebatado por una imagen efímera

Agnès Varda, entre el faminismo y la memoria

La reina olvidada del noir de los 40

Judy Garland al final del camino de adoquines amarillos

Jonas Mekas, el catalizador del cine independiente estadounidense

El gran Edgar G. Ulmer

La última flapper; la primera it girl

El estigmatizado por Stalin

La controvertida Egeria del Führer

El gran Tod Browning

Una chica de ayer

El niño que perdió su tren eléctrico

 

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

El cine negro español en Zenda Libros

Tres películas para el confinamiento en De Cine 21

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 



contador de visitas

Contador de visitas


 

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD