sábado, 23 de octubre de 2021 16:13 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

La biblioteca Juan Bordes

Archivado en: Recuperados, Biblioteca Juan Bordes.

imagen

Un viaje a la formación de los artistas de antaño

(Este reportaje fue publicado originalmente, en febrero de 2015, en la desaparecida revista Tiempo)

            Los orígenes de la Biblioteca Juan Bordes, la última adquisición (2015) del Museo del Prado, son tan literarios que parecen un cuento de Jorge Luis Borges. A comienzos de los años 80 del pasado siglo, este arquitecto, escultor y miembro de la Academia de Bellas Artes de San Fernando, entre otras instituciones, se quedó totalmente fascinado ante un fragmento de Arte e ilusión. Estudio sobre la psicología de la representación pictórica (1979), uno de los textos capitales del historiador Ernst Gombrich. El pasaje se refiere a los manuales utilizados por los artistas en su formación para la representación del cuerpo humano y en él se lee: "No es mera paradoja el decir que la rareza de estos libros en nuestras bibliotecas es sintomática de su pasada importancia. Sencillamente se gastaban, manoseaban y desgarraban en talleres y estudios, e incluso los conservados están a menudo mal encuadernados e incompletos".

            Inspirado por esa idea, Bordes, que también es historiador y profesor de arte, comenzó a buscar en las librerías de viejo y de lance, de cuántas ciudades visitaba, esos libros pretéritos. Su afán era el que "sólo puede otorgar la obsesión de un particular", recuerda ahora. Así fue adquiriendo tratados y cartillas de dibujo fechados entre los siglos XVI al XX. Los segundos constituyen la parte más importante del legado "tanto por el número de ejemplares reunidos, como por su rareza. El carácter eminentemente utilitario de estas cartillas ha motivado que se conserven en un número muy reducido, y en ocasiones en ejemplares únicos. Puesto que se copiaban o reeditaban en función de las diferentes necesidades de cada momento, muchas veces los volúmenes variaban de una edición a otra, de modo que cada uno de los ejemplares conservados es prácticamente único".

            Así pues, estas cartillas son las que mejor sintetizan esa paradoja que fue el origen de la biblioteca. El conjunto está considerado el mayor de sus características y, entre las piezas del tesoro -de eso, al fin y al cabo, se trata- no faltan ejemplares de las de Fialetti, Cousin y Carracci, las primeras cartillas que se imprimieron.

            No obstante lo cual son volúmenes poco apreciados por los bibliófilos y, lo que es más sorprendente, tampoco lo fueron por los profesores de Arte de antaño. La explicación es bien sencilla. El carácter meramente utilitario de las cartillas les restaba valor para los coleccionistas, que codician los libros con las menores máculas posibles. En tanto que, para los docentes, no eran más que ejercicios de aprendices.

            Sin embargo, al día de hoy, resultan ser un documento de un valor incalculable para el estudio de las técnicas de otrora en la representación del cuerpo humano. Javier Docampo, jefe del Área de Biblioteca, Documentación y Archivo del Museo del Prado, recuerda cómo se gestó la adquisición:

            "La biblioteca era conocida gracias a la publicación del libro Historia de las teorías de la figura humana: el dibujo, la anatomía, la proporción, la fisionomía, escrito por el propio Juan Bordes y publicado por la editorial Cátedra en 2003, luego reeditado en 2012. Este libro recogía numerosa información y sobre todo ilustraciones de la biblioteca adquirida. Después de unas conversaciones previas fue el propio Juan Bordes quien la ofreció al Museo del Prado".

 

Algo más de un millón de euros

            Mientras se rumoreaba su inmediata incorporación como director a la National Gallery de Londres, Gabriele Finaldi -director adjunto de Conservación e Investigación del El Prado-, dio a conocer la adquisición a finales de enero (2015). La pinacoteca madrileña pagó por esta nueva adquisición -integrada por 600 volúmenes, que han quedado en 554 obras una vez descartados los duplicados de las ya existentes en la Biblioteca del Museo- 1.051.557 euros. Algo más de la mitad de esta cantidad, 600.000, fueron entregados el año pasado (2014).

            Convencido, como los buenos coleccionistas, de que las grandes obras son patrimonio de la Humanidad, que sólo pertenecen a quienes las atesoran temporalmente, Bordes se muestra satisfecho con la operación: "El sueño de un coleccionista es que tu colección acabe en un lugar como éste. Nunca me he considerado su propietario. Ha sido una responsabilidad histórica reunir este patrimonio".

            Independientemente, el académico ha donado al Museo el ya legendario Cuaderno de Rubens. También conocido como el Manuscrito Bordes, se trata de un ejemplar de suma importancia. Nada menos que la primera copia del desaparecido cuaderno del artista flamenco. En sus páginas, el maestro anotó sus ideas sobre anatomía, proporción, simetría, óptica, arquitectura y fisonomía. También abundan los dibujos. El Manuscrito Bordes es el más importante de las cuatro copias conservadas -muchos de estos tratados son transcripciones, realizadas por los discípulos, de los cuadernos de notas que los maestros tomaban en sus estudios- ya que, además de ser una copia directa del original, conserva dos dibujos del propio maestro. Si se recuerda que el Prado guarda la mayor colección de Rubens del mundo, ya que cuando el artista murió los Países Bajos eran españoles, ningún lugar mejor que la pinacoteca madrileña para atesorar también el cuaderno.

            "Este conjunto bibliográfico se unirá a las bibliotecas, adquiridas o recibidas en donación en años pasados -continúa Docampo-: la Biblioteca Cervelló, especializada en tratados artísticos y otros libros de interés para el estudio de la historia del arte; la Biblioteca Correa, centrada en el arte del grabado y en el libro ilustrado; la Biblioteca Madrazo, ejemplo de biblioteca de uso de una familia artística; las bibliotecas de José Álvarez Lopera y de Julián Gallego, modelos de bibliotecas de historiador del arte especializadas fundamentalmente en arte español; y la biblioteca de Félix de Azua, centrada en la estética y la filosofía del arte. Con esta política de adquisición de bibliotecas especializadas, el Museo Nacional del Prado contribuye no sólo a preservar el patrimonio bibliográfico español, sino también a dotar a su Centro de Estudios de los instrumentos de investigación necesarios para desempeñar su tarea fundamental".

 

Siete epígrafes

            Aunque está previsto que los trabajos de catalogación y digitalización se prolonguen a lo largo de todo 2015, la biblioteca ya se ha estructurado en siete grandes secciones.

            Además de esas "Cartillas de dibujo" -primero de los epígrafes-, entre las que también hay que dar noticia de las de Ribera y Bloemaert, hay un segundo grupo reunido bajo el epígrafe de "Anatomías Artísticas". Empezando por un texto de Vesalio, uno de los primeros de estos tratados de anatomía que se conservan, todos ellos combinan el arte con la ciencia en su estudio de la figura humana, un capítulo fundamental en la formación del artista. Estas "Anatomías Artísticas" están integradas tanto por dibujos del natural como por vaciados de escayola. Tampoco faltan textos impresos que se refieren a los huesos y los músculos, cuyo estudio constituyó otro de los pilares del aprendizaje del artista. Si esta parte del legado es especialmente rica en obras de la centuria decimonónica, es debido a que la generalización de la imagen en el siglo XIX permitió poner al alcance del estudiante unos medios visuales de gran calidad que fomentaron el desarrollo pictórico naturalista del cuerpo humano. De aquellos días llama la atención el interés por "anatomizar las esculturas clásicas". Dicho de otra manera, la conversión en modelos anatómicos de los paradigmas escultóricos clásicos.

            Decía Miguel Ángel que "tener el compás en el ojo para construir figuras armónicas y bien proporcionadas constituye uno de los principios básicos de la creación artística". "La Proporción", precisamente, es la tercera sección de la Biblioteca. Los tesoros que en ella se guardan se remontan a los primeros tratados de Alberti y Durero y pasan por todos los repertorios de proporciones que fueron cambiando con los cánones estéticos a lo largo de los siglos. Aunque cuantitativamente este epígrafe no es tan sobresaliente como los anteriores, sí es diverso en épocas y lugares. Desde el siglo XVII hasta el XX, y desde Europa hasta América, los volúmenes conservados vienen a demostrarnos la generalización de esta enseñanza y su raíz matemática.

            Las expresiones del rostro humano constituyen el cuarto hito en la formación del artista y, con el epígrafe de "Fisionomía", también se presentan como la cuarta sección de la Biblioteca. El texto de Della Porta Della Fisonomia dell'Huomo, fechado en el Renacimiento, es el más antiguo de los aquí reunidos. Le suceden obras del pintor y teórico francés Charles Le Brun, o del teólogo suizo Johann Caspar Lavater, autor de El arte de conocer a los hombres por la fisionomía (1775-1778). De Lavater incluso se conserva un manuscrito. Así se llega a los tratados del siglo XIX, como el del médico e investigador francés Duchenne de Boulogne, cuyas fotografías aún magnetizan al espectador. El conjunto de estos estudios reunidos en la Biblioteca, demuestran que la fisonomía ha interesado por igual a literatos y artistas.

            Los "Tratados de pintura y dibujo" propiamente dichos constituyen el quinto apartado de la Biblioteca. Son textos misceláneos y de gran belleza que gozaron de gran difusión e importancia teórica en su día. Leonardo, Hogarth o el arquitecto renacentista italiano Leon Battista Alberti son algunos de los autores aquí presentes. Muchos a través de diferentes ediciones.

            La "Iconografía", el sexto epígrafe, es el menos numeroso. Sin embargo no falta el repertorio de esculturas clásicas de Perrier, o las Imágenes de la Historia Evangélica del Padre Nadal, todo un modelo contrarreformista.

            Los "Manuscritos" son el último apartado del conjunto. No hay duda de que los más destacados son el Cuaderno de Rubens, y ese de Lavater ya  referidos. Pero hay otros blocs de notas tomadas en los estudios de artistas pretéritos.

 

            "Todos los materiales bibliográficos y documentales del Centro de estudios están a disposición de los investigadores que necesiten consultarlos con las únicas restricciones derivadas de sus necesidades de conservación y de aspectos legales (en el caso de la documentación)", anuncia Docampo. A partir del año que viene (2016) se podrán consultar en la sala de lectura del centro de Estudios, en el Casón del Buen Retiro. También está previsto a medio plazo realizar alguna exposición con los materiales más destacados".

Publicado el 24 de septiembre de 2021 a las 06:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con más de cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) fue colaborador habitual del diario EL MUNDO entre junio de 1990 y febrero de 2020. Actualmente lo es en Zenda Libros. Estudioso del cine antiguo, en todos los medios donde ha publicado sus cientos de piezas ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. Por su parte, David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), fue un estudio de la filmografía de este cineasta. El cine negro español (2020) es su última publicación hasta la fecha.  

 


 

          

 

Miniatura no disponible

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 



contador de visitas

Contador de visitas


 

Enlaces

-La linterna mágica

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

-Unas palabras sobre Tintín en Cuatro TV

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Malditos, heterodoxos y alucinados de la gran pantalla

Nuevos momentos estelares de la humanidad

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formentera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del infierno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Una guía clásica de la ciencia ficción

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

De la Escuela de Barcelona al fantaterror patrio

Recordando a Rosenda Monteros

Unas palabras sobre Andrés Sorel

Farewell to Julia Adams

Corto Maltés vuelve a los quioscos

Un editor veterano

Una entrevista a Wendy Guerra

Continúa el misterio de Leonardo

Los cantos de Maldoror

Un encuentro con Clara Sánchez

Recuerdos de la Feria del Libro

Viajes a la Luna en la ficción

Los pecados de Los cinco

La última copa de Jack Kerouac

Astérix cumple 60 años

Getafe Negro 2019

Un actriz entrañable

Ochenta años de "El sueño eterno"

Sam Spade cumple 90 años

Un western en la España vaciada

Romy Schneider: el triste destino de Sissi

La nínfula maldita

Jean Vigo: el Rimbaud del cine francés

El último vuelo de Lois Lane

Claudio Guerin Hill

Dennis Hopper: El alucinado del Hollywood finisecular

Jean Seberg: la difamada por el FBI

Wener Herzog y la cólera de Dios

Gordad, el gran maese de la heterodoxia cinematográfica

Frances Farmer, la esquizofrénica que halló un inquietante sosiego

El hombre al que gustaba odiar

El gran amor de John Wayne

Iván Zulueta, arrebatado por una imagen efímera

Agnès Varda, entre el feminismo y la memoria

La reina olvidada del noir de los 40

Judy Garland al final del camino de adoquines amarillos

Jonas Mekas, el catalizador del cine independiente estadounidense

El gran Edgar G. Ulmer

La última flapper; la primera it girl

El estigmatizado por Stalin

La controvertida Egeria del Führer

El gran Tod Browning

Una chica de ayer

El niño que perdió su tren eléctrico

La primera chica de Éric Rohmer

El último cadáver bonito

La exnovia de James Dean que no quiso cumplir 40 años

Don Luis Buñuel, "ateo gracias a Dios"

La estrella cuyo fulgor se extinguió en sus depresiones

El gran cara de palo

Sylvia Kristel más allá de Emmanuelle

Roscoe Arbuckle, cuando se acabaron las risas

Laura Antonelli, la reina del softcore que perdió la razón

Nicholas Ray, que nunca volvió a casa

El vuelo más bajo de la princesa Leia Organa

Eloy de la Iglesia y el cine quinqui

Entiérralo con sus botas, su cartuchera y su revólver

La chica sin suerte

Bela Lugosi y la sombría majestuosidad de Drácula

La estrella de triste suerte

La desmesura de Jacques Rivette

Françoise Dorléac

Klaus el loco

Una hippie de los 70

Jean Esustache, entre la Nouvelle Vague y el ascetismo

Nadiuska, un juguete roto

Thea von Harbou

Jesús Franco

David Cronenberg

Sharon Tate, como en un cuento de Sheridan Le Fanu

Un guionista sediento

La reina del fantaterror patrio

Dalton Trumbo y los diez de Hollywood

La primera chica que arrojó una tarta 

El desdichado Hércules contemporáneo

En la tradición familiar

El músico del realismo poético

Otro tributo a la gran Patty Shepard

Elmer Modlin y su extraña familia

Las coproducciones internacionales rodadas en España

Marilyn Monrore y su desesperado último gesto

Un amor más poderosos que la vida

El actor atrapado en sus personajes

Entre el fantasma de su madre y el final del musical

Barbet Schroeder

Amparo Muñoz

Samuel Bronston más alla de Las Rozas

Chantal Akerman

Françoise Hardy 

Un antiguo dogmático

Jane Birkin

Anna Karina, su turbulento amor y el Madison

Sandie Shaw, ya con calzado

El gran Serge Gainsbourg

Entre la niña prodigio y la mujer concienciada

La intérprete de Shakespeare que inspiró a The Rolling Stones

La maleta del capitán Wajda

Val Lewton y su dramatización de la psicología del miedo

La alimaña de Whitechapel

Cristina Galbó

La caravana Donner

Eddie Constantine

Un nuevo curso del tiempo

Rosenda Monteros

Una criatura de la noche

Una carta a Nicolás I

Edison y el 35 mm

Barbara Steele

El felón Esquieu de Floyran acaba con los templarios

Entre Lovecraft y Hitchcock

Tchang Tchong Yen recuerda a Hergé

 

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

El cine negro español en Zenda Libros

Tres películas para el confinamiento en De Cine 21

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD