sábado, 17 de noviembre de 2018 17:39 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Una fábula sobre el estalinismo

Archivado en: Cuaderno de lectruras, sobre "Rebelión en la granja"

Foto: Javier Memba

            Recuerdo que hace unos años, un escritor tan celebrado entonces como olvidado hoy -omito su nombre deliberadamente para no refrescar la memoria a nadie-, puesto a rebatirme un artículo sobre El asesinato de Trotsky (sic), la película del 72 de Jospeh Losey, apuntó que Trotski, de haberse visto en el lugar de Stalin, hubiese actuado lo mismo. Aquella afirmación fue una de las pocas que comparto con aquel enemigo al que La Parca ha llevado al ostracismo tras el infausto renombre que le procuró la vida.

            Trotski, el creador del ejército rojo, fue quien se encargó personalmente de reprimir la macknovstchina, el efímero movimiento capitaneado por Néstor Mackno que hizo que el anarquismo, brevemente, dejara de ser utópico en la Ucrania de la revolución soviética. Así pues, esa supuesta fraternidad entre trotskistas y anarquistas, surgida en la Barcelona de 1937[1], durante la brutal represión contra unos y otros llevada a cabo por el PCE[2] fue meramente coyuntural. El propio Trotski definió el anarquismo como "la quinta rueda de la revolución y, a quién le hace falta una quita rueda".

            Escrito lo que precede, es poco más que retórica apuntar lo que sigue: Si no fuera porque durante la Guerra Civil George Orwell combatió en una brigada trotskista, del POUM, tras la lectura de Rebelión en la granja cabría decir que en dichas páginas eleva su crítica a todo el comunismo, no sólo al estalinismo. Esa es la primera impresión que me ha inspirado el texto.

            Ya hacía tiempo que tenía ganas de leer esta gran fábula sobre uno de los asuntos determinantes del siglo XX y no ha sido hasta hace unos días cuando he tenido oportunidad de hacerlo. Descubrí a Orwell en el ya lejano año 84 en la lectura -como no podía ser de otra manera- de 1984, fechado en 1948, el año del que su título era un anagrama a medias, en sus dos últimas cifras. Incluso había dado cuenta de Homenaje a Cataluña (1938) -texto que tuve en mis manos en una edición de la Transición sin decidirme a comprarlo- en los fragmentos incluidos en mi queridísima Historia de la Literatura Universal de Martín de Riquer y José María Valverde.

            Tras aquellos primeros contactos, calculaba que la denuncia del estalinismo sería una cosa circunstancial, como la fraternidad entre anarquistas y trotskistas en aquel mayo barcelonés del 37, al que el escritor asistió mientras vivía los días que darían lugar a Homenaje a Cataluña. Ahora, tras la lectura de Rebelión en la granja (1945), comprendo que dicha denuncia fue el único argumento de su obra. Esa obsesión en torno a la cual gira toda la creación del verdadero autor, en Orwell fue la de dar cuenta de las atrocidades de quienes, desde el otro lado del espectro político, contrapuntearon en crueldad y crímenes a los nazis en la historia más triste del siglo XX. El resto de la obra de este inglés de vida tan breve como Rebelión en la granja -murió con 47 años-, no cuenta en opinión de Valverde y la crítica más sesuda.

            Esta fábula -lo es tanto como las de Esopo, La Fontaine, Iriarte o Samaniego puesto que los animales reproducen con exactitud comportamientos humanos- sintetiza de forma meridiana los primeros años de la revolución soviética. Es más, incluso llega remontarse a la concepción misma del marxismo en la figura del Viejo Mayor, "el cerdo premiado" que alumbra el "animalismo".

            Aunque Mayor no vive para ver la praxis de su teoría, sí entona por primera vez Bestias de Inglaterra, trasunto de La internacional. En efecto, es en Gran Bretaña donde se desarrolla la acción. Mas la Granja Manor es un trasunto de la Rusia soviética. La revolución en la que los animales -los oprimidos- se sublevan contra los hombres -los opresores- se produce durante una borrachera en la que a Jones, el granjero humano, se le olvida dar de comer a las bestias. Dos cerdos, Napoleón (Stalin) y Snowball (Trotski) la lideran. La toma del Palacio de Invierno es la batalla del Establo de las Vacas y las maquinaciones de los estalinistas -los cerdos- en su beneficio comienzan cuando escamotean la primera leche ordeñada bajo el orden revolucionario.

            Las discusiones entre Snowball y Napoleón surgen cuando hay que llegar a los primeros acuerdos para la siembra. La guerra civil es ese intento por parte de Jones, ayudado por otros granjeros -el ejército blanco-, de retomar su granja. Aquél, que también aquí ha organizado la defensa de la Granja Animal en base a un libro sobre las campañas de César de Jones que ha leído, se enemistará con Napoleón a raíz de la construcción de un molino de viento. Se lleva a cabo una votación, Snowball la pierde y Napoleón echa sobre él a sus esbirros, unos fieros perros de presa que a su vez aluden a los  de los más aguerridos sicarios de la checa.

            Tras huir a la carrera, Snowball no tarda en ser quemado en efigie. Se construye el molino que el Trotski animal quería. Y las primeras purgas, donde se condena a muchos de los héroes de la Batalla del Establo de las Vacas sobrevienen. Esta última cuestión, lo de negar lo que había sido un dogma de fe hasta antes de la condena, además de una constante del estalinismo, es un recurso en los asuntos de Orwell que me ha recordado a ese fragmento de 1984 en que O'Brien pregunta a Winston mientras le tortura cuántos dedos le muestra. Cuando su víctima le responde correctamente, el torturador niega la cantidad -y con ello la evidencia- afirmando que es otra para proseguir con el suplicio.

            El stajanovismo de Boxer, el caballo que se aplica en la construcción del Molino y demás trabajos pesados sin hacer preguntas, siempre presto a olvidar los mandamientos del animalismo tal y como ordena Napoleón. El coro de las ovejas -la grey por antonomasia-, cuya murga se apresta a silenciar las voces de la disidencia exactamente igual que hacen hoy las trovas castristas y demás asociaciones musicales en la Cuba de nuestros días, que se ponen a cantar para silenciar los gritos de los disidentes cuando se manifiestan en la calle.... Todo es, en fin, un trasunto del estalinismo y sus prácticas.

            Ya asentado en el poder, Napoleón, que contravino el primero de los mandamientos al mandar matar al primer animal, contraviene el último al caminar sobre dos patas -a imitación de los hombres- y asociarse con ellos. Unas bestias son más iguales que otras, sostiene ahora al volver sobre ese principio de igualdad entre los animales que inspiró el origen de su movimiento. Si señor, el pacto de Napoleón con sus antiguos enemigos simboliza el de  Stalin con algunos países capitalistas y aquel efímero pacto de no agresión germano-soviético, que firmó con Hitler en 1939 y que hoy todo el mundo parece haber olvidado.

            De ahí que más que la fábula en sí me haya sorprendido el prefacio del propio Orwell a la primera edición, la de 1945. Bajo el título de La libertad de prensa da noticia de la prohibición de la que fue objeto el texto en Inglaterra de 1943, en base a la alianza británica con la Unión Soviética en la lucha contra el nazismo. Concebido en 1937, a buen seguro tras ser testigo de la brutal represión puesta en marcha por el PCE contra anarquistas y trotskistas en el mayo barcelonés, cuando finalmente estuvo redactado, la guerra en la que rusos y británicos aunaban esfuerzos -en cuyos primeros años Inglaterra luchó por su propia supervivencia, apunta brillantemente Orwell- aconsejó su prohibición. No vio la luz hasta el cese de las hostilidades. Para entonces, Orwell ya había dejado el POUM y, sencillamente, era anticomunista. Incluso en esa negativa, que sufrió el texto en la democrática Inglaterra, he ido a ver ciertas concomitancias con la complicidad de la izquierda -toda la izquierda en mayor o menor media- con el estalinismo. Ese estalinismo que han exaltado tantos poetas tan celebrados hace unos días.

           Si condenamos a los fascistas sin juzgarlos, acabaremos por matar a quienes no son fascistas, sostiene Orwell en ese lúcido prólogo, recordando toda la brutalidad de los estalinistas españoles -al dictado de sus amos soviéticos- en la Barcelona del 37.

           

 


[1] Los sucesos de mayo de 1937, Javier Memba Unidad Editorial (Madrid, 2005).

[2] Del estalinismo meridiano del PCE viene a dar prueba, de forma irrefutable, el hecho de cuando a Stalin le hace falta un asesino para matar a Trotski lo busca entre las filas de los comunistas españoles: Ramón Mercader.

Publicado el 23 de febrero de 2011 a las 02:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD