lunes, 19 de noviembre de 2018 20:08 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Recordando a Patty Shepard

Archivado en: Inéditos, cine, "Recordando a Patty Shepard"

imagen

            Bajo el nombre de brandy, bebí mucho coñac soñando a dos mujeres: Nico y Patty Shepard. Aquélla, la bella colaboradora de la Velvet Underground, fue la protagonista de un mítico anuncio de mi adolescencia de Centenario Terry -parece ser que dirigido por Leopoldo Pomés- en el que trotaba sobre un caballo blanco por un paraje idílico. Las maravillosas piernas de la alemana se veían más que el animal. "Cuando sea mayor beberé coñac", me dije entonces por un procedimiento parecido al que William Burroughs, también de niño, se prometió su toxicomanía para la vida adulta.

            No esperé a ser mayor para beber coñac. Es más, puede que incluso me hiciera un verdadero adulto cuando dejé de beberlo. Muchos años antes, en 1988, tuve oportunidad de escribir sobre Nico por primera vez con motivo de su fallecimiento en Ibiza. La autora de Chelsea Girl iba a comprar marihuana en bicicleta, también parece ser, cuando La Parca se la llevó.

            Sobre Patty Shepard, la otra mujer por la que bebí mucho coñac, escribo ahora por primera vez. La asocio al brandy porque el primer gran éxito de su actividad como modelo publicitaria fue un memorable anuncio de Fundador dirigido por José Luis Borau. Junto a los discos sorpresa de esta misma marca, aquel spot hoy consta entre lo más granado del imaginario de la nostalgia colectiva de los años 60.

            Nacida en Greenville (Carolina del Sur) en 1945, llegó a España en 1963 con el objeto de matricularse en la madrileña facultad Filosofía y Letras. Pero estaba escrito que aquel viaje de estudios fuese el destino inexorable de su vida. El magnetismo que ejerció sobre los tomavistas de los publicistas españoles y su matrimonio con el actor Manuel de Blas la hicieron echar raíces entre nosotros.

            La belleza de aquella Patty temprana, además de singular para el canon español, era oscilante. Así, en una misma mirada podía pasar de la inocencia a la perversión. Es decir, sintetizaba en sí misma el verdadero sentido de la magia, que no existe sin horror y viceversa. Nada más lógico, por lo tanto, que acabara convertida en la gran musa del fantaterror patrio.

           Antes de aquella gloria, que aunque la convirtió en un mito entre los aficionados al género no guarda correspondencia con sus éxitos como modelo publicitaria ni con la estrella que cabía augurarla ante su atractivo oscilante y singular, Patty fue uno de los rostros más populares de los anuncios -que aún se les llamaba- de la televisión de los años 60.

            Fue precisamente esta dignidad la que ella misma parodió en su creación de la Patty -no en vano homónima- de Un, dos, tres, al escondite inglés (1969), el debut en la realización de Iván Zulueta. Tutelado por José Luis Borau y en la estela del Richard Lester que filmaba a The Beatles, fue aquel un acercamiento al pop y a la modernidad televisiva que tuvo en la antigua chica Fundador uno de los mejores ejemplos. Pues ese segundo recorrido de la actriz estadounidense -cronológicamente el primero, anterior al del fantaterror- que la lleva a la memoria colectiva del siglo XX español, comienza cuando esos spots televisivos la convierten en una de las bellezas más prominentes de los años 60. Es entonces cuando su singular atractivo deja de ser foráneo y se convierte en algo propio y cercano por su constante presencia.

            Son pocas las modelos que triunfan en el cine y Patty Shepard no fue la excepción de esta regla. Bien es cierto que entre 1965 y 1974 rodó varios títulos por año. Pero, a tenor de su belleza, su estrella debió brillar en Hollywood y lo hizo en el Oeste almeriense. En el fantaterror nacional entró como un chicha yeyé de la mano de Tulio Demicheli y Hugo Fregonese en Los monstruos del terror (1969). La afición la venera especialmente en su creación de la condesa Wandesa Párvula de Nadasdy de La noche de Walpurgis (León Klimowsky, 1971).

            Yo me quedó con sus maestras, en el lado lánguido del espectro de su hermosura. Hubo dos, la de Sumario sangriento de la pequeña Estefanía (1972), un gialllo canónico de Tonino Valerii, y la Mary de La tumba de la isla maldita (Julio Salvador, 1973).

            Ambos personajes entran de lleno en ese cine al que ya me he referido con anterioridad en esta bitácora. Una pantalla que, al carecer prácticamente de dirección artística, ahora resulta un documento de una fidelidad asombrosa de las estampas de los años 70. Entonces beber coñac era cosa de hombres y la gran Patty, un modelo de belleza. Un mundo que fue el mío y sigo amando tanto que pone a cualquier película que me devuelve a él por encima de cualquier otra consideración.

            Ya he hablado aquí de otras actrices que sintetizan el prototipo de las chicas de mi época: Catherine Spaak, Mimsy Famer, la maravillosa Carole André. A excepción de la de Catherine -y con mucha manga ancha, claro- puede decirse que la estrella de ninguna de ellas brilló tanto como su encanto merecía. De ordinario trabajaron en las pantallas de géneros italiana o en la española. Raramente llegaron más allá de aquel cine de la Europa de las coproducciones.

            Empiezo a pensar que ese apego de su belleza a la hermosura real de aquellos días pretéritos obró en contra del despuntar de su estrella. Sabido es que el firmamento fílmico es más dado a las musas que se antojan inalcanzables al común de los mortales que a las representantes de esa gracia de todos los días. No hay duda, ese apego a lo cotidiano fue el motivo del delimitado brillo de su estrella.

Publicado el 8 de diciembre de 2011 a las 16:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 3

1 | Jose Luis - 09/12/2011 - 19:02

¿Esta era aquella chica de "redondo es el disco sorpresa de fundador" ?
Eso era marketing de verdad, al igual que el anuncio del caballo, y no lo que hacen ahora, todos nos sabiamos las canciones y anhelabamos el poder tomar eso para ser de la onda
O es que somos muy mayores... seguro que es esto último

2 | Javier Memba - 16/12/2011 - 00:15

Creo que sí, que era ella. Pero no me hagas mucho caso. Yo la recuerdo cantando aquello de "Está como nunca. Está como nunca... Fundador".
En efecto, lo de poner chicas así fue determinante. Si en lugar de a ellas hubiesen utilizado a un barbudo, yo nunca habría bebido coñac.
Un saludo

3 | benito - 05/1/2013 - 22:37

si era ella la del anuncio, me acabo de enterar que fallecio el dia 3 de enero de 2013.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD