domingo, 21 de octubre de 2018 20:01 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Más afán de Tintín

Archivado en: Cuaderno de lecturas sobre "Tintín, el sueño y la realidad"

Foto: Javier Memba

Unos detalles de Tintín. Foto: Javier Memba

La comparación con el espléndido Tintín y el mundo de Hergé (1988), de Benoît Peeters, surge inevitable. Tal vez este de Farr sea un volumen más completo, si bien el de Peeters le sirve de referencia y, al igual que su predecesor -y todos los tintinófilos, sin duda-, Farr también reconoce que el encanto de El Valiente es esa suerte de infancia infinita que proporciona rendirle culto.

Acaso menos dogmático que Peeters, como siempre supuse, Farr sostiene que Hergé nunca coloreó la aventura soviética por considerarla un pecado de juventud. Asimismo, como vengo estimando desde aquella primera lectura infantil, la entrega africana es una obra mucho menos elaborada que el resto de los álbumes. Acusada tanto de racista como de poco ecológica por la afición cinegética de Tintín, nunca sería enmendada correctamente. Los negros de Stock de coque que debieron hacerlo, fueron acusados por la revista Joven África de hablar "en negro".

Sin embargo, una de las primeras pruebas de que Hergé no era racista es su decidida simpatía por los indios en Tintín en América (1931) -filia que le venía de sus días de boy-scout- de la que volverá a dejar constancia en El templo del sol (1946), cuando Tintín interviene a favor de Zorrino.

Por no hablar, claro está, del ya sabido alegato contra el imperialismo japonés en China de El loto azul (1934). Tanto fue así que en el momento de su publicación, el álbum provocó encendidas protestas en Japón y, con el correr del tiempo, le valió a Hergé una invitación de la esposa de Tchang Kai Shek para visitar la China nacionalista. Decididamente, el Loto..., junto a El cetro de Ottokar (1938), un alegato en contra de la Anschluss -anexión de Austria por parte de Alemania- son dos pruebas irrefutables de que Hergé no era fascista.

Siendo el de sus supuestas simpatías por los nazis uno de los capítulos más peliagudos de la biografía de Hergé, Farr lo aborda de un modo meridiano. Si bien es cierto que Hergé descubrió los primeros cómics gracias a Leon Degrelle, quien se los mandaba desde Estados Unidos cuando el periódico donde los dos trabajaban le envió allí de corresponsal, no es menos verdadero que Hergé se negó a ser el dibujante oficial del partido rexista -nazi belga- cuando Degrelle se lo ofreció. Anglófilo como buen scout y como un niño crecido durante la ocupación alemana de Bélgica en la Primera Guerra Mundial, para cuya liberación fue determinante la intervención británica, entre los primeros dibujos de Hergé destacaron las caricaturas de los invasores de su país. Según Farr, el gran error del dibujante -como el del rey Leopoldo III- fue quedarse en Bélgica durante esa segunda ocupación alemana y trabajar, publicar las aventuras de Tintín en Le soir. El tiempo que tras la liberación estuvo vetado en la prensa, Hergé se dedicó a colorear los primeros álbumes.

La estrella misteriosa (1941) fue la primera entrega dibujada directamente en color. Mucho antes, en El Cetro... El Maestro llamó Müsstler al malote en una clara alusión a Hitler y Mussolini y uno de sus grandes villanos, el doctor Müller, es alemán. El autor define a Hergé como un monárquico liberal que incluso fue amigo de Leopoldo III, con quien pescó en Suiza en una de las primeras vacaciones que el dibujante se tomó.

Foto: Javier Memba

Sostiene Farr que una de las claves del eterno encanto de Tintín consiste en que se trata de una fantasía fuertemente anclada en la realidad. De ahí que organice una buena parte de su trabajo en base a demostrar cómo las abundantes fotografías que integraban el archivo documental de Hergé inspiraron las distintas viñetas de las aventuras. A excepción de Al Capone, el único personaje que aparece con su nombre real en el episodio americano, todos los demás son un calco de alguien que existió, pero que figura en la serie con una variación de su nombre. Los juegos fonéticos -como el mismo seudónimo del Maestro viene a demostrar- son una constante en la serie, aunque casi siempre pertenecen a guiños del argot de Bruselas, con lo que se nos escapan a cuantos no lo conocemos.

El acertado descubrimiento que Farr hace de la cinefilia de Hergé me ha resultado mucho más interesante que la ya conocida anécdota del modelo de la casa del profesor Bergamote -apenas acabaron de dibujarla Hergé y Jacobs fue requisada por los alemanes para cuartel de la SS- o que la supresión de los negros de determinadas viñetas para las ediciones norteamericanas, anécdotas todas ellas ya contadas por Peeters y demás tintinófilos de pro. La isla negra (1937) guarda muchas analogías con Los 39 escalones (Alfred Hitchcock,1935). Hergé fue un gran admirador de Hitchcock y de Carol Reed, cuyo El tercer hombre (1949) tanto tiene que ver con El asunto Tornasol.

Como Hitchcock, Hergé gustaba de dibujarse en las viñetas de sus aventuras, de las que Farr da una buena relación. Quizá la más sorprendente sea aquella de la última página de El cetro... en la que Hergé, amén de a él mismo, dibuja a su hermano Paul -cuyo rostro inspiró el de Tintín- además de a Jacobs y a Germaine Kiekens, su primera mujer (pág.87). Tanta fue la cinefilia de Hergé que el coronel Sponsz -además de una variación de las facciones de su hermano Paul- es una caricatura de Eric Von Stroheim. La mismísima Rita Hayworth estuvo a punto de aparecer en la entrega de La Luna como destinataria del collar de perlas que el profesor Calys de La estrella misteriosa le habría comprado -tras vender los secretos de la nave al enemigo-. Desechada finalmente la idea de la maldad del profesor, la alusión a Rita se fue con él. Dentro de este mismo episodio, me ha llamado especialmente la atención el hielo y las estalactitas que Hergé dibuja. Según Farr, se deben a un científico que, equivocadamente, habló al Maestro de la posibilidad de agua en La Luna.

En cuanto a lo de Jacobs, parece ser que la colaboración -que no la amistad- se rompió cuando el autor de Blake y Mortimer pidió a Hergé firmar conjuntamente las aventuras de Tintín. Aunque, sorprendentemente, no se habla de Jacques Martin, sí se dice que la colaboración de Bob Moor comienza en Aterrizaje en el La luna. Es más, incluso se facilita la viñeta exacta (pág.143).

No obstante el descuido de la edición, la página 113 está sin terminar y la traductora ignora que en los Dupont en la traducción española son Hernández y Fernández; Arsenio Tornasol, Silvestre Tornasol; Serafín Bombilla, Serafín Latón; Sponsz, Esponja y Ups, Pst, hay que aplaudir esa comparación de las aventuras con La comedia humana en base a la utilización de los mismos personajes en distintos episodios. Tanto es así que Farr nos descubre que Walter Rizotto y Jean-Loup De La Batellerie ya entrevistan a Tintín al final de La isla negra.

Al igual que en Rayos y truenos -la otra delicia tintinófila de lectura reciente- aquí se apunta que el capitán Haddock es inglés, puesto que hubo en efecto un tal sir Richard Haddock que fue almirante de la royal navy y que Tornasol está inspirado en el profesor Piccard, un sabio suizo afincado en Bruselas con el que Hergé se cruzaba a diario. La incorporación de uno y otro a la serie, sostiene Farr con acierto, fue en detrimento de Milú, que perdió protagonismo a favor de los dos dueños de Moulinsart, propiedad que el marino compró con el tesoro de Rackham El rojo y la ayuda económica que el científico aportó después de patentar su submarino.

De todas las obsesiones del maestro plasmadas en sus páginas, la que más me ha llamado la atención es el canto a la fidelidad que inspira Tintín en el Tíbet (1958), aquí, como bien señala Farr, se alaba la lealtad de Tintín a Tchang; de Haddock a Tintín y del Yeti a Tchang. Todo ello por la mala conciencia que abrumaba a Hergé tras haber dejado de querer a su primera esposa.

Trabajador y perfeccionista, evocando a Flaubert, El Maestro no dudó en declarar que Tintín era él. Pero su entrega de un modo obsesivo a la creación de las aventuras le estaba costando la vida. En gran medida la puesta en marcha de los Estudios Hergé fue un alivio. Eso no impidió que Las joyas de la Castafiore -una comedia doméstica en la que Tintín vuelve a mostrar sus simpatías por los más débiles al socorrer a Miarka- fuera un primer final de la serie. De no haber sorprendido la muerte a Hergé cuando trabajaba en el Arte Alfa, Tintín hubiera podido acabar convertido en una estatua mediante un procedimiento ideado por los villanos de esta última entrega. No hay duda, este de Farr es uno de los textos fundamentales de la tintinofilia. El índice onomástico final, una excelente herramienta para su manejo.

Publicado el 21 de septiembre de 2010 a las 23:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD