lunes, 24 de septiembre de 2018 10:50 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

La primera chica Rohmer

Archivado en: Inéditos cine, Michèle Girardon

Foto: Javier Memba

            Magic and Loss titula Lou Reed una canción que he vuelto a escuchar en estos últimos días. Y cierta magia y cierta perdición se asocian en la idea que tengo de Michèle Girardon, la primera chica Rohmer.

            Bella y maldita, ya estaba en el reparto de la primera película que vi -¡Hatari! (Howard Hawks, 1962)- e incluso me sentí atraído por la Brandy de la Court a la que incorporaba en aquella delicia en la que John Wayne (Sean Mercer) cazaba rinocerontes a lazo y Elsa Martinelli (Anna Maria d'Alessandro) enamoraba a los elefantes al ritmo de Baby Elephant Walk, del gran Henry Mancini. Pero habrían de pasar más de veinte otoños y alguna que otra proyección de la cinta siendo aún un niño, hasta que en verdad reparara en Michèle en mi primer visionado de ¡Hatari! ya cinéfilo.

            Como todas las actrices de estrella efímera a las que vengo evocando en mi bitácora -Carole André, Mimsy Farmer, Catherine Spaak-, el primer encanto de Michèle radicaba en la veracidad de su belleza. Tanto era así que desde algunos ángulos, incluso podía parecer algo desgarbada. Nada que ver con ese atractivo de la estrellas de Hollywood tan incontestable como imposible. Si alguien ha conocido en la vida real a una mujer que se parezca a Lana Turner, Dorothy Malone o la mismísima Marilyn, que dé fe de ello aquí abajo.

            Sin embargo, yo cursé el cuarto de bachillerato sentado al mismo pupitre que una chica clavadita a Michèle. De hecho, al volver a ver ¡Hatari! ya cinéfilo, me la recordó tan poderosamente como Judy Barton le recordaba a Madeleine Elster (ambas Kim Novak) a Scottie (James Stewart) en De entre los muertos (Alfred Hitchcock, 1958).

            Quiso la casualidad que unas semanas después revisara por primera vez La muerte en este jardín (1956), de Buñuel -vista solo en una ocasión durante un cineclub que organizaba a comienzos de los años 80-, y que la cara de María Castin, una de las protagonistas de don Luis, me sonara. En efecto, era Michèle, quien ya empezaba a ser algo más que esa actriz que tenía un aire con aquella compañera de mi adolescencia.

            Me chocó sobremanera que una intérprete de Buñuel pudiera haberlo sido también de Hawks. La conexión entre ambos cineastas es tan inexistente como la famosa relación entre la velocidad y el tocino. Había una explicación: La que acaba de ser la primera chica Rohmer, llegó a aquel reparto tras una peripecia en el casting previo que se inició con el interés de Hawks por las primeras cintas de la Nouvelle Vague, acaso en correspondencia a los elogios que los nuevos realizadores franceses le habían dedicado en sus críticas en Cahiers du Cinemá. Hay constancia de que el maestro estadounidense vio las películas producidas por la AJYM, de ahí que Gérard Blain, el Serge de El bello Sergio y el Charles de Los primos (ambas de Claude Chabrol y del 58 y 59 respectivamente) sea el Chips Maurey de ¡Hatari! En cuanto a lo de Michèle, es muy probable que Hawks la descubriera en Le signe du lion (1962). El primer largometraje de Rohmer, también producido por la AJYM, bien pudo contar entre ese paquete de cintas de la Nouvelle Vague por el que el que se interesó el autor de Río Bravo (1959), de la tetralogía de los ríos si añadimos Río Rojo (1948), Río Lobo (1970) y nos referimos a The Big Sky (1952) como ese Río de sangre que fue su título español.

            Pero no divaguemos. Apenas descubrió el estadounidense a Michèle quedó prendado de ella, lo que no había conseguido ni Ingrid Thulin, una de las musas frecuentes de Bergman. "Suscitó en Hawks un interés personal, circunstancia que de primeras le facilitó el papel, pero que luego provocó ciertos problemas", escribe Juan Tejero[1]. Esos problemas sentimentales acabarían por ser la perdición de la primera chica de Rohmer. "Howard Hawks amaba a Michèle Girardon", aseguraba Gérard Blain. "Pero ella rechazaba todas sus atenciones". Parece ser que la actriz había iniciado un romance con Russell Harlan, el director de fotografía. En cualquier caso, igual que no haber correspondido al sentimiento que inspiraba en el maestro del western y la screwball hizo que su papel en ¡Hatari! se viera sensiblemente reducido, otro amor no desdichado habría de mermar la existencia misma de la actriz. Pero no adelantemos acontecimientos.

            Sin tener noticia aún del camino que llevó a dos actores de la Nouvelle Vague al set de Hawks, volví a descubrir a Michèle en el segundo visionado de Le signe du lion, en el primero de La boulangère de Monceau (Eric Rohmer, 1963) y en Soraya, reina del desierto (1964), una aventura de Antonio Margheriti a cuya proyección asistí con placer siendo ya también amante del cine italiano de géneros. Entonces sí, ya me puse a indagar sobre esa actriz de cotidiano magnetismo.

            Pese a haber sido una de las primeras musas de la Nouvelle Vague, las nóminas de aquella pantalla suelen olvidarla. Yo mismo caí en esa injusticia en el libro que dediqué a aquel cine. Olvido que estas líneas vienen a enmendar.

            Nacida en Lyon en 1938, la joven Michèle se formó en el conservatorio de París y se dio a conocer como actriz en la escena y la televisión francesas. En una de aquellas emisiones debió de reparar en ella Buñuel, el primer cineasta con el que colaboró. Tras la Graziella de Vive les vacances (Jean-Marc Thibault, 1958), llegó la secretaria de Los amantes (1958), de Louis Malle. Muy probablemente fue Buñuel quien habló a su amigo Louis Malle de Michèle.

            Los 60 fueron una edad dorada para el cine europeo y la primera chica de Rohmer -quien ya participó en el primero de los Seis cuentos morales con su creación de Sylvie en La boulangère de Monceau- engrosó en ellos su filmografía al ritmo de uno o dos títulos por año. Así llegaron colaboraciones con el ideólogo del cine de autor, Alexandre Astruc -Tres menos dos (1961)-; Pierre Kast -Las vacances portugaises (1963)-, miembro fundamental y sin embargo olvidado de la Nouvelle Vague; André Cayatte -La vida conyugal (1963)-; e incluso Robert Siodmak -Cumbres de violencia (1964)-.

            Sí señor, bien en filmes franceses, italianos o alemanes; bien en esas coproducciones europeas que en aquellos años también conocieron su edad de oro, la filmografía de Michèle Girardon discurría con un brillo tan discreto, pero también tan constante, como su atractivo. Todo iba bien hasta que en 1971 sobrevino el derrumbamiento. Desde que en 1958 coincidiera con José Luis de Villalonga -dieciocho otoños mayor que ella- en el rodaje de Los amantes, más o menos intermitentemente y con todas las turbulencias de los amores imposibles, venía amándole a la espera del matrimonio o alguna suerte de unión más consistente que la que mantuvieron.

            Cuando, en 1974, Villalonga se casó con Syliane Stella Morell, Michèle, ya muy deteriorada psíquicamente, se vino abajo del todo. Asesina de sí misma, el veinticinco de marzo de 1975 decidió poner fin a sus días con una sobredosis de somníferos. Los médicos del hospital de Lyon en el que fue ingresada de urgencias, no llegaron a tiempo para salvarla. Suicida por amor, como Julieta, Michèle Girardon fue una de las actrices más románticas de todos los tiempos.

 


[1] Duke la leyenda de un gigante pág. 291. T & B Editores (Madrid, 2001).

Publicado el 25 de enero de 2011 a las 14:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD