miércoles, 26 de septiembre de 2018 09:37 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Nostalgia del gran Barbet Schroeder

Archivado en: Inéditos cine, "Nostalgia del gran Barbet Schroeder"

imagen

Homenaje a Joseph H. Lewis, maestro de la Serie B.

            Recuerdo bien esos programas dobles en sesión continua. Aquellas, maravillas del cine de los sábados que las llamó Antonio Martínez Sarrión. "A esto llegamos", decía mi madre cuando, en efecto, la proyección de la primera película volvía sobre la secuencia que estaba en pantalla unas horas antes, al entrar en la sala. Ya propenso a ver una y otra vez la imagen fílmica, intentaba aguantar unos planitos más. Pero inexorablemente acabábamos por irnos. "La semana que viene venimos", me prometía ella. Y yo me iba con la esperanza de volver el siguiente sábado para ver -entonces me bastaba con eso- las dos películas anunciadas en el trailer del intermedio. Aquello era lo mejor de mi vida hace cuarenta y cinco años. Y eso que entonces todo era dicha, placidez y demás gracias. No en vano fui el niño más feliz del mundo.

            Como se ve, recuerdo bien los cines de barrio, al igual que los de la Gran Vía, que ya he tenido oportunidad de llorar en esta bitácora y en varios de mis artículos periodísticos. Pero mi cinefilia no tiene nada que ver con la del bueno de Giuseppe Tornatore. De hecho, Cinema Paradiso (1989) me parece de una sensiblería insufrible. Tanto que tiendo a asociarla a El marido de la peluquera (Patrice Leconte, 1990) y El cartero -y Pablo Neruda- (1995) en lo que tengo por ser el tríptico del sentimentalismo más fácil de toda la historia del cine europeo.

            Mi nostalgia es la de aquel Barbet Schroeder que descubrí en los cinestudios de finales los años 70. Fueron aquellas salas una reconversión de algunas abiertas para programas dobles en las que se proyectaban cintas especialmente atractivas para los jóvenes de entonces. Al igual que en los viejos cineclubes, de los que de algún modo eran herederos, se imprimían hojas informativas de los filmes programados. Aquellas noticias -junto con mi querido El cine de la editorial Buru Lan y los textos de Sadoul y de Jean Mitry de Siglo XXI Editores- fueron uno de los primeros alimentos de mi pasión cinéfila.

            Ya andando en mi obsesión, supe que aquel Barbet Schroeder que tanto admiré en More (1969) -una de las películas que más me han conmovido de cuantas recuerdo-, El valle (1972) y Maîtresse (1975), como impulsor de Les Films du Losange, también había sido el productor de Jacques Rivette y de Eric Rohmer, al igual que unos años antes fuese actor de Godard en Los carabineros (1963). Todo encajaba en mi interés por un cineasta -el gran epígono de la Nouvelle Vague junto con Jean Eustache- al que seguí con avidez hasta Barfly (1987). Aquel comienzo de su aventura estadounidense me pareció un acercamiento al universo de Bukowski tan acertado como coherente con la filmografía anterior de Schroeder. Incluso El misterio Von Bulow (1990) y Mujer blanca soltera, busca... (1992) me resultaron lo suficientemente "escabrosas" -que se llamaba en los días de los programas dobles a las cintas inquietantes o ajenas a la pacata moralidad de la época- como para ser herederas de More, el amor por una mujer fatal en los días de la psicodelia.

            Sin embargo, con la misma desilusión que acepté el agotamiento del talento de Ridley Scott, descubrí que El sabor de la muerte (1995), remake de El beso de la muerte (Henry Hathaway, 1947), no era más que otro de los execrables thrillers del cine americano actual, que de ordinario abomino. Huelga decir que no llegaba al original ni a la altura del zapato. Decepcionado pues con mi dilecto, continué revisando lo que bien podríamos llamar el díptico hippie de Schroeder -More y El Valle-, el musicalizado por Pink Floyd.

            En mis últimas sesiones he tenido oportunidad de ver Antes y después (1995) y Medidas desesperadas (1997) y vengo a criticar aquí -con ese pulso que me tiembla al escribir contra un autor que admiro- al Schroeder estadounidense. Creo entender que en ambas resuena la trágica ausencia de la actriz Pascale Ogier, una de las chicas de Rohmer -Perceval el galo (1978), Las noches de luna llena (1984)-, fallecida -se dijo en su momento que de una sobredosis- un día antes de cumplir veintiséis años. Aunque la triste Pascale no era su hija, Schroeder debió de quererla como tal puesto que lo era de Bulle Ogier, la gran musa del cine de autor francés de los años 70, y compañera sentimental de Schroeder desde entonces.

            Así que a mí, tanto el asunto de Antes y después -una familia que ve desmoronarse su existencia luego de que el hijo cometa un homicidio involuntario- como el de Medidas desesperadas -un policía que ha de arramblar con todo para que su hijo reciba el transplante que precisa de un peligroso criminal- me parece atisbar el hueco dejado por la malograda Pascale en casa de Schroeder.

            Ahora bien, en ambos casos, el otrora gran cineasta cae en las abominaciones del actual cine estadounidense. Hay un apunte en Antes y después -la reflexión sobre ese momento al que alude el título, instante, casi siempre imperceptible tras el que nada vuelve a ser lo mismo- que me seduce. Pero no es bastante para la película deje de resultarme un melodrama familiar como la copa de un pino.

            En cuanto a Medidas desesperadas, es un cinta de acción -esa acción que se ha convertido una de las grandes lacras del Hollywood de nuestros días- como pueda serlo cualquier entrega de la Jungla de cristal. ¡Lastima que el autor de More haya llegado a eso!

            Isabel Coixet es una realizadora tan lejana de mi mitología personal como pueda estarlo el boom de la literatura latinoamericana, el realismo socialista o el buenrollismo. Pero aplaudo en ella el no haberse dejado cautivar por Hollywood cuando tuvo la oportunidad de hacerlo. El cine americano de nuestros días no tiene nada que ver con ese de los años 30 y 40 en el que todo era una gloria que no cejo de aplaudir a medida que avanzo en mi experiencia de cinéfilo.

            A la espera de que Schroeder vuelva a emplazar su cámara en Francia, estos días me deleito dando cuenta de la filmografía de Roy Rowland, uno de esos maestros de la serie B, a quien descubrí en Los 5.000 dedos del doctor T. (1953) entre esas delicias que a veces nos ofrecen las madrugadas televisivas. En los próximas sobremesas me haré con El último baluarte (1952), uno de sus interesantes westerns. Que otros se queden con el Hollywood de nuestros días, sus estrellas y sus estatuillas.

Publicado el 19 de febrero de 2012 a las 00:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD