miércoles, 14 de noviembre de 2018 17:53 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Marcos Blanco

Melómanos

Dulce canción de despedida

Archivado en: comienzo, despedida, Alabama Shakes, Paredes de Coura, Gente Digital, semanario Gente, pasión, profesión, emociones, artistas, trabajadores, lucha

El 19 de noviembre de 2008 a media mañana sonaba comenzaba una aventura maravillosa cuyo punto y final se escribe ahora mismo, al ritmo de unos Alabama Shakes que tocaron el cielo hace bien poco en Paredes de Coura.

Por mucho que lo intente, sería imposible definir con exactitud todo lo que ha significado para mí este blog. ‘Melómanos' nació como una de actividad laboral importante dentro de las múltiples tareas que por aquel entonces desempeñaba en Gente Digital, la web del semanario Gente. Era el fruto de un infinita pasión personal y un experimento profesional que superó las expectativas más positivas.

Como si se una bendición se tratase, ‘Melómanos' me ha permitido compartir todo tipo de emociones mediante canciones, grupos y artistas que elaboran este elixir sin el cuál mucho no podemos vivir, este alimento fundamental en nuestro día a día. No hay nada como vaciarte así y más aún llegar a quien lee, siente o escucha lo que comentas. Es una sensación única, adictiva. Gracias a todos los que habéis estado ahí. Os llevo muy dentro.

Melómanos' me ha permitido conocer a muchísimos músicos y con muchos de ellos he establecido un vínculo sentimental incalculable. Enumerarlos sería una locura. Situar a uno delante de otro, injusto. Muy injusto. Gracias a todos por vuestra colaboración, presencia, dedicación y talento. Canciones, discos, conciertos o entrevistas han dado forma a artículos donde las letras hacían el amor con los sonidos porque nunca comprendí otro lenguaje que el de difundir todo aquello que tocaba el corazón.

Antes de acabar, quería enviar un saludo muy especial a todas las personas que, periodistas y empleados del ámbito musical en sus distintas vertientes, configuran este trabajo, inigualable por todo el disfrute que provoca. Por mucho desprecio institucional, incomprensión social o dificultades económicas que existan en el mundo de la música, nuestras melodías favoritas nunca se apagarán. La lucha colectiva perdura.  

Lo he dicho bastante últimamente. La vida ha dado muchas vueltas. Aquel joven que soñaba con ser un locutor radiofónico ‘pinchando' música cuando todo el mundo se levantaba disfruta y se dedica ahora a comunicar entre aviones. Todo un descubrimiento. Eso sí, siempre habrá posibles colaboraciones o puertas abiertas para seguir unido a la música. Mientras tanto, sonrían y canten. 

Publicado el 3 de septiembre de 2013 a las 02:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Excelencias rockeras en lugares recónditos

Archivado en: concierto, Rock Palace, Óscar Avendaño y Los Profesionales, The Soul Jacket, Mauro Comesaña, Wood Mama,

Después de la vorágine laboral vivida esta semana, ayer tocaba comida navideña con los compañeros de trabajo y, como suele suceder en estos casos, la sobremesa acabó en plena noche con ese cachondo colectivo que emociona, al sentirte afortunado por estar cada día con gente bondadosa, verdadera y trabajadora. Su compañía era maravillosa, pero el objetivo nocturno estaba clarísimo: el desembarco en Madrid de The Soul Jacket y Óscar Avendaño y Los Profesionales.

Cuando la lluvia mojaba las calles de la ciudad, el interior del Rock Palace, un ‘garito' sumamente agradable situado en Vara del Rey (Delicias), se preparaba para una sesión rock de rock & roll vigués. Dos de los mejores exponentes olívicos de esta forma de vida demostraron sobre su coqueto escenario que los grandes conciertos y las grandes bandas pueden vivirse en lugares recónditos, sin el agobio de las masas ni una promoción agotadora.

Óscar y los suyos, entre los que estaba el baterista Mauro Comesaña para hacer posteriormente doblete, sonaron de lujo con un ‘set' basado en la canciones del primer trabajo de este bonito proyecto, donde no sobra ningún tema y ‘Rajad, rajad, malditos' adquiere la condición de ‘hit'. Después, apareció uno de los mejores grupos en vivo que he visto jamás. Ya van varias ocasiones en primera fila y la pasión continúa. Repasaron los cortes de ‘Wood Mama', disco extraordinario, y cerraron su vibrante espectáculo con ‘Stampeding Cattle', un canto a la excelencia.

Ojalá ambas bandas vuelvan pronto y sigan juntos haciendo kilómetros. Son muy, muy buenos. No lo digo desde el cariño ni el patriotismo. El corazón nunca miente.

Publicado el 15 de diciembre de 2012 a las 21:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Gozad, gozad, malditos

Archivado en: Los Cuatro Elementos, Radio Vallekas, Alesia Antonaci, The Mother Wit's Band, Agus Alonso, Bobo, Óscar Avendaño, Óscar Avendaño y Los Profesionales

Han pasado dos meses desde la última entrada en este rincón musical, el sentido homenaje a un familiar que se marchó para siempre de un modo inesperado. Durante todo este tiempo se han producido importantes cambios profesionales, que han desembocado en un presente ilusionante y un futuro esperanzador. La música nunca ha dejado de sonar, pero quizá las historias que aquí residen han pasado desde entonces a un segundo plano, existiendo sin ser visibles para ahora volver a irrumpir con toda su fuerza.

Eso sí, el parón en Melómanos no ha sido tal en Los Cuatro Elementos, ese programa tan especial que hacemos los domingos en Radio Vallekas y cuyos ‘podcasts' están disponibles en www.loscuatroelementosradio.com. El 16 de septiembre arrancó la cuarta temporada y ya hemos tenido con nosotros la maravillosa voz en directo de Alessia Antonaci, la visita de los grandiosos The Mother Wit's Band, la inigualable presencia (guitarra, voz) de Agus Alonso para hablarnos de Bobo y la sinceridad telefónica de Óscar Avendaño, ilustre músico vigués que ha vuelto a demostrar su reconocida valía con el proyecto ‘Oscar Avendaño y Los Profesionales'.

Os animo a que escuchéis estos cuatro programas porque en ellos está la esencia de Melómanos (devotos de la música a través de lo único que verdaderamente importa: los sentimientos) que no se ha podido leer durante estos dos meses. Para acabar este reencuentro, simplemente desear que sigamos compartiendo estas intimidades sonoras nacidas hace casi cuatro años...

Disfrutad, disfrutad, malditos.  

Publicado el 15 de octubre de 2012 a las 20:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

La era de los periodistas pisoteados

Archivado en: periodismo, David Jiménez, Putas y periodistas, profesión, Twitter, Facebook, redes sociales, blogs, dignidad

La mayoría de los colegas de profesión, a los periodistas me refiero, que tengo en Facebook colgaron ayer un fantástico ‘post' de David Jiménez que lleva por título ‘Putas y periodistas'. El escrito de Jiménez resulta tan verdadero, que duele en el alma porque expresa a la perfección el sentimiento de la inmensa mayoría de personas que nos dedicamos a esto, al periodismo.

La crisis no ha transformado la situación del periodista medio, ese que no dirige periódicos ni tiene un programa de televisión. Simplemente, la ha agravado un poco más, como si no fuese suficiente con estar golpeado en el suelo y tuviesen que pisotearnos a todos antes de que nos levantemos. Llevo casi una década metido en este mundo, desde que acabé la facultad, y lo único que he visto ha sido un deterioro progresivo, un de mal en peor. Vivimos en unas condiciones lamentables. Hablo del salario (escasean los ‘mileuristas'), del número de horas trabajadas, de la organización del trabajo y la calidad del mismo.

Nuestros jefes, alejados de los ciudadanos y muy próximos a toda clase de poder, han conseguido que la sociedad, representada por gente como el vecino del quinto que está en paro, nos vea como un ente extraño. Se ha perdido la humanidad en el tratamiento y quienes toman las decisiones forman parte de un juego estúpido, el de creerse los reyes de un mundo en el que sus súbditos ya no dependen de ellos. Las redes sociales (Twitter, Facebook) y los blogs les han dado una lección porque han demostrado que los medios precisan una metamorfosis radical en su análisis de la realidad, hasta el punto de que muchos ciudadanos realizan una labor más periodística (igual no el el fondo, pero sí en las formas) que la ejercida en los sitios donde trabajamos debido a la falta de censura y a un atrevimiento difícil de encontrar en las redacciones. No se confundan. Esto sucede por miedo (si me apuran por cierta frustración) y no por apatía.

Así nos mira la gente de la calle, preocupada por cosas más importantes como encontrar trabajo o sobrevivir con el escaso dinero que entra en casa. ¿Y nosotros? Nosotros también tenemos las mismas preocupaciones que el vecino del quinto que está en paro, con una gran diferencia: aguantamos en silencio las vejaciones a las que nos vemos sometidos. La educación o la sanidad convocan manifestaciones, pero el periodista se queda en casa porque, como decía Gonzo, a ver quién es el listo que se juega la hipoteca. Jamás hemos funcionado como un ‘gremio' porque uno no sabe si comparte mesa con un ‘compañero' o con el mismísimo diablo.

Nos pagan menos (si no surgen esas colaboraciones gratuitas con posible remuneración en no se sabe cuánto tiempo), cuando les da la gana y la carga de trabajo es tan grande que no hay tiempo para cocinar buenas noticias o reportajes, limitándonos al famoso ‘copia y pega' que procede de las agencias o de cualquier fuente informativa interesada. No describimos nuestro mundo porque ya nos dicen cómo vamos a hacerlo. Estamos en la era del ‘periodismo de segunda mano' (tercera si me apuran). De chiste. Evidentemente, cunde el desánimo, baja la producción y, en ocasiones, uno no sabe ante quién se encuentra cuando mira al espejo. Sólo nos queda el orgullo personal, el deseo de crecer e inesperadas alegrías, como la que aparece cuando el vecino del quinto que está en paro te felicita por lo que has hecho. 

 

Publicado el 2 de diciembre de 2011 a las 12:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Marcos Blanco

Marcos Blanco

Vigués. Gallego. Periodista 'todoterreno'. Entusiasta de la vida. Melómano. Loco del deporte. Celtista. Enérgico. Radiofónico. Así es Marcos Blanco, periodista que actualmente colabora en el Grupo de Comunicación Gente  con este blog, que nació un 19 de noviembre de 2008 con un 'post' sobre Jamie Cullum.

 

Esta web ha funcionado durante todo este tiempo como una banda sonora diaria, repleta de canciones que nos hacen amar la vida. Recuerdos, descubrimientos, opiniones, novedades, entrevistas o crónicas de conciertos han formado parte de 'Melómanos' y seguimos en la brecha:

 

marcosblancohermida@gmail.com

 

Enlaces

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD