martes, 20 de noviembre de 2018 21:57 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Un álbum de Jacques Martin

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "Roma, Roma"

imagen

            De los tres grandes discípulos que tuvo Hergé, Edgar P. Jacobs se me antoja el auténtico delfín; Bob de Moor, el más humilde y abnegado; y Jacques Martin, el de personalidad más pronunciada. En 1956, cinco años después de que Jacobs pusiera en marcha la serie de Blake y Mortimer, a la zaga de Tintín en la plana mayor de la Línea Clara, Martin alumbraba Alix, la colección que cierra el triunvirato de lo mejor de la Historia de Cómic por encima de escuelas y fronteras. Lástima que los trabajos de Bob de Moor en Tintín, Lefranc -otra delicia de Martin- e incluso en Blake y Mortimer fueran en detrimento de Cori el grumete, la serie de Bob de Moor que apuntaba a esa plana mayor de la historieta belga, en la que, sin duda, debería figurar. No alcanzo a comprender por qué no lo hace. Pero tengo el convencimiento de que algún día lo hará.

            A la espera de que llegue ese momento, desde hace treinta años colecciono y atesoro los álbumes de Alix que mi siempre limitado presupuesto y la azarosa publicación de la serie en España me permite. Los primeros que atesoré fueron El príncipe del Nilo (1974), El hijo de Espartaco (1975), El Fantasma de Cartago (1977) y La cólera del volcán (1978) en su edición de Norma de comienzos de los años 80. Con el tiempo he llegado a hacerme con La garra negra (1959) publicada por Oikos Tau -una de las más preciadas ediciones españolas de la serie- y en París en 2000, en una de esas maravillosas librerías de cómics del bulevar de Saint-Michel, compré El emperador de China (1983). Lógicamente, aquélla era una edición francesa de Casterman, como también lo es la de Roma, Roma, que adquirí en la caseta de una librería gala en la feria del libro de 2010. De su lectura vengo a dar cuenta en estas líneas.

            Aunque esa avidez de aventuras de Alix -y el deseo de entender las canciones de Léo Ferré- fue la que impulsó mis primeras lecturas en francés, vaya por delante que mi precario dominio de la lengua de Baudelaire, en la que no he tenido más maestro que mis aficiones, ha podido hacer que se me pase por alto algún detalle. Dicho esto, vamos sin más preámbulo al asunto.

            Como calculó ocurrirá a cuantos se acercaron por primera vez a la Roma de tebeo en la distintas entregas del Jabato de Víctor Mora -bajo el seudónimo de R. Martin- y Francisco Darnís, lo primero que siempre llama la atención en Alix -como en todo el cómic belga respecto al del resto del mundo- es su lujo de detalles, su minuciosidad. Nada que ver con los rudimentos del, por otro lado entrañable, paladín íbero. Dibujado por Rafael Moralès con la colaboración en los personajes de Marc Henniquiau y coloreadas por Dina Kathelyn, desde esa primera viñeta, en comparación con el resto de los tebeos ambientados en la antigüedad clásica, Roma, Roma, como el conjunto de las aventuras de Alix, es arte mayor.

            El trabajo de Martin, ya aquejado de sus problemas con la vista, se reduce al guión. Disperso desde comienzos de los años 80 en series tan sobresalientes como Jhen y Arno, a las que en la década siguiente se unieron otras igualmente encomiables -Keos, Loïs, Orion-; y por supuesto en Lefranc, su primera creación, Martin no daba para más. Percibo pues alguna diferencia entre los dibujos de La garra negra, originales de Martin, y estos de Moralès. Algo así como lo que varía entre las estampas originales de Jacobs para Blake y Mortimer y las de André Juillard. Sin que este Alix de otros, por supuesto, llegue a caer nunca en ese desinterés que se apoderó de Mortadelo y Filemón cuando Ibáñez fue sustituido por un equipo editorial en la creación de sus queridísimos personajes, me quedó con los dibujos de Martin. Incluso he notado cierta desproporción respecto al paisaje en el niño que se precipita al vacío en la última viñeta de página 37.

            Haciendo honor a su título de maestro del cómic histórico, en esta ocasión, Martin nos lleva a la Roma en la que Pompeyo intriga contra César. Su asunto, digno de una de esas novelas históricas que tanto gustan al común del público lector, se inicia con una bacanal que está teniendo lugar en una villa próxima a Ostia, la del senador Cayus Quintus Arenus. Julia, la esposa de éste, ha soñado con una matanza que tendrá lugar esa misma noche y todo lo imaginado en aquella pesadilla se está cumpliendo. Así las cosas, ordena a sus esclavos que preparen urgentemente sus caballos para huir a Roma mientras se acerca una nave.

            Los malos presagios de Julia no tardan en confirmarse. De la embarcación se baja una pequeña tropa, aparentemente capitaneada por Alix, que, tras ser recibida amablemente por el senador, entra a sangre y fuego en la villa. Sólo consigue huir Julia, quien al llegar a Roma pone a las autoridades en conocimiento del asalto de su casa. Al día siguiente, Alix es detenido y encerrado en una mazmorra.

            Julio César, que a la sazón se encuentra en su campaña de las Galias, es puesto en antecedentes sobre el asunto mediante un sistema de palomas mensajeras que está a punto de fallar cuando un galo se dispone a alcanzar al ave con una de sus saetas. Su hijo le recuerda entonces que los romanos incendian la casa y hacen prisioneros a quienes hieren a sus palomas. Estas viñetas, estos apuntes didácticos, lejos de suponer un paréntesis en la narración, la ilustran con datos ante cuyo rigor hay que descubrirse. Los semáforos -torres con un sistema de señales mediante hogueras- también jugarán un papel determinante entre las comunicaciones de Julio César -con el Rubicón aún por cruzar- y sus partidarios en Roma.

            De momento (pág. 12), tras leer el contenido del mensaje a cuya portadora está a punto de derribar el imprudente galo, el gobernador de las Galias deduce que la detención de Alix obedece a una maniobra de Pompeyo y ordena que una partida de "molochistas" -una horda que antaño sembró el terror en la Toscana pero que ahora forma una de las tropas mas fieles a César- rescate a Alix de su prisión. En efecto, así es.

            Libre de nuevo, Alix deberá descubrir quien le ha suplantado en la matanza. Éste ha sido ha ido Sulcius, primer actor de la compañía que anima el gran teatro de la ciudad, próximo a la casa de Pompeyo. Lo hace con tan poco éxito que, para dar al pueblo ese siniestro circo de los romanos, decide decapitar de verdad a prisioneros cuando el drama que representa se refiere a estas ejecuciones.

            Descubierto por Alix, Sulcius consigue escapar tras una peripecia en las cloacas de la ciudad. Detenido por los legionarios que patrullan la ciudad durante la noche, el actor reclama la protección de Pompeyo y en efecto, el cónsul le libera.

            A la mañana siguiente, mientras repone fuerzas en una taberna, es Julia quien le reconoce. La viuda se encuentra con un grupo de esclavos -a los que curiosamente llama servidores- que portan su litera. Les ordena que den caza a Sulcius. Viéndose acorralado, el actor se da a la fuga tomando como rehén a un niño que juega con su madre en la taberna (págs. 34 y 35). En efecto, es el mismo que se me antojará desproporcionado en la viñeta ya aludida.

            Detenido de nuevo Sulcius y descubierta la jugada de Pompeyo por César, el emperador envía un ultimátum a su antiguo enemigo, para que llegue a una inteligencia con él y rehabilite a Alix. So pena de incendiar las villas de sus partidarios. Pompeyo se aviene pues a razones.

            Cuando se está celebrando su juicio en la curia, el dueño de un grupo de gladiadores compra al actor para que luche en sus espectáculos. El asesino de Cayus Quintus ya se da por muerto cuando el amo de los gladiadores le ofrece una poción vigorizante. Si bien esta fórmula no procura los prodigios de la de Astérix, al menos nos la recuerda. De hecho, una vez en la arena, Sulcius consigue vencer a todos sus rivales. Cuando acaba con ellos desafía a Alix, que se encuentra entre los espectadores, a que baje a pelear con él. A nuestro joven paladín no le queda más remedio que aceptar el desafío. Su rival ya le tiene acorralado cuando Enak, el fiel amigo de Alix, atraviesa a Sulcius con un par de flechas. Como así lo hace saber, ha sido el propio Pompeyo quien, obedeciendo la orden de César expresa en el mensaje que lleva la última paloma del álbum, ha condenado a muerte a Sulcius.

            Amén de esa aventura inmersa en la antigüedad clásica, que sin duda es, Roma, Roma encierra toda una denuncia de la corrupción política, lacra que -según el gran Jacques Martin, indiscutiblemente uno de los mejores guionistas de la historia del Noveno Arte- se remonta a los orígenes de la política misma.

 

Publicado el 15 de septiembre de 2011 a las 13:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD