domingo, 28 de noviembre de 2021 19:20 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Los cuentos de Stephen King (II)

Archivado en: Cuaderno de lecturas, "Pesadillas y alucinaciones", Stephen King

imagen

 

            Popsy se me antoja una de las piezas más genuinas del arte de Stephen King. A mi juicio, la maestría de este autor, más que en haber recogido el legado de Lovecraft, tal sostienen algunos comentaristas, radica en insertar en la realidad un apunte de fantasía y hacer del conjunto resultante un terror que, aunque improbable, sí que funciona tan a la perfección como esa matemática tiniebla en la que Pablo Neruda situaba, con sumo acierto, a Edgar Allan Poe. Popsy es un ejemplo que ni pintado a este respecto.

            Sheridan, el protagonista de Popsy, es un miserable que ha contraído una deuda con un temible criminal, del que sólo se nos dice que es turco. Para ir saldándola secuestra niños en los centros comerciales y se los lleva a su acreedor. Cuando tenemos la primera noticia de él, el abominable moroso se dispone a llevarse a un nuevo pequeño mientras el narrador nos cuenta que ya ha repetido la operación en varias ocasiones. Naturalmente, el asunto no acaba de gustarle. Pero no le queda otro remedio. Cuando ha intentado preguntar al turco que qué hace con los niños, a quienes nunca se vuelve a ver, el otomano le responde que los manda a "dar un paseo en barca" y le aconseja que no insista con sus averiguaciones.

            En su momento, la amenaza consiguió persuadir al secuestrador, quien acaba por convencer al niño en quien se había fijado al principio, a quien han dejado solo sus padres, de que se vaya con él a buscarlos. El muchacho, mucho menos ingenuo de lo que parece, no tarda en dudar de Sheridan, a quien comenta que su abuelo le dejó solo cuando le dijo que tenía sed. Esto último, en principio, parece un detalle irrelevante. Cuando Popsy, el muchacho, intenta zafarse de su raptor, resulta tener una fuerza sorprendente para un chaval. Finalmente, cuando se ve reducido, lejos de amilanarse, el niño le anuncia que su abuelo sabrá encontrarle gracias a su prodigioso olfato.

            En efecto, cuando el coche ya se aleja del centro comercial, un vampiro se le echa encima volando. Es el abuelo del niño, quien, luego de preguntar al pequeño si sigue teniendo sed, con una uña, raja el cuello de Sheridan. La última visión del secuestrador es la del niño, haciendo un cuenco con sus manos, presto a beber la sangre del humano. Desgraciadamente, los secuestradores de niños existen; los vampiros, no. Eso de incluirlos en una pieza realista, es el apunte fantástico de King al que me refiero.

            Por otro lado, la frecuencia con la que los niños protagonizan las historias del maestro de Maine me lleva a pensar, máxime considerando todo eso que apunta acerca de lo crédulo que era en su infancia, que esos pequeños de sus relatos vienen a expresar los distintos temores de su niñez.

***

            Tengo entendido que Es algo que llega a gustarte viene a ser una suerte de epílogo a La tienda, la novela del 91 de King que cierra la trilogía iniciada en La mitad oscura (1989) y continuada en El perro de la polaroid, el tercero de la tetralogía de relatos que integran Las cuatro después de la medianoche (1990). El elemento fantástico de La tienda, en esta tercera parte del tríptico, se me escapa. Aún sin haberla leído, sé que esa primera entrega, someramente, versa sobre un enviado del maligno que abre una tienda en Castle Rock -ese multiverso ficticio que es a King, su territorio mítico, lo que a Lovecraft es Arkham- para sembrar la cizaña entre la población y desatar los odios que laten entre ellos.

            Juro por estas líneas que leeré La tienda cuando me sea posible. Pero, de momento, debo confesar que en Es algo que llega a gustarte, no he percibido esa ponzoña sobrenatural ni por asomo. Muy por el contrario, me ha parecido el mejor ejemplo de cierto costumbrismo nostálgico, que también me atreveré a referir entre las virtudes de este maestro del cuento de miedo. Desde esta perspectiva, su discurso se antoja trufado por la ironía de un modo semejante a ese en que el elemento fantástico horada la realidad en sus cuentos de terror, el Stephen King por excelencia.

            En Es algo que llega a gustarte se nos cuenta, cuando ya parece haber acabado todo -está escrito desde el desolador presente mirando a lo pretérito-, la historia de los miserables que compraron la cizaña, que exacerbó sus odios latentes -creyendo que adquirían por un precio irrisorio sus objetos más preciados-, en la tienda de Leland Gaunt. A mí, aun desconociendo los antecedentes, me ha seducido por su espléndida manera de dar noticia de cómo el tiempo ha pasado por un lugar y sus habitantes.

            El final de Gary Martin Paulson, me ha conmovido de veras. Resulta que el 14 de agosto de 1923 (pág. 175), Cora Leonard Newall, así, de improviso, se levantó el vestido para enseñarle el sexo. El afortunado era entonces un muchacho y, ante semejante visión -la primera vez que le fue dada la intimidad de una mujer- no tardó en masturbarse.

            Aquel obsequio habría de acompañarle toda su vida. Su recuerdo, habría de presidir todos los orgasmos que obtuvo con otras mujeres. Nunca dijo nada a nadie. Ya anciano, está soñando con ella cuando, por primera vez en nueve años, tiene una erección. Al punto le estalla un vaso sanguíneo en su cerebro, le forma un coágulo y muere. Se ahorra así "cuatro semanas o cuatro meses de parálisis (...) Muere mientras duerme con el pene apuntando al cielo, y el sueño se desvanece como el eco de una imagen televisiva tras apagar el aparato". Ora costumbrista, ora cuentista de miedo, Stephen King siempre es un genio.

***

            La boca saltarina puede definirse como el cuento de un infeliz de quien se pone de parte el diablo. El infeliz es Hogan, un viajante que para en uno de esos bares de una gasolinera, tan típicamente americanos, mientras se acerca una tormenta.

            Los responsables del establecimiento son tan pintorescos como el cine y la literatura nos pintan a los moradores de estos lugares. Este, en cuestión, es el negocio de los Scooter. Estamos en el desierto de Nevada, bien pudiera ser el mismo lugar donde está ambientado El Cadillac de Nolan. Además de bar y zoo -hay serpientes y otros animales enjaulados-, en la tienda se venden los más variados objetos. Hogan decide perder unos minutos echándolos un vistazo. Está en ello cuando entra un heavy a comprar tabaco. Le faltan unos centavos y el viajante se los presta.

            (Me sorprende el interés de King por la música. Como se verá en los siguientes relatos, es todo un amante del rock & roll. Por el momento, en esta pieza, demuestra que, como yo, aunque amante del rock & roll detesta el heavy).

            Finalmente, a Hogan le llama la atención una boca saltarina, uno de esos juguetes, con forma de boca con pies, que andan y abren los labios por un mecanismo que va a cuerda. Esta boca saltarina, en concreto, es tan grande que parece reproducir la boca de un gigante. Mientras le pregunta a Scooter por ella, Hogan tiene el presentimiento de que, dentro de unos meses, su interlocutor estará muerto. Ya se dispone a irse cuando Scooter le regala la boca.

            En la gasolinera, el heavy le pide que le lleve y Hogan, aunque le teme desde el primer momento porque ya fue robado por una autoestopista, le deja subirse a su furgoneta.

            Desde el principio, todo en él le incomoda, desde un tatuaje -cuya leyenda reza, "Def Leppard hasta la muerte"-, hasta su intento de encender un pitillo. Desde el primer momento teme el asalto y, en efecto, eso es lo que acaba sucediendo cuando ya llevan un buen trecho de viaje y la tormenta se les ha echado encima. Sin embargo, Hogan se defiende de su agresor mientras conduce, forcejean y sufren un accidente. Tras una primera confusión, en la que llega a creer que el heavy ha resultado muerto, es el fan incondicional de Def Leppard quien se dispone a matarle cuando la boca cobra vida para salir en defensa del viajante.

            A decir verdad, el prodigio mediante el que se ha hecho justicia a Hogan no se nos cuenta. Se nos refiere el resultado de un modo brillante. Nueve meses después, nuestro hombre vuelve al mismo establecimiento. La viuda de Scooter -quien, en efecto ha muerto como a nuestro protagonista le fue dado prever- le reconoce y al hacerlo nos cuenta el final de la historia del viajante y de su agresor.

***

            Otro de los temores más frecuentes que creo percibir en Stephen King gira en torno a la relación del escritor con sus lectores. Baste recordar la suerte de Paul Sheldon, el protagonista de Misery (1987) en manos de la terrible enfermera Annie Wilkes; o la de Mort Rainey. La historia de este último, el protagonista de La ventana secreta, el jardín secreto, el segundo de los relatos incluidos en Las cuatro después de la madrugada, sólo me es conocida por la adaptación a la gran pantalla realizada por David Koepp en 2004. En realidad, por ese estúpido prejuicio que me mantuvo alejado de su obra, King me es conocido a través de sus versiones fílmicas principalmente. Insisto en mi juramento de que haré cuanto esté en mi mano para enmendarlo. Mas, por el momento, no sé si en el original literario, Mort Rainey también se llama Mort Rainey. Pero seguro que su experiencia con John Shooter, el tipo que le acusa de haberle plagiado, también viene al hilo de ese temor que parece tener King a los lectores.

            En La dedicatoria se manifiesta de un modo sutil. Su protagonista es Martha, la camarera afroamericana de un lujoso hotel neoyorquino que se siente realizada cuando su hijo le manda, con la dedicatoria aludida en el título del relato, el libro del que es autor.

            Puesto a contarnos el motivo de tanta alegría por parte de su protagonista, el narrador nos devuelve a los días en que Martha Rosewall aún vivía con su marido, un hampón miserable, de los que menudeaban en aquel Harlem donde, como en cualquier otro gueto, primaba la actividad criminal. Aunque yo no conozco Nueva York, y debo de ser la única persona en el mundo que no tiene ningún interés en conocerlo, sí tengo entendido, por algunos reportajes televisivos, que aquello ya no es como era cuando Johnny -el marido de Martha-, al saberla embarazada intentó hacerla abortar dándole con el palo de una escoba en el vientre. Por ese elemento mágico que trufa las piezas aparentemente realistas de King, poco después, al ir a perpetrar un atraco e intentar disparar al dueño del negocio, a Johnny le estalla el arma en la mano, un fragmento le trepana el cerebro y muere en el acto.

            Al saberse embarazada y consciente de cómo era su marido, la pobre Martha fue a ver a una hechicera del barrio Mamá Delorme. Entonces, por un prodigio y alguna droga que le disuelve en el té, la bruja hace ver a Martha que el verdadero padre del hijo que espera será un escritor blanco de Alabama -como nuestra infeliz- que todos los años se aloja en la misma habitación del hotel donde trabaja la señora Rosewall, siempre encargada de limpiar su habitación Peter Jefferies es su nombre, escribe novelas comerciales sobre la guerra y todas son un éxito.

            Títulos como Rita Hayworth y la redención de Shawshank, la novela corta correspondiente a la primavera, dentro del cuarteto reunido en Las cuatro estaciones (1982) -que, en efecto, yo conozco por la adaptación cinematográfica de Frank Darabont con el título de Cadena perpetua (1994)-, y La milla verde (1996), me demuestran que Stephen King no es racista. Todo lo contrario, está imbuido por ese espíritu de la sedición juvenil fraguada en torno al rock que inspiró plenamente a su generación. Aunque lo fuera, no por eso disminuiría mi admiración por él. Lovecraft lo era, y mucho, y no por ello dejó de ser un rendido admirador de su obra. Si Hitler hubiera escrito un buen cuento de miedo, no se vería afectado ni por su racismo ni por su actividad criminal.

            Quién sí es racista es Peter Jefferies. No es violento, como tampoco lo serán tantos de quienes odian a los demás por estas cuestiones, pero ignora por completo a Martha siempre que ella, después de pedirle permiso, le limpia la habitación. La pobre señora Rosewall, sin embargo, es una ardiente lectora de Jefferies. Tanto que un día que él está firmando ejemplares, se acerca tímidamente -temiendo que él la rechace de algún modo- para que le dedique el suyo. Todo contrario, el escritor -que también es su paisano puesto que los dos son de esa Alabama a la que Neil Young aludía en Souther man- le dedica en libro en agosto del 61 con una frase, relativamente afectuosa, que reza "A Martha Rosewall, que ordena mi desorden sin quejarse jamás" (pág.252).

            La dedicatoria es lo de menos. Lo que cuenta es que la letra es la misma, exactamente igual, que la del hijo de Martha cuando, en abril de 1985, le dedica el libro a su madre. Encajado el apunte mágico que supuso el hechizo de Mamá Delorme, se cuenta como Martha supo hacerse con un resto de semen Peter Jefferies y lo ingirió. De ello hemos de deducir que su hijo, antes que del energúmeno de su marido, lo es de Peter Jefferies.

 

Publicado el 20 de noviembre de 2021 a las 02:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con más de cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) fue colaborador habitual del diario EL MUNDO entre junio de 1990 y febrero de 2020. Actualmente lo es en Zenda Libros. Estudioso del cine antiguo, en todos los medios donde ha publicado sus cientos de piezas ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. Por su parte, David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), fue un estudio de la filmografía de este cineasta. El cine negro español (2020) es su última publicación hasta la fecha.  

 


 

          

 

Miniatura no disponible

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 



contador de visitas

Contador de visitas


 

Enlaces

-La linterna mágica

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

-Unas palabras sobre Tintín en Cuatro TV

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Malditos, heterodoxos y alucinados de la gran pantalla

Nuevos momentos estelares de la humanidad

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formentera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del infierno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Una guía clásica de la ciencia ficción

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

De la Escuela de Barcelona al fantaterror patrio

Recordando a Rosenda Monteros

Unas palabras sobre Andrés Sorel

Farewell to Julia Adams

Corto Maltés vuelve a los quioscos

Un editor veterano

Una entrevista a Wendy Guerra

Continúa el misterio de Leonardo

Los cantos de Maldoror

Un encuentro con Clara Sánchez

Recuerdos de la Feria del Libro

Viajes a la Luna en la ficción

Los pecados de Los cinco

La última copa de Jack Kerouac

Astérix cumple 60 años

Getafe Negro 2019

Un actriz entrañable

Ochenta años de "El sueño eterno"

Sam Spade cumple 90 años

Un western en la España vaciada

Romy Schneider: el triste destino de Sissi

La nínfula maldita

Jean Vigo: el Rimbaud del cine francés

El último vuelo de Lois Lane

Claudio Guerin Hill

Dennis Hopper: El alucinado del Hollywood finisecular

Jean Seberg: la difamada por el FBI

Wener Herzog y la cólera de Dios

Gordad, el gran maese de la heterodoxia cinematográfica

Frances Farmer, la esquizofrénica que halló un inquietante sosiego

El hombre al que gustaba odiar

El gran amor de John Wayne

Iván Zulueta, arrebatado por una imagen efímera

Agnès Varda, entre el feminismo y la memoria

La reina olvidada del noir de los 40

Judy Garland al final del camino de adoquines amarillos

Jonas Mekas, el catalizador del cine independiente estadounidense

El gran Edgar G. Ulmer

La última flapper; la primera it girl

El estigmatizado por Stalin

La controvertida Egeria del Führer

El gran Tod Browning

Una chica de ayer

El niño que perdió su tren eléctrico

La primera chica de Éric Rohmer

El último cadáver bonito

La exnovia de James Dean que no quiso cumplir 40 años

Don Luis Buñuel, "ateo gracias a Dios"

La estrella cuyo fulgor se extinguió en sus depresiones

El gran cara de palo

Sylvia Kristel más allá de Emmanuelle

Roscoe Arbuckle, cuando se acabaron las risas

Laura Antonelli, la reina del softcore que perdió la razón

Nicholas Ray, que nunca volvió a casa

El vuelo más bajo de la princesa Leia Organa

Eloy de la Iglesia y el cine quinqui

Entiérralo con sus botas, su cartuchera y su revólver

La chica sin suerte

Bela Lugosi y la sombría majestuosidad de Drácula

La estrella de triste suerte

La desmesura de Jacques Rivette

Françoise Dorléac

Klaus el loco

Una hippie de los 70

Jean Esustache, entre la Nouvelle Vague y el ascetismo

Nadiuska, un juguete roto

Thea von Harbou

Jesús Franco

David Cronenberg

Sharon Tate, como en un cuento de Sheridan Le Fanu

Un guionista sediento

La reina del fantaterror patrio

Dalton Trumbo y los diez de Hollywood

La primera chica que arrojó una tarta 

El desdichado Hércules contemporáneo

En la tradición familiar

El músico del realismo poético

Otro tributo a la gran Patty Shepard

Elmer Modlin y su extraña familia

Las coproducciones internacionales rodadas en España

Marilyn Monrore y su desesperado último gesto

Un amor más poderosos que la vida

El actor atrapado en sus personajes

Entre el fantasma de su madre y el final del musical

Barbet Schroeder

Amparo Muñoz

Samuel Bronston más alla de Las Rozas

Chantal Akerman

Françoise Hardy 

Un antiguo dogmático

Jane Birkin

Anna Karina, su turbulento amor y el Madison

Sandie Shaw, ya con calzado

El gran Serge Gainsbourg

Entre la niña prodigio y la mujer concienciada

La intérprete de Shakespeare que inspiró a The Rolling Stones

La maleta del capitán Wajda

Val Lewton y su dramatización de la psicología del miedo

La alimaña de Whitechapel

Cristina Galbó

La caravana Donner

Eddie Constantine

Un nuevo curso del tiempo

Rosenda Monteros

Una criatura de la noche

Una carta a Nicolás I

Edison y el 35 mm

Barbara Steele

El felón Esquieu de Floyran acaba con los templarios

Entre Lovecraft y Hitchcock

Tchang Tchong Yen recuerda a Hergé

La musa del ciberpunk

Néstor Majnó

Una leyenda del Madrid finisecular

El rey de la serie B

La primera cosmonauta soviética

Cuando la injuria sucede a la fatalidad

Bajo Ulloa y sus cuentos crueles

La cicerone de los Stones en el infierno 

Nace Toulouse-Lautrec

 

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

El cine negro español en Zenda Libros

Tres películas para el confinamiento en De Cine 21

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD