viernes, 21 de septiembre de 2018 07:23 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

El Tintín de Spielberg

Archivado en: Inéditos, cine, "El Tintín de Spielberg"

imagen

            Además de la del común de los espectadores, esos que acuden al cine buscando un buen espectáculo que les haga pasar un rato agradable, a quienes sin duda satisface por completo, la adaptación de las aventuras de Tintín de Spielberg ofrece como poco otras dos miradas: la del cinéfilo y la del tintinófilo. Tanto uno como otro tienen argumentos más que suficientes para apostillar el entusiasmo que la cinta viene despertando desde sus primeras proyecciones.

            Quienes van al cine a admirar una obra de arte, pueden hablar de una película -como todas las del Spielberg apto para menores- pródiga en planos que te atrapan -además de por el omnipotente marketing que les precede- por la aparatosidad de las caprichosas imágenes que muestran. Pero nunca por lo que están contando y menos aún por lo que aportan a la narración, a ese hilo de Ariadna -a ese desarrollo del asunto- que tanto respetaba el gran Hergé.

            Bien es cierto que la Fundación Hergé, Bruselas en pleno e incluso muchos grandes tintinófilos, han apoyado con el entusiasmo del común de los espectadores la cinta. Pero los que obtuvimos el don de la infancia infinita en la vuelta sistemática a las aventuras del Valiente, esos "jóvenes de 7 a 77 años", que se les llamaba en la publicidad de los míticos álbumes con el lomo de tela que guardaban las primeras ediciones españolas de Tintín, también tenemos motivos para ser más papistas que el Papa.

            Parece ser que Hergé dijo que Spielberg era la única persona que podría llevar al cine a Tintín. De lo que sí hay constancia de que no quería que nadie continuara dibujando al Mejor Periodista del Mundo tras su muerte. Por eso nunca se llegó a colorear Tintín y el Arte Alfa, el álbum aparecido en 1986, dado a la estampa exactamente igual que estaba tres años antes, cuando La Parca se llevó al maestro. Por eso, Tintín ha permanecido infatigable e indeleble desde que, más escéptico que nunca, regresó a Moulinsart en Tintín y los pícaros (1976). Así, nuestro favorito no se ha convertido en esa especie de campo de pruebas para los grandes dibujantes, que ya empiezan a ser las aventuras de los grandes discípulos del reportero: Blake y Mortimer.

            Con todo, cumple reconocer que Spielberg ha mostrado por Tintín un respeto mucho mayor que el que le inspiró James M. Barrie cuando tuvo a bien darle una patada a Peter Pan en Hook, el capitán Garfio (1991). Por no hablar del atropello a H. G. Wells en la adaptación que perpetró de La guerra de los mundos en 2005.

            Hay detalles que llevan a pensar que el Rey Midas de Hollywood también es un auténtico tintinófilo. Sin ir más lejos, no cae en el error de todos los profanos, convencidos de que Hernández y Fernández son iguales. Así, los mostachos de los dos policías muestran las debidas diferencias. El periódico que lee el Valiente es Le Petit Vingtième, donde firmaba sus crónicas. Los titulares enmarcados en las paredes de su domicilio -aún en la calle del Labrador 26 y con la señora Mirlo de portera- dan cuenta con una delicadeza exquisita de la recuperación del cetro de Ottokar y demás proezas del infatigable reportero.

            De alguna manera, esa panorámica por las noticias de sus aventuras viene a ser una continuación de la secuencia de los títulos de crédito, que discurren entre los principales objetos y personajes de la serie. Hay algo en esa simpática amalgama que recuerda a las guardas blancas y azules de los álbumes, con aquella abigarrada galería de los retratos de los personajes, que predecía a las amadas viñetas que habrían de otorgarnos el impagable don de la infancia infinita.

            Y nos descubrimos sobre todo ante ese primer plano de la película que nos muestra al gran Hergé dibujando al Valiente en el mercado de las pulgas, donde va a dar comienzo la historia. El buen tintinófilo sabe que Hergé, como su admirado Hitchcock[1], gustaba autorretratarse en algunas viñetas. Esta en que nos lo muestra Spielberg, entregando al Tintín real el dibujo que acaba de realizarle -la verdadera estampa del periodista-, sintetiza además el espíritu de la película. Éste no es el de la adaptación al pie de la letra -reproducción exacta de la viñeta, será mejor decir- sino el del espíritu de las aventuras. O lo que es lo mismo, la adaptación por antonomasia.

            Desde esta perspectiva, es tan lícito que se mezclen tres álbumes -El cangrejo de las pinzas de oro (1941), El secreto del Unicornio (1942) y El tesoro de Rackham el Rojo (1943)- como discutible el título español que, al original de Las aventuras de Tintín, añade el de El secreto del Unicornio. Se da así lugar a un equivoco al que Spielberg no induce. El realizador pone claro desde el primer momento que su Tintín va a ser otro, el que inspire los juguetes de regalo en las hamburgueserías durante las próximas semanas, no el que habita en lo más intimo de nuestros corazones desde que inauguró nuestra mitología personal, cuando abríamos lo ojos a un mundo lleno de miserables aun más grandes que todos aquellos que por intentar doblegarle maltrataron a Milú.

            Se impone asimismo alabar el gusto del realizador al solventar el problema de la máscara, uno de los grandes atractivos de esa escuela de la Línea Clara del cómic, de la que la obra de Hergé es pórtico y meridiano ejemplo. Por máscara entendemos esa caricatura, que a la postre son los personajes que protagonizan las bienamadas viñetas, enmarcada en una ambientación realista.

            Spielberg resuelve este asunto, en verdad complejo, con maestría. Lo hace caracterizando a sus actores hasta resultar caricaturescos e insertarlos en un mundo tan real que incluso tiene tres dimensiones. Particularmente, esta última característica a mí me ha devuelto al Wiew-master de mi infancia, un visor tridimensional en el que contemplada filminas de los Looney Tunes y otras glorias de la animación pretérita. Pero no divaguemos.

            El cineasta resuelve con acierto idéntico al problema de la máscara el del habla de Milú. Siendo el sin par fox-terrier el Mejor Perro del Mundo, no es de extrañar que en las primeras aventuras fuera un auténtico interlocutor de Tintín. Aunque a medida que se fueron incorporando personajes a la serie, el periodista y el terrier dejaron de mantener sus diálogos, Milú continuó siendo un perro dotado de conciencia hasta en las últimas entregas. Recuérdese su célebre dilema ante el mensaje en Tintín en el Tíbet (1960).

            Esta singularidad ha supuesto un auténtico quebradero de cabeza en todas las adaptaciones cinematográficas del Valiente, pues ver a un perro que habla en una pantalla puede llegar a ser tan ridículo como la era la hoy olvidada mula Francis. Spielberg, consciente de ello, prefiere dejar a Milú en la mudez. Pero conserva sus problemas de conciencia. En un momento dado, el singular animal duda entre su deber y una de esas porquerías, que tanto despiertan su apetito pese a las reprimendas del periodista. Su bravura para defender a Tintín, a despecho del peligro, también permanece inalterable.

            Se reconoce, en fin, que incluso la música de John Williams renuncia a sus fanfarrias habituales -pieza fundamental en el embaucamiento de los espectadores- para mostrarse más enigmática, más acorde con las peripecias de Tintín, mucho más atentas al misterio que a la acción.

            Pero el cinéfilo puede criticar Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio por esa monomanía de Spielberg con los ruidos, los trompazos y los efectos especiales. A la larga no son otra cosa que distintas formas de ocultar su falta de vigor narrativo, lo endeble que es su hilo de Ariadna. Al cinéfilo, le resulta como escuchar una composición musical en la que todo es ritmo, sin melodía alguna. Desde esta perspectiva, la película no presenta ninguna novedad, respecto al resto de la filmografía de su realizador, artífice de grandes espectáculos para quienes van al cine a comer palomitas. Pero a su vez filmes de escaso valor para quienes sienten la necesidad imperante de ver películas. Tintín podría ser Indiana Jones. Y si mañana, al bueno de Spielberg, se le pone en las narices adaptar las aventuras de Marco Polo, también se vería envuelto en esas persecuciones aparatosas hasta lo imposible, subrayadas por las fanfarrias de John Williams.

            Para el tintinófilo, hasta la llegada al Karabaudjan la cinta discurre con la placidez que siempre proporciona descubrir a los personajes de las aventuras del reportero desde unas nuevas perspectivas. La cosa empieza a salirse de madre una vez a bordo. Esa nefasta tendencia al feísmo del Hollywood actual para dar visas de realidad a lo que muestra, hace que Spielberg abandone el canon de la Línea clara -carente de tonos intermedios, manchas de negro, efectos de luz-, para entrar de lleno en el de la Línea chunga, la estética opuesta, según la polémica habida en la España de los años 80 respecto al cómic. Para comprobar que las estancias de Hergé no guardan ninguna relación con las de Spielberg y rendirse ante la evidencia, basta con regresar a las viñetas de El cangrejo de las pinzas de oro en las que Tintín se libra de sus ataduras y se encarama al camarote del alcoholizado Haddock.

            En la secuencia en la que el Valiente se acerca a nado al hidroavión de sus agresores, puede tener gracia que su tupé emerja como la aleta de aquel tiburón gigante que procuró al realizador el favor del público hace ya treinta y seis años. Pero eso del eructo del capitán en el depósito de gasolina del hidroavión, además de que no aparece en el álbum ni por asomo, es una ordinariez de mucho cuidado. Solo cabe atribuirla a ese afán escatológico de un cineasta que llegó a esconder a un niño entre las heces en La lista de Schindler (1993).

            Es en las secuencias de Bagghar donde el tintinófilo puede compartir sus recelos con el cinéfilo. Tiene gracia que sea la voz de Bianca Castafiore la que, habida cuenta de su capacidad para romper los cristales, sea la utilizada por Ivanovich Sakharine (Daniel Graig) para reventar la urna que guarda el Unicornio de Ben Salaad (Gad Elmaleh). Pero la secuencia del concierto, en la que se nos cuenta el truco, es tan confusa que se mezclan en ella asuntos tan dispares como la fobia que inspira al capitán y a Milú el arte del ruiseñor milanés -exacerbada por Spielberg hasta resultar cargante- con un halcón que parece llegado del bosque de Sherwood en los días de Robin Hood ex profeso para robar los pergaminos. Es tan grande y tan descabellado el baturrillo de datos inconexos que presenta -invitados con trazas de militares bordurios, la altivez de la Castafiore, los sicarios de Sakharine- que el realizador tiene que echar mano de su recurso más fácil: la persecución entre ruidos, planos de mucho aparato y cantidades industriales de efectos especiales. Es como volver a la vagoneta de Indiana Jones.

            Con más de lo mismo se nos lleva al puerto de la ciudad, donde se contraviene el optimismo a ultranza del Valiente y se nos presenta a un Tintín que lo da todo por perdido cuando el Karabaudjan ha partido. El Mejor Periodista del Mundo, el Tintín que amamos los tintinófilos, que salvó a su entrañable amigo Tchang Tching-Jen de las nieves del Tíbet obedeciendo a un presentimiento, jamás hubiese mostrado ese derrotismo que muestra en el puerto de Bagghar el Tintín de Spielberg.

            Otro puerto, el de Bruselas, será el escenario del ridículo duelo de grúas entre Ivanovich Sakharine y Haddock. El infantilismo de Spielberg siempre acaba por salir a relucir. Aquí lo hace en esta secuencia en la que los dos antagonistas deciden resolver la vieja pendencia entre sus familias -Sakharine resulta ser un descendiente de Rackham el Rojo- mediante dicho procedimiento. El personaje de Sakharine, que el Rey Midas de Hollywood y sus guionistas tienen a bien enjaretar, carece de la enjundia y la elegancia de los hermanos Pájaro, los antagonistas de Tintín y el capitán en el álbum. Esperamos verles cuando resulta que Sakharine los ha desplazado. Esa ha de ser la causa de que su villanía no acabe de encajarnos. Así que verle en la cabina de la grúa, aludiendo a sus viejos odios, resulta tan repelente como los juegos de los niños del Nunca Jamás de Hook. Tintinófilos y cinéfilos tienen en esa secuencia motivos para hacer sonar la campana en señal de alarma.

            Puede que lo mejor del Tintín de Spielberg sea el acercamiento al Tintín de Hergé -el de mi corazón- que a buen seguro impulsará entre miles de personas. Sólo con que uno de ellos encuentre en el culto a Tintín todo el placer que he encontrado yo, la película habrá merecido la pena.

 


[1] Ya habrá tiempo para hablar de la influencia de Los 39 escalones (Alfred Hitchcock, 1935) en La isla negra (1938).

Publicado el 3 de noviembre de 2011 a las 20:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 7

1 | Casimiro - 04/11/2011 - 00:59

Decir que Spielberg carece de vigor narrativo, cuando se le ha considerado por especialistas de todo el mundo (Warren Buckland, entre otros) como un genio en la composición narrativa, es un error garrafal.

2 | Javier Memba - 04/11/2011 - 01:11

Es una opinión tan respetable como la de Warren Buckland o cualquier otra. Afortunadamente, lo que transmiten las películas a cada espectador, no es ninguna ciencia exacta.

3 | Casimiro - 04/11/2011 - 10:23

Es verdad. Tienes toda la razón. Me has convencido.

4 | Casimiro - 04/11/2011 - 10:25

Eso es lo bonito del cine, que a unos nos transmite una cosa y a otros, otra distinta. Sería interesante saber cuánto de nuestra cultura "personal" nos influye a la hora de ver una película. Sería un tema para una tesis interesante...

Un gusto hablar contigo. Saludos.

5 | Javier Memba - 04/11/2011 - 10:52

Lo mismo te digo. Salvo verlas, no hay nada más bonito que discutir sobre películas. Un cordial saludo.

6 | carlos font - 10/11/2011 - 14:58

Querido Javier, aún no he visto la película, y por eso la pregunta y el debate que te propongo. ¿En 3D o normal? por otro lado, sabes de mi tintimanía y que no me perderé la peli por nada del mundo. Por cierto, aún conservo el tintin que me regalaste por mi boda. Saludos, y espero comentarios. Carlos Font

7 | Javier Memba - 14/11/2011 - 03:39

Hola Carlos:
A mi juicio, las películas en 3D hay que verlas en 3D porque en la realización se hacen siempre concesiones a ese 3D -los insectos que pasan en el primer término de tantos planos de "Avatar", por ejemplo- que estorban en las copias de dos dimensiones. Un saludo.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD