martes, 11 de diciembre de 2018 00:31 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Saida Antràs

Noticias de Barcelona

Todos en calzoncillos

Archivado en: flashmobs, absurdmobs, barcelona

imagen

Hace unos días, unas 200 personas se pasearon por el metro de Barcelona en calzoncillos y bragas, en la tradicional acción que promueve el grupo Improv Everywhere de Nueva York desde hace nueve años y que, cada mes de enero, se repite en algunas ciudades del mundo. Forma parte de una nueva moda, los Flashmob, que viene a ser una acción organizada en la que un grupo de personas se reúne de repente en un lugar público, realiza algo inusual y luego desaparece como si nada. De esto, en Barcelona, ya vamos servidos, pues fue en esta ciudad donde se convocó por primera vez una acción de este tipo en España. Fue el año 2003, al lado de la estatua de Colón de la Rambla. El flashmob consistía en situarse en la base del monumento con el brazo en alto, apuntando con el dedo índice hacía el mar. Tras pasar dos minutos, había que dar dos vueltas para acto seguido ponerse a gritar “¡Qué vienen los indios!” y dispersarse. Participaron unas diez personas, aunque por lo visto había más que acudieron pero al final no se atrevieron a "hacer el indio”.

Los flashmobs ya han engendrado familia, así que ahora también existen derivados como los absurdmobs, que tienen un matiz diferencial y es que se centran en generar actos colectivos de invasión en el orden social a través de llevar a cabo un gesto absurdo. La primera absurdmob se realizó el 9 de noviembre de 2006 en Barcelona, y consistió en que unas 25 personas empezaron a chutar latas de coca cola en la plaza del Born, y posteriormente se dispersaron. La segunda absurdmob que se conoce fue realizada por una serie de alumnos universitarios también de Barcelona, y consistía en crear un movimiento desordenado de las sillas de una aula. Estas imágenes sirvieron para una protesta sobre las becas enviada al ministerio de educación.

A primera vista, tales acciones crean expectación, provocan curiosidad y sorpresa entre el público, y también generan rechazo por lo absurdas que parecen. Son una especie de moda pero aún se tildan de acciones “freaki”. Nos parecen tan raras y ridículas como cuando hace no muchos años veíamos a alguien por la calle hablando por un…teléfono móvil! Sí, esas personas, eran unas “freakis”. Quince años después no somos nadie sin nuestro celular. Quizás dentro de un tiempo nos sentiremos vacíos si no participamos de vez en cuando en alguna absurda escena colectiva, como cruzar la Plaza Catalunya a la pata coja, bailar el regetoon en la estación de Sants o bajar por Passeig de Gracia con un gorro de esquimal en pleno verano.

Publicado el 19 de enero de 2010 a las 10:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

En busca de la ilusión perdida

Archivado en: olimpiadas, pirineos, barcelona, invierno

Los Juegos Olímpicos de 1992 crearon en Barcelona lo que se llamó el "espíritu olímpico", que viene a ser la voluntad de unión que impregnó a toda la capital catalana ante el reto de ser sede olímpica. Cualquier barcelonés se siente orgulloso de ese verano del 92, y sin duda, la ciudad hizo un salto cualitativo en todos los aspectos desde entonces. Por esto, el reto que afronta Barcelona para acoger los Juegos de Invierno crea sin duda ilusión, y en cierta manera es la mejor herramienta para encender la llama del espíritu olímpico.
Aunque el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, asegura que la idea de organizar los Juegos nació después de muchas charlas con escolares de primaria que le reclamaban la posibilidad de poder vivir en primera persona un acontecimiento de semejante magnitud, su anuncio ya ha levantado numerosas críticas y se ha visto como una acción electoralista y oportunista; además, a nuestros vecinos les ha sentado como un tiro la propuesta, ya que Zaragoza-Jaca lleva años trabajando por el proyecto y consideran que ahora Barcelona puede mermar las posibilidades españolas.
Es cierto que en plena crisis y con el déficit público por las nubes, los retos se agigantan y dan miedo, y es cierto que Barcelona tiene ahora muchas prioridades, pero estamos hablando de un reto a doce años vista, y la ciudad debe ser capaz de afrontarlo sin dejar de lado las priorides que hay hoy, las de mañana y las que nos marquemos estos próximos años. Barcelona necesita ser fuerte y creer en sus posibilidades, porque ganemos o no a los rivales, la ciudad crecerá sin duda con esta ilusión, y esto nos beneficia a todos. Es mejor un ciudad inquieta, que se marca objetivos, que sueña, a una que se consume en el recuerdo de lo que fue, que se desgasta con las disputas políticas y que hastía a su ciudadanía con proyectos insulsos.

Publicado el 14 de enero de 2010 a las 18:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

La gestión de los aeropuertos

Archivado en: aeropuerto, gestión, Prat

El ministro de Fomento, José Blanco, ha dicho hoy que los "aeropuertos singulares", –sí, el Prat es singular– serán controlados por el Gobierno con participación de las comunidades autónomas, los ayuntamientos y Cámaras de Comercio.

No ha dado a conocer los percentajes de estas participaciones, así que nos hemos quedado sin saber si los catalanes vamos a pintar algo o no en la gestión de nuestro aeropuerto. Lo que sí ha dejado claro el ministro es que, de momento, el peso de la gestión lo continua llevando el Gobierno central. Nada nuevo sobre el cielo del Llobregat.

Publicado el 12 de enero de 2010 a las 13:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Acabar con la reincidencia

Archivado en: robos, delitos, barcelona, hurtos, codigo penal

En Barcelona se comete un robo de un bolso, una cartera, teléfono u objeto personal aproximadamente cada tres minutos.  Si el valor de lo robado no supera los 400 euros, es una falta.  El problema de la seguridad ciudadana se centra sobretodo en la reincidencia en este tipo de hurtos. En líneas generales,  los carteristas, aunque sean atrapados una y otra vez quedan invariablemente impunes de sus acciones. Para evitar este punto flaco, en septiembre de 2003 se modificó el Código Penal de forma que cuatro hurtos cometidos en un año pudieran considerarse delito.

  Sin embargo, cinco años después, el alcalde Jordi Hereu  pone de nuevo sobre la mesa la necesidad de cambiar el Código Penal para luchar de forma  más efectiva contra la reincidencia. Así,  el alcalde se cierra en banda y asegura que los efectivos policiales son suficientes, y que habría que reformar el Código. La opinión del conseller Saura es distinta: el código actual ya es suficiente, dice, lo que pasa es que no se está cumpliendo.Lo cierto es que la aplicación de la reforma no ha dado los frutos esperados, pues las faltas se juzgan por la vía rápida y eso impide acumularlas como delito. Y para más inri, el sistema informático actual tampoco lo permite, pues no existe un registro central de faltas. Por lo tanto,  cuando un juez dicta una sentencia no tiene manera de conocer cuántas condenas por faltas ha tenido el acusado.


    De manera que el muerto pasa a la Justicia, que responde en boca  de la presidenta del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC), Maria Eugènia Alegret. Según ella, hace falta una urgente modernización y desjudicialización de la vida cuotidiana. Y, además,  señala la falta de jueces (tenemos uno de los ratios más bajos de magistrados por habitante en Europa) como principal problema. Y mientras la pelota va pasando de mano en mano, en el tiempo de leer estas líneas ya se ha cometido otro hurto.

Publicado el 3 de diciembre de 2009 a las 19:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Las opiniones no son mentiras

Archivado en: estatut, tribunal constitucional, editorial

Sin duda es la noticia de la semana. En una acción sin precedentes, doce empresas editoras han publicado un editorial conjunto en defensa del Estatut bajo el nombre "La dignidad de Catalunya”. Objetivamente, se trata de un texto  constructivo que da una opinión muy clara y concisa y que no pide otra cosa que respeto por la voluntad de un pueblo en unas urnas.
     Se puede estar más o menos de acuerdo con esta opinión, y se puede tener un punto de vista totalmente opuesto a lo expresado en dicho texto, pero no es comprensible que se tache de “falacia” o de “mentira” una opinón. Si las respuestas a este editorial provocan reacciones como que “los catalanes son los nazis de los judíos españoles”, que estamos “enfermos” por pensar así y que somos “separatistas”, es que a) a la sociedad le falta un elevado grado de madurez, o b) hay una clara intención de inspirar mala fe.
   Si a la voluntad de un pueblo –que por el hecho de pasar por un referéndum ya es constitucional–, se la despoja y rebaja a la mínima expresión, y aún así tampoco se acepta, es que no hay posibilidad de entendimiento o de diálogo. Mientras sólo se conciba una sola España posible, qué sentido tiene una Constitución?
    No puedo dejar de comentar lo significativa que es esta unidad mediática, sin embargo este texto no debería haber surgido de las empresas editoras, sino de los políticos que nos representan.  Si ellos hubieran mostrado una unidad en bloque desde un principio, posiblemente no se hubiera llegado a esta situación actual donde un Tribunal Constitucional está juzgando bajo presiones de todo tipo una ley orgánica que por sí sola ya es constitucional. Con todo este proceso está consiguiendo desligitimarse a sí mismo y poner en evidencia un vacío legal  que pone en entredicho la democracia.

Publicado el 26 de noviembre de 2009 a las 17:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

El final de la crisis: una de cal y otra de arena

Archivado en: crisis, castells, recesión, economía

Primero vino la visión optimista:  la recesión sólo durará hasta el primer trimestre del año 2010,  apuntó el conseller de Economia,  Antoni Castells. Quizás se alargará hasta el segundo trimestre, añadió después. Luego vino la dosis menos optimista aportada por el grueso de los economistas catalanes.  La crisis, aseguran,  durará hasta 2011. Los más cautos, casi una cuarta parte,consideran que la situación de dificultad se alargará hasta más allá de ese año.   Mientras el conseller remarca que ha pasado el peor momento y que Catalunya empezará a salir antes de la recesión que el conjunto de la economía española, de la cual debe hacer de motor, los economistas alertan que es necesario implementar de forma urgente una serie de reformas estructurales sin las cuales la comunidad catalana podría entrar en una crisis de gran alcance.  Donde todo el muendo coincide es en la evaluación del terrible impacto de la situación económica sobre el paro.   Con una tasa actual del 16%,  las perspectivas para el año que viene sitúan la media por encima del 18% en Catalunya, y del 20% al resto del estado español.     

    Y estos son los datos que más preocupan a los ciudadanos, que esta semana han recibido noticias como  que  Seat presenta un nuevo ERO que afectará a un total de 7.484 trabajadores, que Honda ha confirmado a los sindicatos que se lleva la producción a Italia, que Tubacex no renovará a los trabajadores temporales y que estudia una segunda regulación, etc.  Ante estas noticias no hay cabida para visiones optimistas o especulaciones para ayudarnos a dormir más tranquilos. Lo que se hace necesario es saber que se está trabajando para tomar las medidas más efectivas, y parece que esto sólo pasará mediante una profunda reforma laboral. Pero quizás para el gobierno catalán esto no es necesario, pues ya estamos saliendo de la crisis

Publicado el 19 de noviembre de 2009 a las 18:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

La pérdida del derecho a la información

La concentración que miles de periodistas y profesionales de la información protagonizaron ayer tiene más motivos que el puramente laboral, que de por sí ya es muy preocupante. En lo que va de año,unos 400 profesionales de la informació en Catalunya han sido víctimas de regulaciones de ocupación y ya hay más de 1500 en paro.  Los medios están sufriendo mucho para continuar con su labor de comunicación. Y esto afecta a la calidad, sin duda. Hay menos recursos, más trabajo y muchísima precariedad laboral.

Estas cifras, nefastas para el sector, también comportan consecuencias negativas a toda la ciudadanía, porque por si todavía alguien lo duda, el periodismo tiene mucho que ofrecer a una democracia. El periodismo libre y de calidad hace que el poder tenga que rendir cuentas. Es el periodismo que más duele a la política, pero también el que más necesita una sociedad. Y esto tiene un coste. Frecuentemente, en las empresas de comunicación,  la necesidad de una gran cantidad de tiempo y de recursos humanos y financieros está en conflicto con las expectativas de ganancias y el control de los costos de producción.

La creciente concentración de la propiedad de los medios en pocas manos, las presiones comerciales y la crisis que se ha asentado en el sector como una losa, sumado al constante goteo de cierres de periódicos, revistas, etc., han teñido de pesimismo el horizonte periodístico. Y la sociedad está perdiendo poco a poco un mecanismo valioso para vigilar el desempeño de las instituciones democráticas, en su definición más amplia, la cual incluye entidades gubernamentales, organizaciones cívicas y sociedades anónimas.  La información es un recurso vital para dotar a un público vigilante  de herramientas para opinar: como ciudadanos deberíamos ser conscientes no del coste que ello representa, sino de cuánto nos puede llegar a costar su pérdida.

Publicado el 5 de noviembre de 2009 a las 18:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Ladrillos podridos

Archivado en: corrupción, política, urbanismo

Los escándalos urbanísticos que manchan a líderes políticos locales empiezan a a acumularse en las dependencias judiciales y crece la duda sobre si las últimas reformas que pretendían atajarlos está resultando o no eficiente. La detención este martes del alcalde de Santa Coloma de Gramenet, Bartomeu Muñoz, eleva a dieciocho el número de primeros ediles en ejercicio detenidos por implicación en delitos de corrupción urbanística desde la Operación Malaya, en Marbella, en abril de 2006.
Y desde hace casi cinco años no cesan las denuncias, los avisos y las advertencias sobre este tipo de tramas en España.

En diciembre de 2005, el Parlamento Europeo presentó un informe en el que alertaba de las irregularidades del urbanismo español a raíz de las cerca de 15.000 quejas recibidas contra la, entonces vigents, Ley valenciana Reguladora de la Actividad Urbanística (LRAU). En 2007, el Parlamento Europeo volvía a denunciar los supuestos abusos de la construcción en España y alertaba de la indefensión de los ciudadanos.


Ya entonces se apuntaban varias soluciones para erradicar este cáncer en la política local. Des de la reforma del Código Penal para endurecer las penas por delitos de esta índole, así como el endurecimiento del régimen de incompatibilidades de cargos públicos de las distintas administraciones vinculados con la planificación del territorio y las infraestructuras. Y, lo más importante, hacer los cambios legales necesarios para controlar mejor las subvenciones que reciben los partidos políticos. Como concluye un estudio de Transparencia Internacional sobre el tema de 2006: “El problema de fondo no está en las actuaciones corruptas de actores individuales, sino en la corrupción institucionalizada vinculada a la obtención ilícita de fondos para los partidos”.

Publicado el 29 de octubre de 2009 a las 18:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Por qué no dimiten los políticos

Archivado en: política, dimisiones, Gürtel

Es una pregunta que sobrevuela España una y otra vez, sobretodo en tiempos de casos ‘Gürteles’. Da igual que hablemos de Sevilla, de Ávila o de Girona; a nivel local o de ministerio; de izquierdas o derechas. El resultado es el mismo: los políticos españoles no dimiten ni con la soga al cuello, tal y como ha ejemplificado el joven ex secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa. Otro ejemplo: en las últimas cuatro legislaturas, sólo dos ministros han dimitido al verse salpicados por escándalos políticos. La más reciente ha sido la dimisión del ex ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, por el escándalo de la cacería con el juez Garzón.


Los entendidos se refieren al tema como una cuestión de cultura política porque, sin duda, en el mundo anglosajón y en el norte de Europa existe una mayor predisposición hacia la dimisión. En Estados Unidos, en los primeros quince días de su administración, Obama vio desfilar a tres de los altos cargos designados. El quid de la cuestión es que allí las conductas inmorales se perciben como algo directamente incompatible con la ocupación de un cargo público. Y mientras allí se producen dimisiones fulminantes bien razonadas y argumentadas, aquí son mucho más laxas y, encima, parece que las pedimos sin ton ni son y sin la energía adecuada. Los ciudadanos y los mismos políticos nos llenamos la boca con este verbo, tanto, que las renuncias nunca llegan porque siempre se reclama lo mismo.

 

“Dimitir, podemos dimitir todos”, dijo Magdalena Álvarez, cuyo puesto fue uno de los más reclamados de la pasada legislatura. Y con estas palabras siguió bien sujeta a su trono. Y como ella, Federico Trillo, ministro de Defensa durante el segundo gobierno de Aznar, o los responsables de la pésima comunicación tras los atentados de Madrid... La lista es infinita.

Publicado el 15 de octubre de 2009 a las 18:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Un ERE en la Rambla

Archivado en: rambla, estátua humana

La Rambla ha entrado en quirófano y del lifting no se escaparán ni las estátuas humanas. El distrito ya está afilando el bisturí para situarlos en una nueva ubicación y mejorar su estética. La regulación de la actividad que prepara el Consistorio es parecida a la que se aplica a los músicos callejeros, que superan una selección para garantizar la calidad. En cuanto a la ubicación, se les trasladará a la zona baja, que es más ancha y los corros no impedirán la circulación de las personas. Sin duda, que uno de los espacios más visitados y emblemáticos de la ciudad fuera a la vez uno de los más descuidados (incivismo por las noches, hurtos contínuos, etc.) hacían necesaria sin más dilación esta actuación. Sin embargo, se hace difícil imaginar la Rambla sin sus estatuas vivientes.

Es cierto que transitar por allí es casi una carrera de obstáculos, ya que en este concurrido espacio conviven un número cada vez mayor de artistas, junto a personas que piden limosna sentadas en el suelo, trileros, carteristas y, a medida que el paseo llega a la estatua de Colón y se hace de noche, con prostitutas. Por lo tanto, bienvenida sea esta nueva normativa para las estatuas callejeras, puesto que muchas ciudades del mundo cuentan con ella.

Y sin embargo, tal texto ya existe en Barcelona desde 2007, aunque no tiene rango de ordenanza municipal. Entre otras cosas, indica que no pueden llevar máscara, ni recurrir a expresiones violentas, ni exigir una retribución. Además, el atuendo y el maquillaje deben ser de fabricación propia y sólo pueden instalarse en los puntos designados. Como los ciudadanos compraban cada día, ni caso. De ahí que muchos de estos artistas reciban con buenos ojos estas exigencias de calidad, ya que señalan que las mafias del este ya están entrando en el negocio, recaduando hasta 6.000 euros mensuales por estatua. A su manera, la reestructuración de empleo ha llegado a la Rambla.

Publicado el 8 de octubre de 2009 a las 18:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Saida Antràs

Saida Antràs

Licenciada en Periodismo y Humanidades por la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona, Saida Antràs es directora de Gente en Barcelona desde que se fundó en diciembre del 2007. Ha trabajado en el periódico Metro, El Periódico y la agencia Efe, entre otros, recorriendo con el tiempo todas las secciones que conforman un medio de comunicación, desde deportes hasta economía pasando por política, local, cultura, suplementos, etc. En este blog analiza y examina con lupa la actualidad de Barcelona, ofreciendo un diálogo interactivo con los lectores.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD