lunes, 22 de octubre de 2018 19:54 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Un desvarío de Ermanno Olmi

Archivado en: Inéditos cine, "Cien clavos"

Foto: Javier Memba

Autorretrato en 1999 ante una pequeña parte de mi biblioteca.

            No sin cierta grima vengo a criticar en estas líneas Cien clavos, la cinta de 2007 de Ermanno Olmi que el pasado domingo tuve oportunidad de ver en la bienamada filmoteca. Los reparos surgen porque alzo mi pluma contra un cineasta que en verdad admiro en títulos como El empleo (1961), la más certera disección de las miserias laborales jamás filmada por un tomavistas; Durante l' estate (1971), entrañable retrato de un perdedor nato; o La leyenda del santo bebedor, brillante adaptación del original homónimo de Josep Roth, que es a su vez uno de los más precisos acercamientos a quienes beben hasta matarse que se hayan visto la pantalla.

            Pero el Olmi de Cien clavos está mucho más cerca del de El árbol de los zuecos (1978) que de aquel que yo estimo. Distinguida en varios festivales -los premios siempre son para los solidarios- respecto a El árbol... se dijo en su momento que era algo así como el Novecento (Bernardo Bertolucci, 1976) de la Democracia Cristiana. Partiendo de la base de que Novecento es la película de Bertolucci que menos aprecio -abomino de la exaltación del obrero tanto como de la del burgués y también me da grima ver a los niños vitoreando a Stalin- vengo a censurar a mi admirado Olmi no sólo por su mitificación de la gente sencilla, sino por hacerlo además frente a la criminalización de los libros.

            El asunto de Cien clavos gira en torno a un profesor de Filosofía encarnado por Raz Degan, una rata de biblioteca, que un día decide que no tiene más recuerdos que los del saber adquirido en las miles de páginas leídas y decide destruir un centenar de códices, incunables, primeras ediciones y demás joyas bibliófilas clavándolas al suelo de la biblioteca que las guarda con el centenar de puntas aludido. Acto seguido se va en busca de la sencillez de las gentes que ocupan ilegalmente una parcela en la ribera del Po, aquellos que Antonioni retrató en su esplendido documental de 1947.

            Pero el maestro de Ferrara emplazó su cámara desde una perspectiva antropológica, la que el tema requiere, en tanto que Olmi lo hace desde la del mito. No hay ningún libro que valga lo que beber un vino con un rústico, viene a decir en un momento dado. Me he emborrachado cientos de veces con patanes, gañanes y gentuza diversa. Por citar a lo leído en mis páginas de ayer, doy fe de que ni siquiera uno de aquellos melocotones me ha proporcionado ni sombra de la emoción y la sabiduría que leer a Villiers de L'Isle Adam cuando apunta en La Eva futura (1886): "El despertar no trae consigo el olvido del ensueño (...) Los vínculos de la belleza son fuertes y sombríos".

            A estas alturas de la Historia, venir con una pamplina del jaez del valor de la gente sencilla, que no lee, mira al cielo y dice que va a llover guiada por su saber vulgar, es como decir que los rubios tienen los cabellos de oro y pretender haber dado con una buena metáfora. A la postre, esa beatificación de las personas asilvestradas se remonta al Rousseau del buen salvaje. De idéntica manera que la destrucción de los libros por parte del profesor lo hace al Sócrates de "sólo sé que no sé nada". Al día de hoy, la gente asilvestrada, las aledas que no producen nada o sólo cosechas que es más barato importar de otros países -no los pueblos que son pequeñas ciudades, claro está-, no nos cuestan a los contribuyentes urbanos más que dinero. Pero no me detendré en este aspecto.

            Vengo a censurar al Olmi que se alinea con esos nefastos jóvenes que se jactan de no haber abierto un libro en su vida porque es más interesante estar con los amigos o el deporte embrutecedor. Pero también con las marujas que dicen que los libros ocupan mucho espacio y con aquellas otras que exigen que los regalen en el colegio mientras los bibliófilos nos preguntamos ¿por qué no son gratis todas las cosas, empezando por el trabajo del marido de la buena señora? O, mejor aún, ¿por qué no es gratis el trabajo de todos los que tienen a bien dejar los libros?

            Lo hace además en un momento en el que el libro, como ese objeto hermoso y entrañable junto al que nos gusta envejecer -el cura al cuidado de los códices ultrajados ha perdido la vista pero los sigue reconociendo al tacto- se ve amenazado por el E-book y el expolio del que está siendo objeto en Internet.

            Yo admiro a Ermanno Olmi porque veo en él a un cineasta cuya puesta en escena está dotada con un fulgor especial. No es otra cosa que cierto ascetismo, que desde su jansenismo también inspira al gran Robert Bresson. Al igual que el francés, a excepción de La leyenda del santo bebedor, Olmi nunca ha rodado con actores profesionales y no obstante su sobriedad y su impersonal color, incluso en esta desatinada Cien clavos su realización es sugerente. Por eso me duele alzar mi pluma contra él como me duele alzarla contra el Bertolucci maniqueo de Novecento. Pero hay que decir que lo de Attila (Donald Sutherland), el cruel camisa negra destripando al gatito de un cabezazo, es para tocar la campana en señal de amonestación. Los fascistas eran perversos porque en su máxima expresión -los nazis- compitieron con los comunistas en su máxima expresión -los estalinistas- en su amor a la carnicería. Aunque dedicar versos a Stalin les haya salido gratis a Rafael Alberti, Pablo Neruda o Miguel Hernández, el Zar rojo no le fue a la zaga a Hitler puesto a matar gente.

            Pero anunciar la perversión del fascismo en la secuencia del gatito en la peluquería es de una precariedad intelectual alarmante, algo así como lo de mi admirado Olmi al proponer a los ribereños del Po como redención de la sabiduría. A menudo, ante ese culto a los rústicos y a los asilvestrados, pienso -y bien me duele tener que citar a un santón de la cultura oficial- en ese Machado que escribe: "mala gente que camina y está apestando la Tierra".

            Vivían y me hablaban, tituló Henry Miller el primer capítulo de Los libros en mi vida (1969), esa evocación de sus lecturas a la que quisiera parecerse mi bitácora. El gran Truffaut recogió ese título en la frase que pronuncia uno de los bibliófilos de Fahrenheit 451 (1966) antes de disponerse a ser quemado junto a sus libros. A la espera de reconciliarme con Olmi, me quedo con ese gran Truffaut que decía que los libros, las películas y las mujeres son lo más grande que ha dado la Humanidad.

Publicado el 31 de agosto de 2010 a las 15:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 5

1 | Francisco J. González - 01/9/2010 - 19:46

A Miguel Hernández no le salió gratis el estalinismo. Murió en la cárcel por ello.

2 | El azote de la gente sencilla - 17/9/2010 - 11:16

Miguel Hernández murió en la cárcel por haber sido el comisario político de la brigada de El Campesino, tan sanguinaria como cualquier otra, aunque ahora parezca olvidarse. Es decir, Miguel Hernández tuvo un cargo claramente estalinista para la salvaguarda del estalinismo. ¿Te imaginas que alguien que le hubiera dedicado un poema a Hitler hubiese sido merecedor del año de homenajes del que está siendo objeto el bueno del pastor poeta?

3 | David - 28/10/2010 - 13:57

Tengo buenos recuerdos de "La leyenda del santo bebedor", la única película que recuerdo haber visto de este cineasta; aquí Rutger Hauer, un buen actor desaprovechado en series B y Z, se lucía en uno de sus mejores papeles.

4 | Javier Memba - 31/10/2010 - 03:52

Hola David, si tienes oportunidad no dejes de ver "El empleo", es una de las mejores películas sobre las miserias del trabajo.

5 | David - 31/10/2010 - 13:29

Gracias, así lo haré.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD