domingo, 28 de noviembre de 2021 18:09 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

"Sobre la marcha (Vol. I)", memorias de un amante de la vida y el rock & roll

Archivado en: Cuaderno de lecturas, Serie Gong, Sobre la marcha

imagen

(publicado orginalmente en el blog de Serie Gong Editorial)

Una de las principales características de la música -y de las más notables- es su capacidad de evocación de los tiempos pretéritos, de lo felices que fuimos cuando escuchamos una melodía o una canción por primera vez, cuando -nunca falla- todos éramos más jóvenes. Si quien recuerda es uno de los grandes managers del rock español, como lo es Javier García Pelayo, diríase que ese don de la remembranza que provoca la música es mayor aún. De modo que tiene mucho que contar en Sobre la marcha, primer volumen de sus memorias.

            El propio autor es quien en una lectura de su texto, nos propone un recorrido por los diferentes capítulos -que él prefiere llamar "relatos"- en base a las canciones que bien pueden servir de ilustración. Temas que van desde Al Shook Up de Elvis Presley, escuchada a uno de los empleados en las fiestas de uno de los pueblos de su infancia -su primer recuerdo musical-, hasta La gran ciudad, célebre rumba de Gato Pérez, uno de los artistas más carismáticos que Javier García-Pelayo representó.

Fluir de la memoria

            Escritas de un modo vertiginoso, plenas de sabiduría, de esa nueva picaresca a la que alude el lema de la colección en la que están incluidas -si al estar a cien kilómetros del lugar donde iba a ser la actuación, no empezabas a ver carteles anunciándola, significaba que el concierto iba a ir mal-, la de García-Pelayo no es una nostalgia triste. Para nada, antes es ironía y desenfado.

            Pródigas en digresiones, incisos y paréntesis en la línea argumental -como vienen los recuerdos-, acaso podamos decir que estas páginas están dictadas por un fluir de la memoria, semejante en su procedimiento a ese fluir de la conciencia, que tuvo en James Joyce y William Faulkner sus mayores exponentes. Allende las concomitancias de escribir tal y como le vienen a uno los conceptos, las imágenes, los recuerdos a la cabeza, sin detenerse a hacer literatura para que la forma prime sobre el fondo, el propio García-Pelayo llama la atención de sus lectores sobre un dato: "Es una autobiografía donde el yo, el pronombre personal, sólo aparece en el primer relato y no lo vuelve a usar el narrador. Es un acto deliberado".

            Infancia, vocación y primeras aventuras

            En efecto, después de Cuando salimos del paraíso (págs. 21 a 27), ese primer relato en cuestión, el yo, esa primera persona del verbo, es una forma elíptica. Tal vez se deba a que estas narraciones, a menudo, también pueden leerse como fragmentos de una historia colectiva, la de la sedición juvenil española fraguada en torno al rock. No hay que olvidar que Javier Garcia Pelayo fue el descubridor, productor y manager de Triana, Medina Azahara y más de la mitad de la nómina del rock andaluz. Acaso sea ésa la causa de que pase por ser de aquella tierra, aunque en realidad nació en el Madrid de 1951.

            Basta con leer el fragmento que abre el texto a modo de cita -el estribillo de La pipa de Kif de Vallé-Inclán- para comprender lo ocioso -además de manido- que sería hablar de la infancia sevillana de Javier García-Pelayo y evocar el célebre patio del que nos habla Antonio Machado en Retrato. Nuestro hombre llegó a Sevilla aún niño -ocho años-, "educadito, pero asalvajao".

            Sí que fue en Sevilla -una de las principales referencias de su mitología personal- donde nació para la marcha. No mucho después de que él la descubriera sin saberlo -aún era un término por acuñar- "marcha" sería el ritmo de vida fraguado en torno al sexo, las drogas y el rock & roll.

Dom Gonzalo

            Más concretamente, el descubrimiento fue en Dom Gonzalo, la discoteca que su hermano Gonzalo abrió en la calle Virgen del Valle 32. Aquello fue en diciembre del año 67 y aquel local habría de hacer historia en la ciudad. Pese a que aún corrían los días en que la policía, cualquiera de las tres que había -Armada, Municipal, Guardia Civil...-, si veía a más de cuatro personas juntas en cualquier parte, perfectamente, podía ordenar uno de aquellos "disuélvanse", tan persuasivos, "Dom Gonzalo se convirtió en un centro de reunión frecuentado por estudiantes contestatarios, rockers, músicos, hippies y jóvenes de la burguesía sevillana", escribe el autor (pág. 69). Además de soldados estadounidenses, procedentes de las bases de Rota y de Morón, hasta donde había llegado la fama del establecimiento. En fin, incluso el llamado Clan de la tortilla del PSOE se dejó ver por allí en alguna ocasión.

            Pero para Javier García-Pelayo, lo que en verdad cuenta es que en Dom Gonzalo abrazó esa sedición juvenil que, en todo el Occidente cristiano, se estaba fraguando en torno al rock. "Yo, lo que quería, era ser vacilón. Me hice grifota y pasé de beatnik aficionado a hippie convencido". Y así fue como el otrora "caballero español", que pegaba a los profesores de las academias donde estaba matriculado si se metían con una chica yeyé, empezó a camelar a las hippies estadounidenses que le dejaban fascinado.

            Con todo, no fue en Dom Gonzalo, sino en Torremolinos, donde nuestro hombre descubrió el que sería el más frecuente de sus muchos empleos "ante la inutilidad de los músicos para reservar hotel, coger taxis y esas cosas". Así surgió su primera actuación de road manager.

Un capítulo en la historia del rock español

            Promotor asimismo de conciertos, que fueron un hito en la historia del rock español, a iniciativa suya surgieron las Primeras Quince Horas de Música Pop de la Ciudad de Burgos, que el cinco de julio de 1975 concitó a una buena parte de la sedición juvenil que conoció la España del llamado tardofranquismo. Como tantas cosas, surgió cuando no se esperaba. El ayuntamiento de Burgos dio licencia a otro histórico manager del rock en España, el leonés José Luis Fernández de Córdoba, para las fiestas patronales de la ciudad. Ya en colaboración con García-Pelayo, propusieron al consistorio organizar algo en la plaza de toros y el ayuntamiento aceptó.

            El cartel de aquella suerte de Woodstock español, además de por todas las bandas recién publicadas en Gong -el sello discográfico de Movieplay-, estaba integrado por algunos representantes del rock layetano (barcelonés). Cordobita, como le recuerda el autor, se encargó de la publicidad. Javier Garcia-Pelayo de todo lo demás. Para él fue una entrega absoluta. "Montamos una oficina en Burgos y me tuve que quedar a vivir en la ciudad. Casi un par de meses, con continuas escapadas nocturnas a Pozuelo, a ver a mi mujer, embarazada de nuestra primera hija, y vueltas mañaneras a Burgos"

            Tartessos, Tílburi, Companya Eléctrica Dharma, Orquesta Mirasol, Alcatraz, Triana y Burning sólo fueron algunas de las formaciones que, junto a solistas como Hilario Camacho, Gualberto o Eduardo Bort, se dieron cita en el coso burgalés. Todo hubiera sido una feliz velada veraniega de no haber sido por el titular que La voz de Castilla -el órgano del Movimiento en la región-, dedicó a aquel concierto ante la gran cantidad de freaks que arribaron a la ciudad: "La invasión de la cochambre".

             Ni siquiera el No-Do, la revista cinematográfica del régimen, habría de expresarse así. "Con los derechos de reunión y de expresión prohibidos, un festival de quince horas, en una ciudad como Burgos, con el famoso titular y la enorme presencia policial, significaba mucho más que puro entretenimiento musical".

            Al cabo, lo de La invasión de la cochambre ha quedado como un ejemplo meridiano de la intolerancia del franquismo con el rock. Los cochambrosos hicieron hogueras con el periódico y la Policía Armada, los temidos "grises", permanecieron durante las quince horas ojo avizor. Hubo tensión. Tanta que Cordobita acabó sufriendo un ataque al corazón. Antes de que se lo llevaran al hospital, le confió a nuestro hombre el dinero para que pagase a los músicos la mitad, citándoles al día siguiente en la oficina para darles el resto.

            Y así fue, en líneas generales, lo que bien puede llamarse, el primer macroconcierto al aire libre del rock español. Antes de que acabase aquel mes de julio habría de celebrarse el segundo. Éste llamado a perdurar cuatro años en el tiempo. Para volver, como tantos grupos, ya en 2014 y prolongarse durante tres años más.

Canet Rock

            En aquel verano del 75, en que lo recuerda García-Pelayo, Lole y Manuel, dos de sus patrocinados -y de sus artistas más queridos- acababan de grabar su primer álbum, Nuevo día. Javier los movía en los ambientes del rock autóctono, donde ya empezaban a pegar fuerte las formaciones con raíces, el rock andaluz, como "más hippies que Scott Mackenzie y The Mamas & the Papas juntos". Así las cosas, Victor Jou -fundador de la mítica sala barcelonesa Zeleste- y Rafael Moll, productor del rock layetano, a la sazón asociados para la organización de aquel primer Canet Rock, no dudaron puestos a contratar a dos artistas flamencos para un macroconcierto hippie. Otro Woodstock español. Si acaso, éste, más aún que la cita burgalesa porque se prolongó durante 48 horas, las que se fueron entre el veintiséis y el veintisiete de julio.

            "Fue un día psicodélico, como se merecía ese pedazo de festival con más de cuarenta mil hippies mandando estupendas y buenas vibraciones. Todo estaba muy bien organizado, mejor que el mío de Burgos. Ya habíamos cobrado y repartido. Escenario, camerinos, sonido, luces, todo bien".

            Gualberto, otro representado por García Pelayo, gustó, aquél era su ambiente. Lole y Manuel, no tanto. Llegaría, pero aún no había sido la fusión entre el rock y el flamenco. El rock andaluz tenía en él algunas de sus raíces. Pero flamenco puro, casi cante jondo, no se había visto aún en un festival de rock. "Cuando, ya alboreando, salen Lole y Manuel y empiezan a cantar al río Guadalquivir... La incomodidad general se manifiesta claramente en público y aristas".

            Se escuchan abucheos hasta que Lole empieza a interpretar una nueva canción muy sentida y despacio: "Señor de los espacios infinitos,/ tú que tienes la paz entre las manos./ Derrámala señor,/ te lo suplico.../ Y enséñales a amar a mis hermanos".

            "Y se produce un silencio encogido con esa primera estrofa... Que lo rasgó Lole con enorme fuerza, profundidad y sentimiento", continúa García-Pelayo en sus recuerdos. Lo que vio después, casi puede decirse que fue un milagro. El público se le antoja un campo de cardos silenciosos, del que de pronto, a la voz de Lole, comienzan a surgir florecillas (pág. 212). El rock español, sus aficionados, haciendo gala de una auténtica altura de miras, acababan de ensanchar sus perspectivas y descubrir el flamenco.

El Madrid de Tierno

            Este primer tomo de Sobre la marcha concluye con su autor ya representando a Gato Pérez, quien acaso fuera el más carismático rey de la rumba catalana. En su vertiginoso fluir de la memoria, este feriante, amante del rock & roll, como el autor gusta definirse, nos ha llevado de la Sevilla del Dom Gonzalo, con los derechos de expresión y reunión prohibidos y nuestro hombre grifota, al Madrid de Tierno Galván, aquel de mediados los años 80, cuando el Viejo profesor invitaba a los jóvenes a estar al loro y a colocarse.

 

            Incluso un poco más allá, a tenor de las muchas fotos que ilustran estas páginas: el Madrid del Cañí, el bar de Julito Bullón, ya al final de los 80, también recordado en una instantánea.

Publicado el 15 de noviembre de 2021 a las 16:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con más de cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) fue colaborador habitual del diario EL MUNDO entre junio de 1990 y febrero de 2020. Actualmente lo es en Zenda Libros. Estudioso del cine antiguo, en todos los medios donde ha publicado sus cientos de piezas ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. Por su parte, David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), fue un estudio de la filmografía de este cineasta. El cine negro español (2020) es su última publicación hasta la fecha.  

 


 

          

 

Miniatura no disponible

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 



contador de visitas

Contador de visitas


 

Enlaces

-La linterna mágica

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

-Unas palabras sobre Tintín en Cuatro TV

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Malditos, heterodoxos y alucinados de la gran pantalla

Nuevos momentos estelares de la humanidad

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formentera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del infierno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Una guía clásica de la ciencia ficción

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

De la Escuela de Barcelona al fantaterror patrio

Recordando a Rosenda Monteros

Unas palabras sobre Andrés Sorel

Farewell to Julia Adams

Corto Maltés vuelve a los quioscos

Un editor veterano

Una entrevista a Wendy Guerra

Continúa el misterio de Leonardo

Los cantos de Maldoror

Un encuentro con Clara Sánchez

Recuerdos de la Feria del Libro

Viajes a la Luna en la ficción

Los pecados de Los cinco

La última copa de Jack Kerouac

Astérix cumple 60 años

Getafe Negro 2019

Un actriz entrañable

Ochenta años de "El sueño eterno"

Sam Spade cumple 90 años

Un western en la España vaciada

Romy Schneider: el triste destino de Sissi

La nínfula maldita

Jean Vigo: el Rimbaud del cine francés

El último vuelo de Lois Lane

Claudio Guerin Hill

Dennis Hopper: El alucinado del Hollywood finisecular

Jean Seberg: la difamada por el FBI

Wener Herzog y la cólera de Dios

Gordad, el gran maese de la heterodoxia cinematográfica

Frances Farmer, la esquizofrénica que halló un inquietante sosiego

El hombre al que gustaba odiar

El gran amor de John Wayne

Iván Zulueta, arrebatado por una imagen efímera

Agnès Varda, entre el feminismo y la memoria

La reina olvidada del noir de los 40

Judy Garland al final del camino de adoquines amarillos

Jonas Mekas, el catalizador del cine independiente estadounidense

El gran Edgar G. Ulmer

La última flapper; la primera it girl

El estigmatizado por Stalin

La controvertida Egeria del Führer

El gran Tod Browning

Una chica de ayer

El niño que perdió su tren eléctrico

La primera chica de Éric Rohmer

El último cadáver bonito

La exnovia de James Dean que no quiso cumplir 40 años

Don Luis Buñuel, "ateo gracias a Dios"

La estrella cuyo fulgor se extinguió en sus depresiones

El gran cara de palo

Sylvia Kristel más allá de Emmanuelle

Roscoe Arbuckle, cuando se acabaron las risas

Laura Antonelli, la reina del softcore que perdió la razón

Nicholas Ray, que nunca volvió a casa

El vuelo más bajo de la princesa Leia Organa

Eloy de la Iglesia y el cine quinqui

Entiérralo con sus botas, su cartuchera y su revólver

La chica sin suerte

Bela Lugosi y la sombría majestuosidad de Drácula

La estrella de triste suerte

La desmesura de Jacques Rivette

Françoise Dorléac

Klaus el loco

Una hippie de los 70

Jean Esustache, entre la Nouvelle Vague y el ascetismo

Nadiuska, un juguete roto

Thea von Harbou

Jesús Franco

David Cronenberg

Sharon Tate, como en un cuento de Sheridan Le Fanu

Un guionista sediento

La reina del fantaterror patrio

Dalton Trumbo y los diez de Hollywood

La primera chica que arrojó una tarta 

El desdichado Hércules contemporáneo

En la tradición familiar

El músico del realismo poético

Otro tributo a la gran Patty Shepard

Elmer Modlin y su extraña familia

Las coproducciones internacionales rodadas en España

Marilyn Monrore y su desesperado último gesto

Un amor más poderosos que la vida

El actor atrapado en sus personajes

Entre el fantasma de su madre y el final del musical

Barbet Schroeder

Amparo Muñoz

Samuel Bronston más alla de Las Rozas

Chantal Akerman

Françoise Hardy 

Un antiguo dogmático

Jane Birkin

Anna Karina, su turbulento amor y el Madison

Sandie Shaw, ya con calzado

El gran Serge Gainsbourg

Entre la niña prodigio y la mujer concienciada

La intérprete de Shakespeare que inspiró a The Rolling Stones

La maleta del capitán Wajda

Val Lewton y su dramatización de la psicología del miedo

La alimaña de Whitechapel

Cristina Galbó

La caravana Donner

Eddie Constantine

Un nuevo curso del tiempo

Rosenda Monteros

Una criatura de la noche

Una carta a Nicolás I

Edison y el 35 mm

Barbara Steele

El felón Esquieu de Floyran acaba con los templarios

Entre Lovecraft y Hitchcock

Tchang Tchong Yen recuerda a Hergé

La musa del ciberpunk

Néstor Majnó

Una leyenda del Madrid finisecular

El rey de la serie B

La primera cosmonauta soviética

Cuando la injuria sucede a la fatalidad

Bajo Ulloa y sus cuentos crueles

La cicerone de los Stones en el infierno 

Nace Toulouse-Lautrec

 

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

El cine negro español en Zenda Libros

Tres películas para el confinamiento en De Cine 21

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD