lunes, 24 de septiembre de 2018 18:28 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

"El Necronomicón" de la Factoría de Ideas

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "El Necronomicón".

Foto Javier Memba

Una estampa de la calle de La Luna

            El único ensayo no apócrifo, de los diversos falsos estudios sobre Abdul Alhazred aquí reunidos, es lo menos interesante de esta densa delicia dada a la estampa por La Factoría de Ideas en 2000, que yo leí con placer en 2001.

            Su prólogo, el texto aludido, presentado bajo el título de El dibujo de la Alfombra Voladora es una disertación sobre el significado de la palabra "Necronomicón". La teoría de Robert M. Price -autor de las líneas en cuestión y copilador de estas maravillas, aparecidas a lo largo de casi sesenta años en diversos fanzines editados en Estados Unidos por los admiradores de Lovecraft- es que, a diferencia de lo consideración general -Necronomicón es una palabra de etimología griega cuyo significado viene a ser "libro de los muertos"-, lo que en verdad expresa el vocablo es "la muerte del libro".

            Pese a lo curioso de la teoría, su desarrollo se me ha hecho algo pesado por sus constantes comparaciones con la mitología católica. Si bien esto de comparar los misterios impíos con los píos será algo frecuente a lo largo de toda la parte ensayística de esta obra, es aquí donde me ha resultado más pesada.

N N N N N

            En lo que a las ficciones aquí reunidas se refiere, tras un petardo titulado El pergamino terrible -un relato donde se habla rudimentariamente de un documento concerniente al Necronomicón que se mueve solo- comienzan las maravillas. En la primera de ellas, Martin D. Brown, en poco más de dos páginas escritas en 1941 con el título de La casa del doctor Xander, nos proporciona un escalofrío digno del maestro con una narración -dialogada y en primera persona- en la que se nos refiere cómo su protagonista descubre en el siniestro laboratorio de un médico a unos seres deformes y atrofiados.

            Todo hace suponer que dichas criaturas son los aldeanos desaparecidos en el lugar. Un último apunte viene a ser el mejor colofón a esta obra maestra. Luego del incendio del laboratorio, provocado por el mismo médico, las ruinas y las cenizas dejan al descubierto los muchos túneles subterráneos que discurrían bajo su casa.

N N N N N

            También del 41, El manto de Graag, escrito por tres autores -Frederick Pohl, Henry Dockweiller y Robert A. W.Lowndes- es digno del genio de Lovecraft. El narrador recibe la visita de una monstruosidad y será éste, su visitante, quien pasa a contarnos el asunto del relato:

            Su degenerado aspecto se debe a un hechizo, que desató junto a otros tres amigos -todos ellos escritores de terror- en la misteriosa casa de un brujo, donde habitaron tiempo atrás. La fatídica acción, siguiendo las instrucciones de un libro, se llevó a cabo en el sótano. Allí fue donde el más osado del grupo destapó una misteriosa urna que contenía un gusano. El destino de cuantos estaban presentes ha sido a cual más patético: uno murió enloquecido, otro decidió suicidarse y el tercero, el visitante, perecerá convertido en un monstruo.

            Durante el relato del horrible descubrimiento, se nos habla de una cuarta figura que apareció ocasionalmente, cuando la profanación de la urna del gusano. Cabe suponer, por tanto, que le espera un final igual de abominable. Quien aguarda tan espantoso fin no es otro que el primer narrador de este magistral relato, el anfitrión del visitante que nos ha contado el grueso del asunto.

N N N N N

            Destaca entre tanta bonanza, El muro de Settler, la pieza que más me ha impresionado de cuantas aquí se copilan. Escrita por Robert A. W. Lowndes, parece que su primera versión -publicada con un seudónimo- data de 1942. No obstante, la que aquí se ofrece, fue la aparecida en 1989. Lo que en ella se cuenta es la fascinación que el narrador -un editor- siente por un muro que conoce casualmente en un pueblo de Maine. La fabulosa construcción no puede ser ni saltada ni rodeada. Según le refieren los naturales del lugar, un buen día amaneció con ella ya levantada.

            Cuando el socio del narrador, tras intentarlo en vano en varias ocasiones, consigue finalmente dinamitar el muro, el hombre se encuentra con un horror helado. Dentro de esa estética de sutiles sugerencias, que no sólo es la pauta en el estilo Lovecraf, sino que ha de serlo de todo el género, nunca se nos describe lo que el hombre en cuestión ve. Basta con que se nos dé noticia del pavor que su visión le inspira.

N N N N N

            El que aúlla en la oscuridad, cuyo título tanto me recuerda a El que acecha en el umbral, data de 1957 y su autor es un tal Richard L. Tierney. La propuesta de sus páginas es la historia de un norteamericano (Hamilton) interesado por la arquitectura antigua. El estudio de las viejas edificaciones le ha llevado a un pueblo inglés con una fortificación especialmente interesante.

            Misántropos y huraños, Taggart y Pitts, son los propietarios de la siniestra fortaleza y la comidilla del lugar. Sobre su casa pesa una leyenda, que la asocia a las crueldades de sus antiguos moradores. Ante este panorama, nadie duda en atribuirles las desapariciones de un joven vecino y la del sheriff del condado, quien se acercó al castillo en su búsqueda.

            Pese a todo, Hamilton decide visitar a Taggart y Pitts, quienes resultan ser unos anfitriones perfectos aunque misteriosos. No obstante, en la visita, además de los lógicos libros de las artes del sigilo, hay alguna insinuación a los terrores existentes en los sótanos de la edificación. En esta primera toma de contacto no se nos dirá nada más.

            Será en una nueva visita del americano a la casa cuando en sus sótanos descubra al antiguo sheriff, convertido en un "objeto pálido, verticalmente ovoide y engarzado en su base a un anillo de hierro". Es el resultado del experimento para el que Taggart y Pitts han utilizado al desdichado policía: "Me llevaron a un espacio sin forma entre las estrellas y me hicieron firmar el libro negro de Azathoth para que se pudiera dar a mi mente usos siniestros y terribles", confiesa el sheriff. Aunque suplica la muerte, Hamilton no se la dará.

N N N N N

            Publicado en 1959, en Demonios de Cthulhu -muy logrado pese a la trivialidad de su anécdota-, Robert Silverberg nos cuenta la triste suerte que corre un muchacho, empleado de recadero en una universidad, al robar un ejemplar del Necronomicón a uno de sus profesores. Sin tener la más mínima idea de todo el mal que se guarda en el texto que acaba de sustraer, invoca en su casa a Narrathoth para exigirle algunos vienes terrenales, como Aladino a su lámpara maravillosa. Pero es a Yog-Sothoth a quien conjura por equivocación cuando quiere pronunciar el hechizo que habrá de devolver a Narrathoth al lugar del que proviene. A consecuencia de su error, el muchacho es atrapado por un enorme tentáculo, para ser devorado por su poseedor en un espectáculo apocalíptico.

N N N N N

            Pese a que la nota introductoria corresponde al relato siguiente, con lo que me es imposible consignar aquí su año de publicación, El castillo en la ventana, de Steffan B. Aletti, es otra de las cotas más altas de esta selección. La historia es la de un hombre -Colin- a quien su compañero de habitación -el narrador- le regala un extraño diario en el que se da cuenta de un cristal prodigioso -"bautizado con los terribles ritos de R'lyeh"- que permite observar la Edad Media. Situado el vidrio en un castillo de Cornualles, se unen así los mitos artúricos a los de Lovecraft.

            Trasladada nuestra pareja a la fantástica fortaleza, pese a los más de 100 años transcurridos desde su creación, el cristal sigue allí. Estudiándolo de un modo obsesivo, el vidrio se rompe, desapareciendo así Colin a través de él. Un apócrifo, fechado en 1243 y encontrado por el narrador en los archivos del castillo, da cuenta de cómo llegó a la fortaleza "un sirviente de Satán (...). Su habla, aunque asemejábase de algún modo a la nuestra (...), nadie salvo los escribanos podían comprender mucho de lo que decía", condenado así a la pira, Colin "murió sin retractarse ni arrepentirse, maldiciendo horriblemente a todo el que lo rodeaba". He aquí uno de los mejores ejemplos, en toda mi experiencia de lector, de utilización de un texto ficticio y de ese prototipo de la ciencia ficción que es el viajero en el tiempo.

N N N N N

            De Acerca de la próxima edición barata del "Necronomicón" de Abdul Alhazred, poco puedo decir puesto que no me ha cautivado o no le he prestado la atención adecuada. Un experto inglés en temas arcanos es visitado por un profesor estadounidense con vistas a trabajar en la empresa a la que se refiere el título. Tras el rechazo inicial, acepta cruzar el Atlántico. Entre sus colaboradores -"como una concesión a las minorías", apunta el antólogo, no carente de cierto tufo racista- encontrará a uno de esos servidores de los profundos, vecinos de Dunwich y Arkham, sobre los que escribe Lovecraft: Abner Marsh es su nombre. Su único fin en la iniciativa es dar a conocer, por los más modernos procedimientos informáticos, los conjuros que el Necronomicón encierra a todo el mundo.

            Finalmente, La víbora, publicado en 1989 por Fred Chappell nos propone un terror literario. Así, su trama, después de toda la excelencia descubierta en estas páginas, no está a la altura de las circunstancias. Lo tratado, con todos los prolegómenos que el asunto requiere, es la noticia de cómo una edición del Necronomicón va modificando las obras a las que roza. Lo más curioso es que dicha contaminación no afecta únicamente al volumen en cuestión, sino también a todas las ediciones de esa misma obra. Como ejemplo se nos propone lo acaecido a El paraíso perdido, de Milton.

N N N N N

            Siempre fabulosos, el resto de los textos que integran la selección son supuestos fragmentos del Necronomicón. Aunque en muchos casos, al igual que en el falso Necronomicón que tuve oportunidad leer en agosto del 2000[1], estos también son conjuros para abrir las puertas a los reinos de los primigenios o para convocarlos, la diferencia es abismal. Estos de aquí sí que pueden pasar por ser auténticos fragmentos del gran mito bibliográfico de Lovecraft. Entre ellos se encuentran piezas debidas a algunos de sus más estrechos colaboradores, tal es el caso de Frank Belknap Long.

            Destaca entre todos ellos La vida del maestro (Una biografía de Abdul Alhazred por su discípulo, El-Rashi). Publicada en 1984 por David T. St. Albans, quien pasa por ser su traductor, además de director de Antigüedades Históricas de la Universidad de Miskatonic. En dicho fragmento se nos habla del árabe loco como de un superdotado, cuyo afán por el estudio de las religiones le llevó a abandonar a su mujer y a sus hijos, allá en el Yemen. Partió entonces, atendiendo a una poderosa llamada, a una misteriosa ciudad perdida en el desierto. Allí descubrió los cultos de los que habría de dar cuenta en su célebre Necronomicón.

            Repudiado por los buenos musulmanes, Alhazred se vio más tarde expulsado de su casa y su ciudad. Finalmente, el árabe loco moriría terriblemente, devorado por algo que el mismo había convocado, mientras hablaba ante una multitud.

            Igualmente interesantes son los párrafos dedicados al destino de Abdul incluidos por Lin Carter -según estima el copilador todo un experto en este tipo de apócrifos- en su El Necronomicón: la traducción de Dee.

 

 


[1] Editorial Humanitas (Barcelona, 1999)

Publicado el 8 de mayo de 2011 a las 21:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 2

1 | Mir - 04/7/2011 - 00:52

Excelente texto, una amiga adquirió hace poco para mi este libro y si antes estaba ansiosa por leerlo, ahora ardo en impaciencia.

2 | Javier Memba - 04/7/2011 - 19:11

Muchas gracias. Me alegro de que te guste.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD