martes, 25 de septiembre de 2018 22:10 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Una historia sobre libros con motivo de la Feria

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre la Feria del Libro

imagen

Una estampa de El Retiro

            Mi primer recuerdo de la Feria del Libro está ligado al de la antigua Casa de Fieras. Me explico. No es que la tradicional cita de la primavera madrileña tenga alguna relación con las bestias. Antes al contrario. Nada como un libro para desasnar a un burro, aunque por otro lado estimo más a un pollino en su noble inocencia que a toda la clase política con su retórica de la mezquindad. Es por el emplazamiento de tan querida muestra en el Paseo de Coches del Retiro. Discurre en paralelo al ocupado por el antiguo jardín zoológico de mi ciudad, como todavía viene a dar fe una jaula, una inscripción y dos leones, esculpidos en piedra, a los que el tiempo ha ido quitando ferocidad. Siendo yo un niño de apenas cuatro abriles, mi madre me llevaba a ver a los animales para que me comiera el puré de lentejas, porque si no se lo daba al elefante. Y ahora, ya pasada la cumbre de mi edad, mi memoria alumbra tan insólita asociación.

            Aprendí a leer tarde -creo que a los seis años-, máxime teniendo en cuenta que me habría de dedicar al muy noble y siempre improductivo oficio de escribir. Mis primeros libros, que aún conservo, fueron los veinte primeros tomos de la Gran Enciclopedia del Mundo, de Ediciones Durvan, que mi progenitora me regaló con motivo de mi primera comunión. Entonces no se lo agradecí. Sin embargo ahora es la joya la corona, lo mejor de mi tesoro. Todavía la consulto con asiduidad y adquiero sus apéndices puntualmente -van diecinueve-, que me trae a casa con descuento el último librero de los antes. Un señor tan mayor que la última vez mando a un hijo.

            Junto a la Gran Enciclopedia del Mundo, los igualmente preciados álbumes de las aventuras de Tintín con el lomo de tela. Primeras y segundas ediciones españolas que me compraban en una librería que había en un primer piso de la calle de Leganitos, sin más anuncio que una placa y una pequeña vitrina llena de libros en el portal. En mis primeros días, esas pequeñas librerías abiertas en viviendas, en una habitación de la casa de los libreros, eran muy frecuentes en Madrid.

            Ya en 1976, en otra que había en el Paseo del Prado, me compré Dios y el Estado de Mijail Bakunin. Pese a que lo leí tan prematuramente como a Kerouac, pese a los vaivenes que da la vida, pese a que en muchos casos ahora digo "A" donde antaño dije "B" y me trae totalmente sin cuidado la redención de los pobres, el león de la Primera Internacional me sigue cautivando como cautivó a Wagner, su compañero en alguna barricada.

            Pero no divaguemos. Entre aquel piso librería de la calle de Leganitos y aquel otro del Paseo del Prado se fueron unos diez años en los que a menudo compraba los libros en Progreso, la librería papelería de mi barrio. En esa década que estuve en el Limbo, mientras iba de la infancia a la adolescencia, en las lecturas pasé de las páginas de las aventuras de Los Cinco de Enid Blyton, y las novelas de guerra de Sven Hassel, a las de los descubrimientos prematuros. Además, me fui creando unos hábitos para adquirir los libros.

            El primero fue visitar la cuesta de Moyano. En sus puestos, hojearlos me resultaba más cómodo que en aquellas librerías de la calle Sagasta -recuerdo especialmente La Tarántula- que tanto me gustaban. Mi timidez de adolescente me abrumaba y había empezado a darme cuenta de que algunos libreros eran más pedantes que los poetas.

            Mi madre abrió una cuenta en Aguilar -ya hablando de otro de aquellos hábitos de comprador de libros- y en la casa que tan entrañable editorial tenía en la calle de Serrano me regaló, entre otras, las obras completas de Herman Hesse, Herbert George Wells, Gustavo Adolfo Bécquer, José de Espronceda, Vicente Aleixandre y un buen número de crisoles y crisolines, aquellas deliciosas miniaturas. Esplendidas ediciones en piel y en papel biblia, que ella pagaba en cómodos plazos. A excepción de Aleixandre, cuyos versos aún no comprendía, aquéllas fueron las verdaderas lecturas que alumbraron mi confusa adolescencia. Bálsamo a las primeras decepciones que me deparó la vida.

            Toda esa liturgia de comprar los libros alcanzaba su esplendor en primavera. La primera cita era el 23 de abril, cuando la Gran Vía, la Puerta del Sol, los primeros números de la calle de Alcalá y los últimos de los de la Princesa se llenaban de tenderetes de libros como celebración de su día. Entonces ponían los puestos las editoriales y algunas librerías. Nada que ver con esos restos de ediciones y de colecciones en fascículos que salen ahora a la calle. Entonces, en los tenderetes de antaño, me hice con alguno de mis primeros textos de Burroughs publicados en España por Júcar.

            Luego, a comienzos de mayo, llegaba la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión al Paseo de Recoletos. Qué distintos aquellos restos de ediciones de esos que llegan ahora a la Gran Vía con motivo del Día del Libro. En uno de de aquellos saldos de Recoletos compré El vampiro en el cine de David Pirie, que habría de ser mi primera guía en la afición al género. Ya andando los años, en aquellos puestos también di con los restos de mi segunda novela, Homenaje a Kid Valencia.

            Toda aquella liturgia alcanzaba su máxima expresión en la Feria del Libro, que desde 1976 visitó tres o cuatro veces todas las primaveras. Una para escrutar las novedades en las casetas del lado de la Casa de Fieras; otra para hacerlo en las del otro, una tercera para comprar y una cuarta para pasear junto a Cristina. En todas las ocasiones aún me embriago del inconfundible aroma del papel recién impreso, que sé distinguir por encima del olor a tierra mojada que deja la maldita e inevitable lluvia.

            Las librerías de la calle Sagasta hace décadas que están cerradas y la Aguilar de la calle Serrano ahora es una zapatería, de la misma franquicia, si no recuerdo mal, que la ocupa la antigua librería Franco Española de la Gran Vía. La profusión de tiendas de ropa es la prueba incontestable de la superficialidad de nuestros días y mis visitas a la cita de El Retiro, una de las pocas alegrías que aún me depara la primavera. La de Recoletos ya hace un par de mayos que se me pasa y los puestos del 23 de abril ya no me llaman.

            Hubo un tiempo en que reseñaba libros en La Esfera, el antiguo suplemento literario de El Mundo. Como además nunca hacía críticas -nadie escribe un mal libro deliberadamente y para denostar un texto sobran plumas -, me bastaba con pedir los títulos de mi interés a su editorial y me lo obsequiaban gentilmente. Incluso entonces me reservaba algunas compras para la Feria. Era volver a aquel placer con que, a finales de los años 70, iba a ella a adquirir los números de mi interés de la queridísima colección Libro Amigo, de la también desaparecida Editorial Brugera.

            Son pocos los que recuerdan que hubo un año en que la muestra cambió su emplazamiento por la plaza Mayor y otro que se celebró una Feria del Libro de Otoño en el Palacio de Cristal de la Casa de Campo. Aunque en el primero compré la Enciclopedia ilustrada del cine de Editorial Labor y en el segundo, mi madre -siempre alimentado mi afán por la lectura- me regaló los tomos que me faltaban de En busca del tiempo perdido, aquellos fueron dos desatinos. La Feria del Libro ha de celebrarse cuando se celebra y discurrir en paralelo a la antigua Casa de Fieras para ser lo mejor de la primavera madrileña. Un nuevo Limbo en el que se confunden los fantasmas de las páginas pretéritas con las últimas novedades. La maldición de los treinta denarios, una nueva entrega de las aventuras de Blake y Mortimer, ha sido mi principal adquisición de este año. Sigo amando el cómic de línea clara como en mis primeros días, cuando empecé a atesorar las aventuras de Tintín.

            "Vivían y me hablaban", dice uno de los bibliómanos de Fahrenheit 451 antes de disponerse a ser quemado junto a sus libros.

Publicado el 12 de junio de 2010 a las 12:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD