sábado, 22 de septiembre de 2018 22:06 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Un ciclo de la Keystone

Archivado en: Inéditos cine, "Un ciclo de la Keystone".

Foto: Javier Memba

Mabel Normand, retratada con el teléfono, en mi ordenador.

            Restaurados recientemente por la Cineteca di Bologna en colaboración con el British Film Institute, una selección de cortometrajes que Chaplin rodó para la Keystone en 1914 -año fundamental en su carrera puesto que fue en el que creó su vagabundo-, ha sido uno de los últimos placeres que me ha proporcionado mi cinefilia. Ahora estoy con un ciclo de Doulgas Sirk, pero no adelantemos acontecimientos. Proyectada recientemente en la bien amada Filmoteca -alabado sea por siempre su nombre-, lo que me atrajo de la muestra de Chaplin fue que algunas de las cintas incluidas estuviesen dirigidas por Mack Sennett.

            La influencia que este canadiense ha ejercido en la historia del cine es enorme. Al menos tanta como la que tuvo en mis cartoons favoritos: los Looney Tunes. Los batacazos que reciben el gran Silvestre y el pato Lucas son herederos de los que sufrían los Keystonecops. No creo exagerar al apuntar que, como artífice del slapstick -el cine silente por antonomasia-, una buena parte de lo que esa pantalla temprana y gloriosa, en la que sobraban las palabras, haya podido aportar al cine en su conjunto -su lenguaje ni más ni menos- fue obra de Sennett.

            Independientemente de esa delicia que es siempre volver a él con pianista -Mariano Marín en este caso-, el ciclo me ha hecho reconciliarme con Chaplin. Yo abomino del Chaplin deliberadamente poético -léase sensiblero- que pone se pone cursi ante la consabida belleza de una flor -Luces de ciudad (1931)-, recurre a algo tan manido como los huerfanitos -El chico (1921)- y los vagabundos -mucho más próximos a las miserias con que nos los presenta Jean Genet-, para llegar a ser un auténtico reaccionario frente al progreso en Tiempos modernos (1936).

            Pero aplaudo, con un entusiasmo idéntico a las carcajadas que me provoca, al Chaplin que da patadas en el pecho a quienes le quieren quitar a la chica; al que recibe los golpes, como si fuera un tentempié, y se presenta tan pedante como al robar constantemente el plano en Carreras sofocantes (Henry Lehrman, 1914); o tan miserable como es menester serlo para sobrevivir en el arroyo. Es decir, yo aplaudo al Chaplin del slapstick, género que junto al western fue el primero que me cautivó con aquellas inolvidables Comedy capers que se emitían, allá por el año 66 o 67, en la televisión. Sí señor, yo admiro en Chaplin al poeta del trallazo, que fui a llamar a los grandes del slapstick en mi Historia del cine universal[1].

            Y aquel Chaplin tuvo su primera chica en Mabel Normand, que a su vez fue la primera persona que recibió una tarta en la cara, la imagen por antonomasia del slapstick. Aunque sería más preciso decir que ese Charlot aún incipiente fue el chico de Mabel, ya que ella era la estrella y Chaplin el acólito. De hecho, la pieza sobre la que vengo a llamar aquí la atención, Charlot en la vida conyugal, aunque dirigida por el propio Chaplin, se titula originalmente Mabel's Married Live.

            Estamos hablando de los días en que los cineastas emplazaban su cámara en medio de una calle y no les importaba incluir en la acción fotografiada a los paisanos que les observaban al trabajar. Verbigracia, la gente que mira a cámara -con la fascinación que causaban los primeros tomavistas- en los exteriores de Charlot domina el piano. La inviolabilidad del espacio fílmico, el raccord y no pocos, del resto de los asuntos que habrían de dar coherencia al relato cinematográfico, aún estaban por llegar. Pero ya entonces, la expresividad de la efímera Mabel Normand -murió con treinta y cinco años- se hacía notar. Así, en El mazo de Charlot, una de las cintas dirigidas por Sennett, le basta alzar los ojos -¡y en un plano de conjunto!- para darnos a entender lo harta que está de las carantoñas de Fatty Arbuckle, a quien ese Chaplin que yo estimo derriba a mazazos.

            Desde que tuve noticia de la hilaridad que despertó entre sus compañeros de rodaje cuando un león comenzó a seguirla por el estudio sin que ella lo supiera, lo que fue a simbolizar la fatalidad de la comicidad del slapstick, he escrito mucho sobre Mabel Normand. La dediqué un capitulo en mi Historia del cine... y busco con avidez sus cortometrajes en Youtube, donde es difícil encontrarlos completos. La suya, como la de tantas otras musas de la pantalla silente, es una belleza pretérita: demasiado gruesa para nuestros días. La de la sublime Lilliam Gish -y en menor medida la de Gloira Swason- es la única hermosura de aquel cine temprano que también lo sería en nuestros días. Pero la expresividad de los gestos de Mabel, que nunca fue la clásica ingenua -también daba patadas cuando le buscaban las cosquillas-, es universal y atemporal. Es decir, sintetiza la grandeza misma del cine mudo, al que no le hacían falta palabras para su comprensión. Vuelvo a remitirme a un ejemplo. Hay un plano en Charlot en la vida conyugal en que Mabel está cansada de esperarle en el hogar y nos lo da a entender imitando sus célebres andares.

            Siendo el caso que la simple imagen de Chaplin sintetiza esa poesía fácil, esa sensiblería que denigro, su vagabundo ha sido imitado hasta la saciedad por cuantos apelan al sentimentalismo para conmovernos. Conmigo desde luego no lo consiguen. Mabel Normand sí. Decididamente, sí.

 


[1] T & B Editores (Madrid, 2008).

Publicado el 1 de enero de 2011 a las 18:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD