miércoles, 14 de noviembre de 2018 23:55 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

La antología de los Lumière, una sesión memorable

Archivado en: Inéditos, cine, "La antología de los Lumière"

imagen

La agencia de viajes, que durante muchos años ocupó el local glorioso del Grand Café donde tuvo lugar la primera proyección, en una ilustración de "El cine" de Buru Lan.

            Tras cuarenta años leyendo sobre ella, el tiempo que llevó atesorando mi queridísima enciclopedia del cine de la editorial Buru Lan, el pasado miércoles tuve oportunidad de ver La salida de los obreros de la fábrica Lumiére (Louis Lumière, 1895). Ni que decir tiene que ya había dado cuenta de fragmentos -e incluso alguna versión completa- de la que pasa por ser la primera película de la historia. Y lo es, en efecto, en el sentido que entendemos ahora el cine: una filmación proyectada en una sala.

            Quiero decir que con anterioridad a la sesión del pasado miércoles en la bien amada Filmoteca -alabado sea por siempre su nombre-, no había podido apreciar debidamente la cinta que inauguró la manifestación cultural más importante del siglo XX. Integrada en un montaje antológico de los hermanos Lumière, la selección también incluía La llegada del tren en la estación de La Ciotat, El regador regado, El desayuno del bebé y todo ese paquete de 1895, más de Louis que de Auguste, que es el pórtico del cine.

            Recuperados todos aquellos "filme-minuto", que los llamó Sadoul -en realidad duran 50 segundos-, por el milagro de la digitalización, si apuntó que fue el miércoles cuando tuve oportunidad de admirarlos por primera vez es porque hasta entonces no me fueron dados en toda su grandeza. Ni en esa perfecta recuperación de la estampa original mediante los modernos procedimientos, ni debidamente proyectados.

            Sabido es que de ordinario, el cine silente se pasa acelerado porque sus tomavistas filmaban a dieciséis fotogramas por segundo, frente a los veinticuatro a los que fue menester empezar a rodar para adecuar la imagen al sonido. Si a ellos le sumamos, además, ese vigésimo quinto fotograma que exige la cadencia televisiva, es fácil comprender esa aceleración de los movimientos de mi amada imagen silente. Particularmente, esos movimientos acelerados, en su momento me hicieron tanta gracia que me predispusieron para la pantalla silenciosa. Pero que no existían para los espectadores naturales de ese cine primigenio.

            Huelga apuntar que en la Filmoteca -alabado sea por siempre su nombre- esas cintas pretéritas se proyectan correctamente. Así pues, el pasado miércoles tuve oportunidad de admirar La salida de los obreros de la fábrica Lumière como la vieron los asistentes a aquella proyección en Salón Indien del Grand Café, del 14 del Boulevard des Capucines de París, el 28 de diciembre de 1895. Jornada gloriosa porque, al ser la primera en la que se cobró una entrada por ver una película, fue la que está considera el nacimiento del cine.

            La sesión de miércoles fue especialmente gozosa porque estuvo acompañada por los comentarios de Thierry Frémaux. Además de delegado general del Festival de Cannes, este cinéfilo francés es director del Institut Lumière, centro responsable de la restauración de la antología. Y mientras Frémaux nos explicaba lo eloradísimos que están todos esos planos secuencia, algunos de los cuales llegan a dar noticia de tres acciones simultaneamente, yo me ratificaba en mi idea de que, con el tiempo, todas las filmaciones de ficción adquieren un carácter testimonial de la época en que fueron rodadas.

            Dos fueron a la postre las reflexiones suscitadas en tan grata velada. La primera, como sostuvo Frémaux, que Louis Lumière era mucho menos documentalista de lo que parece. En ningún caso emplazaba el tomavistas sin más y se ponía a filmar. Los obreros que salen de la fábrica han sido advertidos de que no miren a cámara. De no ser así lo hubieran hecho, con el mismo interés que aún ahora sigue despertando un tomavistas en la vía pública. Como algunos años después lo harían los que se topaban con Chaplin rodando para la Keystone.

            Por otro lado, el tren de la histórica llegada está retratado en diagonal, como andando en el tiempo fotografiaría John Ford su caballo de hierro.

            Se aprecia, en fin, con toda claridad que, en otro de los fragmentos, se empuja encima de la niña al gato para que juegue con la pequeña.

            En todas estas cintas arcaicas ya hay una voluntad de realización que dista mucho de ese plantar la cámara y que la vida fluya ante su objetivo, ese documentalismo puro, que suele asociarse a los Lumière. Por no hablar de El regador regado, el primer gag de la historia del cine -la primera comedia en definitiva- o del célebre plano de Promio -el más aventajado de los operadores de los Lumière- con la cámara montada sobre una góndola en un canal veneciano: el primer travelín del que se tiene noticia.

            En todas esas filmaciones finiseculares, decimonónicas, ya hay una voluntad de puesta en escena, de realización. Es por ello que a mi juicio, los Lumière marcan el comienzo de la Historia del Cine como el primer documento escrito marca el comienzo de la Historia de la Humanidad. Anteriormente hubo muchos maestros de los juguetes ópticos -Emile Reynaud, Eadweard Muybridge- más próximos a la magia propiamente dicha, al espectáculo de feria, que al cine en sí. Aunque en el cine todo es magia, por supuesto.

            Convine pues, al dictado de Frémaux, que en Louis Lumière se percibe voluntad de puesta en escena. Y a mi juicio mucho más poderosa que la de tantos realizadores de nuestros días rendidos a los nefastos efectos especiales. Pero fue que entonces, otro recorrido de esas mismas imágenes tempranas, me llevaba a descubrir un testimonio del París de Marcel Proust y otras estampas del Mundo en el umbral del siglo XX.

            Así que entre tantas maravillas, las únicas de estos días aciagos, fui a ratificarme en esa teoría mía de que todas las filmaciones antiguas -o fotografías, como escribí dos entradas atrás en esta misma bitácora-, aunque formen parte de una ficción, son un poderoso documento del tiempo en que se rodaron.

            Desde esta perspectiva, no es de extrañar que el vestuario -la estética en general- de un western de los años 30 -los que protagonizaba John Wayne para la Lone Star, por ejemplo- se me antojen más próximos a los deliciosos musicales que Mark Sandrich digía en aquel tiempo que a cualquiera de los grandes westerns que Anthony Mann y John Sturges realizaban en los 50. En teoría, los paisajes y los paisanajes del amado Oeste son los mismos ya se evoquen en los 30 o en los 50. Pero la perspectiva cambia con cada época.

            Y con el correr del tiempo, que todo se comprende, se descubre que el tomavistas también retrata lo que queda fuera del campo de su objetivo. Es como si la verdad, el documento, fuera algo inherente a él. Así que toda cinta de ficción también gravita inexorable un testimonio fidedigno de su contemporaneidad.

            ¡Qué hermosa es la cinefilia!

Publicado el 25 de febrero de 2012 a las 10:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD