miércoles, 24 de octubre de 2018 06:12 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Un nuevo texto tintinófilo

Archivado en: Cuaderno de lecturas sobre "Tintín y Cía"

Foto: Javier Memba

Una miniatura que reproduce una imagen de "La oreja rota", incluida igualmente en la portada del texto de Farr.

            Al final va a ser rigurosamente cierta aquella publicidad que anunciaba los amados álbumes de Tintín en mi remota niñez como una lectura "Para jóvenes de de siete a setenta y siente años". Mi buen amigo Bertrand de Villepin -poseedor de algunas reproducciones numeradas y firmadas por Hergé de otras tantas planchas originales de El asunto Tornasol (1954)- solía recordar aquel eslogan en la lejana juventud. Todo está lejano, salvo el incesante afán por Tintín.

            No es jactancia, es una declaración de amor, yo empecé a leer las aventuras del infatigable reportero de Le Petit Vingtième con tres primaveras. Aún no sabía leer, pero me cautivaron las maravillosas viñetas de La estrella misteriosa (1941), que miraba y miraba sin cesar. Leí las aventuras de Tintín y Milú, por sistema, hasta 1976. Las mañanas de domingo, tras desayunar en ella, se me iban en la cama dando cuenta una vez más de las hazañas del Valiente. Unas páginas de mi ejemplar de La isla negra (1937) aún conservan ciertas manchas de Tomate Intercasa, que mi madre me daba untado en pan de molde para desayunar. Una de aquellas rebanadas se me cayó y constituyó uno de los grandes dramas de mi infancia.

            Entre los 16 y los 23 años, o lo que es lo mismo, entre 1977 y 1983, volví con moderación a mis queridos álbumes con el lomo de tela. Casi siempre cuando escuchaba a aquellos majaderos que aseguraban que Tintín era "un facha". Desde luego habían leído El Loto Azul (1934), el más bello alegato contra la invasión japonesa de China de toda la cultura occidental. Pero también pasaban por alto los crímenes del estalinismo, que cuentan entre los más grandes alumbrados por la Humanidad.

            Más feliz que el recuerdo de aquellos necios en su demente quimera de querer cambiar el curso de la Historia, es el de la conservación de mis aventuras de Tintín. Ya inmerso en las primeras malas rachas, me vi obligado a vender mis colecciones de discos y cómics, que fueron considerables, "todo cuanto era mío y resultó ser nada", vaya evocando los versos de uno de los grandes poetas estalinistas de nuestro idioma, que el buen lector sabrá descubrir. Todo, en fin, me deshice de todo por una miseria. De todo menos de mis tebeos de Tintín, como los llamaban quienes me los regalaron.

            Ante estos antecedentes, cabe imaginar el entusiasmo con el que me di a toda esa literatura tintinófila que surgió tras la muerte de Hergé. Diez años después, dentro de mis posibilidades, también lo haría a la iconografía nacida de las amadas viñetas. Al día de hoy, mire al rincón que mire en mi intimidad, hay un motivo de Tintín. Cristina dice que nuestra casa parece un mausoleo de Hergé.

            Aunque esa iconografía también viene a abundar en la idea de que el Valiente de Le Petit Vingtième acompaña desde los siete a los setenta y siete años, es la literatura tintinófila a la que vengo a referirme en esta bitácora merced a Tintín y Cía. de Michael Farr, el tintinófilo ingles por excelencia. Publicada hace un par de años por Zendera Zariquiey, la editorial que lleva el nombre de la primera traductora española de los álbumes, una vez más vuelven a llamar la atención las diferencias entre algunos de los nombres de esos personajes principales a los que alude la "cía." del título. Aquí Hernández y Fernández, son otra vez Dupond y Dupont; Serafín Latón, Serafín Bombilla y Los Alegres Turlurones, Los Alegres Mirlitones. Por no hablar de los álbumes. Aterrizaje en la Luna (1952) aparece como Hemos pisado la Luna y El asunto Tornasol, como El caso Tornasol. Incluso en los primeros textos tintinófilos -el diccionario de Toni Costa, Tintín y el sueño de Hergé, de Benoît Peeters, Y aterrizaron en la Luna-, es decir, en los publicado por Editorial Juventud, la misma de los álbumes se conservaron las denominaciones de mi recuero.

            Esto me lleva a pensar que los nuevos traductores no son tintinófilos y que la tintinofilia misma empieza a remitir. Ya estaba a punto de cansarme de estas páginas cuando me empezaron a ganar. Tras las aportaciones de Peeters -quien precisamente definió nuestra obsesión como "una infancia infinita"-, Las conversaciones con Hergé, de Numa Sadoul, así como las de la larga serie de encomiables textos que vinieron después, poco parecía quedar por descubrir del universo de Tintín, esa cautivadora reproducción del siglo XX que es. Ya sabíamos que al Valiente se le levanta el tupé cuando huye de un avión de la policía, que le persigue en Tintín en el país de los soviéticos; que el modelo del profesor Tornasol fue Auguste Piccard, un notable científico suizo que daba clases en Bruselas; y, por supuesto, estábamos al corriente de la amistad que unió a Hergé con Chang Chong-chen.

            Ahora bien, las referencias a la cinefilia de Hergé, al menos para mí, sólo empezaron a ser conocidas más recientemente, al leer el cuadernillo de un DVD de El loto azul. Aquellas páginas me hicieron ver las deudas que La isla negra (1937) tiene con Los 39 escalones (Alfred Hitchcock, 1935). Pero lo deudor que es el propio El loto azul de El expreso de Shanghai (Josef Von Stenberg, 1933), ha venido a demostrarlo Farr. Al igual que las concomitancias entre la señora de Clairmont y las rubias de Hitchcock. Lo que demuestra cuanto le gustaban la mujeres a Hergé y que, si no abundan en las aventuras de Tintin, es porque hubieran perjudicado la narración. 

            Más interés que el recuerdo de la primera viñeta donde aparece cada uno de los personajes, que inicia él capítulo a ellos dedicado, me ha merecido la demostración de lo herederos que Hernández y Fernández, son de el slapstick en general y Stan Laurel y Oliver Hardy en particular. Ni gemelos ni idénticos, una de sus principales diferencias se encuentra en su bigote. El de Hernández es más recto, el de Fernández se curva de distinta forma en los extremos.

            En cuanto a Serafín Latón, me ha llamado sobremanera el acierto con que, mediante este personaje, Farr define la cobardía de los parlanchines. No hace mucho pude comprobar en un compañero, que resultó ser un payaso con el que bebí durante algunos años, la veracidad de las afirmaciones del autor.

            El gran mérito de Michael Farr es adentrarse en la cinefilia de Hergé con una profundidad inédita. Considerando que las viñetas son al dibujante lo que los planos al cineasta, nada más lógico que esa cinefilia de Hergé, que incluye una caricatura de Mary Pickford en una de las ilustraciones de Tintín en América (1931). Nada más lógico salvo las similitudes que Rastapópulus guarda con el armador griego Aristóteles Onassis. Lastima que no haya ni una referencia al entrañable Oliveira de Figueira.

Publicado el 2 de agosto de 2010 a las 03:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD