jueves, 12 de diciembre de 2019 09:33 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Marcos Blanco

Melómanos

Sobremesa dominical entre ukeleles

Archivado en: Ukelele Pez Band, Patio Maravillas, Esto es una plaza, Lavapiés, Bruce Springsteen, Garaje Jack, Los Cuatro Elementos, Radio Vallekas, Marcos Blanco, Melómanos

Las nubes cubren el cielo de Madrid en este mediodía de martes, pero nada impide que la música deje de sonar un solo día. Ayer por la tarde pasé un de par horas entrañables con mis queridísimos Garaje Jack (en julio se van de gira por Reino Unido) y desde aquí quiero mandarles un abrazo infinito. Grandes músicos, un directo sensacional y, lo más importante de todo, gente tan sencilla como auténtica. Sí, ya sé que soy fan, pero los mitómanos también tenemos nuestras exigencias.

El conciertazo de Bruce Springsteen fue uno de los múltiples temas de conversación que surgió con ellos (su bajista Jorge Galaso acabó tan exhausto como quien escribe), pero no quiero que el tiempo entierre las horas previas al espectáculo de ‘The Boss' en el Santiago Bernabéu.

Como cada domingo, hubo sesión radiofónica en las ondas de Radio Vallekas con Los Cuatro Elementos (todos los domingos de 15 a 16 horas en la 107.5 de la FM y en streaming a través de www.radiovallekas.org). Por allí se pasaron Clara y Diego, dos de los componentes de la Ukelele Pez Band, un proyecto muy curioso que gira en torno a este pequeño instrumento. Ambos forman parte del coro del Patio Maravillas y vinieron a contarnos su historia. Además, disfrutamos con tres temazos en directo. Versionaron a La Bien Querida, Hola a todo el mundo y Mittens. Sonaban de lujo.

El próximo sábado tocarán y cantarán en ‘Esta es una Plaza' (Doctor Fourquet 24, Lavapiés) con motivo de la fiesta de San Juan que el colectivo celebra en el solar. A partir de las 18 horas, el cachondeo está asegurado. Podéis encontrarles en Facebook (Ukelele Pez Band) y contactar con ellos a través de ukelelepezband@gmail.com. Ha sido un gustazo conocerles.

Publicado el 19 de junio de 2012 a las 13:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Springsteen alcanza la eternidad en el Bernabéu

Archivado en: Bruce Springsteen, concierto, Wrecking Ball Tour, Santiago Bernabéu, Madrid, Marcos Blanco, Melómanos

Los límites están para quienes deciden utilizarlos como dinámica vital, conformistas, temerosos o faltos de entusiasmo por experimentar nuevas sensaciones en un mundo tan complicado como repleto de sensaciones inigualables. Una de ellas, esa que debe formar parte del decálogo de asuntos pendientes antes de morir, se llama ‘ver a Bruce Springsteen en directo', el hombre que sabe explicar tantas cosas de nuestras vidas a través de sus canciones, superándose a sí mismo con 62 años como si la energía que posee fuese infinita.

Según ‘El Huffington Post', ‘The Boss' ofreció el 17 de junio de 2012 el concierto más largo de su carrera, un total de tres horas y 48 minutos que ya se comportan como un recuerdo inolvidable para las más de 60.000 personas que estuvieron en el estadio Santiago Bernabéu (Madrid), poblando sus gradas y el campo con gente de todas las edades. Fans solitarios, parejas, grupos de amigos o familias enteras asistieron a la cita con la pretensión de vibrar con Bruce y los 17 miembros de una banda sensacional. Sabían que iban a pasárselo bien, viéndole una vez más o estrenándose en estas lides con la misma mezcla de locura disimulada y nervios en ambos casos. Sin embargo, difícilmente podían imaginar que su dualidad cuerpo-mente gozaría durante casi cuatro horas con 32 temazos en un repertorio que dejó una impresión natural y ecléctica.

Obviamente, las constantes descargas de rock&roll fueron la tónica dominante de un espectáculo con puntuales problemas de sonido, débilmente considerados por una multitud entregada al baile, al movimiento de caderas o al grito desbocado, conmoviéndose de seguido con esas melodías folk que, sobre todo, priman en ‘Wrecking Ball', cuya puesta en escena demuestra la capacidad de Bruce para sacar un álbum redondo 39 años después de firmar el primero. Con la intensa sección de vientos y unos coros sobrecogedores, Bruce también se convirtió en un ‘soul man', mostrando una voz muy fresca, causante de muchas lágrimas cuando, en uno de los escogidos instantes para la suavidad sonora, le dedicó ‘The River' a Nacho, el joven mallorquín que falleció el día 7 por un cáncer cerebral, fan de Springsteen y cuyo sueño era viajar a Madrid para observarle de cerca. Bravo.

Hubo mil momentos destacables y señalados, probablemente tantos como minutos duró un concierto que formará parte de la historia, transformándose poco a poco en una fusión espiritual entre los de allí arriba y los de allá enfrente. Un grupo muy escaso de artistas posee esta capacidad de transmitir fuerza y sensibilidad con la misma intensidad, haciéndonos reflexionar a todos cuando recordó los malos momentos que se viven en España, dedicándole un tema a los luchadores, esos seres que no desesperan ante las circunstancias adversas. ¿Curiosidades? Haría falta un día para describirlas. Su amigo Southside Jonny salió para cantar ‘Talk to me', gestándose una química divertísima entre ellos, también interpretó por primera vez ‘Spanish Eyes' tras recoger un cartel del público, se hizo embajador de Peralejos de las Truchas sin darse cuenta, bromeó con los niños sobre el escenario, invitó a una joven para que bailase un ratito con Nils y, como no, se quedó mudo, como toda la E Street Band, cuando en pleno ‘Tenth Avenue Freeze-Out' salió el nombre de ‘The Big Man', el añorado Clarence Clemons (hoy se cumple un año de su muerte), escuchando el aplauso interminable del público mientras se veían imágenes del célebre saxofonista por la enorme pantalla.

Independientemente de su incuestionable talento y del excepcional acompañamiento que ofrece la E Street Band, la grandeza de Bruce Springsteen está en su manera de hacer las cosas, esa forma de cantar, de tocar, de utilizar el idioma de la normalidad y de comportarse desnudo, sin alardes, ante una multitud que devuelve con creces todo lo que recibe. La rampa de lanzamiento hacia el más allá, siempre iniciada con el "One, two, three, four", convive con esos instantes en los que recita sucesos vividos, motivos de satisfacción o cuestiones preocupantes como un amigo poeta que te habla al oído. Estoy seguro de que se sintió más Bruce Springsteen que nunca durante la noche del 17 de junio de 2012. No era una estrella del rock. Simplemente, una persona enamorada de lo que siempre ha hecho. Disfrutó como un niño pequeño. Nosotros también. "Volveremos", concluyó, metiéndose a más de 60.000 personas en su pecho. Lo sabemos. Te estaremos esperando. "One, two, three, four"...

Publicado el 19 de junio de 2012 a las 00:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Listo para tocar el cielo otra vez junto a Bruce

Archivado en: Bruce Springsteen, Wrecking ball tour, Santiago Bernabéu, Clarence Clemons, Jako Clemons, #vaportinacho, The Rising Tour, Palau Sant Jordi, Marcos Blanco, Melómanos

Hoy, 17 de junio, es uno de los días más importantes de mi vida. Normalmente, esta consideración depende de lo sucedido, pero aquí lo que va a suceder supera cualquier resultado porque todos los que iremos esta noche al Santiago Bernabéu para verle sabemos que no defraudará, que superará cualquier expectativa.

Los 35 minutos que he podido contemplar de su actuación en Rock in Rio Lisboa (3 de junio) demuestran que ‘The Boss', el jefe del rock&roll, está en estado de forma excepcional a sus 62 años. Pese a la irreparable pérdida del saxofonista Clarence Clemons, la E Street Band no puede parar, su sobrino Jako mantiene vivo el espíritu de ‘The Big Man' y la sección de viento le otorga un sabor muy especial a los 17 miembros que integran la familia orquestal de Bruce Springsteen. 

Resulta casi imposible adivinar cuál será el repertorio de esta noche, ya que varía notablemente de un concierto para otro, aunque caerán cerca de 30 canciones con muchísimos clásicos y canciones de ‘Wrecking ball', el último y fenomenal disco de un arista que ha vuelto a redescubrir sus orígenes a través de estos temas. Serán más de dos horas y media de ‘show' con un deseo colectivo: el ‘#vaportinacho.

Trending topic en Twitter, este ‘hashtag' merece una impactante explicación. Nacho es un joven mallorquín de 20 años que falleció el pasado día 7 por culpa de un tumor cerebral y no podrá cumplir su sueño: ver a Bruce. Sus padres le regalaron por su cumpleaños (16 de mayo) unas entradas para el concierto de Madrid. No estará allí su cuerpo, pero sí su alma. Las redes sociales se han movilizado para intentar que ‘The Boss' le dedique una canción a Nacho. Lo merece y todos sabemos que él lo hará si recibe el mensaje. Caerá más de una lágrima.

Diez años después de mi primera vez en aquel Palau Sant Jordi de Barcelona con la gira de ‘The Rising', tendré una nueva oportunidad de disfrutar con su música. Dicen que aquel fue uno de los mejores conciertos que se recuerdan de Springsteen en España y el de hoy tiene todos los ingredientes para formar parte de esta lista. Entonces, un gran fan suyo me animó a ir, siendo el que habla poco conocedor de las profundas emociones provocadas por Bruce.

Su mezcla de rock y folk transmite una energía, una positividad y una sensibilidad incomparable. Sus canciones hablan de ti y de mi, de los sueños y los miedos que tienen las personas normales, esas que pisan la calle todos los días. Aunque no sepas lo que dice, su voz te hace comprender de qué está hablando y las melodías de Springsteen golpean en el alma como un constante descubrimiento.

 

Publicado el 17 de junio de 2012 a las 11:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Clarence Clemons, notas que vuelan entre lágrimas

Archivado en: música, muerte, Clarence Clemons, derrame cerebral, Bruce Springsteen, E Street Band, Javi Casal

Maldito derrame cerebral. Sus consecuencias han enviado al cielo a Clarence Clemons, uno de los mejores saxofonistas que he visto jamás sobre un escenario, un elemento imprescindible en la música de Bruce Springsteen y, según cuentan, un tipo extraordinario. Durante los últimos años, 'Big Man' formaba parte de mi familia como todas aquellas canciones, discos y artistas que te hacen sonreír, con los que experimentas sensaciones que ninguna suma de dinero puede igualar. Las notas que partían de su instrumento musical constituyen una fuente inagotable de imaginación. Superior a la más potente de las drogas que tengan en mente.

Afortunadamente, la pena que me embarga (la E Street Band nunca volverá a ser lo que era sin él) encuentra cierto consuelo las miles de personas que lloran su pérdida, aunque las lágrimas vayan por dentro. Son esas que no pueden secarse con pañuelos de papel. ¿Recuerdan a ese amigo de un amigo que hoy en día es su amigo con mayúsculas y sin intermediario? Javi Casal, periodista pontevedrés y enorme 'springsteeniano', es uno de ellos. Nos unen muchas cosas, pero el jefe y su banda han aproximado nuestros corazones.

Cuando uno entra en el facebook, suele encontrar joyitas audiovisuales suyas relacionadas con Bruce y la E Street Band. Dice que estuve en el mejor concierto de Springsteen en España, junto al del 81. Se refiere al de Barcelona en el Paul Sant Jordi (2002). Javi habla como si les conociese de toda la vida porque los lleva en las venas. Hace un rato, ha colgado en su muro una nota que me ha hecho llorar. No me enorgullezco de ello ni voy de sensiblero. Simplemente describo mi realidad porque cada uno tiene la suya. Le he pedido permiso para publicar su texto. Creo que merece una ambientación adecuada. Pulsen el 'play' de este vídeo que viene a continuación para leerlo, si les apetece (no se arrepentirán), y cuando finiquiten la lectura, hagan lo propio con el segundo vídeo. 'See you, Big Man'. Descanse en paz, Clarence Clemons.

'See you, Big Man'

"La primera y, a la postre, antepenúltima vez que vi a la E Street Band en directo fue a finales de 2007 en el Palacio de los Deportes de Madrid. Era noviembre y el fresco empezaba a rascar. Fue un concierto especial por muchas razones. Mayormente, por perder la virginidad en lo que a shows de Springsteen se refiere. Después de devorar CD's, DVD's y rarezas varias que llegaron a mis manos durante años y años, a través de diferentes vías, por fin caía una actuación de mi banda favorita. Atrás quedaba el palo de 2002, cuando me quedé sin disfrutar del histórico concierto del Sant Jordi por estupideces que no vienen a cuento.

Digo que fue un espectáculo especial porque, sin que sirva de precedente, los planetas quisieron alinearse para bien y, de chiripa pura y dura, conseguimos colarnos prácticamente en primera fila, con bastante hueco a nuestro alrededor y con Manel Fuentes haciéndose el interesante con el set list a pocos menos de nosotros. Sobre estas cosas reflexionaría después del concierto, porque antes y durante me resultó imposible. Estaba demasiado centrado en disfrutar de la música y flipar de lo lindo con el negraco que tenía a unos pocos metros de distancia. Sombrero, gafas de sol, gabardina y con un saxo casi tan grande como él, se llevaba todas aquellas ovaciones que no iban destinadas directamente al Boss. Aquel bicharraco de casi dos metros de humanidad era Clarence 'Big Man' Clemons, el alma mater de un grupo de rock histórico que, al igual que él, hoy a dejado de respirar.

El saxo es un instrumento que siempre me ha llamado la atención, pero al que me costó asociar al rock. Buena parte de culpa que de acabase pasando por el aro la tiene el bueno de Big Man, por no decir toda. Todo aquel que piense que el saxo está de más a la hora de mezclarse con riffs guitarreros, debería escuchar Jungleland, The promised land, Night,  Badlands o, por supuesto, Born to run. Temas históricos e inolvidables que ya nunca volverán a ser lo mismo sin los pulmones de Clarence haciendo de las suyas.

El propio Bruce afirmó en más de una ocasión de que la E Street Band solo tenía sentido gracias a su oscuro compañero, por mucho que él fuese el Jefe y partiese bacalao. Así lo reconoce en una de las canciones del Born to run, Tenth Avenue Freeze-out, en la que recuerda que  "When the change was made uptown / And the big man joined the band/ From the coastline to the city / All the little pretties raise their hands". En resumen, que algo tenía ese hombretón en cuya espalda se apoyaba socarronamente en la portada del disco más aclamado del Boss.

Clarence Clemons no era excesivamente viejo (no llegó a los 70 años). Es cierto que un derrame cerebral le puede dar a cualquiera, pero no lo es menos que el hombre ya llevaba mucha tralla en el cuerpo. Treinta años de giras mastodónicas, con conciertos de cuatro horas y algún que otro exceso mellan a cualquiera, por mucho que mientras estás a ello te lo pases pipa. Porque, realmente, daba la sensación de que tanto él como Bruce disfrutaban de lo lindo en cada concierto, portándose como dos chiquillos, señalando al público y animándolo a tomar parte del show, partiéndose la caja con cualquier gesto... Especialmente hilarante resultaba cuando el Boss presentaba en sociedad a todos sus compinches y, cuando llegaba el turno del Big Man (siempre lo dejaba para el final), lo camelaba con todo tipo de tiropos. Secretario de la Hermandad, el próximo Rey de Inglaterra, el futuro senador de New Jersey... y, mientras tanto, Clarence, que de carisma iba tan sobrado como de estatura, se cruzaba de brazos y miraba al público con una expresión de reto fingido, tratando de aparentar seriedad, pero siempre acababa traicionándolo su sonrisa de bonachón.

Big Man ya estaba muy cascado cuando la E Street Band realizó su última gira, allá por 2009. Un taburete era colocado discretamente en uno de los laterales del escenario, para que el hombre no tuviese que estar 3 horas y pico de pie. Atrás quedaban sus bailoteos de cadera y sus saltos. Pero, aún hecho pedazos, le daba de sobra para quebrar el aire y silenciar a Camp Nou abarrotado con el desgarrador solo de Jungleland, o darle vidilla al cuerpo en Night, mientras Bruce desgarraba versos cargándose en los jefes de turno (ironías de la vida).

Clarence Clemons se ha ido y, con él, la E Street Band. Dudo que Springsteen se plantee si quiera sustituirlo. Mal haría. No me imagino a los Rolling fichando a otro batería si Charlie Watts se fues al otro barrio, por poner un ejemplo similar. Hay cosas que trascienden más allá de cómo se interprete un tema, y mal haría el Boss si dejase que si banda de siempre fuese languideciendo a base de sustitutos de poca monta. Solo queda dar las gracias por haber podido disfrutar de esta gente en directos inigualables y dar el más sentido pésame a aquellos que no escucharon jamás el Born to run en directo, ni vieron a Bruce guiñarle un ojo a su gran amigo y arrancarse con su 'one, two, one, two, three, four!'

Es probable que Big Man está ahora mismo con Danny Federici, el primer miembro de la originaria banda que murió en 2008 víctima de un cáncer. No sería de extrañar que estuviesen comentando la que liaron juntos aquí, acompañando a su mandamás. Sea como fuere, see you, Big Man".

 

Publicado el 20 de junio de 2011 a las 00:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Bruce Springsteen, un ejercicio impecable de compromiso

Archivado en: música, Bruce Springsteen, The Promise, Darkness of the edge of town, documental, Marcos Blanco

Descubrí a Bruce Springsteen en aquel concierto de 2003 que ofreció en Barcelona, incitado por un amigo que le idolatraba. Casi acaba conmigo. Seguir sus directos es como hacer maratones. Te rompe los huesos, los músculos y la garganta a base de cambios de ritmo. Primero, golpea. Luego, acaricia. Desde entonces, le ubico entre los grandes y si te parezco exagerado, vete a ver un concierto suyo. Caes a sus pies, sino te caes ante por desfallecimiento físico. Han pasado ocho años y sigue haciendo lo mismo, con 61 veranos a sus espaldas. Increíble.

Mi fascinación por Springsteen ha aumentado todavía más después de ver el documental 'The Promise', que cuenta el proceso de creación y grabación de 'Darkness on the edge of town'. Aquel disco, cuarto de estudio en su trayectoria profesional, salió en 1978 y colocó al jefe, merecido mote, en el olimpo de los grandes músicos. Daba igual lo que hiciese a posteriori. Ser capaz de igualar o mejorar 'Born to Run' (1975) sólo está al alcance de unos pocos. No me refiero únicamente a cuestiones técnicas, instrumentales o vocales, pienso incluso más en cómo siente y cómo transmite mediante canciones lo que llevaba dentro en aquel momento determinado, en ese año o en aquella hora concreta.

Frases como "las vidas están en la línea en la que los sueños se encuentran y se pierden" (Darkness of the edge of town) ilustran el esfuerzo de un ser humano tan semejante a nosotros por superarse, por enfrentarse a lo que le rodea para esquivar los límites que nos atemorizan. Bruce Springsteen es un alimento recomendable para mirarse al espejo, reconocerse y seguir adelante.

Será el único jefe al que le haga caso eterno.

Publicado el 30 de mayo de 2011 a las 18:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

¡London Calling!

Archivado en: música, Hard Rock Calling, Londres, Hyde Park, Bruce Springsteen, Stevie Wonder, Paul McCartney, Spotify

'London Calling' de The Clash es una de las canciones más emblemáticas que uno asocia a la ciudad londinense cuando piensa sobre la relación existente entre Londres y la música. Este fue uno de los temas elegido por Bruce Springsteen en su actuación del pasado año dentro del Hard Rock Calling, un multitudinario festival que se celebra en Hyde Park. ¡Para allá me voy esta tarde! El señor Springsteen ha inmortalizado aquel concierto en un reciente DVD y uno, que va para allá en unas horas, observa el panorama con emoción ante una nueva edición del evento con Pearl Jam, Stevie Wonder y Paul McCartney en el cartel.

El pasado 21 de mayo escribía en este blog sobre la multitudinaria cita musical que comienza este viernes 25 con Pearl Jam, Ben Harper y The Hives como nombres más destacados. Sin embargo, el verdadero motivo que mueve a este melómano para viajar a Londres es ver a Stevie Wonder, que actúa el sábado de 20:15 a 22:15 de la noche. El músico estadounidense, que ha cumplido 60 años, es uno de los artistas más grandes que han existido jamás y su discografía habla por sí sola con discos tan estupendos como 'Talking Book' o 'Songs in the key of life'. En el primer álbum mencionado estaba todo un clásico: 'Superstition'.

"Si crees en cosas que no entiendes, sufres. Por lo tanto, la supersticion no es el camino", dice en el estribillo esta canción. Jamiroquai, James Morrison, Corinne Bailey Rae, Diane Birch, Rox, My Sad Captains o Maria Mena también actúan el día 26 durante nueve horas de espectáculo. El domingo será el turno del señor Paul McCartney y, como no, quien escribe ha decidido que estaba ante otra oportunidad irrepetible. La dificultad de ver al mítico Beatle en España (lo mismo sucede con Stevie) supone otro motivo para dar este impulso turístico. Seguro que toca y canta 'Let it be'...

Sin embargo, el concierto de McCartney se convertirá en un cierre majestuoso para una sesión dominical con Crosby & Still and Nash, Crowded House, Elvis Costello o The Urban Voodo Machine. Mañana y el próximo viernes hablaremos, mejor dicho escribiremos, todo lo que sea necesario sobre este Hard Rock Calling. ¡El avión me reclama!

PD: He preparado una LISTA DE SPOTIFY con muchos de los artistas que tocan el sábado y el domingo.

 

Publicado el 23 de junio de 2010 a las 14:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Los Madison: "Nos gusta el rock americano de toda la vida y luego tratamos de darle nuestro toque"

Archivado en: Los Madison, entrevista, Txetxu Altube, José Luis Martín, Vendaval, Jose Nortes, Bruce Springsteen, Tom Petty

Txetxu Altube (cantante, compositor y guitarrista) y José Luis Martín (guitarrista) se pasaron por la redacción de Gente para charlar sobre 'Vendaval', su segundo trabajo discográfico, que ya puedes comprar a través de su web y que el día 16 estará en las tiendas. Esta banda madrileña tiene casi siete años de vida. Carlos (bajo), hermano de Txetxu, y Alfonso (batería) llevaban tiempo tocando juntos, Txetxu se les unió de forma natural y luego llegó Iñaki (teclados). Esta ha sido la base hasta hace un año y pico, cuando llegó José Luis Martín (guitarra). 'Días de Vértigo' (2007) fue el debut discográfica de Los Madison y ahora publican 'Vendaval', un paso adelante en su madurez artística. Txetxu lleva la voz cantante durante la conversación. José Luis observa con atención.

Hola, chicos. Gracias por la visita. ¿Cuáles son vuestras sensaciones ante este álbum? Por lo que sentís, por lo que os cuenta la gente que ha escuchado las nuevas canciones...

Las nuestras son muy buenas. A ver cómo reacciona ahora la gente. Parece ser que se está calentando bastante la cosa para el concierto que vamos a dar el sábado (día 13) en Galileo Galilei y va a haber jaleo en la presentación.

¿Qué diferencia a 'Vendaval' de 'Días de vértigo'?

Básicamente, ya tenemos más experiencia en la grabación. No te metes en una estudio de primeras, sin saber cómo funciona exactamente un proceso de grabación, ya tienes las ideas mucho más claras, los temas van más trabajados, aunque luego el productor haga su labor. Espero que se haya notado. Para nosotros es fundamental el trabajo de Jose Nortes.

Hacéis rock en español, pero da la impresion de que existe un trasvase procedente del rock&roll americano. Supongo que se deberá a vuestras influencias...

Sí, por las influencias. A nosotros nos gusta el rock americano de toda la vida. Las típicas imágenes que tiene todo el mundo: Bruce Springsteen, Tom Petty, ese tipo de gente... Lo que pasa es que luego le damos ese toque nuestro o lo intentamos. De ahí que siempre cantemos en castellano. En este sentido, es rock español y nacional. Se supone.

Las letras tienes un punto agridulce muy marcado. ¿Cómo la vida misma?

Sí (risas). Más que nada porque no sé escribir sobre nada que no me llame. Me tiene que haber afectado mucho. Hay temas que van con mucha carga. El tema que da nombre al disco ('Vendaval'), por ejemplo, va con mucha carga personal y con sentimiento de culpa. Es una forma de pedir perdón a mucha gente.

El disco me parece muy redondo, pero hay una canción que desprende una magia especial: 'Soldados'. ¿Cuál es la historia de este tema?

Sí, además es una de las canciones en las que Nortes metió más mano. Tenía un tiempo un poco más lento cuando se la presenté y es donde más mano metió él. Habla básicamente de en lo que nos queremos meter ahora: dedicarnos a esto. En que las balas son las que hay, muy pocas, y tenemos que dispararlas en condiciones...

El sonido de Los Madison tiene un punto adulto que probablemente difificulte el acceso a determinados rincones de la industria discográfica y del panorama musical.  ¿Consideráis este aspecto?

Sí, lo que pasa es tampoco hacemos música pensando en que si hacemos un tipo de música vamos a triunfar más fácil que en otra. Nosotros hacemos lo que nos gusta, le damos nuestro toque, le ponemos nuestra energía, nuestro punto de vista, y si funciona, si llega a las masas, ha llegado. Cuando haces una canción no piensas "joer, esto va a ser un single y vamos a pegar un pelotazo tremendo". Haces lo que te sale, la vas montando, le vas dando cuerpo y si funciona bien, pero no es el objetivo. Cada vez tenemos más gente que nos sigue desde fuera de Madrid. Ahora, viene gente de Logroño, Valladolid o Valencia a vernos aquí y si poco a poco vamos haciendo ese camino, estupendo.

Tenéis un mes muy interesante con diferentes conciertos por toda España...

Sí, primero actuaremos en Madrid (día 13, Galileo Galileo). Después, iremos a  Valencia, Gandía, Zaragoza, Barcelona, haremos las FNAC de Madrid... La historia es estar de aquí al mes de mayo y todo lo que se pueda presentando el disco donde nos quieras y donde se pueda.

Por cierto, ¿cómo son los conciertos de Los Madison?

Muy buenos (risas). Intentamos hacer un concierto potente y conectar con la gente. Estructuras un set para que no se caiga el espectáculo. No todo lo que tenemos es rock&roll directo. También tenemos baladas y medios tiempos. Intentamos organizar el 'set' para que la gente esté muy conectada. Son nuestros temas, nos gustan y los vamos a defender siempre.

Noticias relacionadas en este blog:

-Los Madison se enfrentan con nuevas canciones al 'Vendaval'

-Los Madison, pequeño rock&roll

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado el 12 de febrero de 2010 a las 09:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Hank 'Country' Williams

Archivado en: Hank Williams, country, Bruce Springsteen, Mick Jagger, Estados Unidos

Hace frío ahí fuera y no apetece mezclarse con el gentío. Uno tiene que aprender a vivir con su sombra, con su soledad. Entretenimientos varios reconfortan mi domingo y un DVD sobre la historia del rock&roll me permite conocer varios nombres excepcionales. Uno de ellos, Hank Williams.

Hiram King Williams ha sido uno de los grandes cantautores norteamericanos del siglo XX. Su influencia social en aquel país durante la década de los 30 y los 40 fue brutal, hasta el punto de haberse convertido en uno de los nombres sin los que es imposible comprender la historia del country. En uno de esos innumerables documentales sobre el rock&roll, gente como Bruce Springsteen o Mick Jagger ensalzan la aportación de Hank Williams al mundo de la música. Le idolatran. Su hilo de vida se cortó a los 29 años, pero medio siglo después de su fallecimiento, el mito perdura.

Publicado el 7 de diciembre de 2009 a las 10:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Springsteen y su 'Born to Run'

Archivado en: Bruce Springsteen, Born to Run, Thunder Road, Born to Run, The Rising, Santiago

Cuando 'pincharon' en un programa radiofónico todo el 'Born to Run' de Bruce Springsteen, impregnado por esa retahíla de anécdotas que envuelven la gloriosa obra discográfica del 'Boss', pensaba haber descubierto las catacumbas de la música, ese espacio sensorial con el que uno sueña despierto. Springsteen me ha 'salvado' en infinitad de ocasiones. Cuando pierdo la esperanza, acabo agarrándome a la suya, a esta auténtica joya. Porque, como dice Springsteen, este álbum incluye una serie de valores primordiales para seguir adelante: la fe, la esperanza, la creencia en la amistad y en un día mejor...  Hace 34 años, andaba Bruce buscando una certeza vital a la que agarrarse. Al final, muchos nos hemos agarrado a la verdad del 'Born to Run, compuesta por ocho canciones y que comenzaba así...

Estas imágenes son de 1975, el año en que nació 'Born to Run'. Después de dos discos, el futuro artístico de Bruce pendía de un hilo, según las 'disqueras'. Al menos, así las definiría Darío Manrique. El futuro jefe del rock&roll planetario andaba agobiado, muy agobiado... No conseguía canalizar todas las cosas que daban vueltas y vueltas en su cabeza. "Algún día, chica, no sé cuándo, llegaremos a ese lugar al que realmente queremos ir, y pasearemos bajo el sol. Pero hasta entonces, los vagabundos como nosotros, chica, nacimos para correr". Como en 'Born to Run', surgían sentimientos a flor de piel para dar sentido a temas estelares...

Bruce quería escribir a lo Dylan. Fantaseaba con tener un sonido semejante al de Phil Spector. Además, deseaba cantar como Roy Orbison. Finalmente, compuso ocho impactantes historias envueltas en melodías sobrecogedoras que supusieron el punto de partida de la E Street Band. Ese piano de Roy Bittan ambientándolo todo, los arreglos de viento que magnifican 'Tenth Avenue Freeze-Out' con los hermanos Brecker a la trompeta y al saxo...  ¡Hay tantos matices que descubrir durante la escucha de 'Born to Run'! Vitalidad, energía, agresividad, lucidez y ganas de vivir. Cinco aspectos inconfundibles del álbum. Con vuestro permiso, seguimos recordando la primera gira europea del 'Boss'. Aquí, 'Tenth Avenue Freeze-Out', en pleno Hammersmith Odeon de Londres. Noviembre de 1975. Primera gira europea de Bruce. Para morirse de gusto...

Un 16 de octubre de 2002 conseguí verle de cerca. Sobre el escenario, ante los focos. El Palau Sant Jordi de Barcelona estaba abarrotado. Venía a presentar 'The Rising'. Desde entonces, entiendo que Springsteen debería aparecer en el diccionario como 'fenómeno de la naturaleza', porque acaba con cualquiera. Aunque su aspecto ya no tiene nada que ver con aquel joven barbudo con tendencia a usar gorritos,  la fuerza que lleva dentro jamás desaparecerá. Seguramente, se irá con él a la tumba. Estimado jefe. El 2 de agosto nos vemos en Santiago. Mientras tanto, ¡She´s the oneeeeeeeeeeee!...

 

 

Publicado el 29 de enero de 2009 a las 14:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

'Born in the USA' (I)

Archivado en: Obama, Lincoln concert, Usher, Shakira, Stevie Wonder, Bruce Springsteen, U2, Beyonce

Los americanos son la leche. Tienen un sentido del espectáculo que ya muchos quisiéramos por aquí. La parafernalia que rodea a los partidos de la NBA o a los envites de la Super Bowl son buenos ejemplos. A nivel musical, el concierto 'We are One', que forma parte de la toma de posesión de Barack Obama en el Lincoln Memorial de Washington ilustra perfectamente la inteligencia audiovisual del país donde barras y estrellas convergen bajo la misma bandera. ¿Listos para la fiesta? Qué morro tiene Obama. Ha juntado a la 'creme de la creme', aunque meter en el mismo saco a Usher, Shakira y Stevie 'el maravilloso' Wonder tiene delito. Los tres se marcaron el fantástico 'Higher Ground'. Y ya sabes, 'si bebes no conduzcas'...

Otro de los ilustres 'invitados', Bruce Springsteen. Uno de los artistas más grandes que ha parido madre. El 'Boss' ha demostrado durante la campaña electoral una filia brutal por Obama, publica nuevo álbum 'Working on a dream' el día 27 y emocionó con su repertorio a los presentes. Con 'The Rising' y, sobre todo, cantando junto a Pete Seeger 'This land is your land' de Woody Guthrie. Un tema cuyas letras evocan la grandiosidad del país de países...

Evidentemente, el folk y el country están tan ligados a la cultura norteamericana como el hip-soul, el soul o el rythm&blues. Entre los hombres de guitarra en mano y sombrero de 'cowboy' en la cabeza, Garths Brooks es una institución. Salió al escenario para versionar 'American Pie', de Don McLean. Además, entonó el 'Shout' de ¿Isley Brothers? con esas reminiscencias a gospel, blues y rock que tan bien definen tan insigne canción...

Como no, los U2 tenían que sumarse al 'homenaje'. Con ese 'Line on the horizon' a la vuelta de la esquina (el primer single 'Get on your boots' no entusiasma a quien escribe), tocaron 'Pride (in the name of love)', del 'Unforgettable Fire' y 'The City of blinding lights', perteneciente al último disco de la banda: 'How to dismantle an anatomic bomb'. Para variar, Bono quiso provocar las lágrimas de la gente con sus emotivos comentarios...

Y Beyonce, desgarrando nuestras almas con ese chorro de voz tan extraterrestre durante 'America the beatiful'. Músicos, actores y demás personalidades se fueron acercando a la ex Destiny´s Child. A ver si aprendemos un poquito de ellos...

 

Publicado el 20 de enero de 2009 a las 09:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Marcos Blanco

Marcos Blanco

Vigués. Gallego. Periodista 'todoterreno'. Entusiasta de la vida. Melómano. Loco del deporte. Celtista. Enérgico. Radiofónico. Así es Marcos Blanco, periodista que actualmente colabora en el Grupo de Comunicación Gente  con este blog, que nació un 19 de noviembre de 2008 con un 'post' sobre Jamie Cullum.

 

Esta web ha funcionado durante todo este tiempo como una banda sonora diaria, repleta de canciones que nos hacen amar la vida. Recuerdos, descubrimientos, opiniones, novedades, entrevistas o crónicas de conciertos han formado parte de 'Melómanos' y seguimos en la brecha:

 

marcosblancohermida@gmail.com

 

Enlaces

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD