miércoles, 19 de septiembre de 2018 02:15 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Los marginados de Maupassant

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "Mi tío Jules y otros seres marginales", de Guy de Maupassant.

imagen

                   Descubrí a Maupassant en sus cuentos fantásticos. Pero tras leer en 2000 la espléndida selección que acompaña a Mi tío Jules en la queridísima colección El Libro de Bolsillo, de Alianza Editorial, le admiré también por su retrato de aquellos que Esther Benítez -traductora y antóloga del texto-, con tanto acierto, llama "seres marginales".

                   Eso son a la postre, una colección de marginados de la Belle Époque y algunos de los relatos que inspiraron aparecieron en Gil Blas, esa mítica revista de las postrimerías del París decimonónico, publicación que Vincente Minnelli fue a retratar en Gigi (1958).

                   Encabezan esta triste nómina las criadas seducidas por señoritos y es retratando sus desdichas donde el autor alcanza su mejor registro. Un hijo es la historia que un académico refiere a un senador a propósito de los bastardos. Este procedimiento de contarnos el relato mediante la exposición que hace de él a sus interlocutores un narrador, frecuentemente el protagonista o un testigo de excepción, es una técnica habitual en Maupassant.

                   El docto protagonista de Un hijo, siendo un joven, recaló en una posada de Bretaña donde sedujo a una de las muchachas que trabajaban en ella pese a la resistencia inicial de la desdichada. Treinta años después, albergado casualmente en el mismo hospedaje, el académico pregunta por aquella que fuera objeto de su pasión. El posadero le cuenta que murió de parto a los nueve meses de su primera estancia en el establecimiento. En efecto, aquel miserable ser alumbrado por la criada, embrutecido por el abandono en que se crió, a la sazón al cuidado de los establos del lugar, es hijo del académico. Nada que ver con esos vástagos que son el orgullo del intelectual.

*****

                   Campanilla toma su título del apodo que se dio a su protagonista, una costurera recordada por quien fuera un niño en la casa donde la infeliz repasó "la ropa una vez por semana". El alias de la mujer era producto de la cojera que padecía, la cual le asemejaba a dicho objeto al caminar. Siendo joven fue seducida por el maestro del pueblo, hallándose Campanilla entregada a él en un pajar, la pareja estaba a punto de ser sorprendida por el director del colegio donde enseñaba él. Estando en juego su empleo y su reputación, el maestro pidió a su amante que saltara al exterior. La muchacha obedeció, yendo a romperse en la caída la pierna de la que renqueó de por vida. Es el médico que la atendió entonces quien, conmovido por la entereza con Campanilla llevó su minusvalía, le cuenta su historia al niño que, al ser mayor, habrá de contársela a sus interlocutores -nosotros en definitiva- cuando la mujer acaba de morir.

*****

                   Solteronas son las damas de En una noche de primavera. Su asunto consiste en la tristeza que le produce a su protagonista escuchar unas palabras de amor que a ella nadie le dedicó, el texto menos logrado de los aquí reunidos.

*****

                   La reina Hortensia de noticia de un entierro, el de la mujer aludida en el título. Asistimos a su inhumación para comprobar las miserias de sus parientes ante el óbito.

*****

                   Miss Harriet fue una inglesa amante de la naturaleza y enamorada del pintor que nos cuenta la historia. Se tiró a un pozo al descubrirle a él besando a una criada de la pensión donde ambos se hospedan.

*****

                   No menos desdichada fue La sillera, una reparadora ambulante de asientos de mimbre. Para demostrarnos una vez más las miserias de la burguesía, dejará los ahorros de toda su vida al farmacéutico de cierto pueblo. Su motivo es tan romántico como desatinado: siendo ambos niños, quedó prendada de él al darle su dinero por primera vez.

*****

                   El ciego, otra de las cotas de esta encomiable selección, es la triste experiencia de un invidente. Maltratado salvajemente por los aldeanos con los que convive, morirá extraviado en medio de una nevada. Sepultado su cuerpo por el triste regalo del cielo, el cadáver será encontrado con el deshielo. Será cuando se advierta el círculo que los cuervos, que ya han devorado medio cuerpo, forman en el cielo.

*****

                   Otro de los minusválidos aquí reunidos es el que inspira El pordiosero. Desgraciado de por vida cuando un carro le pasa por encima de las piernas, a partir de entonces vivirá de la caridad de los aldeanos, quienes, al igual que a la costurera, le apodarán Campana por su renquera.

                   En cierta ocasión, cansados sus benefactores de socorrerle, el pordiosero, aguijoneado por el hambre, matará una gallina. Cuando se dispone a comerla será sorprendido por los palurdos. Después de haber sido apaleado por estos, le apresarán los guardias. Morirá de hambre en la comisaría.

*****

                   Abundado en algunas de las ideas expuestas en El pordiosero se nos presenta El vagabundo. Sin embargo, su protagonista -un trabajador en paro- inspira menos lástima. Los aldeanos a los que pide ayuda se la niegan igual que al protagonista del relato anteriormente citado. Pero, a diferencia de aquél, el vagabundo violará a una muchacha que se encuentra en el camino. La chica le denunciará no por la violación, sino por la leche que le ha hecho derramar al abalanzarse sobre ella. El vagabundo, para satisfacción de los palurdos, será condenado a veinte años de prisión.

                   Aquí aplaudo con entusiasmo tanto la anécdota como la subversión del concepto del vagabundo -el marginado por antonomasia-, idealizado desde Gorki hasta Chaplin. Convertido por obra y gracia del sentimiento fácil en paradigma del espíritu libre, muy por el contrario -como bien nos cuenta Jean Genet, que vagabundeó largo y tendido antes de entrar en el parnaso de las letras-, por lo común, los vagabundos son tan miserables como aparentan. Asaltan a cuantos pueden y, por sistema, abusan sexualmente de sus compañeros más débiles. Basta leer a Genet.

*****

                   La madre de los monstruos es una verdadera obra maestra tanto por la indiscutible originalidad de su asunto como por la brevedad con la que está tratado. Nos habla de una mujer que, habiendo engendrado un hijo atrofiado por esconder el embarazo en que le gestó bajo un poderoso corsé, lo vende a unos feriantes. A raíz de ello, hará fortuna engendrando seres amorfos, a los que expenderá a circos y demás.

*****

                   Entre quienes añoran la gloria de su pasado se encuentra el protagonista de Minué. Se trata de un anciano vestido al gusto de una época pretérita, que fuera profesor del baile al que se refiere el título. Ya en el otoño de sus días lo practica en un jardín, cuando él cree que no le ve nadie. Pero lo hace, y con auténtica fascinación, el narrador.

*****

                   Julie Romaín es una actriz que fue en sus tiempos una de las mujeres más bellas. Su amor osciló entre un músico y un poeta. Ahora lo evoca todo para un huésped que la visita fascinado por su mansión.

*****

                   La máscara vuelve a ser arte mayor. Adaptada por el gran Max Ophüls en La ronda (1950) nos presenta a un infatigable bailarín que cubre su rostro tras una inescrutable máscara. Habiendo sufrido un accidente, un médico se ve obligado a retirar el antifaz descubriendo el rostro de un anciano.

                   Ya en su casa, la esposa del viejo le cuenta al doctor que antaño, su marido, peluquero de profesión, fue un consumado seductor. Así que ahora, sin poder renunciar al atractivo de las más bellas damas, esconde su rostro para asistir a los bailes en que ellas se dejan ver.

*****

                   Mi tío Jules nos cuenta la afición de un hombre a dar propinas. Siendo el narrador un niño, en su casa -hogar burgués aunque de economía precaria- su padre, siempre abrumado por las exigencias de una mayor disponibilidad económica de su madre, esperaba la llegada de Jules, un hermano suyo marchado a América a hacer fortuna.

                   Queriendo estar a la altura de los derroches que imagina a Jules, durante una pequeña travesía en barco, el padre invitará a ostras a la familia. Al narrador, dada su corta edad, le será negado el placer.

                   Sin embargo, es el pequeño quien, cuando la familia reconoce en el miserable ostrero al tío Jules y se niega a saludarlo, dará al desdichado tío una elevada propina. He ahí la explicación de la portada del libro, que nos muestra a una ostra con una moneda en su interior.

*****

                   Humilde drama es el de una madre que, pese a haber adorado a su hijo, por las circunstancias más normales se ha visto privada de él durante toda su existencia. De alguna manera puede imaginarse en sintonía con Una vida (1883), una de las seis novelas del maestro. También fue en 1883 cuando esta conmovedora pieza vio la luz en Gil Blas.

***

                   Camarero, ¡una caña!, junto con En una noche de primavera la única obra menor de cuantas piezas se reúnen en estas páginas. En ella se da noticia de la justificación de un aristócrata, que se ha abandonado entregándose única y exclusivamente a beber cerveza en una taberna, porque, siendo un niño, presenció cómo su padre daba una paliza a su madre.

*****

                   El destino de Boitelle, narrado en el relato del mismo título, es singular pero verosímil en el Occidente decimonónico. Decidió dedicarse a limpiar las cloacas y los sumideros porque su familia le prohibió casarse con la negra que fue su gran amor.

*****

                   Finalmente, hay que apuntar que El collar es otra de las grandes cotas de la selección. La gema en cuestión es la que la protagonista, esposa de un funcionario ministerial aunque insatisfecha con su posición, pide prestada a una amiga para asistir a un baile oficial. Habiendo perdido la joya, el matrimonio se verá obligado a comprar otra muy parecida por un precio que sobrepasa con mucho sus posibilidades, lo que les llevará a empeñarse durante diez años. Pagadas al cabo de ese tiempo todas sus deudas, la dueña del collar comentará a nuestra protagonista que la alhaja que ella le dejó era falsa.

                   Amén de una de las lecturas que más me conmovieron en su tiempo, en Mi tío Jules y otros seres marginales encontré argumentos para pensar que Maupassant tuvo una infancia desdichada, que fue su sincero y absoluto escepticismo lo que le llevó a su dramático final.

 

Publicado el 22 de septiembre de 2011 a las 13:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD