domingo, 18 de noviembre de 2018 16:44 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de José Ramón Bajo

Noticias de León

Déficit, autonomías y corrupción

Uno de los ‘grandes acuerdos’ de Albert Rivera con Pedro Sánchez fue el de la supresión de las Diputaciones. Pues menuda la ha liado en Soria, donde se está cargando de un plumazo el apoyo electoral más que aceptable que Ciudadanos ha tenido en las últimas convocatorias electorales. Da la impresión de que el líder ‘Ciudadano’ no ha andado nada fino con esta medida, que en su día también defendió el PSOE de Rubalcaba, y que ahora Rivera defiende con especial ahínco. Las Diputaciones son un elemento esencial para la supervivencia y desarrollo del mundo rural y, por tanto, del sector primario. De ahí que no se entienda tanto empeño de Rivera por su supresión o transformación descafeinada en consejo de alcaldes o similar. Y es que el líder de Ciudadanos casi pone esa exigencia al nivel de la lucha contra la corrupción. Esto sí que es una exigencia y ahí si que hay que poner toda la carne en el asador para acabar con tanto corrupto que en la mayoría de los casos sigue campando a sus anchas sin que la Justicia sea capaz de juzgar casos que vienen rodando años.
Las Diputaciones no están señaladas especialmente ni por la corrupción ni por las deudas. Y esto viene a cuento porque el ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro, ha puesto el dedo acusador en numerosas autonomías como culpables no sólo de no controlar el déficit sino de aumentarlo a unos niveles muy superiores a los que el Gobierno se había comprometido con la Unión Europea. Las Diputaciones llevan más de 200 años sirviendo a sus provincias y volcándose en el apoyo a sus pueblos y en la promoción de éstos. Más de 200 años de servicio y con unas cuentas saneadas... a pesar de tener que financiar infinidad de competencias impropias en sanidad, educación,servicios sociales... para mejorar la calidad de vida de las provincias. Unas competencias a las que ni el Estado antes ni las comunidades autónomas ahora ni llegan ni quieren llegar, aun cuando está claro quién debe financiar dichas competencias. Y ahí están las autonomás, que en menos de 40 años están endeudadas hasta las cejas al reproducir los mecanismos y vicios expansivos del Estado con toda su parafernalia y burocracia, duplicando servicios que ya cubre el Estado y dejando sin financiación otros que son vitales en una sociedad moderna y dejando escapar y hundir a Caja España... Seguro que hay que modificar el modelo de Estado, corregir ‘vicios y establecer con claridad quién ejerce las competencias y cómo se financian, pero las Diputaciones,... lo último ‘a tocar’.

Publicado el 8 de abril de 2016 a las 09:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 1

1 | Nuestro Día de La Luz. (16-4-1229) - 16/4/2016 - 12:38

“Nuestro Día de la Luz” (16-4-1229)


. Francisco Iglesias Carreño* 16-4-2016

Decíamos que “Nos han querido acostumbrar” (¿o se debe decir anular?), aquí, en un aquí identificable, en la Corona Leonesa, puede que en un adoctrinamiento constante (¿por puro capricho y plusvalía energética o política?), a una versión estrafalaria, desquiciada y anacrónica de la historia en la península Ibérica, donde una parte de su territorio (¡léase todo el cuadrante noroeste peninsular!)),¡ y sus pobladores!, o sea nosotros, está (¡estamos!) siendo, como objetivo instrumental político, desposeídos de sus raíces, amarres y raigambre, en el mejor de lo supuestos y/o, en el peor de ellos, percibiendo,¡ de forma ostensible!, como están siendo trasmutadas, cambiadas y manipuladas en otra, diferente y distinta, situación identitaria que les es ajena. Ello, que viene de lejos, es notorio, evidente y constatable pues, no en vano, ¡ y lo debemos decir !, “ya los relatos de la Reconquista-.-ese espacio temporal de casi 800 años-.- adolecen, en el recuento, relato y descripción de sus hechos, que están protagonizados en las cuatro regiones históricas, constitucionales (en 1931 y 1978), de Extremadura+Reino Leonés+Galicia+Asturias”.


Seremos tenaces al insistir en que : “Frente a los continuos intentos de arrinconar nuestro pasado integral, el del oeste de la España Nación protagonizado por la Corona Leonesa, en la hermandad convivencial de sus cuatro regiones históricas {Extremadura+Reino Leonés+Galicia+Asturias}, debemos, entre todos sus ciudadanos y con todos sus ciudadanos, y en la medida de nuestras posibilidades, disponibilidades e iniciativas, contribuir mancomunadamente contra tal atropello anticonstitucional (nosotros: los leoneses, tenemos todo el derecho constitucional a mantener, promover y ampliar nuestros bienes indentitarios), y dejar sentado,¡y firme!, la extraordinaria contribución que desde el legado concreto, particular y singularizado de estos cuatro espacios humanos convivenciales, y en aras de una leoneseidad amplia, global y mayestática, se han añadido, con valores propios y definidos, al común patrimonial de la España Nación y de la Unión Europea [Aquí no olvidamos nunca esa ligazón de ciudadanía convivencial y convergente leonesa, española y europea]
.

Aquí en el Oeste de Iberia, fíjense bien en el mapa físico peninsular!, no estamos ahora, ¡como no hemos estado nunca!, por el jamás de los jamases, para ser del montón, cual comparsas, entes clónicos o meros tancredos espectadores o virtualistas, antes,¡ y muy al contrario!, estamos para desarrollar nuestras iniciativas (eso que hemos llamado I+D+i+d+e+c).

Mantenemos, por supuesto, que: Ser de aquí, de Extremadura+Reino Leonés+Galicia+Asturias, es ahora y ha sido siempre, desde nuestro particular, y leonés (español y europeo) criterio, algo destacable, trascedente, importante y , permítaseme, extraordinario en grado sumo, no solo en el ámbito español, ibérico o el europeo, también, en orden a su categorización, a nivel universal.
. .

La conquista de la península fue, en el S.VIII, de sur a norte y la Reconquista va del norte al sur y, mal que le pese a algunos, pasa por aquí, es más, aquí es el espacio más importante, destacado y trascendente de toda ella. Aquí es, sin duda alguna, el protagonismo directo, de primer orden y máxima categorización, aquí es el hacer principal y cimero, de la más amplia magnitud, aquí es el hacer directo, aquí el protagonismo y no, ¡ y nunca!, el articulado, eso, ¡ y siempre!,... aquí.

La historia de la Reconquista Ibérica es protagonizada, con sello propio de identidad, por el Regnúm Imperiúm Hispánico de la Corona Leonesa (cuando en otros lugares, latitudes y escenarios, a los que siempre respetamos (¡faltaría más!). cumplen en su efemérides años, décadas o siglos, aquí, en la leoneseidad, ya estamos en lo milenios )


Hemos rescatado, hacia la leoneseidad presente, un hecho de la hispánica Corona Leonesa que en nuestra opinión, es ampliamente paradigmático de lo ya señalado precedentemente. Hemos dicho ya sobre él: “En los lejanos tiempos del año 1229 la Corona Leonesa comandada por el Rey Emperador (nominación propia y exclusiva en la península Ibérica, de los soberanos leoneses) Alfonso IX, de nacimiento en la urbe leonesa de Zamora, prosiguió, en su afán sin desmayo, el cumplimiento del signo neovisigótico (que desde la leonesidad trascendieron a otros lugares y pueblos hispanos) en pos de la reconquista de la Hispania toda.

Con tal finalidad conformo sus ejércitos, desde los descansaderos salmantinos (puede que en el Campo Charro), para, en pasando la rivera del Yeltes y El Abadengo ( en el testigo de la catedral de Ciudad Rodrigo), en allende de la transierra, por el puerto de Perales, siguiendo por La Vía Dalmacia (que tiene su raíz en la comarca leonesa de La Tierra del Vino en Zamora), avanzar hacia Coria, hacia el sur. . .

Nos parece adecuado seguir siempre, con respeto a otras fuentes, las tradiciones y hechos antropológicos que, sobre el hecho que nos ocupa (El Día de la Luz), han ido trasmitiéndose de generación en generación, en estos lugares de la Corona Leonesa, pues de estar forma entretejemos el pasado con los hechos vivenciales del ahora y además contribuye a enraizar, aún más, los acontecimientos que se han desarrollado desde el protagonismo de los que nos precedieron. .

El llamado Día de la Luz tiene su procedencia originaria en el año 1229. Es bueno recordar que, a tales momentos, la Corona Leonesa llega después de salir indemne de la pinza, cerco y ataque que contra ella establecieron la alianza del Reino de Castilla (fundamentalmente por obra del Rey Castellano Alfonso VIII, que atacó la leonesa Tierra de Campos Góticos, llegando hasta Carbajales de Alba) y el Reino de Portugal. En aquellos momentos correspondía la dirección de gobierno del Estado Leonés (según García Candeira) a su soberano el Rey Alfonso IX de León casado con Teresa de Portugal (nieta del Rey Alfonso Henriques, fundador del Reino de Portugal gracias a la Conferencia de Zamora).

La comunicación de la tradición oral, trasformada en leyenda, nos relata que en el atardecer del primaveral día 16-4-1229, los ejércitos de la Corona Leonesa se avistan con los ejércitos árabes (de los almohades), en un lugar extremeño-.-de la Extremadura Leonesa-.- que responde, desde aquel entonces, al singular y estremecedor nombre de “El Pozo de las Matanzas”. Tal sitio referencial está situado en la ahora llamada la Dehesa de la Luz ( que originariamente llevo el nombre de La Lucena hasta el S. XVI). .

Los leoneses y los agarenos se enfrentan en una dura lucha que, en aras de los relatos tradicionales, la describen como feroz combate, y en la tarde del 16-4-1229, la lucha va prosiguiendo y el tiempo avanzando en la tarde hacia la nocturnidad. Se va oscureciendo y la lucha se hace complicada, difícil y, en gran medida, y ello es importante, de incierta en su desenlace. Ese relato nuestro, inserto en la leoneseidad convivencial, nos aporta el dato, dato crucial, umbral e importantísimo, que llega un momento en el trágico combate y batalla en tablas entre los leoneses y los agarenos en que, de forma efectiva y cierta, no se distinguen con nitidez a los combatientes: “ya no se ve”.


En aquellos momentos el desenlace de la batalla no estaba decidido y la victoria, anhelada e importante para la campaña emprendida por el zamorano Alfonso IX, está en el aire, se esfuma en la obscuridad y todo parece perdido en un volver a tener que empezar de nuevo. El relato de los ciudadanos de la población de Arroyo de La Luz (Cáceres) cita: “Era un atardecer de primavera, en la dehesa de La Luz, cerca del Pozo que más tarde se llamaría de Las Matanzas. Los leoneses y los moros están empeñados en feroz combate. Las fuerzas estaban equiparadas entre los dos contendientes. El día iba avanzando y la noche se acercaba cuando de pronto, en medio de la lucha, una Señora, llena de luz, aparece sobre una encina. Grandes resplandores emanan de su figura. Esta luz, como un sol, ilumina a los cristianos y ciega a los musulmanes. Gracias a la luz y al amparo de La Señora que consiguen una gran victoria.

La citada Señora era La Virgen de la Luz. Los leoneses para agradecerle esa gran victoria le levantan una Ermita en ése mismo lugar.”

Tal victoria leonesa se comunicó, en aquel entonces, por medio de una larga caballada que, año tras año, se rememora en Arroyo de La Luz, {Cáceres, Extremadura, Corona Leonesa, España, Unión Europea}.Del tal ocasión del S. XIII ahora hacemos, con la Constitución Española´1978 en la mano, memoria histórica. Para Nosotros: Los Leoneses, es ¡nuestra memoria!

*Del Instituto de Estudios Zamoranos Florián D´Ocampo

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

José Ramón Bajo

José Ramón Bajo

José Ramón Bajo Álvarez -Gordaliza del Pino (León) 26-2-1961- es licenciado en Ciencias de la Información, rama de Periodismo, por la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Es director de Gente en León desde su puesta en marcha en octubre de 2004, cargo que actualmente compatibiliza con el de Director Comercial de Gente en León y el de Director de Contenidos del Grupo Gente. Además de Gente en León, también formó parte del equipo fundacional de los periódicos La Crónica de León (1986-1999, llegando a Director Adjunto) y El Día de Valladolid (2000-2003, en los puestos de Jefe de Local y Cierre). También ha trabajado en El Diario de León (en 1985 como Redactor-Delegado en las Comarcas de Astorga-La Bañeza), Radio Valladolid de la Cadena Ser (verano de 1985) y TVE (verano de 1984). También participó en el libro de Afrodisio Ferrero 100 leoneses y el porvenir de León.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD