miércoles, 12 de diciembre de 2018 23:16 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Historia de cien años de música en el cine (y X)

Archivado en: Inéditos, cine, bandas sonoras, Historia de cien años de música en el cine

imagen

10. La música en el primer cine español

            Casi puede decirse que a España, el cine sonoro, llegó con la República. Cierto, El misterio de la Puerta del Sol (Francisco Elías, 1929) fue la primera película parlante. Pero su procedimiento de sonorización, el Phonofilm, no coincidió con el de las salas de proyección, con lo que se decidió mayoritariamente adaptar las últimas películas silentes al nuevo prodigio en estudios foráneos. Así las cosas, cuando La aldea maldita (Florián Rey, 1930) y el resto de  aquellos títulos volvieron, el país ya cantaba el Himno de Riego. De poco sirvió que Prim (José Buchs, 1930), una de aquellas cintas que regresaron sonorizadas del extranjero, fuera una hagiografía del militar liberal y defensor de la monarquía aludido en el título. España ya era republicana.

            En 1933, Miguel Fleta, el tenor de efímera estrella, se hace notar interpretando algunos fragmentos de la partitura que Pablo Luna escribe para Miguelón de Adolfo Azanar y Hans Behrendt. Ya en el 34, Imperio Argentina entona con un primor que deja boquiabiertos a sus espectadores Viva Sevilla, una sevillana de Juan Quintero Muñoz incluida en La hermana San Sulpicio, de Florián Rey.

            Casi puede decirse, también, que la zarzuela fue a nuestra pantalla lo que Broadway a la estadounidense. Y la más representativa de las grandes del género chico, La verbena de la Paloma, supuso uno de los primeros éxitos del sonoro patrio en la versión dirigida por Benito Perojo en 1935. Ese mismo año, el célebre Angelillo cantaba en La hija de Juan Simón, de José Luis Sáenz de Heredia, la Milonga de Juan Simón, que habría de tararear media España en los siguientes años. Idéntico habría de ser el caso del Échale guindas al pavo, de Juan Mostazo, que Imperio Argentina entonaba con su habitual gracejo en Morena Clara (Florián Rey, 1936), el gran éxito de la cartelera cuando se declaró la guerra... En fin, fueron varias las piezas que ya formaban parte del repertorio popular cuando cobraron una nueva dimensión al ser incluidas entre las primeras bandas sonoras de nuestra pantalla. Pero fueron pocas las escritas expresamente para esos primeros scores de ese cine sonoro español todavía en ciernes.

            Aun a riesgo de que parezca que vitoreamos las cadenas, permítasenos convenir con Xalabarder que "el cine de la dictadura franquista contó con algunas de las mejores bandas sonoras de la historia de nuestro país". Ya en sus primeras manifestaciones, aquellas cintas de exaltación castrense incluyeron partituras tan dadas a las fanfarrias, las marchas y demás solemnidades como requería el tema. Su ejemplo meridiano fue Raza (José Luis Sáenz de Heredia, 1941), que incluso obedeció a un guión del anterior jefe del estado, quien lo firmó bajo el seudónimo de Jaime de Andrade. Manuel Parada precisamente, el compositor del score de esta última, fue uno de los músicos más notables de aquel tiempo. A él se debe asimismo la música de Los últimos de Filipinas (Antonio Román, 1945). Pero aquel Yo te diré, el tema que Isa Pereira canta en la cinta para solaz de los soldados españoles, acaso la primera canción que el cine español habría de incluir en la memoria colectiva, era original de Jorge Halpern y Enrique Llovet. Tal vez fuera Karina, nuestra chica yeyé por excelencia, la primera -y la única- en registrar en vinilo tan conocida pieza. Recuérdese que los vinilos no empezaron a comercializarse hasta mediados los años 50 y a popularizarse hasta una década después.

            Jesús García Leoz fue otro de los compositores más brillantes de aquellas producciones de exaltación castrense. Botón de ancla (Ramón Torrado, 1947) es su trabajo mas recordado. Sin olvidar su partitura para Serenata española, el homenaje que Juan de Orduña rindió a Isaac Albéniz en 1947. También serían obra suya las partituras de un cine muy diferente, ese neorrealismo español que, a imitación del italiano, tiene algunos de sus mejores ejemplos en Surcos (José Antonio Nieves Conde, 1951) o Bienvenido Mister Marshall (Luis García Berlanga, 1953), aunque la célebre Coplillas de las divisas en la voz de Lolita Sevilla, el "americanos", fuera original de José Antonio Ochaíta, Antonio Valero y Juan Solano.

            El cine pío, sin embargo, no fue dado a la buena música. También muy estilado en aquellos días y en los siguientes, cuando la pantalla española pasó del cuartel a la sacristía, en esa alternancia entre la espiritualidad y la milicia que imaginaba para el país el antiguo régimen.

            La banda sonora patria vive su segundo esplendor con Joselito, heraldo de todos los niños prodigio que vendrán después. Acaso fuera este portento jienense el primero en grabar en disco las canciones incluidas en los scores de los filmes que protagonizaba a las órdenes de Antonio del Amo mediados los años 50.

            Lo rigurosamente cierto es que Marisol fue la primera maravilla de aquellas infancias. No en vano estaba llamada a hacer cantar a España entera las piezas incluidas en las bandas sonoras de las cintas que interpretaba la entonces salerosa malagueña. Muchas de aquellas canciones de Marisol eran originales de Augusto Algueró, uno de los compositores más prolíficos del cine español desde comienzos de los años 50 hasta finales de los 70, por no hablar de sus colaboraciones con la pequeña pantalla y de sus piezas al margen de ambos medios. Siempre merecedoras del favor del público. Siendo a lo largo de toda sus carrera un músico popular -autor de éxitos como Estando contigo, Tómbola o La chica yeyé, entre otros muchos- todavía es ahora cuando sus canciones, esas que forman parte del repertorio de la memoria colectiva del país, son incluidas entre la música diegética de no pocas cintas y series de televisión.

            La carrera de Antón García Abril, el compositor por antonomasia de todas aquellas comedias que mostraban y alegraban a la España de los planes de desarrollo, especialmente las de Pedro Masó, discurrió en paralelo a la de Augusto Algueró, con la que registrará varias concomitancias. Puede que la banda sonora de El turismo es un gran invento (Pedro Lazaga, 1968) sea su trabajo más representativo.

            Y llegamos así al cine yeyé, que tuvo en las bandas sonoras de las dos cintas protagonizadas por Los Bravos Los chicos con las chicas (Javier Aguirre, 1967) y Dame un poco de amooor..! (José María Forqué, 1968) sus más sonadas ascensiones en las listas de éxitos hasta la fecha.

            Unos años antes Carmelo Bernaola colaboró por primera vez con Basilio Martín Patino en Nueve cartas a Berta (1965), unos de los mejores ejemplos del cine de autor que se empieza a rodar en España al margen de esas comedías que dejan constancia del buen humor de la época. Bernaola seguirá frecuentando ese cine de autor, a menudo en alternancia con el fantaterror patrio y otros géneros comerciales hasta el final de su filmografía.

            Pero la banda sonora de Basilio Martín Patino favorita del gran público, muy probablemente la que más copias vendió en la historia de la banda sonora española, es totalmente ajena a Bernaola. Canciones para después de una guerra (1976), el título referido, era un documental sobre la posguerra organizado en torno a filmaciones de la época y a las canciones que integraron la banda sonora de los años del hambre. Así, la primera era el Cara al sol, el himno de Falange, y la última, La televisión pronto llegará, que en la voz de Lolita Garrido anunciaba la inminente comercialización del electrodoméstico que habría de marcar una antes y un después en la vida familiar, además de ratificar ese fin a una posguerra que ya había sido finiquitada en 1952 con la supresión de las cartillas de racionamiento.

            A la larga, ese aplauso que dispensó el público a unas canciones pretéritas también fue a demostrar el agotamiento en el que parecía estar sumida en nuestro país la música para la pantalla.

            Y entonces llegó José Nieto, que habría de insuflar nuevos aires a la banda sonora española. Antes de que los cd sustituyeran a los vinilos, Bernardo Bonezzi tuvo tiempo de musicalizar las primeras películas de Pedro Amodóvar.

Publicado el 9 de agosto de 2011 a las 14:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 2

1 | Jose Luis - 12/8/2011 - 12:52

Brillante colofón a un gran trabajo de documentación y erudición.
Lástima que el cine español no de para música, y pese a lo que me gustaban los bravos,las pelis eran infumables hasta como clips

2 | Javier Memba (Web) - 18/8/2011 - 11:54

Muchas gracias, José Luis. Siempre tan atento a mis textos. Un saludo.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD