jueves, 20 de septiembre de 2018 15:33 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

"Ella", La que debe ser obedecida

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "Ella" y "Ayesha" de H. Rider Haggard

Foto: Javier Memba

Dos de los textos en cuestión.

                   Cuando yo tenía ocho o nueve abriles, la literatura infantil y juvenil estaba firmada por autores como Julio Verne y sus viajes extraordinarios, el alemán Karl May y sus aventuras del indio Winetou o la inglesa Enid Blyton y sus misterios de Los cinco y Los siete secretos. Dadas a la estampa por casas tan entrañables como Bruguera, Editorial Molino o Juventud, eran "lecturas edificantes", que las llamaban mis mayores. La crítica literaria, sobre todo la actual, las califica de forma muy diferente. Adquiridas a menudo en aquellas queridísimas librerías-papelerías de mi infancia, fueron el regalo ideal de la Primera Comunión, de la visita que llegaba a casa o de ese Día del Libro que acabamos de celebrar. Todas las primaveras, a mí me caían dos o tres. Pero entre aquellas "lecturas edificantes" nunca llegó, Ella (1887) de H. Rider Haggar.

                   De ese oscuro funcionario colonial que fuera en vida sir Henry Rider Haggard sólo circulaba -o así lo creo- Las minas del rey Salomón (1885). De Ella, "la que debe ser obedecida" tuve noticia en una de aquellas tardes en el cine España, de mi sempiterno Campamento, en que La diosa de fuego (Robert Day, 1965), la adaptación de la Hammer del relato en cuestión, era el plato fuerte del programa doble. La historia me dejó tan fascinado como la inmortal belleza de Ella a cuantos la miraban "Éramos como fumadores de opio desahuciados, que comprendíamos en los momentos lúcidos lo mortal de nuestro empeño, más no queríamos dejar de gozar de sus terribles delicias", apunta Rider Haggard en la páginas 195 de mi edición[1] . Pasaron casi cuatro décadas, que me cambiaron la infancia por esa vida adulta -no apuntaré madurez- con la que no me acabo de hacer. Comprendí que Rider Haggard escribía tan fantásticas aventuras para huir de su monótona existencia. Pero mi recuerdo de aquella cinta -que no tuve oportunidad de volver a ver, al igual que no me fue dada la primera versión- permanecía incólume.

                   Ya en el fin de siglo, hará ahora once o doce años, en un Día del Libro como el que acabamos de pasar, curioseando en uno de esos tenderetes que ofertan restos de ediciones, di no sólo con Ella, sino con toda la tetralogía de la que forma parte: Ayesha (1905), Ella y Allan (1921) e Hija de la sabiduría (1923). La vida es maravillosa porque tiene cosas así. En un viaje a Lisboa en 2008 pude hacerme con el filme de Day con la misma satisfacción que unos meses antes adquirí la primera versión, dirigida por Lansing C. Holden e Irving Pichel en 1935. Su productor fue un Merian C. Cooper en el que aún resonaban los aplausos obtenidos en King Kong, que codirigió junto a Ernest B. Schoedsack en 1933. Pero es de los dos primeros tomos de la tetralogía Rider Haggard de lo que vengo a hablar en este post...

 

I

                   Dos son las cajas chinas que guarda este subyugante relato en la "introducción" que nos presenta su editor apócrifo. Dicho prólogo en sí sería la primera. En él se nos da noticia de la existencia de una singular pareja, que el responsable de la publicación del texto conoció tiempo atrás durante una estancia en el campus de Cambridge. Se trataba de la formada por dos hombres: uno -Horace Holly- era un profesor que llamaba la atención por su fealdad; el otro, mucho más joven -Vincey-, por su apostura. Sería aquél quien, al cabo de los años, habría de remitir al editor el manuscrito, que nos disponemos a leer, con una carta donde se refiere la relación que le uniera a su "pupilo Leo Vincey".

                   Dicha misiva, bien podría ser la segunda caja china o muñeca rusa. En sus líneas se nos habla de la amistad que uniera al padre de Vincey con Holly. Tan estrecho fue el lazo que hubo entre los dos hombres que aquél, ya en trance de muerte -tras contar a Holly que pertenece a una de las familias más antiguas de la tierra, oriunda de la Grecia clásica-, le encomienda la tutela de su hijo. Cuando el profesor acepta, su amigo le da un misterioso cofre con la orden de que no sea abierto hasta que el pequeño cumpla veinticinco años.

                   Pasado el tiempo, alcanzada por Vincey la mitad de la veintena, cuando el misterioso cofre es abierto, la carta de su padre -que se encuentra en él- nos habla de la leyenda inscrita en el vaso de Amenartas. Junto a otros documentos nos transporta hasta una hermosa mujer blanca que vive en un recóndito y misterioso lugar de la costa de Madagascar. Al parecer, guarda una estrecha relación con la familia Vincey. En busca de ella fue el Vincey padre y en busca de ella partirá el Vincey hijo.

                   Como no podía ser de otra manera, Holly y su criado, un tal Job, le acompañan en su viaje África. Junto al árabe Mahomet, son los únicos supervivientes al naufragio del barco que les lleva por las costas de Zanzíbar. Perdidos en una región pantanosa son recogidos por unos extraños nativos que les esperaban. La tropa está capitaneada por un afable viejo -Billali- a quien Holly -quien subjetiviza en todo momento la narración-, observando la costumbre de su gente, comienza a llamar "padre".

                   Telegrafiándonos, sin duda, la singularidad del lugar que se nos anuncia, las mujeres que acompañan a los nativos se permiten elegir a cuantos hombres les gustan en el más puro amor libre: el bello Vincey será el elegido por Ustane. Comienza así una peregrinación hacia una extraña ciudad excavada en las rocas -Kôr-, a la que sólo se accede tras adentrarse en la peligrosa región de los pantanos.

                   Durante el viaje, en ausencia de nuestros amigos, estarán a punto de ser comidos en un festín celebrado. Cuando Billali, de regreso, les detiene y les anuncia que la venganza de "Hiya" será implacable, los frustrados antropófagos sostienen que sólo querían comerse al árabe, ya que la reina sólo dijo que se tratara correctamente a los blancos.

                   Una vez en la corte de Ella, Ayesha, "la que debe ser obedecida", la enigmática y déspota soberana, ordena la muerte, entre los más crueles suplicios, de quienes intentaron comerse a sus huéspedes. No hay clemencia para los condenados. Ni siquiera se digna a escuchar sus argumentos. Hecha su justicia, confiesa que tiene más de 2.000 años.

                   Ella fue la que amó al griego Kalíkrates, un antepasado de Vincey, a quien asesinó al no ser correspondida por el heleno, casado con la egipcia Amenarta. Y penó por ello durante los más de 20 siglos transcurridos desde entonces. Habida cuenta del asombroso parecido de Vincey con su ancestro, ve en él su reencarnación y acaba por ello con Ustane mediante sus prodigiosos poderes. Vincey condena en un primer momento el nuevo crimen. Pero la belleza de Ayesha -quien ha de cubrirse permanentemente puesto que todos los hombres que la contemplan enloquecen ante tanta hermosura- le hace olvidar pronto, cayendo así en los brazos de la enigmática soberana.

                   Será Ayesha quien, ante el impresionante osario formado por los restos de los primeros habitantes de Kôr, les cuente el final de los primitivos vecinos de su ciudad, víctimas al parecer de una epidemia. Llegado el momento de unirse a Vincey, Ella lleva a nuestros amigos al Recinto de la Vida. Es éste un desolado paraje. Se extiende detrás de un insondable precipicio -recuerda poderosamente el que guarda la morada del templario de Indiana Jones y la última cruzada (Steven Spielberg, 1989)-, donde sólo se puede acceder en el instante preciso que el camino es iluminado por un rayo de luz. Seguro que Heck Allen, autor de la novela en la que está basado El oro de Mackenna (J. Lee Thompson, 1969), o Carl Foreman, el guionista de este western que vi en el cine Astoria del Paseo de Extremadura hace cuarenta y un años y aún recuerdo con placer, leyeron a Rider Haggard. Desde luego, el procedimiento que indica la fisura entre las rocas que lleva al desfiladero del oro en la película así lo da a entender.

                   Pero volvamos con "La que debe ser obedecida". Una vez en el inquietante ámbito del Recinto de la Vida, Ella atraviesa un fuego, descubierto por el sabio ermitaño que allí habitó. Es la llama donde arde la existencia eterna. Cuando intenta volverlo hacer, esta vez acompañada por Leo, comienza a envejecer repentinamente hasta quedar consumida por completo. Antes de ello le pide a Vincey que no la olvide, que comparezca su vergüenza y le jura que volverá bella.

                   Al igual que aquella tarde, de hace cuarenta y cinco años, en que tuve oportunidad de ver Ella, la cinta de la Hammer, esta historia me parece una de las más hermosas de todas las que he llegado a conocer.

 

II

Ayesha

                   A grandes rasgos, todos los mecanismos de los que Rider Haggard se vale para estructurar esta secuela de Ella vienen a ser los mismos que los utilizados en el original.

                   Veinte años después de la publicación de la primera aventura, el supuesto editor recibe un manuscrito en el que Holly le refiere la nueva búsqueda de Ayesha. En este caso, el exotismo del escenario, pasa de África a Asia. Así, tal y como Leo imaginara en sus sueños, Ayesha se encuentra en un recóndito rincón próximo al Tíbet, reina ahora en una antigua colonia fundada por Alejandro Magno. Antes de llegar hasta ella, nuestros héroes habrán de enfrentarse a los rigores de las altas cumbres que rodean el lugar. Sabrán también de la sabiduría de los lamas. Será precisamente uno de ellos quien, a través de uno de los recuerdos de una encarnación anterior, dé a Leo y a Holly la primera referencia del paso de la mujer por allí. Ayesha era entonces una sacerdotisa que acompañaba al ejército de Alejandro. Cierto día, se desnudó para que el lama rindiera "tributo" a su belleza y el religioso se dejó llevar por la sugerencia para su arrepentimiento eterno. Curiosamente, ese breve fragmento, es el que más me ha impresionado de toda la narración.

                   En esta ocasión, el reino mítico -oculto tras un glaciar- es Kaloon. Holly y Leo llegan a él desfallecidos tras las penalidades sufridas en el hielo. La Khania -reina-, Atene, y su fiel sacerdote, que estaban al corriente de la llegada de nuestros amigos, se hacen cargo de los maltrechos viajeros en la corte. Bella como Ella, Atene no tarda en enamorarse de Leo. Este, aunque también se siente atraído por la reina, la rechaza argumentando que su corazón ya pertenece a Hesea -nombre que aquí recibe Ayesha-. Atene le confiesa entonces que ya fueron amantes en una existencia anterior. En efecto, dentro de esas vidas anteriores que los tres tuvieron en el Egipto faraónico, Atene fue la Amenartas que disputara con Ella el amor de Kalíkatres, el sacerdote griego que fuera entonces Leo. No obstante lo cual, nuestros héroes prefieren partir en busca de una autoridad superior del lugar, una sacerdotisa en la que, no carentes de acierto, adivinan a Hesea.

                   Para huir de su dorado cautiverio, pues eso acaba siendo para los dos ingleses su estancia en el palacio, se valen de los caballos que le facilita el Khan, celoso del sentimiento que Leo inspira a la Khania. Pero, lo que en un principio aparentan ser facilidades para la marcha, no son sino una argucia para convertir a los forasteros en la pieza a cobrar en una de las cacerías que el desalmado y enloquecido monarca organiza para satisfacer a su jauría. Todo ello pese a que Hesea ha dado la orden de que no se haga ningún mal a los extranjeros.

                   Ya en la corte de Hesea, ésta no descubre su verdadera identidad hasta que Leo no asegura que la seguiría queriendo a Ayesha aunque esta fuera la terrible anciana que imaginamos tras todas esas túnicas y velos con que se nos presenta en las primeras páginas. Muy por el contrario, merced a uno de sus prodigios, Ella sigue siendo bella. Una vez casada con Leo, su unión no es todo lo feliz que se imaginaba: Ayesha le dice que espere para consumarla.

                   Por su parte, Atene, que no está dispuesta a renunciar a Leo, declara la guerra a Hesea. A resultas de ella morirán Atene y Leo. Ayesha se une a su amado en la eternidad merced a uno de sus prodigios.

 


[1] Ella H Rider Haggard. Edicomunicación (Barcelona, 1996).

Publicado el 28 de abril de 2011 a las 13:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 8

1 | ariel (Web) - 11/6/2012 - 00:31

quisiera saber los titulos que contienen la historia de ayesha, me es dificil encontrarlos, gracias

2 | Javier Memba - 12/6/2012 - 11:44

"Ella"
"Ayesha, el retorno de Ella"
"Ella y Allan"
"Hija de la sabiduría".
Un saludo.

3 | Juan Carlos - 11/11/2012 - 11:20

¿Alguien recuerda que se realizara alguna serie para televisión a principios de los 80 sobre la historia? Me suena vagamente.

4 | Javier Memba - 11/11/2012 - 11:40

Yo no tengo ninguna noticia.

5 | william atiles - 12/12/2012 - 20:55

Me interesa conseguir la colección completa de ella y los otros libros. Con quien me contacto, por correo,etc. Cuanto vales en dinero americano. Me pueden contactar por este e-mail, he vista dos películas hace muchos anos aaa, pero me agradaria leer los libros. Gracias anticipadas...w.atiles

6 | Javier Memba - 13/12/2012 - 19:52

En inglés no creo que sea muy difícil encontrarlos. En español, ahora mismo no sé de ninguna edición. Pero teclee los títulos y un buscador y tampoco creo que le sea muy difícil dar con alguna. Un saludo

7 | alex - 11/2/2014 - 16:04

Yo también recuerdo vagamente una serie para televisión que emitieron en España, posiblemente en los 80. Pero no logro localizarla...

8 | Ayesha - 16/3/2016 - 21:44

Yo también vi la serie, recuerdo la música y algunos detalles visuales, pero tampoco la localizo.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD