viernes, 14 de diciembre de 2018 23:54 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

El Maupassant galante

Archivado en: Cuaderno de lecturas, "Un día de campo y otros cuentos galantes", de Guy de Maupassant

imagen

     Lejos del impacto de piezas como La madre de los monstruos, aquélla protagonizada por la mujer que engendra deformidades para los circos, de la selección dedicada a los seres marginales; lejos también del dramatismo de los bastardos y las criadas seducidas que se presentan en esa misma antología, algunas de las piezas aquí reunidas son las que menos me han cautivado de cuanto he leído hasta la fecha de Guy de Maupassant. Por su puesto no entro a valorar su calidad literaria. No soy quién para juzgar al que, junto a Poe y Lovecraft, considero uno de los mayores cuentistas de la historia de la literatura universal.

Al igual que las narraciones de Drieu La Rochelle que he tenido oportunidad de leer, al igual que el Bel Ami del propio Maupassant, estas de aquí son un punto de referencia indiscutible de ese género narrativo que es el del adulterio. Más que cuentos, estos relatos son estampas del costumbrismo galante de su época.

El primero de ellos, Un día de campo, ha venido a demostrarme que la película de Jean Renoir basada en él no es una cinta inacaba como parece ser. Al menos, el relato no refiere más que lo contado por el realizador en su mediometraje:

            La hija de unos comerciantes de París, durante un domingo pasado en un merendero del Sena, se pierde con un barquero. Lo que parece ser un magreo rápido resulta ser todo un amor.

Tiempo después, cuando el barquero, de visita en París, se acerca a la tienda a preguntar por la muchacha, su madre le dice que se casó con el dependiente del negocio familiar, un bobalicón que le acompañaba en aquel día de campo.

Vuelve a pasar el tiempo y los dos jóvenes vuelven a encontrarse entre los mismos arbustos que conocieron sus besos furtivos. Los amantes ocasionales se miran añorando un amor que no pudo ser. El marido de la muchacha duerme la siesta muy cerca de allí.

No hay duda, Un día de campo, junto con Mosca, recuerdos de un remero, es uno de los textos aquí reunidos que transmiten la emoción de las piezas dedicadas a los seres marginales. Un día en el campo es una lectura tan deliciosa como hermoso el mediometraje que inspiro a Renoir (Une partie de campagne, 1936).

*****

Cuenta mi admirada Esther Benítez, una vez más la antóloga del maestro, que Maupassant fue remero en su juventud. De ahí que el Sena y sus traineras desempeñen un papel tan importante en esta selección. Al Sena precisamente se tira el Paul de La mujer de Paul tras descubrir que su amada también lo es de una tal Pauline. Es ésta una suerte de capitana de un grupo de lesbianas que frecuenta un merendero próximo al río.

Actualmente, que el lesbianismo está tan aceptado, la narración no tiene mayor interés que el de imaginar el revuelo que supuso en 1881, año de su publicación.

*****

El Truco de la pieza homónima es el que una supuesta burguesa pone en marcha para mantener a su lado a un ministro. A tal fin le dice que está embarazada de él, que ha dado a luz al niño, que el pequeño va creciendo bien... Pero nunca se lo deja ver. Cuando el dignatario quiere desprenderse de su amante y descubre que lo del pequeño es una falsedad, la burguesita confiesa que se lo ha inventado todo por crear una responsabilidad para con ella en su protector.

*****

Yveline Samoris es la historia de una muchacha que descubre escandalizada la conducta licenciosa de su madre, quien recibe a hombres en su casa. La joven exige a su progenitora que cambie de vida. De lo contrario, ella se suicidará. Como la mamá hace caso omiso a la advertencia, su hija se quita la vida.

*****

Las joyas es un texto mucho más sutil. Viene además a demostrarnos que Maupassant fue todo un azote de las buenas costumbres. Un hombre, Lantin, está casado con una mujer a la que adora. Todo en ella es virtud. Tanto es así que, pese a que su sueldo no da para lujos, la señora Lantin es capaz de guardar para ir a la ópera con asiduidad y comprarse constantemente bisutería que su marido llama "la pacotilla".

Al salir de una de sus representaciones operísticas, la esposa ejemplar coge frío y muere. En 1883, año en que el relato apareció publicado en la célebre revista Gil Blas, la gente aún se moría de cosas así. Tras el deceso de su santa, Lantin no sólo cae en una profunda depresión, sino que también, a falta de su compañera para llevar la economía familiar, comienza a pasar privaciones. Tanto es así que, habiendo llegado al hambre, decide vender "la pacotilla".

Cuál no será su sorpresa cuando el joyero, al ir a tasar las primeras piezas, le dice que son unas alhajas valiosísimas. La mal disimulada guasa que inspira a los empleados del orfebre termina de confirmar a Lantin que su mujer tenía una amante.

Convertido en un hombre rico gracias a las joyas que el querido regaló a su mujer, seis meses después nuestro protagonista vuelve a casarse con una mujer honesta, pero de carácter difícil, que "le hizo sufrir mucho".

*****

Junto al lecho nos presenta la experiencia de un matrimonio de aristócratas. Tras una infidelidad de él han llegado a un acuerdo en que son amigos más que pareja. En vista de lo cual, aunque viven juntos, cada uno puede tener los amantes que le vengan en gana.

Ante este panorama, el marido vuelve a enamorarse de su mujer. Ella, para entregar a él, le exige que previamente le pague lo que le hubiera costado una querida durante un mes.

*****

Condecorado narra la historia de un marido que está tan obsesionado con poseer una medalla como falto de méritos para ello. Dándose la circunstancia de que su mujer conoce a un político que puede obrar a favor de la anhelada distinción, nuestro hombre la insta a convencerle.

Metido en la empresa de recorrer varias bibliotecas en busca de documentación, para un trabajo que habrá de procurarle los méritos académicos suficientes para la condecoración, decide volver a su casa repentinamente. Su mujer está en la cama, convenciendo al político en cuestión. De ello da prueba la levita que la infiel no tiene tiempo de esconder. Pero como la prenda delatora luce una condecoración y es tanta la obsesión de nuestro hombre por la medalla, cuando ella le dice que esa levita la ha encargado para él, porque ya le han concedido la anhelada distinción, el infeliz se lo cree.

*****

Aparecido en el número de Gil Blas del 4 de diciembre de 1883, Un sabio nos cuenta, con las sutilezas de la época -todo se da a entender-, la experiencia de un hombre que, desfallecido hasta el punto de la enfermedad por los bríos de su esposa, le presenta a un amante que la satisface y deja que éste entre a formar parte de su cotidianeidad.

De los asuntos aquí tratados, éste es uno de los que peor han envejecido. Hoy día, ese consentimiento al que se alude, llama muy poco la atención.

*****

Hay algo en Rose que desconcierta. Tras un planteamiento interesante -una bella burguesa se dispone a referirle a su amiga lo divertido que resulta ser amada por un criado-, el ejemplo que la gentil señorita pone es el de cierta ocasión bastante inverosímil. Fue cuando la que creyó ser una de sus más fieles doncellas resultó ser un peligroso criminal, un travestido que se hacía pasar por mujer hasta que la policía fue a detenerle al domicilio de nuestra narradora.

*****

El barón de Etraille, el protagonista de Encuentro -una de las mejores piezas de la selección-, descubre a su mujer besándose con otro hombre. Como no quiere escándalos, se separa de ella alegando incompatibilidad de caracteres.

Tras unos años alejado de París para poner tierra de por medio entre él y su esposa, Etraille regresa a la capital. Se siente enfermo y el médico le recomienda que vaya a Niza a reponerse. En el tren se encuentra con una mujer que parece ser su esposa. En efecto, es ella. No puede resistirse, vuelve a rendirse a sus encantos. La baronesa, muy por el contrario, le desprecia. Tras confesarle que ha sido ella quien ha preparado el encuentro, le dice que lo ha hecho porque está embarazada. Así, cuando al llegar a Niza unos amigos comunes les vean bajarse juntos del tren creerán que han engendrado el niño en la noche pasada en el vagón. Tras despedirse en la estación, nunca más volvieron a verse.

*****

La desconocida es una mujer fascinante que concierta una cita con el protagonista del relato, tan maravillado con ella como con la naturalidad de su actitud. Tras presentarse la bella en el domicilio del narrador, éste comienza a desnudarla antes de haber intercambiado una veintena de palabras. "¡Qué soberbia y estremecedora es la aparición de la carne (...)!, escribe Maupassant en una de las frases más brillantes de toda la selección (tercer párrafo de la página 133).

Pero llegada la hora de la verdad, acaso turbado por una mancha negra que la mujer resulta tener en su espalda, nuestro hombre no es capaz de amarla. La mujer se marcha muy ofendida y nunca más vuelve a dirigirle la palabra. Nuestro protagonista ni siquiera llega a saber su nombre.

*****

El método de Roger puede entenderse como una variación de este mismo tema. Su protagonista y narrador es un hombre casado con una viuda a la que ama. Aun así, la noche de bodas, es incapaz de dar la talla.

Tras abandonar enfurecido el lecho conyugal ante las burlas de ella, decide visitar un prostíbulo. Una vez obtenido allí el placer, vuelve a su casa y, entonces sí, está en condiciones de satisfacer a su esposa.

Este relato, al igual que tantos en todas las selecciones de Maupassant, se nos refiere como el ejemplo a una conversación mantenida entre el narrador y un interlocutor ajeno a la pieza que, concluido ese pequeño diálogo de introducción, da comienzo en un nuevo párrafo separado por unos asteriscos.

*****

Un parisino que hace fortuna lejos de Francia es el protagonista de La horquilla. El motivo de su exilio no es otro que una mujer. La amó tanto que ella le llevó a la ruina, abandonándole cuando se le acabó el dinero. Aún así, nuestro hombre, que cuenta su historia a otro parisino que se hospeda ocasionalmente en su casa, ha emigrado para hacer una nueva fortuna que dilapidar con ella.

*****

Así como el miedo y la exclusión social, en líneas generales, siguen obedeciendo a los mismos motivos que lo hacían en los días en que se leía Gil Blas, las costumbres galantes han cambiado radicalmente. Esas infidelidades y esos juegos eróticos a los que se refiere el maestro son algo totalmente superado en nuestro siglo XXI. Ése es el motivo de que estas piezas, a excepción de obras maestras como Un día en el campo, en la que se refieren aspectos intemporales del amor, revistan un menor interés que las de las otras selecciones.

La confidencia es un ejemplo meridiano de todo esto. La confesión aludida es la que una "baronesita" hace a una "marquesita". Aquélla, agobiada por los celos infundados de su marido, decide finalmente engañarle en una única ocasión.

*****

No hay duda, La confidencia es uno de los relatos más simples de libro, al igual que Imprudencia, el texto que le sucede. Éste último nos presenta a un matrimonio que se quiere pero se aburre, sin saber aún por qué. Ésa es la mejor reflexión de la pieza.

Ante semejante panorama, ella le pide a él que la lleve a un cabaret y la trate como si fuera una querida. Puestos a ello, la esposa convence al marido para que le cuente cuántas amantes tuvo. Él le dice que cien, que prefería las furcias a las "aficionadas". A ella le resulta muy interesante todo esto.

*****

Salvada nos refiere la historia de otra marquesa que quiere separarse de su marido y contrata a una criada, especialista en provocar divorcios, para sorprender a su esposo con ella y tener así un argumento para pedir la separación.

****

La profusión de aristócratas protagonizando las distintas piezas es otra de las cosas que se han quedado obsoletas. Tras la mitificación del marginado en la literatura del siglo XX y la criminalización del burgués en esas mismas páginas, si actualmente leyera una narración protagonizada por un noble, aunque estuviera ambientada en nuestros días, la imaginaría pretérita.

Sin embargo, esa aristocracia fue el gran mundo en el que se movió Maupassant y, a la vista del lugar que ocupan en la gran narrativa decimonónica -es decir, la francesa y la rusa-, los primeros destinatarios de aquellas ficciones.

Dentro de ese contexto, hay que enmarcar a la marquesita de Rennedon, protagonista de La seña. Tan distinguida dama, puesta a imitar a una vecina que es una prostituta, quien aguarda a los hombres en la ventana de su casa, se hace pasar por meretriz ella misma.

La aventura le resulta tan divertida que no duda en contársela a una amiga, dando así lugar al relato.

*****

En el bosque es una de estos textos que menos me han interesado. Sus protagonistas son dos comerciantes parisinos, ya ancianos, que deciden volver a sus lujurias de juventud entre los arbustos del pueblo en que se conocieron.

*****

Mucho más ingeniosa, La baronesa narra la historia de "una mujer de mundo que se ve atravesando una difícil situación económica". Tras pedirle 30.000 al narrador, un anticuario, éste se los niega. No obstante, se ofrece a enviarle un cristo de marfil a su casa. También le enviará a algunos de sus clientes para que intente venderles la pieza a base de milongas.

La baronesa comienza a ganar tanto dinero recibiendo que es ella misma quien acaba por comprar el cristo.

*****

Los alfileres no son otros que aquellos que delatan a un hombre que tiene dos amantes: una funcionaria parisina, "una vieja amiga, una costumbre", y una burguesita que conoce en una playa.

Así las cosas, una de ellas se deja olvidados unos alfileres en la habitación de nuestro tipo. Al ser descubiertos por la otra, delatan el doble juego de nuestro protagonista. En vista de lo cual, las dos mujeres deciden dejar a la vez al seductor y nace una sincera amistad entre ellas.

*****

La cita comienza con su protagonista, una adúltera que engaña a su marido cuando éste está en la bolsa. Pero ya está cansada de acudir, siempre lo mismo y de idéntica manera, a los requerimientos de su amante, cuyos encuentros, entre otras muchas incomodidades, incluso la obligan a vestirse sin doncella.

Decidida pues a partir con él, resuelve hacer esperar su querido y se pierde por un parque donde conoce a otro hombre. Lo que en principio se perfila como las atenciones de un caballero, que el nuevo conocido dispensa a nuestra burguesa, acaba resultando una nueva aventura, un nuevo amante...

*****

Mosca. Recuerdos de un remero es uno de los textos más emotivos aquí antologados. Lo es hasta tal punto que, muy probablemente -habida cuenta de esa afición a las barcas de Maupassant-, se trate de un relato autobiográfico. De hecho, a diferencia de esa práctica habitual en maestro de introducirnos en las piezas mediante un diálogo en el que el relato es una anécdota, un ejemplo que refiere el narrador, esta interesante narración se cuenta en primera persona.

Localizado en ese periodo de "juergas sanas y bulliciosas que llevé entre los veinte y los treinta años" -lo que indiscutiblemente supone uno de los grandes aciertos de la pieza y me hace evocar mi siempre añorada bohemia-, sus protagonistas son la tripulación de una trainera del Sena.

A falta de un timonel, el cargo es ocupado por Mosca, una alegre muchacha que, de uno en uno, no tarda en entregarse a todos. Incluso aquel compañero que parece estar más enamorado de Mosca acaba por rendirse a la camaradería que reina entre todos ellos.

Cuando la joven se queda embarazada, lejos de intentar averiguar quién es el padre, deciden hacerse cargo de lo que venga entre todos. Y todos se sienten muy desgraciados cuando Mosca pierde a la criatura al caerse accidentalmente de la barca. Esto no impide que, recuperando el sentido del humor en el paroxismo de su tristeza, se comprometan a hacerla otra entre todos.

*****

Los tumbales, la última pieza, es también una de los mejores. En esta ocasión se nos refiere la experiencia de un hombre que, paseando por el cementerio de Montmatre, conoce a una joven viuda que llora ante una tumba. El tipo se ofrece a reconfortarla. Naturalmente acaba seduciéndola.

Tras "correr en busca de otras ternuras" -acaso el gran hallazgo lingüístico del texto- nuestro hombre regresa al cementerio y vuelve a encontrarse a la mujer, fingiendo ser la viuda de otro muerto y dejándose seducir por otro vivo mediante el mismo procedimiento. Otra obra maestra.

Publicado el 14 de noviembre de 2011 a las 02:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD