sábado, 22 de septiembre de 2018 19:47 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Aborrezco a la gente organizada

Archivado en: Textos rápidos para indómitos, inadaptados y demás proscritos

Foto: Javier Memba

Las masas mirando.

Doce

            A mi juicio, la política es la actividad más despreciable que puede ejercer el ser humano. Los políticos ponen en marcha las guerras y luego ellos no van. Dicen obrar en favor de la comunidad, cuando es harto sabido que sólo les mueven las ansias de poder o de lucro. Nadie como ellos para negar la evidencia y, cuando se trata de cumplir lo que prometieron, su memoria es más corta que la de los peces.

            Ya enfilando la segunda década del tercer milenio, en las sociedades desarrolladas, cada vez son menos las personas que creen que la política tenga la más mínima capacidad para cambiar el mundo. Eso es una entelequia decimonónica o de los países en vías de desarrollo, como lo era aquella España que imaginaba, entre otros desatinos pretéritos, que las organizaciones estalinistas iban a traer la democracia.

            Recuerdo la Transición como mis dieciocho años. Me faltaban un par de  meses para tan dulce edad cuando volvieron a celebrarse elecciones generales. La presencia constante de la política en todos los órdenes de la vida española es lo único que nubla el hermoso recuerdo que guardo de mi adolescencia. Ahora sería inconcebible ese culto de entonces a unos profesionales del engaño como los que me ocupan. Pocos serán los que al día de hoy vean en un político a un paladín de nada que no sea otra cosa que su orgullo o su cuenta corriente.

            Fue entonces cuando yo empecé a aborrecer a los políticos, tanto a los líderes como a los simples militantes. Eran estos últimos quienes, enajenados por su cosmovisión, se permitían decirme que no bebiera cubalibres ni escuchara a Pink Floyd. Había que beber carajillos o licores populares y atender a los tostones de los cantautores concienciados, so pena de ser un reaccionario. Después, iluminados por el orgullo que les confería estar "organizados", intentaban explicarme que el mundo se dividía en explotadores y explotados. Su misión, por supuesto, era la redención de los pobres. Me di cuenta entonces de que topaban con la iglesia precisamente por eso, por su afán de pobres.

            Yo, que acaba de dejar a los curas en el pulpito con sus sermones para hacerme ateo, no estaba para esos aprendices de Mesías: maoístas que negaban la Revolución Cultural como los nazis el exterminio judío, comunistas que ignoraban el estalinismo como los franquistas los muertos por un disparo de la policía mientras corrían delante de los guardias en las manifestaciones. Por supuesto, ellos decían que no con la misma vehemencia visionaria que exigían compromiso. Que todos los políticos no son iguales, que había que tomar conciencia.

            Pero no cambiaron el curso de la Historia, no redimieron a los pobres, no consiguieron que yo dejara de escuchar a Pink Floyd y beber cubalibres. Ni siquiera me convencieron de aquello de los explotadores y los explotados. Para mí, como para Luis Cernuda, al que leí en aquellos años con mucho más sosiego, ni había ni hay más polarización en el mundo que la marcada entre la realidad y el deseo. Fue el curso del tiempo, cierta inercia, la que trajo los nuevos aires.

            Sabido es que actualmente, el desprecio a la clase política, en bloque, es público y notorio. Según las últimas encuestas, los políticos, en su conjunto, son uno de los principales problemas del país para los españoles, algo así como el paro. Ellos los saben y, al hilo de este dato, el otro día escuchaba a uno asegurar que ese desprecio que inspiran alcanza a toda la gente organizada. Por una vez estaba en lo cierto.

            Desde hace más de treinta años, cuando les escuchaba jactarse de estar "organizados" para la salvación de los oprimidos, mientras me contemplaban entre la conmiseración y el desdén porque no hacía lo mismo, aborrezco en lo más íntimo de mi ser a la gente organizada. Lógicamente, no me refiero a quienes tienen su casa en orden, su agenda al día y procuran poner su vida a salvo de los imprevistos. Yo aborrezco a la gente organizada que exige a los demás compromiso. A los miembros de las asociaciones de vecinos que dedican su tiempo libre a convocarnos a manifestaciones para pedir hospitales, a los sindicalistas de los piquetes informativos que apalean a quienes no secundan el paro y a los cooperantes cuya imprudente solidaridad acaba por llenar las arcas de la organización criminal que ha hecho correr más sangre en Madrid con un dinero procedente de los impuestos que, entre otros, pagan los madrileños.

Publicado el 27 de agosto de 2010 a las 09:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 1

1 | Gedeonín - 30/8/2010 - 17:24

Totalmente de acuerdo contigo, insolidario. Mejor la muerte que el rebaño. Qué poca cosa es quien necesita de los demás y qué grande su complejo de inferioridad.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD