viernes, 16 de noviembre de 2018 11:37 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

El fantasma de Cartago

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "El fantasma de Cartago"

imagen

                   Siendo Alix el héroe por antonomasia de la antigüedad clásica en el Noveno Arte, nada más lógico que la frecuencia con que sus aventuras tienen que ver con Cartago. Y sin embargo, aunque el joven paladín es todo un romano, su buena disposición para los cartagineses -los enemigos de Roma, también por antonomasia- viene a dar fe de que el espíritu de Jacques Martin -el impagable creador de Alix- dista mucho del de Edgar P. Jacobs. Sin entrar en otras consideraciones -alabado sea por siempre el nombre de Jacobs-, en Martin sería inconcebible esa criminalización maniquea de los tibetanos -en realidad trasunto del fascismo japonés que acababa de perder la guerra en el Pacífico- que Jacobs lleva a cabo El secreto del Espadón (1946), primera aventura de mis adorados Blake y Mortimer.

                   A la larga, dicha buena voluntad no es otra que la que inspira a Hergé, mentor de todos ellos, cuando hace que Tintín, a partir de su experiencia americana, se abra a los países que visita en lugar de liarse a mamporros como Obélix. Es curioso que los estalinistas y otros mentecatos de antaño tilden a Hergé de fascista. Quedémonos de momento con Alix.

                   Lleno de referencias a álbumes anteriores no publicados en la serie española editada por Norma en los primeros años 80, cuando yo la leí -según me parece, tampoco en la anterior de Okius-Tau-, acaso sea El fantasma de Cartago la aventura de Alix que más me ha gustado. Objeto de una nueva edición española, con el título de El espectro de Cartago dentro de la encomiable y necesaria recuperación de que toda la colección puesta en marcha por NetCom2 editorial, todo es epifanía en ambas impresiones.

                   La historia comienza cuando el joven romano y su inseparable Enak se encuentran posando para Scoras, un escultor cartaginés que se dispone a inmortalizarles en piedra como pago a los servicios prestados a la nueva Cartago en una aventura anterior: La isla maldita.

                   Cae la noche y un fantasma, portando una misteriosa luz, sale de las ruinas de la vieja Cartago para dar muerte a un legionario que hace guardia.

                   Al día siguiente, nuestros protagonistas se presentan en casa de Heliodoro, hermano del ausente inventor Lydas, al parecer amigo de nuestro héroe y desaparecido en La isla... Allí también se encuentra un mago -Eschoum- que le resulta conocido a Alix.

                   Concluido el ágape con que les obsequia su anfitrión, al regresar a su casa entre las ruinas, el joven romano sufre un desvanecimiento del que parece no recuperarse. El gobernador, a cuya residencia es conducido, toma cartas en el asunto y obliga al mago, que ya conocemos del domicilio de Heliodoro, a que haga regresar al joven romano de su sopor mortal.

                   Recuperado Alix, los dos amigos no tardan en volver a aventurarse por las ruinas de la vieja Cartago. De uno de sus pozos sale el fantasma que porta la extraña luz y sigue matando a los legionarios.

                   Metidos en sus pesquisas, el intrépido romano pierde el rastro de su amigo egipcio. Tras buscarle en vano, llegada la noche se internará en el pozo del que, efectivamente, sale el fantasma que lleva la luz. Investigando por los corredores de la enigmática construcción, da en ellos con los adoradores de la divinidad de la noche -Tanit- escondidos en unos habitáculos del lugar. La máxima sacerdotisa no es sino una bella joven que responde al nombre de Samthó. Habiendo dado refugio a Alix cuando éste sufre una caída, quedará prendada de él.

                   Los amores interrumpen el hilo de Ariadna que conduce el relato, recordaba Hergé. Y nosotros debemos abundar en dicha idea frente a quienes pretenden ver en Tintín connotaciones homosexuales porque el reportero no tiene novia. Alix, a diferencia del inefable Jabato, tampoco tiene chica. Pero que Martin nos muestre los sentimientos que inspira a Samthó, también le distancia del resto de los grandes discípulos de Hergé.

                   En cualquier caso, Alix se muestra indiferente a los sentimientos que inspira a la sacerdotisa. Intentará que ella, empeñada en huir con él, le diga qué es el extraño objeto que provoca la luz. Y en efecto, está a punto de hacerlo cuando la escalera por la que se disponen a salir a la superficie se rompe y Samthó cae al fondo del pozo, hallando allí la muerte.

                   Ya de regreso en la ciudad nueva, los dos amigos vuelven a encontrarse y Enak refiere al joven romano su experiencia con "una luz cegadora" que encontró en las ruinas. Al cogerla, fue víctima de un desmayo. Así las cosas, aunque oyó a Alix buscándole, no tuvo fuerzas para responderle.

                   A la mañana siguiente los legionarios reciben refuerzos y "ciegan" los pozos de la ruinas llenándoles de piedras. Esa misma noche, Alix será víctima de un intento de asesinato por parte de Scoras, que arrepentido pedirá la muerte a Tanit, quien se la concederá descargando un rayo sobre él.

                   Entretanto, el gobernador romano ha encerrado en su palacio a todos los ediles cartagineses, que comienzan a ser emparedados en su parlamento ante la negativa de ofrecer algún dato que ayude a detener al fantasma portador de la extraña luz.

                   Ordenado igualmente un registro en casa de Lydas, nuestros amigos, que acompañan a los legionarios, encuentran en ella al abuelo de Samthó, que acaba de ser torturado por los adoradores de Tanit. En venganza, cuenta a nuestro héroe todo lo que sabe. La misteriosa luz es el reflejo que produce un metal fabuloso, el oricalco. Descrito por Platón en sus escritos sobre la Atlántida, aquí se dice procedente de un meteorito y que otorga "un poder terrible".

                   Eschoum, con el que Alix ya mantuviera una rivalidad anterior en La garra negra, traslada los últimos restos de este prodigio al puerto para allí ser embarcados. Por último, el fantasma también es un antiguo conocido del intrépido Alix. En esta ocasión, del álbum titulado La tumba etrusca.

                   Ya para acabar, mientras se desata una tormenta, Eschoum y sus últimos colaboradores intentan escapar con el oricalco. Pero tan codiciada materia estalla provocando un cataclismo.

                   En colecciones tan dilatadas como la de las aventuras del teniente Blueberry, las de Spirou y Fantasio y ya incluso las de Blake y Mortimer, se puede apreciar perfectamente cómo el trazado de las viñetas puede llegar a cambiar tanto con el tiempo como las traducciones. Publicado originalmente en 1977, el dibujo de El fantasma de Cartago se me antoja mucho más próximo al de esa edad de oro que conoció el cómic en los años 60, cuando a mí me cautivó, que al de estos tiempos que corren.

                   Sin embargo, el espíritu que inspira éste y el resto de los álbumes de Alix -hay que insistir- siempre está mucho más en consonancia con el de los días venideros que con el que imperaba mientras tan queridas aventuras se dibujaban. Logicamente, esa impronta también acabó por influir en las ilustraciones. Fue en un álbum de Alix -no recuerdo en cuál- donde vi por primera vez una viñeta que mostraba a una pareja que se acababa de entregar a los placers de la carne.

Publicado el 28 de diciembre de 2011 a las 03:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD