domingo, 18 de noviembre de 2018 06:16 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

La esfinge de los hielos

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "La esfinge de los hielos", de Julio Verne

imagen

                   Me tiembla el pulso al venir a denostar a uno mis autores favoritos desde que sé leer: el Julio Verne que ya admiraba en las lecturas de mi infancia en aquellas ediciones de la Colección Historias, de la queridísima Editorial Bruguera, con 250 ilustraciones. Un capitán de quince años, A través de la estepa o El faro del fin del mundo fueron algunas de aquellas delicias que me cautivaron cuando empezaba a leer.

                   Por eso, ahora me apena apuntar que la única gracia que encontré a La esfinge de los hielos en mi lectura de julio de 2001 fue precisamente lo que me atrajo de ella: estar basada en Las aventuras de Arthur Gordon Pym, de Edgar Allan Poe. Siempre le pido a un texto algo más que lo que me magnetiza de él. Pero en este viaje extraordinario de Verne sólo encontré la más tediosa de las novelas que he tenido oportunidad de leer hasta ahora del francés.

                   También queda patente en estas páginas lo obsoleto de las traducciones de mi colección, un supuesto facsímile de una de las primeras ediciones españolas de los Viajes Extraordinarios que adquirí en 1987. Prodiga en alusiones como "su padre de usted" y otras de idéntico tenor, tal vez sea ese español antiguo de la versión la prueba irrefutable de la autenticidad de facsímile.

                   En cualquier caso, siendo La esfinge de los hielos un homenaje a Edgar Allan Poe -a quien muy probablemente Verne leyó en las míticas traducciones de Baudelaire-, el tributo va mucho más allá de la dedicatoria que abre estas páginas. Su argumento es la continuación del de Poe.

                   Interrumpido el asunto del norteamericano cuando su protagonista ve la esfinge de los hielos a la que alude el título del francés, Verne comienza su relato en las islas Kerguelen.

                   El narrador es un hombre que espera ser embarcado en el lugar en cuestión para regresar a su país: Estados Unidos. Pese a que, según la costumbre de la época todos los mercantes -si les es posible- están obligados a ello, el capitán del primer barco en arribar al puerto de Kerguelen se niega a aceptarle como pasajero. Alega que su singladura no tiene un rumbo fijo, sino que se haya empeñada en adentrarse en los mares próximos al Polo Sur.

                   Tras las naturales reticencias, el capitán acepta al narrador al enterarse de que éste es paisano de Arthur Gordon Pym. Cuando el pasajero sostiene que el de Poe sólo es un personaje de ficción, el capitán -Len Guy- asegura ser el hermano del capitán de la Jane, el barco con el que Pym llegara hasta la isla de Tsalal.

                   Dada la circunstancia de que Poe dejó incompleta la narración, aduciendo que los últimos capítulos del manuscrito original de Arthur se han perdido junto a él, Len Guy pretende que su hermano puede estar vivo, perdido en algún lugar del Polo Sur. Ése es el motivo de su partida con dicho rumbo. Superadas las naturales reservas a creer realidad la ficción, el narrador se convertirá en el más ardiente defensor de una empresa cuya amenidad literaria, que se espera en todo momento, nunca se llega a encontrar. Puede que mi admirado Verne, puesto a dar verosimilitud al relato se olvidara de lo que el mismo nos enseñó en De la tierra a la Tierra a la Luna: la fantasía es mucho más importante que la lógica.

                   Los primeros problemas surgen cuando, entre la tripulación enrolada en el último puerto, ajena a la que navega habitualmente junto a Guy, comienzan a producirse las protestas ante la proximidad del verano -hemos de recordar que en el Cono Sur es equivalente a nuestro invierno- y Guy y sus fieles se empeñan en seguir avanzando hacia el Polo Sur.

                   Entre los nuevos se encuentra un inquietante mestizo que resulta ser Dick Peters, último compañero de Pym en sus desdichas. Este personaje, además de la esperanza de encontrar a su amigo con vida, guarda un secreto: en la aventura de Poe fue el encargado de dar muerte a uno de los supervivientes del naufragio -para que su cadáver sirviera de alimento a los demás-, cuyo hermano se encuentra entre la nueva tripulación que Peters integra. Tan terrible cargo de conciencia hará que Peters salve valientemente al hermano de su anterior víctima cuando éste cae por la borda.

                   Una vez en la isla de Tsalal -cuyos nativos dieron muerte a los compañeros de Pym y Peters- los hombres de Len Guy descubren un rastro del perro de Pym y los huesos de los nativos: todo el mundo ha muerto en los once años que Peters ha tardado en volver a lugar.

                   Otra vez proa al Polo Sur, el conflicto entre quienes desean proseguir y quienes desean volver comienza a ser insostenible -al igual que las páginas que se dedican a contárnoslo-. Finalmente, será el hielo quien decida: un iceberg emerge y el barco encalla en él. Un nuevo movimiento del hielo hará que la nave vaya a pique. Cuando todas las esperanzas parecen estar perdidas para nuestros amigos, quienes ya disponen a pasar los terribles rigores del verano en la Antártida, los que no quisieron proseguir el viaje se marchan a bordo de la única barca con la que cuenta toda la tripulación.

                   Días después, una pequeña embarcación se acerca a los abandonados: se trata del hermano de Len Guy, quien, en efecto, sigue vivo.

                   Apañados todos en la barca de los recién llegados, emprenden el viaje de regreso. Al pasar otra vez por la esfinge de los hielos a la que alude Poe al final de su novela, ésta resulta ser un impresionante imán. Del mismo modo que atrayendo sus partes metálicas ha destrozado las cuadernas de la barca de quienes abandonaron al segundo de los Guy, atrajo a Arthur Gordon Pym mereced al rifle que llevaba colgado a su espalda. El cadáver del héroe, cuyo pelo y cuyas uñas han seguido creciendo, yace pegado al maravilloso imán. El resto es un final feliz que desmerece y enmienda al de Poe.

                   Seguiré adorando al Verne de Héctor Servadac y el díptico del capitán Nemo, el gran misántropo.

Publicado el 22 de diciembre de 2011 a las 22:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 1

1 | Javier Memba (Web) - 05/9/2013 - 18:37

Me alegro mucho de ese interés. Máxime sabiendo que admiramos al gran Verne por igual, pese a que, a mi juicio, "La esfinge..." deje tanto que desear.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD