martes, 25 de septiembre de 2018 02:16 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Crónica de pobres amantes

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "Crónica de pobres amantes", de Vasco Pratolini

imagen

                   Mi interés por la narrativa italiana es limitado, desordenado y disperso. Aun así, leí con sumo gusto al Alberto Moravia de El conformista (1951), al Carlo Emilio Gadda de El zafarrancho aquel de Vía Merulana (1959), al Leonardo Sciascia de El archivo de Egipto (1959) o al Gesualdo Bufalino de Perorata del apestado (1981) y Las mentiras de la noche (1988). Me entusiasmó el Giuseppe Pontiggia de Vidas de hombres no ilustres (1995), el Dino Buzzati de El desierto de los tártaros (1940) y el Italo Calvino de El barón rampante (1957). El vizconde demediado (1952) y El caballero inexistente (1959), también de Calvino, ya me conmovieron menos.

                   Completa mi paquete lecturas italianas Crónica de pobres amantes (1947) de Vasco Pratolini. Me la regaló mi madre hace veinticinco años, junto con el resto de las Obras Maestras de Literatura Contemporánea de Seix Barral, una de mis más preciadas colecciones.

                   Aunque al hablar de neorrealismo suele pensarse en las primeras -y magistrales- cintas de Rossellini, de Sica y Visconti, lo cierto es que más que una corriente estética, el neorrealismo fue todo un movimiento espiritual que tuvo en la fotografía y en la narrativa dos de sus mejores expresiones. Concebida como la historia de los Ángeles Custodios -escribe el autor en la pág. 17 de mi edición (Seix Barral, 1984), Crónica de pobres amantes es una de las ficciones canónicas de esa narrativa neorrealista. Di cuenta de ella en diciembre de 2000.

                   "Cuatro muchachas, más o menos de la misma edad, habían crecido juntas en casas contiguas de vía del Corno".

                   Aurora Cecchi -hija de un barrendero-, Milena Bellini -hija de un ujier del juzgado-, Bianca Quagliotti -hija de un vendedor de almendras garrapiñadas- y Clara Lucatelli -hija de un cavador- son las principales protagonistas de los amores pobres a los que alude un título que no es modo alguno una metáfora. Las mezquindades, y a veces las grandezas, del sentimiento amoroso sirven de móvil para construir una novela coral en torno a la calle referida en la Florencia de 1925 y 1926. Son estos los años de asentamiento del fascismo y sobre la violencia de los camisas negras tratan las páginas que más me interesaron de esta novela ejemplar.

                   Fue la Señora, una misteriosa mujer respetada incluso por los fascistas y la policía, quien dio su apodo ese apodo de "Ángeles Custodios" a nuestras cuatro Mac Guffin. Es el episodio dedicado al pasado de la inquietante dama el primero que me ha cautivado: Bella como fue, en un momento dado -creo recordar que obsesionada por el carácter efímero de la belleza, el paso del tiempo o algo por el estilo-, decidió retirar cuantos retratos de ella obraban en poder de otras personas. Puesta a ello, no le importó acostarse con el poseedor del último y narcotizarle para robárselo. Convertida en lesbiana -lo que sólo se nos explica sutilmente- será la madrina de las cuatro jovencitas.

                   El destino de Aurora es el más triste. Seducida por Nesi, el carbonero, éste la convertirá en su amante. Pero a ella quien la inspira es su hijo. Tras quedarse embarazada, Nesi la pondrá un piso, la asignará una renta y empezará a pegarla sin más motivos que sus celos y sus suspicacias. Cuando el cruel carbonero se rompe una pierna, será Otelo, su hijo, el encargado de llevarle su asignación a la muchacha. Así las cosas, el sentimiento cercenado con anterioridad vuelve a surgir entre ellos y la pareja decide fugarse. Ésta será la puntilla para el viejo Nesi, quien viéndose privado de su autoridad acabará muriendo.

                   De regreso a vía del Corno, Otelo dejará de sentir por Aurora lo que sentía. Aunque se casa con ella y reconoce al hijo de su padre -es decir, a su hermanastro-, acabara reproduciendo el mismo esquema del viejo Nesi. Su querida será Liliana, la mujer de Giulio. Delincuente en libertad condicional al principio de la narración, Giulio acabará en la cárcel, delatado por la Señora, al estar implicado en un golpe que se ha dado en vía Bolognese.

                   Aurora, aún joven, como recalca Pratolini, se dedicará a cuidar de la carbonería mientras consiente a su marido su lío con Liliana.

                   En paralelo, puesto que la historia de Aurora y Otelo se desarrolla a lo largo de toda la novela, los fascistas matan a Maciste, el herrero comunista, durante lo que ellos llaman la Noche del Apocalipsis. Esto es, durante una cacería de disidentes organizada por las escuadras del fascio. Caen sobre Maciste cuando va en su nueva moto a avisar a un compañero de que los camisas negras le están buscando. Dichas páginas, como ya he apuntado, constituyen uno de los mejores fragmentos del libro.

                   Ugo (sic), un vendedor de fruta ambulante -también militante del PCI y en un primer momento enemigo del herrero por cuestiones de militancia-, será herido en la misma ocasión. Refugiado en casa de la señora, acabará enamorándose de Gesuina, la criada de entonces de la dama. Antes de ser detenido por la policía vivirá con Gesuina otro de los amores colindantes a las crónicas principales.

                   Maciste no será la única víctima de los sicarios de Mussolini, aquí personificados en Carlino y sus acólitos. El charcutero, un hombre apocado que sin ser rojo se niega a pagar al fascio, recibirá una paliza por parte de estos que acabará por llevarle a la tumba. Milena, su esposa, le confesará en el lecho de muerte que durante los últimos tiempos de la enfermedad que le ha tenido postrado desde la agresión ha tenido un amante y él morirá satisfecho de que su mujer no dedique el resto de su vida a llorarle.

                   Milena está enamorada de Mario, el novio formal de Bianca cuando empieza la narración. El sentimiento de Mario será fugaz. Acabará dejando a Bianca por Milena porque "cuando se es joven uno puede equivocarse". Cuando van a detenerle -Mario también es simpatizante comunista-, Milena huye con él de vía del Corno. Buscan refugio en el pueblo donde lo ha encontrado la viuda de Maciste.

                   Anteriormente, la Señora ha heredado una gran fortuna del hombre a quien quitó su último retrato. En venganza a la actuación de la calle en un fragmento que me ha recordado la escena de la muerte de Bubulina en Zorba el griego (1964), la inolvidable cinta de Michael Cacoyannis, compra todas las fincas dispuesta a echar de ellas a sus inquilinos.

                   Antes de ver cumplidos sus deseos, la Señora  pierde la razón. Habida cuenta de que todo su interés radica en dedicar gestos obscenos a cuantos hombres la visitan y a escupir desde el balcón a sus vecinos, su administrador decide no echar a nadie de su casa.

                   La novela termina con Musetta, la hermana menor de Aurora, elogiando vía del Corno en un dialogo mantenido con un pretendiente que la corteja.

                   Escrita en primera persona del plural y en presente, el procedimiento produce al lector la sensación de encontrarse ante uno de esos narradores que, entrando en campo en determinadas secuencias, nos introducen en las tramas de algunas películas. Obra en verdad notable, no es baladí que su autor -a buen seguro comunista- sea considerado uno de los máximos representantes del neorrealismo literario italiano. Construir una crónica del quinto año de la Nueva Era, merced a los amores de un barrio popular, es una genialidad ante la que me descubro. Ésta fue una de mis mejores lecturas del 2000.

 

Publicado el 17 de diciembre de 2011 a las 02:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD