miércoles, 26 de septiembre de 2018 07:54 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Más piezas de Maupassant

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "La Vendetta y otros cuentos de horror", de Guy de Maupassant

imagen

                   No hay nada de ese terror materialista que durante su lectura (abril de 1998) busqué en La vendetta y otros cuentos de horror. Pero la calidad de los relatos reunidos en este texto me hace caer en la perogrullada de calificarlos de magistrales. Para ir más allá de lo consabido y que estos apuntes sobre otra de las impagables selecciones de Maupassant, llevadas a cabo por Esther Benítez para Alianza Editorial -la primera edición en el Libro Amigo data de 1979-, tengan algún interés para el lector de esta bitácora avezado en el gran cuentista francés, llamaré la atención sobre cómo Maupassant subvierte uno de los asuntos más asociados al cuento: la fantasía.

                   Desde esos animales protagonistas de las fábulas -acaso los primeros cuentos que no son dados- que reproducen los comportamientos humanos, hasta las Ficciones de Borges, pasando por las hadas, los monstruos, los seres imaginarios en general y los territorios míticos en particular, el cuento está tan estrechamente ligado a la fantasía como la poesía a la lírica.

                   Muy por el contrario, en las páginas sobre las que escribo, Maupassant se limita a esa reproducción brutal de la realidad que tanto estimo en la literatura. "La dicha no tiene historia", escribe Balzac en Esplendores y miserias de las cortesanas. Por eso todos los cuentos acaban cuando sus protagonistas "fueron felices y comieron perdices". La desgracia, por el contrario, tiene mucho que contar. El gran Guy de Maupassant da buena prueba de ello en la lectura que vengo a recordar.

*****

                   La vendetta, el texto que da título a la selección, cuenta la historia de una madre siciliana cuyo hijo es asesinado.

                   Dado que la mujer no tiene otra forma de vengarse, decide hacer pasar hambre a la perra del difunto -Pizpireta- y poner una morcilla al cuello de un "hombre de paja", sobre el que suelta al animal enfurecido.

                   Cuando Pizpireta ya está adiestrada en dicha práctica, la madre va a la isla donde se ha escondido el asesino de su hijo para matarle de esta manera.

*****

                   Denis, la narración que más se aproxima a ese terror materialista que yo venía buscando, da cuenta de cómo el señor Marambot es acuchillado por Denis, su criado. El sirviente cree que Marambot tiene cierta cantidad de dinero. No obstante, advertido por su víctima durante la agresión de que no ha recibido la suma que esperaba, el criado recapacita. Asustado del acto que ha estado a punto de cometer, se esfuerza por curarle hasta su total restablecimiento.

                   Marambot agradece los cuidados y se deja hacer a la espera de denunciar a Denis a la mínima oportunidad.

                   Sin embargo, el criado es detenido por el robo de dos patos. Creyendo que ha sido Marambot su denunciante, le reprocha que haya faltado a su palabra de no entregarle a la Justicia. Lo hace además delante de los gendarmes que se lo llevan, con lo que él mismo se delata.

*****

                   Hay en Denis una reflexión que va del falso perdón a la ingratitud. En El huérfano se abunda en los dos asuntos. Aquí se propone la experiencia de un niño sin padres, criado por una mujer a la que acabará matando.

                   No obstante su abominación, el execrable asesino está dotado de una simpatía que le llevará a convertirse en alcalde del pueblo. Falsedad y simpatía -hipocresía, léase- he ahí dos de las características indispensables para el ejercicio de la política. Ayer igual que hoy.

*****

                   Si damos por sentado que el cuento es fantasía, estos de Maupassant reunidos en torno a La vendetta son narraciones. La de La pequeña Roque nos refiere la historia de otro despreciable gestor público: el autoritario alcalde de una población rural que viola y asesina a una adolescente del lugar.

                   Al cabo de los meses, cuando ya se ha dado por cerrado el caso, la conciencia le agobia y resuelve suicidarse. Para que todo quede aclarado, dirige una carta al juez en la que pone al corriente de sus delitos.

                   Arrepentido en el último momento, decide volver sobre sus pasos. Pero ya es tarde, la misiva está echada y el cartero se niega a devolvérsela. Ante este panorama, al regidor no le queda más remedio que quitarse la vida.

*****

                   Châli alude al nombre de una niña cautiva en el harén que un príncipe de la India, despótico y exagerado, ofrece a su visitante europeo. Prendado éste de la pequeña, al partir la obsequiará uno de los objetos que, a su vez, le han sido regalados a él por el tirano. Ello dará lugar a que en la corte se crean que la muchacha lo ha robado y, en consecuencia, sea ejecutada. Hasta la compasión -que la llamábamos antes de la dichosa solidaridad- puede ser generadora de desgracias en ese universo del Maupassant más apesadumbrado. Universo que no es otro -he de insistir- que la reproducción brutal de la realidad.

*****

                   El resto de los relatos aquí reunidos pueden dividirse en tres epígrafes:

  • i. Crímenes pasionales
  • ii. Revelaciones en el lecho de muerte
  • iii. Bastardía.

                   Al primero de ellos habría que adscribir Confesiones de una mujer. Su protagonista nos cuenta cómo decidió ser infiel a su marido. Lo hizo después de que éste la obligará a presenciar cómo mataba al amante de la doncella creyendo que era el suyo.

*****

                   Un drama verdadero es la historia de dos hermanos que aman a la misma joven. El elegido por la muchacha será el mayor. Pero unos días antes de la boda, aparecerá asesinado en un camino sin que el criminal deje más pruebas que unos versos "el final de una canción", escritos en un papel utilizado "como taco de la escopeta".

                   Al cabo de los años, casado el hermano menor con la que hubiera debido de ser esposa del mayor, el asesino desposa a su hija con el hijo de uno de los magistrados que llevaron la instrucción del antiguo crimen. Celebrando el convite nupcial, el hermano menor, el asesino, entona de los versos de la canción de antaño, con lo que él mismo se delata ante su consuegro.

*****

                   El amor, como cualquier otra actividad humana, también tiene su lado miserable, que Maupassant retrata de forma meridiana.

                   Sin embargo es ésta una idea de la que se aparta, para solaz de los románticos a ultranza, en Una viuda. La mujer que protagoniza esta pieza, acaso una luz entre esos horrores de las miserias humanas que sí entrañan estas páginas, en realidad no es viuda. Pero decidió guardar luto de por vida por un muchacho de doce años, que se suicidó de amor por ella, a la sazón algo mayor que él.

*****

                   El borracho nos devuelve a esos alcohólicos que protagonizan algunas piezas escritas por Poe cuarenta años antes. En este caso es el hermano del amante quien invita a beber al marido engañado, que en esta ocasión responde al nombre de Jérémi.

                   Cuando Jérémie vuelve a casa enajenado por el licor, siente que alguien se escapa. Como su mujer no le dice quién es el que acaba de huir, la mata a golpes antes de caer desfallecido sobre la cama.

                   Al día siguiente, al despertar. descubre que ha dormido junto a un amasijo de carne y sangre.

*****

                   El primero de los cuentos titulado La confesión entra de lleno entre los que se podrían reunir bajo Revelaciones en el lecho de muerte. Narra la declaración de Marguerite, una mujer que ha hecho "llorar a muchos ojos". Pero también ha sido abnegada hasta el punto de haber compartido el luto que su hermana mayor decidiera llevar de por vida a raíz de que su prometido muriera repentinamente a pocos días del "fijado en las capitulaciones".

                   Pues bien, estando a punto de expirar, Marguerite confiesa que fue ella quien mató a su futuro cuñado, envenenándole con polvo de cristal. Luego, arrepentida, decidió compartir con su hermana el destino que ella misma le había buscado.

*****

                   Morion es un maestro de escuela acusado de las extrañas muertes de algunos de sus alumnos. Pero será salvado del verdugo por el director de la prisión, que comienza a creer a pie juntillas en su inocencia después de que el capellán del establecimiento le convenza de ella.

                   Estando ya en trance de muerte, Morion llama a su benefactor para confesarle que en verdad fue él el asesino y que obró despechado por la forma en que Dios se llevó a sus tres hijos. Volvemos de nuevo a ese Maupassant que desprecia la compasión.

*****

                   La segunda Confesión, de las dos piezas aquí reunidas con dicho título, podría incluirse entre las piezas dedicadas a la bastardía. Aunque de este antiguo problema no queda ni rastro en nuestros días, era una auténtica vergüenza en los de Maupassant.

                   En esta ocasión, el autor nos presenta a un padre que le cuenta a sus hijos cómo abrió la ventana para que el frío matara al bebe que engendró con una amante que tuvo antes de conocer a su legitima esposa.

                   Apunta Esther Benítez en el prólogo que la bastardía es un problema que preocupa mucho a Maupassant durante la redacción de estos textos puesto que él mismo, a la sazón, ha engendrado algunos hijos ilegítimos.

*****

                   Un parricida hace referencia al dilema que se plantea en un juicio. El encausado es un hombre que mató a sus padres. El parricida se justifica ante el tribunal dando noticia de cómo sus progenitores le abandonaron cruelmente por ser hijo ilegítimo.

*****

                   Por último, El olivar -uno de los mejores textos seleccionados- trata sobre un antiguo crápula, Vilbois. Tras haber corrido sus juergas de joven, ofendido por que su amante lo es también de un amigo, lo abandona todo para hacerse cura en un tranquilo pueblo.

                   Al cabo de los años, un ex convicto se presenta ante el cura confesando ser su hijo. Al religioso no le queda más remedio que rendirse ante la evidencia. Para sorpresa de su criada, que recela de la mala catadura del recién llegado, el cura le invita comer y a beber opíparamente. Ahora bien, por la noche, cuando los vapores del alcohol duermen al bastardo, Vilbois se suicida.

                   A la mañana siguiente, su cadáver es encontrado junto a su hijo. Detenido este último como culpable, el sargento de los gendarmes y el alcalde coinciden en pensar que el hijo no pudo escapar de lo borracho que estaba. A nadie se le ocurre que "el padre Vilbois hubiera podido darse muerte".

Publicado el 12 de octubre de 2011 a las 23:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD