martes, 20 de abril de 2021 22:35 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Los relatos más bellos del mundo X

Archivado en: Cuaderno de lecturas, Los relatos más bellos del mundo

imagen

 

(viene del asiento del trece de febrero de 2021)

A diferencia de El rojo emblema del valor (1896), que suelo llamar Medalla roja al valor atendiendo a la magnífica adaptación que John Huston estrenó en 1951 de la novela más célebre de Stephen Crane -que al parecer no está basada en las experiencias del autor, pues éste no formó parte de milicia alguna-, En el bote sí es un texto autobiográfico. Y es, además, tan vigoroso como -me figuro-, esperarían los lectores europeos que, a comienzos del amado siglo XX, acostumbrados a la gran novela social decimonónica, dieron cuenta de las primeras traducciones de Ambrose Bierce, Bret Harte, el propio Crane y algún otro narrador "genuinamente estadounidense", mucho más atentos a la acción que a la reflexión. Pero, ya digo, son todo conjeturas.

            Quien sí está en lo cierto es Stanley Geist cuando en el artículo que dedica a Crane en el Bompiani[1], sostiene que su obra "quedó terminada por Hemingway". He aquí todo un precedente del estilo del autor de El viejo y el mar (1953), pieza con la que guarda ciertas concomitancias. Verbigracia, la angustia que ha de provocar verse en una mísera barca en la inmensidad del océano. Lástima que Geist no cite el nombre de aquel que dijo que la materia literaria de Crane es el temor que le inspira aquello sobre lo que escribe. Entiendo que, para él, la literatura, era una forma de exorcizar sus horrores. Cosa, que, a fe mía, no le pasa a Bierce -por poner un ejemplo- cuando alumbra sus cuentos de miedo. Antes, al contrario, es muy probable que se solazase pensando cómo asustar a sus lectores. De ahí que El rojo emblema del valor resulte tan verosímil pese a que su autor no estuviese ni en ninguna guerra ni en ningún ejército. El miedo a entrar en combate debe ser exactamente igual al descrito por Crane en sus páginas, por ello precisamente, más celebradas.

            De lo que sí hay constancia es de que Crane naufragó, mientras cubría como reportero la guerra hispano-estadounidense, el desastre de Cuba. Parece ser que, a resultas de esos cuatro días que estuvo a la deriva, contrajo la tuberculosis que le llevó al hoyo con tan sólo veintiocho primaveras. Fruto de aquel trance, nació En el bote, también traducido como En la chalupa, la pieza que le trae a Los relatos más bellos del mundo.

            Calculo que, cuando arranca la narración, la barca en la que navegan el capitán, el cocinero, el maquinista y un periodista -que no es el narrador, pero sí es, sin duda, un alter ego de Crane- se encuentra frente a la costa de Florida porque estiman que la tierra, que ya pueden ver en la lontananza, bien podría ser la playa de New Smyrna. Cabe suponer que, nuestros protagonistas, son los últimos supervivientes del barco en el que navegaban. A decir del autor, la chalupa en la que intentan alcanzar la costa es más pequeña que la bañera de algunos domicilios. Que puedan otear tierra firme en el horizonte no significa que su odisea haya acabado.

            Con un estilo directo y vigoroso, totalmente desprovisto de literatura -léase de retórica-, el autor, a modo de crónica, nos da cuenta del calvario de los náufragos con su pequeña barca haciendo agua, frente a un océano que sigue siendo inmenso pese a la proximidad de la costa, donde nadie parece verlos.

            Rondan tiburones, hay una marejada -temen que les aleje de la costa-, pasan hambre y el capitán languidece herido mientas el cocinero, el periodista y el maquinista se alternan con los remos y el achique del agua ... Cae la noche, amanece un nuevo día, también con marejada. Una ola les vuelca el bote, comienzan a nadar hacia la costa. Es enero y el agua está helada. Al cabo, los ven en tierra cuando nadan desesperadamente hacia ella. El periodista hace pie en el fondo al hundirse exangüe en el mar pensando que, ante su extremo cansancio, morir ahogado ha de ser un alivio. Pero un tipo, que se ha metido en el agua para salvarlo, consigue sacar al reportero. El maquinista es el único que pierde la vida.

            Aunque nunca he hecho grandes travesías, mis singladuras más largas han sido desde Denia a Ibiza -y viceversa-, cuando Cristina y yo íbamos en coche a Formentera y no había más remedio que subirlo a los dos transbordadores -el que nos llevaba desde la península a la pitiusa mayor y el que hacía otro tanto desde ésta a la menor-, uno de mis temores es el naufragio. Siempre lo he imaginado tan angustioso como Crane refiere el suyo. Qué acertado estaba aquel que dijo que la materia literaria del gran Stephen Crane es el miedo.

***

            Secretario de Instrucción Pública y de Bellas Artes de México (1905-1911) en el tramo final del gabinete de Porfirio Díaz, Justo Sierra, quien murió en Madrid en 1912, es todo un prohombre de las letras de su país. Dada mi inmensa ignorancia, hasta ahora no había tenido oportunidad de leerle. He descubierto, pues, su narrativa en La sirena (1869), su pieza incluida en Los relatos del mar de Los relatos más bellos del mundo. En efecto, me descubro ante su belleza. Se trata de una obra romántica en el sentido de que mezcla el mal de amor y el miedo.

            Habrá que recordar que, pese a que el cuento de Hans Christian Andersen -La sirenita (1837)- y todos los imitadores y adaptadores del danés les hayan dado un halo de simpatía y un aire sensiblero, las sirenas -como poco desde aquellas que pretendían magnetizar con su canto a Ulises y sus compañeros- no son seres buenos. Todo lo contrario, son una suerte de hechiceras en casi todas las mitologías, que entrañan el mal para todos los que seducen.

            En ésta de Justo Sierra, amén de las de Ulises, me ha resonado Lorelai, la ondina del Rin de la que nos habla Heinrich Heine en su poema de 1823 Die Lore-ley. Naturalmente el mexicano traslada todos estos mitos a su país, a su Campeche. Allí nos habla de una anciana, muy fea que pasa por ser una bruja con la que nadie se mete, la tía Ventura. También se dice que canta de forma prodigiosa.

            A renglón seguido abre una analepsis que nos transporta al Campeche dieciochesco (1772). Un alférez español -calculo que de Santander o de cualquier otro lugar de la cornisa cantábrica por que el Cantábrico es el mar que añora antes de echar un sueño- hace guardia. Una vez dormido, asiste a toda una experiencia onírica. Un genio le facilita el acceso al fondo del mar. En esas profundidades accede a un estanque fabuloso -que quiero imaginar dentro de una suerte de cúpula- donde le atrae un canto que parece provenir de una flor. El genio que le sirve de cicerone en su ensoñación le indica que mire a la sombra de la flor: resulta ser la de una mujer de prodigiosa belleza.

            Ya despierto, el militar ve moverse a una sombra entre las palmeras próximas al alcázar y corre a su encuentro mientras ella sube a una barca. En efecto, quien aguarda allí es la tía Ventura. Tras un primer rechazo, el canto de la bruja -como el de todas las sirenas desde el coro que tentó a Ulises- subyuga al alférez. Al ver la sombra de ella proyectada en la superficie del mar, resulta ser la de la mujer fabulosa y la besa. Al punto se desata una tormenta. Ella pide piedad al dios que la maldijo argumentando que ya lleva cinco siglos arrastrando a los abismos marinos a todos los que seduce. Naturalmente, no hay perdón para la bruja, quien, mientras el alférez queda en las profundidades oceánicas, vuelve a emerger convertida en una sirena. Es decir, con cola de pez y, por lo tanto, imposibilitada físicamente para el amor.

            Se trata, al cabo, de una adecuación del mito del viejo mito de la sirena al folclore local de campeche que ha venido recordarme los cuentos de aparecidos de Zorrilla y las leyendas de Bécquer. Este sí que puede ser uno de los relatos más bellos del mundo.

 


[1] Diccionario de autores, HORA, Barcelona 1992. Pág. 613

 

Publicado el 4 de marzo de 2021 a las 23:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con más de cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) fue colaborador habitual del diario EL MUNDO entre junio de 1990 y febrero de 2020. Actualmente lo es en Zenda Libros. Estudioso del cine antiguo, en todos los medios donde ha publicado sus cientos de piezas ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. Por su parte, David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), fue un estudio de la filmografía de este cineasta. El cine negro español (2020) es su última publicación hasta la fecha.  

 


              Instagram

 

 

Miniatura no disponible

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

-Unas palabras sobre Tintín en Cuatro TV

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Malditos, heterodoxos y alucinados de la gran pantalla

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formentera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del infierno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Una guía clásica de la ciencia ficción

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

De la Escuela de Barcelona al fantaterror patrio

Recordando a Rosenda Monteros

Unas palabras sobre Andrés Sorel

Farewell to Julia Adams

Corto Maltés vuelve a los quioscos

Un editor veterano

Una entrevista a Wendy Guerra

Continúa el misterio de Leonardo

Los cantos de Maldoror

Un encuentro con Clara Sánchez

Recuerdos de la Feria del Libro

Viajes a la Luna en la ficción

Los pecados de Los cinco

La última copa de Jack Kerouac

Astérix cumple 60 años

Getafe Negro 2019

Un actriz entrañable

Ochenta años de "El sueño eterno"

Sam Spade cumple 90 años

Un western en la España vaciada

Romy Schneider: el triste destino de Sissi

La nínfula maldita

Jean Vigo: el Rimbaud del cine francés

El último vuelo de Lois Lane

Claudio Guerin Hill

Dennis Hopper: El alucinado del Hollywood finisecular

Jean Seberg: la difamada por el FBI

Wener Herzog y la cólera de Dios

Gordad, el gran maese de la heterodoxia cinematográfica

Frances Farmer, la esquizofrénica que halló un inquietante sosiego

El hombre al que gustaba odiar

El gran amor de John Wayne

Iván Zulueta, arrebatado por una imagen efímera

Agnès Varda, entre el feminismo y la memoria

La reina olvidada del noir de los 40

Judy Garland al final del camino de adoquines amarillos

Jonas Mekas, el catalizador del cine independiente estadounidense

El gran Edgar G. Ulmer

La última flapper; la primera it girl

El estigmatizado por Stalin

La controvertida Egeria del Führer

El gran Tod Browning

Una chica de ayer

El niño que perdió su tren eléctrico

La primera chica de Éric Rohmer

El último cadáver bonito

La exnovia de James Dean que no quiso cumplir 40 años

Don Luis Buñuel, "ateo gracias a Dios"

La estrella cuyo fulgor se extinguió en sus depresiones

El gran cara de palo

Sylvia Kristel más allá de Emmanuelle

Roscoe Arbuckle, cuando se acabaron las risas

Laura Antonelli, la reina del softcore que perdió la razón

Nicholas Ray, que nunca volvió a casa

El vuelo más bajo de la princesa Leia Organa

Eloy de la Iglesia y el cine quinqui

Entiérralo con sus botas, su cartuchera y su revólver

La chica sin suerte

Bela Lugosi y la sombría majestuosidad de Drácula

La estrella de triste suerte

La desmesura de Jacques Rivette

Françoise Dorléac

Klaus el loco

Una hippie de los 70

Jean Esustache, entre la Nouvelle Vague y el ascetismo

Nadiuska, un juguete roto

Thea von Harbou

Jesús Franco

David Cronenberg

Sharon Tate, como en un cuento de Sheridan Le Fanu

Un guionista sediento

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

El cine negro español en Zenda Libros

Tres películas para el confinamiento en De Cine 21

 

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 



contador de visitas

Contador de visitas


 

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD