sábado, 25 de enero de 2020 23:42 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Saida Antràs

Noticias de Barcelona

Todos en calzoncillos

Archivado en: flashmobs, absurdmobs, barcelona

imagen

Hace unos días, unas 200 personas se pasearon por el metro de Barcelona en calzoncillos y bragas, en la tradicional acción que promueve el grupo Improv Everywhere de Nueva York desde hace nueve años y que, cada mes de enero, se repite en algunas ciudades del mundo. Forma parte de una nueva moda, los Flashmob, que viene a ser una acción organizada en la que un grupo de personas se reúne de repente en un lugar público, realiza algo inusual y luego desaparece como si nada. De esto, en Barcelona, ya vamos servidos, pues fue en esta ciudad donde se convocó por primera vez una acción de este tipo en España. Fue el año 2003, al lado de la estatua de Colón de la Rambla. El flashmob consistía en situarse en la base del monumento con el brazo en alto, apuntando con el dedo índice hacía el mar. Tras pasar dos minutos, había que dar dos vueltas para acto seguido ponerse a gritar “¡Qué vienen los indios!” y dispersarse. Participaron unas diez personas, aunque por lo visto había más que acudieron pero al final no se atrevieron a "hacer el indio”.

Los flashmobs ya han engendrado familia, así que ahora también existen derivados como los absurdmobs, que tienen un matiz diferencial y es que se centran en generar actos colectivos de invasión en el orden social a través de llevar a cabo un gesto absurdo. La primera absurdmob se realizó el 9 de noviembre de 2006 en Barcelona, y consistió en que unas 25 personas empezaron a chutar latas de coca cola en la plaza del Born, y posteriormente se dispersaron. La segunda absurdmob que se conoce fue realizada por una serie de alumnos universitarios también de Barcelona, y consistía en crear un movimiento desordenado de las sillas de una aula. Estas imágenes sirvieron para una protesta sobre las becas enviada al ministerio de educación.

A primera vista, tales acciones crean expectación, provocan curiosidad y sorpresa entre el público, y también generan rechazo por lo absurdas que parecen. Son una especie de moda pero aún se tildan de acciones “freaki”. Nos parecen tan raras y ridículas como cuando hace no muchos años veíamos a alguien por la calle hablando por un…teléfono móvil! Sí, esas personas, eran unas “freakis”. Quince años después no somos nadie sin nuestro celular. Quizás dentro de un tiempo nos sentiremos vacíos si no participamos de vez en cuando en alguna absurda escena colectiva, como cruzar la Plaza Catalunya a la pata coja, bailar el regetoon en la estación de Sants o bajar por Passeig de Gracia con un gorro de esquimal en pleno verano.

Publicado el 19 de enero de 2010 a las 10:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 5

1 | Toni - 19/1/2010 - 14:19

No me fijaría tanto en el contenido de la acción sino en el poder de convocatoria "social" que tiene Internet. Nos encontramos en una situación donde se pasa de una convocatoria online a una acción manifestada offline.
Imaginemos el potencial de este nuevo canal, posibles manifestaciones sociales que agrupen personas unidas por el mismo ideal y que se manifiesten en las calles/actos/sedes. A ver cuál es la próxima?!

2 | rut - 19/1/2010 - 17:01

seguro que los departamentos de karketing sabrás hace buen uso de todas estas martingalas, el marketing de guerrilla es un buen ejemplo

3 | Glu - 19/1/2010 - 21:58

a mi todo esto me suena a lo de "la libertad de uno empieza cuando termina la del otro". podriams utilizar el poder de convocatoria y las ganas de hacer algo nuevo pensando en los otros?

4 | pocasbromas - 20/1/2010 - 20:10

Para medir el poder de convocatoria puede que sea interesante, pero si se crean acciones de este tipo mejor tengan un poder educativo como la que se ralizó este invierno en un pueblo de Italia donde el respeto y el buen gusto eran industicutibles además para todas las edades, pero eso de dar patadas a latas de coca.cola solo incrementa el vandalismo, el dejar las calles o espacios hechos una porquería y luego los que pagamos impuestos tenemos que colaborar en solucionar lo que acciones no controladas puedan deteriorar la convivencia ciudadana. Sí, pero con respeto.

5 | melisa - 16/2/2010 - 21:19

no esta mal, entiendo que se necesita experimentar y ser novedoso, pero en vez de estas extravagancias se podrían hacer experimentos con temas más culturales, ya tenemos suficiente juventud con pocos modales, poco respeto por las diferencias culturales, poco conocimiento de la superación y si a este tipo de acción se le da relevancia crearemos aún más pasotismo.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Saida Antràs

Saida Antràs

Licenciada en Periodismo y Humanidades por la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona, Saida Antràs es directora de Gente en Barcelona desde que se fundó en diciembre del 2007. Ha trabajado en el periódico Metro, El Periódico y la agencia Efe, entre otros, recorriendo con el tiempo todas las secciones que conforman un medio de comunicación, desde deportes hasta economía pasando por política, local, cultura, suplementos, etc. En este blog analiza y examina con lupa la actualidad de Barcelona, ofreciendo un diálogo interactivo con los lectores.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD