sábado, 20 de octubre de 2018 00:55 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

El "Horla" y otros cuentos de crueldad y delirio

Archivado en: Cuaderno de lecturas, "El 'Horla' y otros cuentos de crueldad y delirio", de Guy de Maupassant

imagen

                   En su momento, en la primavera de 2000, guiado por un segundo acercamiento a la obra de William Hope Hodgson que no satisfizo el entusiasmo con que le descubrí en La casa del confín de la Tierra unas semanas antes, alumbré la peregrina teoría de que ningún autor merece la lectura de más de un libro. Tan incierta y desatinada como mi interés por cualquier otra ideología que no sea mi exacerbado individualismo, al concebir semejante majadería olvidaba el placer con que he frecuentado las páginas de Maupassant. Aunque suscribo aquello de Lovecraft de que Poe es "deidad y referencia de toda ficción diabólica", el francés es mi cuentista favorito.

                   Con un denominador común: una obsesión y una locura en las que se puede presagiar el brutal suicidio con el que el maestro puso fin a sus días, lo que más me interesó en marzo de hace doce años de sus piezas de "crueldad y delirio" fueron las dos versiones de El "Horla". Bajo esta voz se hace alusión a dos vocablos franceses hors là! (¡fuera!), que no a la palabra española "orla".

                   Hecha la puntualización, la anécdota narrada bajo dicho título es la concerniente a un hombre que, a raíz de la llegada de un barco procedente de Brasil a las cercanías de su casa, comienza a ser poseído por algo así como su doble invisible. Ese "otro" al que alude Alberto Savinio en su Maupassant y "el otro", ese Mr Hyde que habitó en el gran Guy. En la primera de las versiones, la historia es referida por su protagonista; en la segunda, no es contada en forma de diario.

                   El listón mantiene su altura en La mano disecada. Si bien ya tuve oportunidad de leer esta pieza traducida por Ester Benítez, en esta ocasión lo está por Mauro Armiño. Tanto monta, monta tanto. Sí en Benítez es proverbial su buen hacer vertiendo al español a Maupassant, en Armiño lo es su excelencia trasladando a nuestra lengua la de Baudelaire. Apuntaré someramente que la aquí se nos cuenta es la historia de un hombre que guarda la siniestra reliquia a la que alude el título, mano que fuera de un peligroso criminal cuyo espectro acabará dando muerte al singular dueño.

                   Al volver ahora sobre todo ello, se me antoja que el asunto gravita en Las manos de Orlac. Filme mítico, dirigido en 1935 por el gran Karl Freund, versaba sobre un pianista al que le son transplantadas las manos de un asesino. Basada en una novela de Maurice Renard, contó con un guión -entre otros- de Guy Endore, P. J. Wolfson y John L. Balderston. Por un procedimiento parecido, Bola de sebo, una de las más célebres piezas bélicas de Maupassant, subyace en el guión de La diligencia (1939) que Dudley Nichols escribió para John Ford.

                   Sueños, volviendo a estos cuentos de crueldad y delirio, hace alusión al descubrimiento de los placeres del éter. Por extensión, a los de cualquier toxicomanía y su fatal empeño.

                   ¿Loco? es el hombre que, enajenado por los celos que le producen los paseos que su mujer da a caballo, mata a la montura y a ella misma.

                   Respecto a Un parricida, ya comentado en La vendetta y otros cuentos de horror apuntaré que confirma que la bastardía fue una de las principales obsesiones de Maupassant.

                   Suicidas nos cuenta los motivos -"la náusea de los hábitos y la negra melancolía de vivir de aquel modo", el hastío de su plácida existencia, en suma- que llevan a un hombre a quitarse la vida. Todo un anuncio de esa arrebatada forma con la que el autor se convertiría en asesino de sí mismo.

                   La Carta encontrada en un ahogado es aquélla que se halla en otro suicida. En esta ocasión, el desdichado se ha matado porque aquella que le inspira no le ha permitido más que ese juego de la amistad, tan frecuente en las mujeres que no aman a quienes se sienten atraídos por ellas.

                   La amistad precisamente, la existente entre Flaubert, Turgueniev y el propio Maupassant, a la que se hace referencia en El miedo, es lo más curioso de esta pieza. Mediante uno de sus procedimientos narrativos habituales -una conversación en la que los interlocutores recuerdan algo pasado,- el texto está enmarcado en una epidemia de cólera desatada en Touón. Dos viajeros, que asisten a ella desde el vagón de un tren, se cuentan relatos encaminados a demostrar cómo sólo se teme a lo desconocido.

                   Así, el narrador -en este caso el mismo Maupassant- alude a una experiencia que le Turgueniev "un domingo, en casa de Flaubert" (pág. 153). Hallándose el ruso de caza, mientras se baña en un río, cree ser sorprendido por una bestia fantástica ante la que huye despavorido. Será un niño quien espante al temible monstruo, que no es más una mujer que se ha criado desde pequeña en el bosque.

                   A continuación, el interlocutor del escritor propone una experiencia propia: el susto que le dio un carro, que él creía que avanzaba solo, cuando en realidad iba tirado por un pequeño descalzo.

                   La tumba es un caso de necrofilia. Su protagonista es un hombre que, habiéndose enamorado "absolutamente" de una mujer, cuando ocho días después ésta expira, él profana su sepultura para abrazarla por última vez.

                   Carta de un loco nos plantea el caso más típico de desequilibrio: la duda ante el significado universalmente aceptado de todas las cosas. Desde esta perspectiva, dos y dos no tienen porque ser cuatro, el amarillo puede ser el verde y cualquier cosa lo que al lunático le parezca. Jugando igualmente con lo restringido que se halla el campo abarcado por nuestros sentidos, el autor vuelve a otra de sus constantes: la posesión de su protagonista por un ser invisible, ya vista en El "Horla". Completa el cuadro patológico el pánico ante los espejos. Nada más lógico considerando que en su reflejo empiezan a aparecer seres imaginarios.

                   En Loco volvemos a detectar esa crítica social de la que Maupassant fue todo un maestro. La historia propuesta es la de un magistrado, que pasa por ser ejemplo de rectitud, mientras que comienza a sentir una irrefrenable atracción por el crimen. Acabará matando a un niño y condenando por ello a un inocente.

                   La muerta, es una comparación entre los textos que rezan en las lápidas y lo que verdaderamente deberíamos leer allí. Así, donde dice que la dama a la que alude el título "amo, fue amada, y murió", debería constar: "Habiendo salido un día para engañar a su amante, cogió frío bajo la lluvia y murió". Esta última es la acción que se nos cuenta.

                   Mucho menos ocurrente se nos presenta La noche. En sus páginas, un noctámbulo, durante uno de sus paseos, descubrirá que París se ha quedado paralizado. El último parisino no escucha a persona alguna en las calles de la ciudad. Así pues, se dispone a morir a orillas del Sena. Ese río "tantas veces soñado" (Jaime Gil de Biedma), fundamental en la obra de Maupassant.

                   Mademoiselle Cocotte es la perrita de un cochero. Desde que éste la recoge, el animal demuestra por él esa pasión que sólo se da en los perros. El problema consiste en que siempre está en celo, con lo que siempre hay perros merodeando alrededor de la casa. Obligado por sus señores a abandonar a la perra, ésta volverá junto a él. Finalmente, nuestro hombre se ve impelido a matarla ahogándola en un río. Por las aguas, el cadáver de Mademoiselle le seguirá hasta el nuevo domicilio del cochero quien, derrumbado, acabará en el manicomio donde se nos cuenta su historia.

                   Finalmente, Un caso de divorcio es el que se plantea cuando un hombre, a raíz del mal aliento que desprende la boca de su mujer con motivo de cierta enfermedad, empieza a amar a las flores por su fragancia.

Publicado el 11 de enero de 2012 a las 10:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD