domingo, 19 de septiembre de 2021 16:02 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Escritores malditos españoles

Archivado en: Recuperados, Escritores malditos españoles

imagen

Leopoldo María Panero

 

            (Publicado originalmente en la revista Tiempo en marzo de 2014, tras la noticia del fallecimiento de Leopoldo María Panero, recupero ahora este antiguo artículo tras comprobar que también ha dejado funcionar la página web de aquella publicación.)

            El escritor no es siempre ese intelectual admirado, premiado y respetado por la sociedad a la que pertenece. Cuanto a eso se refiere, es la literatura que bien podríamos llamar "bendita". Frente a ella se alza otra, igualmente cultivada pero rechazada, olvidada en los fallos de los premios, ignorada por el gran público. Es la literatura maldita. El óbito del poeta Leopoldo María Panero, uno de sus últimos representantes en nuestras letras, llama la atención sobre ella.

            Puestos a buscar antecedentes de malditismo en la literatura española, cabría remontarse al Arcipreste de Hita quien, como recuerda Luis Antonio de Villena, fue "un personaje claramente rebelde. Un clérigo que al mismo tiempo habla de mujeres, del goce sexual". Dando por sentado que el olvido, que junto a la prisión es una de las principales características del estigma que condena a estos escritores, habrá caído inexorable sobre muchos de ellos, ya avanzando en el curso de los siglos, maldito podría considerarse al escritor naturalista vallisoletano Remigio Vega Armentero. Murió en una cárcel de Ceuta en 1893, donde estaba condenado a cadena perpetua por el asesinato de su mujer, Cecilia Ritter. Fue su esposa la amante reconocida de algunos de los más destacados prohombres del Madrid decimonónico, con quienes había urdido un plan para confinar al escritor en el manicomio del doctor Esquerdo. La publicación en 2001 por parte de la efímera Celeste Ediciones de ¿Loco o delincuente?, la novela de 1890 de Vega Armentero que constituyó un éxito y un escándalo a la vez, sacó a este autor del ostracismo en el que languideció a lo largo de todo el siglo XX. Pero Vega Armentero no fue un precedente del malditismo patrio por asesino. Lo fue por la inspiración de su obra, mucho más fatalista y blasfema de lo común en ese naturalismo al que suele adscribírsele. En una de sus novelas, La Venus granadina (1888), incluso llegó a telegrafiar -y justificar razonadamente- el asesinato que estaba a punto de cometer.

 

La bohemia finisecular madrileña

            En la historia de la literatura no faltan asesinos, ladrones y toda clase de delincuentes que también fueron grandes escritores. Pero su actividad criminal, aunque sí los maldijo socialmente, no les convierte en autores malditos. Puestos a hablar de literatura, en puridad, maldito es quien se alza deliberadamente contra el canon de su tiempo. El término fue acuñado por el francés Paul Verlaine en su libro Los poetas malditos (1884), un estudio sobre la obra de algunos líricos contemporáneos y de la generación anterior -Tristan Corbière, Arthur Rimbaud, Stéphane Mallarmé, Marceline Desbordes-Valmore, Villiers de l'Isle-Adam y el mismo Verlaine bajo el seudónimo de Pauvre Lélian-, en quienes simbolizaba a los "verdaderos creadores". A decir de Verlaine, éstos "son siempre desconocidos en su tiempo y a través de sus sufrimientos, a menudo inauditos, encuentra la Humanidad el camino del progreso. Hoy son ellos los olvidados, mañana serán los triunfadores por su gusto y por su inteligencia".

            Adorado a este lado de los Pirineos por la bohemia finisecular madrileña, Verlaine encontró en aquellos desdichados, enemigos del agua y del jabón, que paseaban su hambre, sus versos y sus miserias por las tertulias de los cafés de la Puerta del Sol y la calle Preciados auténticos devotos. De entre todos ellos cumple dar noticia de Heliodoro Puché, a quien el alcoholismo acabó convirtiendo en un verdadero guiñapo; del tísico Armando Buscarini, que recitaba en la calle de Alcalá los poemas alucinados que dedicaba a los hampones para mofa del paisanaje; del antiguo mercenario en Grecia y ex recluso en el penal de Ocaña Pedro Luis de Gálvez, cínico borracho y amoral a la par que autor de hermosísimos sonetos.

Imagen

            Bohemios propiamente dichos se solapan en aquella amalgama madrileña de finales del siglo XIX con modernistas y decadentes. Destaca entre el resto del grupo Alejandro Sawa, quien llegó a conocer a Verlaine -al que tradujo, como era de ley entre la bohemia- en su experiencia parisina. En cuanto a su experiencia madrileña habría de recordar: "Un día de invierno que Pi y Margall me ungió con su diestra reverenda, concediéndome jerarquía intelectual, me quedé a dormir en el hueco de una escalera por no encontrar sitio menos agresivo en que cobijarme".

            A diferencia del resto de los bohemios, Sawa fue un prosista, no un poeta. Como novelista fue un destacado naturalista en títulos como La mujer de todo el mundo (1885), Declaración de un vencido (1887) o Criadero de curas (1888). Pero fue en la prensa donde alcanzó su mejor registro. Escribió en innumerables revistas y en algunos de los diarios más prestigiosos de la época: El imparcial, Abc, Heraldo de Madrid... Próximo al anarquismo, en todas sus piezas destacó como un auténtico azote de la clase política. Estigmatizado por todos aquellos contra los que arremetía, acabó por serle imposible seguir colaborando en la prensa. Llegó entonces la más absoluta de las miserias. Después perdió la cabeza y finalmente la vista. Murió en la indigencia en 1909. Valle-Inclán se inspiró en él para el Max Estrella de Luces de Bohemia (1920).

 

Malditos en la Edad de Plata

            Ya andando el siglo XX, Luis Antonio de Villena se refiere a Alfonso Vidal y Planas, otro asesino que fue maldito, no por haber dado muerte al también escritor Luis Antón del Olmet, sino por la inspiración de su novela más conocida, Santa Isabel de Ceres (1923). "Primero fue una novela, y luego una obra de teatro en la que santificaba a una prostituta. La calle Ceres, que fue una de las que destruyó la Gran Vía, era célebre por sus mancebías. Tras matar a Olmet, Vidal y Planas estuvo en la cárcel, se escapó, hizo la guerra en el bando republicano. Terminó exilado en Méjico, donde murió en 1965 y escribió un libro muy raro que yo busco: Cirios en los rascacielos (1963). Lo que le hizo maldito no fue su actitud vital a favor de los marginados. No asumir lo establecido. El maldito es alguien que está en contra del orden burgués".

Imagen

            También fue en 1923 cuando Andrés Carranque de Ríos se dio a conocer como poeta. Considerado por muchos comentaristas como un epígono de esa edad de plata de nuestras letras que tuvo su máxima expresión en el Grupo poético de 1927, Carranque no fue un burgués, como el común de los artistas y escritores del 27. Antes, al contrario. Fue un auténtico paria que, adolescente aún, atracaba tiendas de ultramarinos para poder comer y viajaba de polizón en los trenes. Fundador del grupo anarquista Espartacus, estuvo preso en varias ocasiones.

            Dejando a un lado la maldición social que obró sobre él desde su nacimiento en un hogar miserable del Madrid de 1902, cabe considerar a Carranque un maldito porque, cuando el canon era el culteranismo con el que se dieron a conocer los poetas del 27, él se decantaba por un nihilismo exacerbado en sus versos y en novelas como Uno (1931) y Cinematógrafo (1936). En esta última fue a dar noticia de cómo la incipiente industria del cine español es pasto de un puñado de explotadores, vividores y sinvergüenzas sin escrúpulos, siempre prestos a defraudar los anhelos artísticos de los más desdichados. Al poco tiempo de su publicación, Carranque moría de cáncer con 34 años en los primeros meses de la guerra. Camilo José Cela, quien afirmó haberle tratado en el Madrid de los años 30, habría de ser uno de sus principales valedores.

 

Los tres últimos malditos

            Como Carranque, la bohemia y el malditismo murieron con la guerra. Sobra recordar lo poco dado a cualquier extravagancia que fue el régimen surgido tras la contienda. Con todo, ya en los últimos años del franquismo, se dieron a conocer algunos malditos meridianos. Gonzalo Torrente Malvido, Leopoldo María Panero y Eduardo Haro Ibars eran sus nombres. Antonio Huerga y Sagrario Fierro, con su sello Huerga y Fierro, fueron editores de todos ellos. "Nuestra relación partió de una química. A Leopoldo le conocí a finales de los 70 y nunca tuvimos ningún mal rollo. Con Eduardo Haro Ibars pasó lo mismo", comenta Antonio Huerga. "Recuerdo que Eduardo era capaz de llamarme un domingo, cuando los bancos no abren, para decirme que tenía un cheque, que si le podía adelantar el dinero. Luego, al ir a cobrar el cheque el lunes, lo más probable era que no tuviera fondos. Pero él me llamaba con todo su candor".

            Los tres últimos malditos españoles fueron hijos de algunas de las plumas más sobresalientes de su tiempo. Torrente Malvido de Gonzalo Torrente Ballester; Panero, como tanto se ha dicho en estos días, de Leopoldo Panero y Haro Ibars, de los periodistas Eduardo Haro Tecglen y Pilar Ibars. Como Leopoldo María Panero -a quien le unió una estrecha amistad durante algunos años-, Haro Ibars pasó de la militancia antifranquista al consumo de drogas. Pero, a diferencia de él, conservó la lucidez hasta su prematura muerte en 1988. Fue uno de los primeros periodistas que reivindicaron la homosexualidad y las drogas. Sus versos inspiraron algunas canciones memorables del pop de los años 80. "Yo fui muy amigo de los dos", recuerda de Villena. "A Leopoldo lo traté mucho cuando aún se podía hablar con él. Después tuvo un breakdown del que no le curaron en los manicomios. Allí le contuvieron porque estaba muy medicado. Si no se hubiera autodestruido mucho antes. Eso era lo que él buscaba, la autodestrucción. Le gustaría que se le recordara como un maldito. Pero Haro Ibars lo era más. Le molestaba mucho que le compararan con Panero porque Leopoldo no tenía ninguna capacidad de razonamiento, de unir una frase con otra. Eduardo era tremendamente lúcido y, desde esa lucidez, buscó la autodestrucción".

            Entre otras muchas páginas, Haro Ibars es el protagonista de Madrid ha muerto, la novela que de Villena dedicó en 1999 a la Movida madrileña.

            Más de treinta años antes, Gonzalo Torrente Malvido ganó el premio Sésamo mientras cumplía condena en la prisión de Carabanchel por suplantación de personalidad. "Tenía elementos de malditismo que se mezclaban con otros de delincuente", estima Villena. "También estaba en contra de la sociedad en que vivía".

            Por su parte, Antonio Huerga recuerda el veto que algunos medios de comunicación ejercieron respecto a cuanto concernía a Haro Ibars y Torrente Malvido. Pero prima sobre todo la amistad que mantuvo con los tres últimos malditos, no eclipsada ni por los cheques sin fondos. "Para nosotros, un autor siempre es un amigo. Es nuestra manera de llevar la editorial".

 

Publicado el 2 de julio de 2021 a las 06:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con más de cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) fue colaborador habitual del diario EL MUNDO entre junio de 1990 y febrero de 2020. Actualmente lo es en Zenda Libros. Estudioso del cine antiguo, en todos los medios donde ha publicado sus cientos de piezas ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. Por su parte, David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), fue un estudio de la filmografía de este cineasta. El cine negro español (2020) es su última publicación hasta la fecha.  

 


 

          

 

Miniatura no disponible

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

-Unas palabras sobre Tintín en Cuatro TV

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Malditos, heterodoxos y alucinados de la gran pantalla

Nuevos momentos estelares de la humanidad

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formentera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del infierno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Una guía clásica de la ciencia ficción

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

De la Escuela de Barcelona al fantaterror patrio

Recordando a Rosenda Monteros

Unas palabras sobre Andrés Sorel

Farewell to Julia Adams

Corto Maltés vuelve a los quioscos

Un editor veterano

Una entrevista a Wendy Guerra

Continúa el misterio de Leonardo

Los cantos de Maldoror

Un encuentro con Clara Sánchez

Recuerdos de la Feria del Libro

Viajes a la Luna en la ficción

Los pecados de Los cinco

La última copa de Jack Kerouac

Astérix cumple 60 años

Getafe Negro 2019

Un actriz entrañable

Ochenta años de "El sueño eterno"

Sam Spade cumple 90 años

Un western en la España vaciada

Romy Schneider: el triste destino de Sissi

La nínfula maldita

Jean Vigo: el Rimbaud del cine francés

El último vuelo de Lois Lane

Claudio Guerin Hill

Dennis Hopper: El alucinado del Hollywood finisecular

Jean Seberg: la difamada por el FBI

Wener Herzog y la cólera de Dios

Gordad, el gran maese de la heterodoxia cinematográfica

Frances Farmer, la esquizofrénica que halló un inquietante sosiego

El hombre al que gustaba odiar

El gran amor de John Wayne

Iván Zulueta, arrebatado por una imagen efímera

Agnès Varda, entre el feminismo y la memoria

La reina olvidada del noir de los 40

Judy Garland al final del camino de adoquines amarillos

Jonas Mekas, el catalizador del cine independiente estadounidense

El gran Edgar G. Ulmer

La última flapper; la primera it girl

El estigmatizado por Stalin

La controvertida Egeria del Führer

El gran Tod Browning

Una chica de ayer

El niño que perdió su tren eléctrico

La primera chica de Éric Rohmer

El último cadáver bonito

La exnovia de James Dean que no quiso cumplir 40 años

Don Luis Buñuel, "ateo gracias a Dios"

La estrella cuyo fulgor se extinguió en sus depresiones

El gran cara de palo

Sylvia Kristel más allá de Emmanuelle

Roscoe Arbuckle, cuando se acabaron las risas

Laura Antonelli, la reina del softcore que perdió la razón

Nicholas Ray, que nunca volvió a casa

El vuelo más bajo de la princesa Leia Organa

Eloy de la Iglesia y el cine quinqui

Entiérralo con sus botas, su cartuchera y su revólver

La chica sin suerte

Bela Lugosi y la sombría majestuosidad de Drácula

La estrella de triste suerte

La desmesura de Jacques Rivette

Françoise Dorléac

Klaus el loco

Una hippie de los 70

Jean Esustache, entre la Nouvelle Vague y el ascetismo

Nadiuska, un juguete roto

Thea von Harbou

Jesús Franco

David Cronenberg

Sharon Tate, como en un cuento de Sheridan Le Fanu

Un guionista sediento

La reina del fantaterror patrio

Dalton Trumbo y los diez de Hollywood

La primera chica que arrojó una tarta 

El desdichado Hércules contemporáneo

En la tradición familiar

El músico del realismo poético

Otro tributo a la gran Patty Shepard

Elmer Modlin y su extraña familia

Las coproducciones internacionales rodadas en España

Marilyn Monrore y su desesperado último gesto

Un amor más poderosos que la vida

El actor atrapado en sus personajes

Entre el fantasma de su madre y el final del musical

Barbet Schroeder

Amparo Muñoz

Samuel Bronston más alla de Las Rozas

Chantal Akerman

Françoise Hardy 

Un antiguo dogmático

Jane Birkin

Anna Karina, su turbulento amor y el Madison

Sandie Shaw, ya con calzado

El gran Serge Gainsbourg

Entre la niña prodigio y la mujer concienciada

La intérprete de Shakespeare que inspiró a The Rolling Stones

La maleta del capitán Wajda

Val Lewton y su dramatización de la psicología del miedo

La alimaña de Whitechapel

Cristina Galbó

La caravana Donner

 

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

El cine negro español en Zenda Libros

Tres películas para el confinamiento en De Cine 21

 

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 



contador de visitas

Contador de visitas


 

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD