sábado, 22 de septiembre de 2018 20:01 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

El Stradivarius perdido

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "El Stradivarius perdido" de John Meade Falkner

imagen

            Confundir la libertad con la velocidad y los coches con la independencia es algo tan de la juventud que a los cincuenta años me dejó gustar conducir por carretera. Todo ha sido gracia, como en el destino del cura rural de Georges Bernanos. Tras abandonar el volante en las rutas largas he vuelto a con agrado a las lecturas viajeras. La última fue la que me llevó a Gijón la pasada nochebuena. En ella puede dar cuenta de El Stradivarius perdido de John Meade Falkner. Número 37 de la colección Gótica de Valdemar, era un texto que me llamaba la atención desde que sus editores me lo obsequiaron gentilmente en el otoño de 2000.

            Autor de Moonfleet (1898), una novela de aventuras a la manera de las de Stevenson que inspiró a Fritz Lang Los contrabandistas de Moonfleet (1955) y de The Nebuly Coat (1903), entre ambas ficciones, Meade Falkner publicó El Stradivarius perdido en 1895. Considerado todo un clásico de las ghost stories está narrada mediante un procedimiento que, no por ser harto frecuente en la ficción pretérita, deja de resultarme más seductor: la epístola a un personaje que no juega ningún papel en el asunto. Un sujeto paciente mediante el cual, el autor se dirige al lector. En este caso, el destinatario del apócrifo es Edward Maltravers. Hijo del protagonista de la historia, le es dada la fatal peripecia de su padre, John Maltravers, en una larga carta de su tía, Sophia Maltravers cuando Edward cumple su mayoría de edad. Aunque el joven Maltravers es estudiante en Oxford y el joven Leo Vincey, de mi queridísima Ella (1887) de H. Rider Haggard, lo es de Cambridge, eso de que a los dos les sea referido un enigma paterno al cumplir la mayoría de edad, me ha llevado a asociar ambas novelas en una primera apreciación. Muy probablemente, Meade Falkner fue lector de Rider Haggard ya que Ella conoció un gran éxito de ventas desde sus primeras ediciones y su autor -que también escribió Las minas del rey Salomón (1885)- fue uno de los novelistas más prominentes de la Inglaterra de su tiempo.

            Dejando a un lado esta coincidencia, acaso imitación, no hay nada en común entre ambos textos. La epístola de miss Maltravers está fechada en 1867 y la experiencia de su hermano John dio comienzo en 1841. Fue entonces cuando, dos años después de instalarse en Oxford, trabó amistad con William Gaskell, otro estudiante de la misma universidad y tan aficionado a la música como el propio Maltravers.

            Entre los obras musicales de Gaskell, John Maltravers encuentra la partitura de una suite para violín y clavicordio de un tal Graziani escrita en Nápoles en 1744 bajo el título de L' Areopagita. Magnetizado por la composición, cuando Maltravers, un incipiente violinista, comienza a interpretar su glagiarda, siente una presencia en la habitación. Como si alguien se sentara a escucharle en una silla de mimbre de la estancia. Pero el estudiante violinista no descubre a nadie escuchándole.

            Después de que el prodigio vuelva a repetirse siempre que interpreta dicha tonada, aunque lo haga en compañía de Gaskell, en una ocasión, cuando Maltravers se vuelve, descubre a un hombre de "unos treinta y cinco años de edad y de apariencia todavía juvenil". Una "influencia maligna y perversa" (pág. 35). Ataviado a la usanza del siglo XVIII, tras escucharle desaparece en una biblioteca de la habitación.

            Pero los fenómenos extraños nunca vienen solos. La aparición de la inquietante presencia en los aposentos de Maltravers ha coincidido con una visita a Oxford de Constance Temple, una prima lejana de nuestro protagonista de la que sir John no tardará en quedar prendando. La bella Constance visita el campus de Oxford -aquí simplemente universidad- en compañía de su madre y de Sophie, nuestra narradora, "Sophy" cuando su hermano se refiere a ella por el diminutivo. El escudo familiar de la muchacha coincide con el mostrado en el libro donde se recoge manuscrita la suite nefasta. Dicho blasón también ha sido imaginado por Gaskell en sus ensoñaciones de un extraño salón de baile, donde se celebra una danza sombría, que imagina desde que se ha sentado al piano a interpretar la glagiarda.

            Tras las vacaciones estivales, de regreso a Oxford en octubre de 1842, luego de un cambio en las estanterías, Maltravers descubre una cámara secreta en la que se guarda el Stradivarius, la mejor creación del célebre artesano italiano. Se trata, claro, de uno de esos instrumentos que parecen cobrar vida interpretando cierta pieza. Ni que decir tiene que en este caso es la glagiarda. Fascinado por el descubrimiento, Maltravers contraviniendo lo que es debido en todo un sir, decide callarse el hallazgo entre sus allegados y dar a entender al experto que lo examina que se trata de una antigua propiedad de su familia. Y sin embargo, al apropiarse del fabuloso instrumento, su destino fatal queda sellado.

            Durante una visita a Constance en Roystron -la residencia familiar de la joven-, Maltravers cae presa de un extraño mal, una de esas enfermedades inexplicables en las que el paciente languidece sin explicación alguna. El origen del mal de sir John está en un retrato de un antepasado de su amada. Tras verlo iluminado por un relámpago sufre un desmayo y enferma. El protagonista del lienzo es sir Adrian Temple, un hombre cuya existencia fue "notoriamente maligna". El tipo en cuestión, gran aficionado a la música, es el mismo cuyo espectro ha escuchado a Maltravers en Oxford interpretar la glagiarda.

            En sus tiempos, en su siglo XVIII, Adrian Temple pasó la mayor parte de su vida entre Italia y Oxford. Secundando en sus disipaciones por un tal Jocelyn, sus licencias fueron tan grandes que tras una de ellas, el acólito, arrepentido, se convirtió en monje trapense. No fue ese desde luego el caso de Adrian.

            Casado John Maltravers con Constance tras recuperarse paulatinamente de su mal, su melancolía patológica vuelve a apoderarse de él en los primeros meses de matrimonio. Con todo hay algo que en Nápoles que le atrae poderosamente en Nápole y hacia allí parte, dejando atrás a Constance y al hijo de ambos. Ahora es ella la que cae enferma y muerte mientras sir John permanece en Italia.

            Cuando su hermana lo visita, encuentra a Maltravers instalado en la Villa Angelis, que fue la residencia de Adrian Temple en la bahía de la ciudad italiana. Es entonces cuando se nos explica el misterio de la glagiarda. Ese fragmento de la fatal suite era el que la orquesta interpretaba en el baile que veía en sus ensoñaciones Gaskell. Es, en efecto, el celebrado en una lejana velada dieciochesca en la que fue asesinado Adrian Temple. Y es que, tras perder a Jocelyn, el perverso antepasado de la mojigata Constance encontró otro compañero de disipaciones en Palamede Domacavalli, un aristócrata napolitano a cuya mujer no respetó el inglés. Consciente de ello, mientras se celebraba el baile en cuestión el palacio Domacavalli, Palamede dio muerte a Temple arrojando su cadáver a unas grutas en las que Maltravers, cien años después, encuentra su esqueleto cubierto de lo que fueron sus ropajes.

            Pero el secreto de la ruina de John Temple es otro. Le será dado a su hijo en una carta dirigida a él por Gaskell. Dicho texto constituye el último capítulo de la narración. Allí se nos cuenta que John Maltravers, además del Stradivarius, encontró dos volúmenes con un diario autógrafo de Adrian Temple. Cuando dicho manuscrito llegó a Gaskell, le faltaban dos páginas unas páginas, que imaginó arrancadas por Maltravers. En ellas se daba noticia de lo que hizo que Jocelyn abrazara el monacato y también fue origen de la degeneración de sir John. Esto no fue otra cosa una supuesta Visio malefica que, por oposición a la Visio beatifica -el conocimiento, la visión inmediata de Dios-, es otro tanto del mal supremo.

            A Maltravers le es dada semejante atrocidad siguiendo las instrucciones consignadas por Adrián Temple en su diario. En ellas se explica cómo iniciarse en un rito de Isis llevado a cabo en las cuevas de Nápoles, las mismas donde sir John encuentra los restos del perverso ancestro de su mujer. Cabe suponer que, para que nadie vuelva a iniciarse en tal horror, luego de serle dada la visión de lo Peor, Maltravers arranca las páginas del diario.

            Su lectura me ha resultado agradable y ciertos apuntes, en relación a Temple, sobre lo solitarias que suelen ser las existencias perversas, me ha suscitado reflexiones mirando pasar el paisaje a través del cristal del autobús. Pero El Stradivarius perdido me ha parecido un relato dilatado en las descripciones de una enfermedad -que de la primera melancolía lleva a sir John a un acceso severo de meningitis- y en la sutil alabanza de las virtudes del puritanismo victoriano. Aunque este último aspecto es casi canónico en la narrativa decimonónica inglesa a mí, más allá del interés arqueológico que le encontré en mis primeros encuentros con él, empieza a resultarme tan cargante como esos "¡ay!" exclamativos que jalonan la narración de Sophie.

            En cualquier caso, esta novela ha venido a ratificarme en mi idea de que el formato por excelencia para la literatura macabra es el cuento, el relato breve. Para escarnio de muchos buenos aficionados, sostengo que Drácula es una obra dilatada. De esta pieza de Meade Falkner he de decir lo mismo. Poe, Lovecraft, las leyendas de Bécquer... Todo son relatos, piezas breves. Como también lo es Schalken, el pintor, la obra maestra del gran Sheridan Le Fanu, mi favorito. Relatos, que se pueden leer independientemente aunque juntos conforman un texto mayor, son a la postre los distintos capítulos de Melmoth el errabundo, de Charles Maturin, y El monje, de Matthew G. Lewis, a mi juicio, las grandes novelas del género.

            De haberse condensado en cincuenta páginas, es decir, excluyendo todas esos párrafos que se van en la descripción de la enfermedad y las virtudes de la vida de la elite inglesa, El Stradivarius perdido sería mucho más interesante.

Publicado el 4 de enero de 2012 a las 17:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 1

1 | Jose Luis - 04/1/2012 - 19:33

Comparto la idea y me parece acertada el formato de cuento es muy útil para los relatos fantásticos ,a modo de ejemplo añado El Centinela" de Arhur C. Clarke precursor de 2001.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD