viernes, 5 de marzo de 2021 21:43 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Que la tierra le sea leve a Kim Ki-duk

Archivado en: Inéditos cine, Kim Ki-duk, cine asiático

imagen

 

            Puedo jactarme de haberme entusiasmado con el cine surcoreano, así, en su conjunto, mucho antes del éxito que conoció en la cartelera internacional Parásitos (Bong Joon Ho, 2019) la temporada pasada. Aunque tampoco fui de los primeros en rendirme a la que, a mi juicio, en líneas generales, hoy por hoy, es la filmografía prominente del panorama internacional.

            El propio Bong Joon Ho fue uno de los realizadores que me descubrieron la excelencia del cine de su país en cintas como Perro ladrador, poco mordedor (2000), Crónica de un asesino en serie (2003), The Host (2006), Mother (2009) o Snowpiercer (2013). Tengo a The Host como a una de las mejores películas de terror que ha dado el siglo XXI. Crónica de un asesino en serie y Mother son otro tanto en lo que al policiaco se refiere.

            Ambientada en un futuro apocalíptico, basada en una novela gráfica francesa -Le Transperceneige (Jacques Lob, Jean Marc Rosette, Benjamin Legrand, 1982-2000)-, Snowpiercer o Rompenieves es una coproducción con Estados Unidos que se antoja como un intento de occidentalización de la mirada de Bong Joon Ho, que, como la de todos los grandes autores, apunta maneras tan universales -la brutalidad policial, el miedo a las cloacas y a sus monstruos, la fascinación por las nuevas tecnologías- como castizas: la cortesía de los personajes, con sus saludos juntando las manos e inclinando la cabeza, su protocolo y su forma de sentarse a la mesa... En cualquier caso, en el reparto de Snowpiercer abundan actores anglosajones: Tilda Swinton, Ed Harris, John Hurt... En fin, que me parece la menos coreana de las cintas de su autor.

            La dificultad que entraña el coreano para los hispanoparlantes hace que, con frecuencia, estas películas sean conocidas en nuestra cartelera por su título inglés. Como si no bastase con la romanización del original coreano. Cierto escritor, cuyo nombre omito deliberadamente, aseguraba haber aprendido alemán para leer en su propia lengua a Goethe. Habida cuenta de su excelencia, el cine surcoreano merecería un esfuerzo semejante por parte de los espectadores tan entusiastas de esta pantalla como yo. Mucho me temo que serán pocos los que se decidan a hacerlo. Desgraciadamente, yo no contaré entre ellos. Pero Lee Chang-dong me dejó maravillado con esa mirada a la historia surcoreana en las dos décadas que se fueron entre 1979 y 1999 a través de la vida de Yongho (Kyung-gu Sol). Y además del fondo me gustó la forma, Lee Chang-dong abre un flashback tras el suicidio de Yongho en la primera secuencia y dentro de él desarrolla todo el asunto.

            The Yellow Sea (Na Hong-jin, 2010) es un filme noir localizado en la frontera que separa Rusia de Corea del Norte. Como ya apunté en una entrada anterior de esta misma bitácora, sigue siendo una de las mejores cintas en su género. Fue además la que me descubrió la dinámica de las peleas en la pantalla surcoreana, que a la larga me parece tan fabulosa como la de las películas de artes marciales de Hong Kong de los años 70.

            Pero hoy vengo a hablar de Kim Ki-Duk, fallecido recientemente, a consecuencia del COVID 19, en Riga (Letonia), donde preparaba su nueva película. Tengo la sensación de que esa eclosión del cine surcoreano a la que asistimos arranca con el aplauso internacional obtenido por Oldboy (2003) de Par Chan-wook, hoy en día el más occidentalizado de todos los realizadores de aquellas latitudes. Aquella historia, de un tipo que se veía secuestrado durante quince años sin llegar a saber en ningún momento de su cautiverio quién o por qué le habían encerrado, abrió un camino con dirección a las salas occidentales. Kim Ki-duk transitó por él con Primavera, verano, otoño, invierno y otra vez primavera (2003). Totalmente alejada de la violencia habitual de aquel heraldo de la pantalla de su país -si se me permite llamar así a Par Chan-wook-, esta de Kim Ki-duk fue la historia de un muchacho, lego en el budismo, y las enseñanzas que le imparte un monje. Confinados los dos en un lago de las montañas de Corea, la película que hizo entrar al finado en la cartelera comercial, entre los grandes de la eclosión de la pantalla de su país, no le representa. Es una cinta hermosa, tan potente como el noventa por ciento de la producción surcoreana. Pero el verdadero Kim Ki-duk -quien, por cierto, incorpora al religioso en una de las edades en que nos lo muestra-, a fin de cuentas, es ese autor que tiene dos de sus principales parámetros en el sexo -casi siempre mercenario- y la violencia. Primavera, verano, otoño, invierno y otra vez primavera es algo así como La edad de la inocencia (1993), al Martin Scorsese de los mafiosos y los malotes.

            A mí, el Kim Ki-duk que me conmueve es el de Bad Guy (2001). Vayan unas líneas sobre su asunto: Han-ki (Jae-Hyun Cho), es un violento proxeneta que, al comienzo del filme, se cruza en un parque con una colegiala y se queda prendado de ella. Naturalmente, Sun-hwa (Won Seo), la muchacha le rechaza. Unos días después, Han-ki le tiende una trampa por la que Sun-hwa acabará contrayendo una deuda que sólo podrá pagar prostituyéndose. Nada que ver con las enseñanzas del monje y el lego. Pero la escabrosidad de los sentimientos que retrata -Han-ki está tan enamorado de Sun-hwa que acaba liberándola y ella, que también ha acabado por quererle, decide seguir prostituyéndose para permanecer a su lado- nos demuestra que Kim Ki-duk no es un mero fotógrafo de peleas coreografiadas y de desnudos de actrices. Todo lo contrario. La violencia de este realizador es de las más reales que he tenido oportunidad de ver en la pantalla surcoreana. En Bad Guy no hay peleas fabulosas, como las que libra Dae-Su Oh en Oldboy contra todos los villanos. En cuanto al sexo, tampoco ha de malentendérseme, Kim Ki-duk no gusta de recrearse en mostrarnos las intimidades de las actrices. Y eso que, también así, en su conjunto, como su cine, las intérpretes coreanas destacan entre las más encantadoras del actual panorama. Ya que he tomado a Par Chan-wook como ejemplo para mis comparaciones, el de Kim Ki-duk no es el caso de aquel heraldo de la pantalla surcoreana en La doncella (2016), toda una delicia, pero, en lo que a los desnudos de sus actrices se refiere, más próxima al softcore europeo de los años 70 que al habitual comedimiento sobre el particular de las producciones que nos ocupan.

            Algunos de los comentaristas de la filmografía de Kim Ki-duk cifran su interés por la violencia en su paso por la infantería de marina de su país. Quienes tuvieron oportunidad de verle personalmente en los festivales europeos en los que solía presentar sus realizaciones -Venecia le distinguió en once ocasiones; Cannes, en una- le describen como un tipo duro. Dan por sentado que su fortaleza se debe a su paso por la infantería de marina de su país. Tanto como que el tiempo que pasó como acólito en un templo budista fue el origen de Primavera, verano, otoño...

            A mí me interesan mucho más otros datos de su biografía. Nació en 1960, en una pequeña población (Bonghwa) de Gyeongsang del Norte, una de las nueve provincias surcoreanas. Ya en Seúl, ese Seúl que me tiene fascinado merced a la mirada de sus cineastas, Kim Ki-duk se empleó como obrero antes de alistarse. Licenciado tras un servicio de cinco años, decidió retomar una antigua vocación pictórica y se instaló en París. Fue en la capital francesa donde entró por primera vez en una sala de cine. Ese es el dato que a mí me llama la atención. Como Paul Schrader -porque por motivos religiosos se los prohibían sus padres- y Werner Herzog -por criarse en el campo-, el cineasta coreano creció sin ver una sola película. Quiere esto decir que, no sólo no fue un cinéfilo, tampoco un mero espectador ocasional. Cuestionado al respecto aseguraba que, de todas las cintas que vio en su experiencia parisina, las que más le impresionaron fueron Los amantes de Pont Neuf (1991), la brutal historia de amor de Léox Carax, y El silencio de los corderos, el thriller no menos cruel que Jonathan Demme estrenó ese mismo año. A excepción de Primavera, verano, otoño... todo el cine de Kim Ki-duk que he tenido oportunidad de ver -Hierro 3 (2004), Samaritian Girl (2004), Time (2006) y Dream (2008)-, de una u otra manera, puede considerarse en la estela de una de estas dos cintas.

            Así, los amantes de Hierro 3, guardan no pocas concomitancias con los protagonistas de Carax. Cada pareja a su modo, las dos son claramente marginales. Tae-suk (Jae Hee), el protagonista de Hierro 3 es un sujeto que se instala en las casas ajenas mientras sus ocupantes están fuera. Aunque el título alude al palo de jugar al golf que roba en una de ellas, el tipo no suele ser un ladrón. Muy por el contrario, a cambio del allanamiento, suele hacer la colada o arreglar las averías que encuentra. En una de las viviendas que ocupa, es descubierto por Sun-hwa (Lee Seung Yeon). No sé si coincide en el nombre con la protagonista de Bad Guy o si "Sun-hwa", como aparece acreditado el personae en los repartos, quiere decir "la chica" o algo parecido. Mi absoluta ignorancia del coreano es un problema. Lo que sí tengo claro es que esta Sun-hwa es una mujer maltratada por su acaudalado marido, a quien decide abandonar para escaparse con el intruso y unir su destino a él en las casas ajenas. En efecto, por más vueltas que le doy, hay algo en el destino de la pareja de Kim Ki-duk que me recuerda a Alex (Denis Lavant) y Michèle (Juliette Binoche), la pareja de vagabundos de Carax.

            Otra de las cosas que más me fascinan de este gran cineasta coreano que se ha llevado el coronavirus, es la hermenéutica de las fotografías fijas que tan a menudo retrata. En Bad Guy, los rostros recortados de la copia rota que aquella Sun-hwa encuentra entre la arena de la playa, nos demostrarán que el destino de la pareja ya estaba escrito de forma indeleble. En Time -la historia de una novia que decide hacerse una cara nueva convencida de que su novio está cansado de la que tiene-, las fotos del parque de las esculturas también son un presagio. Algo muy distinto, pero también importante sobre su pasado como modelo, vienen a decirnos los retratos de la Sun-hwa de Hierro 3.

           Estimo la omnipresencia de la tecnología en su universo  y esa idea de Time, que nos recuerda que con el devenir del tiempo todo cambia. Desgraciadamente, el coronavirus nos ha privado de uno de los cineastas más sugerentes de la pantalla coreana actual: Kim Ki-duk. Que la tierra le sea leve.

 

Publicado el 17 de diciembre de 2020 a las 05:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con más de cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) fue colaborador habitual del diario EL MUNDO entre junio de 1990 y febrero de 2020. Actualmente lo es en Zenda Libros. Estudioso del cine antiguo, en todos los medios donde ha publicado sus cientos de piezas ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. Por su parte, David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), fue un estudio de la filmografía de este cineasta. El cine negro español (2020) es su última publicación hasta la fecha.  

 


              Instagram

 

 

Miniatura no disponible

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

-Unas palabras sobre Tintín en Cuatro TV

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Malditos, heterodoxos y alucinados de la gran pantalla

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formentera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del infierno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Una guía clásica de la ciencia ficción

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

De la Escuela de Barcelona al fantaterror patrio

Recordando a Rosenda Monteros

Unas palabras sobre Andrés Sorel

Farewell to Julia Adams

Corto Maltés vuelve a los quioscos

Un editor veterano

Una entrevista a Wendy Guerra

Continúa el misterio de Leonardo

Los cantos de Maldoror

Un encuentro con Clara Sánchez

Recuerdos de la Feria del Libro

Viajes a la Luna en la ficción

Los pecados de Los cinco

La última copa de Jack Kerouac

Astérix cumple 60 años

Getafe Negro 2019

Un actriz entrañable

Ochenta años de "El sueño eterno"

Sam Spade cumple 90 años

Un western en la España vaciada

Romy Schneider: el triste destino de Sissi

La nínfula maldita

Jean Vigo: el Rimbaud del cine francés

El último vuelo de Lois Lane

Claudio Guerin Hill

Dennis Hopper: El alucinado del Hollywood finisecular

Jean Seberg: la difamada por el FBI

Wener Herzog y la cólera de Dios

Gordad, el gran maese de la heterodoxia cinematográfica

Frances Farmer, la esquizofrénica que halló un inquietante sosiego

El hombre al que gustaba odiar

El gran amor de John Wayne

Iván Zulueta, arrebatado por una imagen efímera

Agnès Varda, entre el feminismo y la memoria

La reina olvidada del noir de los 40

Judy Garland al final del camino de adoquines amarillos

Jonas Mekas, el catalizador del cine independiente estadounidense

El gran Edgar G. Ulmer

La última flapper; la primera it girl

El estigmatizado por Stalin

La controvertida Egeria del Führer

El gran Tod Browning

Una chica de ayer

El niño que perdió su tren eléctrico

La primera chica de Éric Rohmer

El último cadáver bonito

La exnovia de James Dean que no quiso cumplir 40 años

Don Luis Buñuel, "ateo gracias a Dios"

La estrella cuyo fulgor se extinguió en sus depresiones

El gran cara de palo

Sylvia Kristel más allá de Emmanuelle

Roscoe Arbuckle, cuando se acabaron las risas

Laura Antonelli, la reina del softcore que perdió la razón

Nicholas Ray, que nunca volvió a casa

El vuelo más bajo de la princesa Leia Organa

Eloy de la Iglesia y el cine quinqui

Entiérralo con sus botas, su cartuchera y su revólver

La chica sin suerte

Bela Lugosi y la sombría majestuosidad de Drácula

La estrella de triste suerte

La desmesura de Jacques Rivette

Françoise Dorléac

Klaus el loco

Una hippie de los 70

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

El cine negro español en Zenda Libros

Tres películas para el confinamiento en De Cine 21

 

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 



contador de visitas

Contador de visitas


 

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD