lunes, 24 de septiembre de 2018 18:39 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Patricia Costa

Asuntos pendientes

'Buscando empleo', retrato en mano

Archivado en: ivan solbes, ilustrador, empleo, desempleo

Una psicóloga, un diseñador, un cantautor mexicano, una experta en gestión cultural, un publicista... Todos ellos se han pasado ya por el estudio de Iván Solbes en Gran Vía, apostando por una nueva forma de búsqueda de empleo que hemos bautizado como el retrato-currículo. "Es un intercambio. Tú me regalas tu tiempo, y yo, a cambio, te entrego un retrato en formato digital -el original me lo quedo yo-, que puedes usar como imagen para tu currículo. Además, me comprometo también a moverlo a través de mis redes sociales", explica este ilustrador madrileño.

'Buscando empleo' es el proyecto que este artista puso en marcha para capear los baches que sufre su profesión. "Mi sector se vino abajo y, entre las múltiples decisiones que tomé para remontar la situación, decidí perfeccionar mi técnica de dibujo. ¿Cómo conseguir un modelo todos los días para poder practicar? La conclusión fue sencilla: el sector de los parados, personas sin horarios estrictos", añade, mientras ojea uno de sus blocs bajo el flexo, con las particulares instantáneas de más de setenta desempleados.

Cada día, uno o dos posan para Iván Solbes, llevándose a casa un retrato hecho a mano acompañado de un texto, "ya sea su currículo, un cuento o una poesía que les defina. Ambas partes son igual de importantes para hacerse una idea de quien hay detrás", puntualiza mientras me muestra al más elegante de sus modelos. "Este chico me dijo que como vestía así cuando iba al trabajo, quería que le retratara con su ropa habitual. Este otro es arquitecto, este cantante canario...", continúa, presentando sus peculiares obras de arte.

Charlando sobre proyectos futuros, baraja ya la posibilidad de dibujar a personas que hayan puesto en marcha iniciativas creativas en los últimos meses. "Cuando empecé a retratar parados, lo que más ilusión me hizo fue comprobar que la gente desempleada se estaba moviendo muchísimo, y es muy interesante recibir a diez a la semana, cada uno con una historia que contar. Observé que todo el mundo tenía puestas muchas ilusiones en proyectos, ideas, iniciativas...", argumenta el dibujante.

Entre esas iniciativas se encuentra la de una actriz que ha montado un teatro para niños buscando una salida a la difícil situación económica, o la de un chico que recopila cepillos de dientes para repartirlos luego entre niños etíopes.

Todos los retratos de Iván Soles permanecen expuestos en su web Ivansolbes.com, donde además cualquier parado puede pedir cita para ser retratado, escribiendo a la dirección de correo ivan@ivansolbes.com.

Fotografía: Chema Martínez/GENTE.

Publicado el 18 de enero de 2013 a las 09:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Copia de seguridad

Archivado en: asociacion realidades

2012 se va y es momento de hacer ese 'backup' o como se le quiera llamar. Esa copia de seguridad que sólo capta escenas positivas, porque las malas ocupan demasiado espacio en el sistema y de poco valen.

Me quedo, siempre, con lo que viene por delante, con los nuevos proyectos, con la ilusión de lo próximo, con las ansias de evolucionar, de luchar por lo que uno quiere.

Me quedo también con la gente alegre, la que no desgasta, la gente buena, la que no consume energía, la que cada día te abre los ojos y te enseña cosas nuevas, lejos de mirarse el ombligo.

En este 2012 me quedo con las tardes junto a José María, Ángel, Luis, Antonio y compañía en la Asociación Realidades. Gracias por vuestro tiempo y por dedicaros mucho menos del que merecéis.

               

 

 

 

 

Publicado el 28 de diciembre de 2012 a las 09:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

"Pido sensibilidad. Yo me puedo mover, otros no"

Archivado en: EMVS, Madrid, desalojos, alquiler social

imagen

A estas alturas, y cuando la mayoría vivimos inmersos en la organización de nuestras fiestas navideñas, algunas familias, como la de Loli Ramírez, ni siquiera saben con certeza dónde pasarán la Nochebuena. El próximo 18 de diciembre, su madre, de 72 años, deberá entregar la llave del piso en el que residen desde hace más de dos décadas, en la calle de la Madera, con un alquiler social de 120 al mes.

Con la misma incertidumbre, o con el mal sabor de boca que provoca celebrar la Navidad por última vez en el que consideras tu hogar, viven otros vecinos de este bloque y de otros ubicados en San Cayetano, San Francisco y Embajadores. En total, son 130 los inmuebles afectados por los desalojos de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS).

El motivo de tales desahucios se basa en que el Ayuntamiento pretende vender estas viviendas, aunque la empresa inmobiliaria Renta Corporación, la candidata inicial, ha decidido no ejercer la opción de compra finalmente. "Esto nos anima bastante, pero no sabemos qué va a ocurrir ahora", apunta Loli, auxiliar de enfermería del Ramón y Cajal. Viuda y madre de un hijo, Ramírez no olvida que este es el segundo desalojo al que hace frente la familia. "Mi madre entregó su propiedad en Santiago El Verde nº 10 a cambio de esta".

Por su parte, Soraya Rodríguez, portavoz del PSOE en el Congreso, declaró en una reunión con los afectados -el pasado día 7 en la calle de la Madera, junto a Lissavetzky- y en referencia a la retirada de Renta Corporación, que "se ha ganado la primera batalla, pero no la guerra".

ALTERNATIVAS PROPUESTAS
A diferencia de Loli Ramírez, a Ángel Varas, otro vecino que ya supera la barrera de los 80 y que convive con su esposa, los servicios sociales le han propuesto una alternativa que consiste en mudarse a la calle Molino de Viento, próxima a su actual domicilio, pero que rechaza. "Necesito vivir y morir aquí, lucharé hasta el final", advierte.

Varas, que al igual que Ramírez reside en este inmueble desde hace dos décadas, y que ha recibido la notificación para abandonarlo el 25 de febrero, pide "sensibilidad, y que se trate a la gente con cariño, porque yo me puedo mover, pero hay mucha gente que no". Zahara, de 61 años, una vecina que tiene el 45% de minusvalía física y psíquica, por ejemplo, deberá coger las maletas el 10 de enero, junto a su familia.

Con más margen cuenta Rafael Olmo, vecino de la Carrera de San Francisco. Tras 22 años, deberá marcharse en marzo de 2014. "Solicité la opción de compra en 2004, pero me respondieron que no era posible". Antes, el 26 de junio de 2013, Salva Martí deberá abandonar también la casa en la que se aloja desde hace 14 años, en Embajadores. "Renta Corporación se retira, pero quién nos dice que no optará otra empresa", se pregunta.

De hecho, el vicealcalde Villanueva confesó este jueves que la EMVS "probablemente buscará otros compradores. No me consta que se haya echado atrás". Ese mismo día, Javier Lasso de la Vega, el vecino que debía entregar sus llaves, decidió no abandonar su domicilio, y destacó que ningún representante de la empresa acudió al inmueble.

REALOJO EN LA PERIFERIA
Otra fecha límite, el 13 de marzo, es la fijada para que Soraya Yagüe y su familia cierren para siempre la puerta de su vivienda ubicada en la San Cayetano, después de 23 años. "La alternativa pasa por realojarnos en otro barrio, pero no del centro, porque no hay disponibles para unidades familiares grandes. Es decir, nos mandarán a Sanchinarro, Vallecas, Carabanchel... Tememos que nos ubiquen en un punto conflictivo", confiesa.

Lo más grave, concluye, es que "no se dan cuenta de la situación que viven las familias. A mi padre, con 54 años, le acaban de despedir con un ERE; mi madre es limpiadora; yo trabajo de forma eventual y vengo de otro ERE en julio; mi hermano también atraviesa una situación inestable... Mi madre tiene miedo de verse ahora con 50 años, sin trabajo y sin casa".

Por su parte, la EMVS asegura que seguirá trabajando "con cada una de las familias, como lo ha venido haciendo hasta el día de hoy".

Publicado el 14 de diciembre de 2012 a las 09:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Más derribos en el poblado de Puerta de Hierro

Archivado en: madrid, poblado, puerta de hierro, vivienda, chabolismo, amnistia internacional

imagen

Dos familias, una docena de personas, son, en este momento, los únicos supervivientes en el poblado de Puerta de Hierro tras los últimos desalojos del pasado 20 de noviembre, quedando en pie sólo una vivienda y el lugar de culto. Diecinueve vecinos, las familias de Carmina y Alicia, sufrieron estos derribos dejando sin techo a más de una decena de menores y a una embarazada de siete meses, Yanira, a la que el Samur Social le ofreció cinco días de realojo en albergues, y que al cierre de esta edición permanecía ingresada en el Severo Ochoa de Leganés, tal y como explica Merche, portavoz del núcleo chabolista. También se le arrebató la vivienda a una mujer de unos sesenta años, la propia Carmina, que estos días se someterá a una seria intervención quirúrgica de matriz.

Tras las recientes demoliciones, que se realizaron presuntamente sin notificación oficial de por medio, 54 familias afectadas preparan una denuncia colectiva contra el Ayuntamiento que, tal y como apunta Amnistía Internacional, "sigue incumpliendo sus obligaciones en materia de derecho a la vivienda". La ONG, que el pasado 18 de octubre entregó 75.000 firmas en el Consistorio para frenar los derribos, denuncia que, tras los efectuados la pasada semana, "nuevas familias se ven obligadas a dormir a la intemperie, en furgonetas, entre escombros o a refugiarse en casas de familiares", sin tener acceso a ninguna otra alternativa, más allá de "tres días de alojamiento en un albergue", ofrecidos por el Samur Social. A día de hoy, informa la portavoz del poblado, unas 200 personas, incluidos muchos niños, viven en el asentamiento marginal en furgonetas.

Sobre la situación de Shakira, la niña de seis años, enferma de cáncer y desalojada en verano junto a su familia, ésta reside ahora en el piso de Tetuán de 70 metros que el Ayuntamiento cedió a su abuela Milagros, y donde residen 21 personas más. "Las expectativas son buenas. El tumor se ha reducido", concluye.

Publicado el 30 de noviembre de 2012 a las 11:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

"Si no voy al servicio, sufro cólicos de riñón terribles"

Archivado en: discapacidad, universidad complutense de Madrid, jose luis mora, recortes, crisis

imagen

Jose Luis Mora estudia segundo de Psicología en la Universidad Complutense de Madrid, carrera que compagina con el tercer curso de la Escuela Oficial de Idiomas y con su afición a la pintura. A eso de las diez de la mañana, Begoña, una compañera de clase, le espera a las puertas de la facultad. Hasta aquí, todo normal en un joven de 21 años, risueño y con ilusiones.

Entre otras de sus hazañas, "conduzco desde los tres años", bromea. Lo hace tumbado, a bordo de una silla eléctrica que maneja únicamente con la barbilla, a través de un mando y de varios botones. Desde que nació, en La Paz por cierto, sufre artrogriposis múltiple congénita, una enfermedad que mantiene rígidas sus articulaciones y que le impide generar músculo.

Pero, gracias a sus compañeros, que le ayudan a subir en el ascensor, que la abren la puerta, que le dan el desayuno o que le pasan los apuntes y, sobre todo, gracias a sus ganas, su vida académica se parece mucho a la de cualquier otro joven de su edad. En cuanto al estudio propiamente dicho, "como no puedo pasar las hojas con la mano ni subrayar, lo esquematizo todo en la memoria y se me tiene que quedar sí o sí. Y los exámenes los hago orales, aunque viene un becario de la oficina de integración para rellenarlos, en el mismo aula que el resto. Por lo demás, soy un alumno normal", reconoce sin perder la sonrisa ni un solo segundo.

Y como cualquier estudiante, como cualquier persona, tiene una serie de necesidades fisiológicas que hasta ahora podía cubrir gracias al servicio de apoyo sociosanitario que prestaba la Universidad Complutense, a través del cual, una persona le acompañaba al baño a media mañana. Aquí comienza la desigualdad, las odiosas diferencias. Porque el servicio ya no existe. Los recortes le han hecho desaparecer, aunque apenas supone "unos 600 euros al mes, que es lo que cobra una persona contratada para atender a Jose Luis y a otros seis jóvenes con discapacidad que estudian en esta universidad", explica Javier Font, presidente de FAMMA-Cocemfe.

Como consecuencia, aparte de la cuestión higiénica, el sufrimiento de Jose Luis se incrementa. "Si no voy al baño me dan cólicos de riñón terribles, y tengo que beber agua para que se me pase. Además, me fastidia el esfuerzo extra que tienen que hacer mis padres", confiesa.

Desde septiembre, cuando se eliminó la atención a este estudiante, Isabel y Jorge, sus progenitores, se las tienen que apañar para trasladarse a la facultad a media mañana y suplir así la atención recortada. "Para mí supone un trato vejatorio. Jose controla esfínteres, pero hay muchos que no, que van con pañal, y sus compañeros les excluyen porque huelen mal", opina la madre.

Por su parte, la Universidad, afirma Font, "ha mostrado una falta de sensibilidad total. El rector no ha sido capaz de recibirnos para buscar una alternativa, y desde el gabinete de Comunicación nos han dicho que cuando alguien se rompe una pierna tiene que buscarse la vida para ir a la facultad. Vamos a denunciarlo y preparamos una movilización para el 12 de diciembre". Como Jose Luis, otros 300 alumnos con discapacidad estudian en la Complutense.

Publicado el 30 de noviembre de 2012 a las 09:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Juan Pedro, trabajador de La Princesa: "Es un momento de cautela"

Archivado en: sanidad, recortes, hospital la princesa, madrid, mayores, firmas, lasquetty

Convencidos del punto de inflexión que supuso la entrega de 368.000 firmas en el registro de la Consejería de Sanidad el pasado 19 de noviembre, los trabajadores del Hospital Universitario de La Princesa recogen con optimismo pero con precaución el acuerdo alcanzado con Lasquetty para compatibilizar la especialización en mayores con el resto de servicios del centro.

"Es un momento de cautela, al menos hasta que veamos todo refrendado en los presupuestos", advierte Juan Pedro Iglesias, trabajador del Laboratorio desde 1996. El pasado miércoles, el consejero avanzaba que La Princesa mantendrá la atención a su población de referencia, que supera las 300.000 personas, tanto en urgencias como en consulta. Actividad a la que se sumará la especialización en mayores a través de 29 programas específicos, algunos de los cuales ya estaban en marcha, según Iglesias.

A través del acuerdo alcanzado, informó Lasquetty, el Ejecutivo pretende ahorrar 20,6 millones de euros en 2013 con una gestión más eficiente de los recursos, que no afectará en principio a la configuración de la plantilla, y con un plan que reforzará su alto nivel, universitario e investigador. "El Hospital de la Princesa ni se cierra, ni se desmantela sino que mejora", sentenció.

En lo que se refiere a la atención a mayores, Carmen Suárez, responsable del Servicio de Medicina Interna, especificó que contemplará las secuelas derivadas de la fractura de cadera o la cirugía de columna, entre otros aspectos.

Sin embargo, y a pesar de las declaraciones del consejero, Juan Pedro desconfía "de lo que pueda pasar a partir de diciembre con los contratos eventuales". De lo que no hay duda es que "es un acuerdo positivo, porque hay voluntad de solucionar un problema, pero habrá que ver como nos afectarán el resto de las cosas, como el plan de ordenación de laboratorios. Esto no se ha acabado", concluye.

Publicado el 23 de noviembre de 2012 a las 09:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

"Tengo miedo. No se puede jugar así con los enfermos"

Archivado en: hospital, sanidad, encierros, privatizacion, madrid, instituto de cardiología, ciudad universitaria, medicina

imagen

Después de 65 años funcionando, el Instituto de Cardiología, perteneciente al Servicio Madrileño de Salud, ubicado junto a la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense, cerrará sus puertas el 31 de diciembre. Un escrito del director gerente daba la noticia a los trabajadores, que permanecen encerrados desde el pasado 7 de noviembre en señal de protesta. A partir de 2013, el personal fijo del centro, unos 125/130 empleados -entre médicos, enfermeras, auxiliares...- se incorporará al Clínico San Carlos, a donde también irán a parar los pacientes y el equipamiento. Pero no se sabe qué ocurrirá con el personal contratado, que ronda el medio centenar, y que cuentan con hasta 14 o 15 años de interinidad.

"Lo único que pretenden es ahorrarse esos tres millones de euros que cuesta la gente que echarán a la calle", explica José Antonio Rivero, presidente del comité de empresa. "La viceconsejera dijo en televisión que esto se cierra porque no tenemos instalación propia y porque salimos muy caros. El presupuesto total ronda los 7 u 8 millones de euros, de los cuales el 90% responde a gasto de personal", añade.

Paradójicamente, el Instituto de Cardiología, al que por cierto Ignacio González no nombró al hablar de su Plan de Medidas de Garantía de la Sostenibilidad del Sistema Sanitario, está siendo reformado desde hace un lustro. Y, según los trabajadores, hasta finales de la semana pasada se estaban colocando ventanas nuevas. "Se ha modificado todo, porque es un edificio muy antiguo, desde la instalación eléctrica al oxígeno, para adecuarlo a la normativa. No entendemos nada", matiza Rivero.

Más aún si se considera "la larga lista de espera que eliminamos de pruebas diagnósticas, pruebas que realizamos con personal especializado", subraya, preocupado también por dónde irán a parar las intervenciones quirúrgicas de dermatología, el servicio de rehabilitación o el de insuficiencia cardiaca, inaugurado hace un año.

Según la Consejería de Sanidad, el Instituto de Cardiología funcionaba hasta ahora como un centro de apoyo para el Clínico, y no tenía población de referencia. Sin embargo, pacientes habituales como Ramón Gascón, vecino de Moncloa de 62 años, no pueden ocultar su indignación. "Tengo miedo, porque estoy delicado y me da pánico que no me atiendan bien. No pueden jugar de esta manera con los enfermos", denuncia.

En su historial figura un triple baipás, tres válvulas metálicas y un cateterismo. "Vengo a los controles cada seis meses, pero el 13 de noviembre el doctor Reyes me dijo que ya no podía pedir la siguiente cita", confiesa. Igual de asustado nos encontramos a Inocencio Carrasco, de 78 años. "Aquí me salvaron la vida, y yo soy una persona muy agradecida, por eso quiero apoyarles y evitar el cierre. Además, esta semana estuve en la consulta y el médico me comentó que tengo la aorta un poco dilatada, así que tendré que seguirla de cerca", reconoce.

En cuanto al resto de planes del Ejecutivo regional, como la conversión del hospital La Princesa en un centro especializado en mayores, éste podría seguir siendo finalmente de carácter general, tal y como se desprende de las reuniones mantenidas entre la Junta de centro y la Consejería que, parece, se ha comprometido verbalmente a mantener urgencias y las áreas docentes y de investigación.
Al margen de los diferentes encierros que se mantienen en más de 15 centros, los trabajadores han convocado para este domingo día 18 la 'marcha blanca', con salida desde los diferentes centros hasta Neptuno (13:00).

 

Publicado el 16 de noviembre de 2012 a las 08:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

'Movember' rescata la moda del bigote

Archivado en: movember, bigotes, solidaridad, cancer, prostata, hombre, salud, barberias, el kinze de cuchilleros, la barberia de san bernardo

imagen

En la fotografía de inauguración de El Kinze de Cuchilleros, el 2 de enero de 1900, sus cuatro barberos lucían amplios bigotes, y entre las tarifas uno se encontraba un suplemento de dos pesetas, que es lo que costaba entonces arreglarse el mostacho. Un suplemento, ahora desaparecido, pero que en breve se podría recuperar.

Porque vuelve el bigote, y lo hace con fuerza gracias a la iniciativa 'Movember', con la que colaboran éste y otros negocios del centro. Se trata de un movimiento internacional que se desarrolla durante todo este mes en diferentes puntos del globo y que tiene como objetivo concienciar sobre la importancia del diagnóstico precoz en las enfermedades masculinas, especialmente el cáncer de próstata, y recaudar fondos para la investigación de este mal que cada año se cobra 6.000 vidas en España.

La campaña de 'Movember' (con 'M' de Moustache, que significa bigote en inglés), invita a que todos los hombres se dejen bigote hasta el día 30, pudiendo mantenerlo de forma gratuita si acuden a alguno de los establecimientos participantes.

Rafael López, que trabaja desde hace 48 años en El Kinze de Cuchilleros, la peluquería más antigua de Madrid, también se ha atrevido al cambio de 'look'. "Ojalá podamos ponerle muy pronto un suplemento al bigote, aunque sea de 50 céntimos", explica esperanzado.

Uno de sus socios, Alfonso Sanchidrián, apunta, mientras me muestra las huchas colocadas cerca de la caja para recoger los donativos, que "el bigote está de moda, hay pequeños círculos de gente, los modernitos, que ya lo llevan. Y como hombres que somos, debemos apoyar esta campaña, porque nosotros también podemos padecer cáncer en un futuro". A su lado, el barbero más veterano, matiza: "Se llevan, pero no rectos, ni demasiado finos, sino gruesos, aunque no muy grandes".

Con su tesis coincide Fernando Pérez, de La Barbería de San Bernardo. "El bigote está de moda desde hace dos o tres años, cuando comenzó Movember. Se lleva la raya al lado, el peinado clásico, y el bigote solo, aunque aquí nos han pedido hasta el bigote tipo Hulk Hogan. La mayoría busca que sea fácil de mantener, que no deje muchas marcas", afirma.

Este establecimiento, como El Kinze de Cuchilleros, colabora "haciendo un descuento a la gente que viene de parte del movimiento. El objetivo de la campaña es que los hombres nos arrimemos a nuestro médico, porque somos demasiado dejados para estas cosas, al contrario que las mujeres".

Buena prueba de ello es que en la barbería se habla de muchas cosas, pero de salud, lo justo. "La próstata, por ejemplo, es un tema tabú", indica Pérez.

'Movember', movimiento que tiene su origen en una reunión de amigos en Melbourne (Australia) en 2003, está presente actualmente en más de veinte países. Desde sus inicios, un millón de participantes han recaudado más de 125 millones de euros, a través de campañas oficiales, alcanzando por ejemplo en 2011 los 92 millones de euros. Más información en Movember.com.

 

Publicado el 16 de noviembre de 2012 a las 08:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Padre Garralda: "Es más caro tener a un drogadicto en la calle que aquí"

Archivado en: jaime garralda, las tablas, droga, drogadictos, toxicomano, insercion social, integracion

imagen

A sus 91 años, Jaime Garralda, padre jesuita fundador de la ONG Horizontes Abiertos, una institución que desde hace 30 años lucha contra la marginalidad y por la reinserción de los presos, recuerda sonriente su época en el barrio del Tío Raimundo, en Puente de Vallecas. "Vivía con cuatro o cinco drogodependientes en una chabola de veinte metros cuadrados con suelo de tierra". Así pasó 16 años de su vida, donde entró en contacto con la miseria más absoluta y con la droga. A principios de 2011 inauguró en Las Tablas un centro para la rehabilitación de drogodependientes, donde en estos momentos residen unos cincuenta "enfermos", como él prefiere llamarles.

¿Cómo se ha integrado este espacio en el barrio tras la reticencia inicial de los vecinos?
Esos matrimonios jóvenes con hijos que compraron sus casas en Las Tablas y que nos recibieron como la peste, pronto se dieron cuenta de que tener a estos drogodependientes en el barrio era una garantía, no una amenaza. Después de recibir sus cartas de protesta, después de varias manifestaciones, hicimos una jornada de puertas abiertas y comprobaron que sólo son enfermos que quieren convertirse en personas. Ahora, muchos de esos vecinos trabajan como voluntarios, e incluso utilizan los domingos con sus hijos el campo de fútbol y de baloncesto que tiene el centro, compartiendo espacio con los internos.

¿Cuánto cuesta devolver a la sociedad a uno de estos drogodependientes?
El drogadicto es un enfermo con derecho a un tratamiento médico que resulta más barato que tenerles en la calle, pidiendo, robando, entrando y saliendo de la cárcel, volviendo a albergues, a hospitales... Todo eso genera un gasto mayor. En este hogar, concretamente, tenemos dos programas diferentes: uno dirigido a personas que necesitan un tratamiento muy intenso, con psiquiatra y demás; y otro para aquellas que están a punto de cantar victoria. La mayoría de los internos son hombres de entre 30 y 40 años enganchados al caballo o a la cocaína.

¿Cuál es el tiempo máximo de estancia?
Se marca un tiempo como norma, de seis meses, por ejemplo, pero algunos piden luego alargar su estancia para estar más fuertes antes de salir a la calle. Somos una gran familia, que es precisamente su gran carencia. Su día a día transcurre rodeados de un equipo formado por psiquiatras, psicólogos, trabajadores sociales, educadores.... personal necesario para tratar a enfermos graves, que es lo que son. Aquí llegan derivados del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid.

Con la experiencia que usted tiene en integración social, con niños, con mujeres, con familias... ¿a dónde cree que nos llevarán las consecuencias de la actual situación económica, con desahucios, con comedores sociales y bancos de alimentos desbordados...?
Una cosa es la pobreza y otra bien distinta la marginación. De momento, el salto a esta última no se está dando. Mi padre siempre me contaba esta anécdota, la de un funcionario de obras públicas que un buen día pone un cartel alertando de una curva peligrosa donde se mataba gente. Un buen día, y aunque la curva seguía teniendo su riesgo, se prescinde del cartel porque ya no hay accidentes.

¿Cómo repercute la falta de subvenciones, por ejemplo, en el día a día de este centro?
Nos cuesta infinito tirar del carro, pero hemos conseguido no desaparecer, como otras ONG's. Tenemos unas 150 plazas, aunque ahora sólo hay 50 internos. Queremos llenar estas casas y sacar al pobre marginado de la calle, porque en ella sufren mucho, y es una vergüenza que esto se permita en un país como este. Los drogadictos padecen una ansiedad brutal que les lleva a hacer de todo cuando no están siendo tratados pero, si les cuidamos, no pasa nada.

Publicado el 16 de noviembre de 2012 a las 08:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

"Esta presión debe continuar hasta llegar a la huelga total"

Archivado en: hospital la paz, sanidad, recortes, privatizacion, madrid

imagen

"La Paz asumirá personal fijo de los centros que van a privatizar, con los consiguientes despidos de interinos y contratados", explica Ana, enfermera desde hace más de treinta años en este hospital. Esta es la mayor preocupación que los trabajadores del centro mostraron el pasado lunes en la asamblea convocada por la Junta de Personal del Área Norte del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) para debatir y decidir medidas conjuntas, como los encierros a los que se han sumado ya más de 15 hospitales, tras el inicial organizado en La Princesa.

"Los jefes nos dicen que la cosa está mal, pero de momento no hay ninguna información oficial. Aquí hay unos 200 interinos. Sólo un 20% es personal fijo y el resto contratados", apunta Noelia, enfermera interina desde hace siete años en la UCI de Pediatría. Concretando futuros despidos, Juan Domingo García, presidente de la Junta de Personal del Área Norte y Jefe de Admisión en el Carlos III, matiza que se podrían ir a la calle "entre 6.000 y 7.000 personas".

"La Consejería quiere hacer negocio con la sanidad pública y no le importa la atención a los pacientes, que son los que saldrán perjudicados. Hace cuatro años abrieron seis hospitales de agudos -de estancias cortas-, pero no pensaron que harían falta crónicos. Hay que tener en cuenta que la sanidad privada sólo atiende a enfermos sin tratamientos costosos, a esos les echan a la pública", añade.

Al margen del encierro, en la asamblea se habló también de la 'marcha blanca' programada para el próximo 18 de noviembre, con salida desde los diferentes centros hasta Neptuno, y de ahí a Sol (13:00), para exigir una sanidad pública y de calidad. "Esta presión debe continuar y desembocar en una huelga indefinida de todos los trabajadores sanitarios", advierte Juan Domingo, una huelga que la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (Afem) ha acordado convocar a finales de mes.

Con Domingo coincide Miguel, celador de La Paz desde hace cuatro años. "Tenemos que hacer algo porque, si se implantan las medidas que proponen, desaparecerán tanto los trabajadores como los servicios públicos". Esas medidas fueron anunciadas por Ignacio González, presidente de la Comunidad, el pasado 31 de octubre, cuando avanzó que seis hospitales de gestión mixta externalizarán su gestión sanitaria. Sin embargo, ha dado marcha atrás en otros planes como la conversión del hospital La Princesa en un centro especializado en mayores, y éste podría seguir siendo de carácter general.

Apoyo de Infanta Sofía y Leonor

A la asamblea de trabajadores convocada por la Junta de Personal del Área Norte asistieron representantes de otros hospitales como el Infanta Leonor o el Infanta Sofía, donde África trabaja como enfermera desde su apertura. "Siento una desilusión horrorosa", apunta. Otro de los centros que mantiene su encierro es el Instituto de Cardiología, hospital perteneciente al Servicio Madrileño de Salud, que se integrará en el Hospital Clínico San Carlos, cerrando sus puertas el próximo 31 de diciembre.

Publicado el 16 de noviembre de 2012 a las 08:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Patricia Costa

Patricia Costa

Asuntos Pendientes. ¿Cuántos tienes tú? En este blog recogeré mi punto de vista y breves reportajes sobre temas sociales y todo tipo de desigualdades, centrándome especialmente en la mujer.

Nací en Redondela (Pontevedra), en 1981. Soy doctora por la Universidad de Vigo (con la tesis 'El tratamiento de la violencia machista y la lucha por la igualdad en la radio pública. Análisis del programa 'Tolerancia Cero' de Radio 5. Propuesta de modelo'), Master en Radio por la Universidad Complutense de Madrid y licenciada en Publicidad y RR.PP (UVIGO). 

Comencé en Radio Galega, en Deportes, y desde 2007 soy colaboradora de Radio Nacional de España. Actualmente trabajo en los espacios 'Abierto hasta las 2' (Radio 1), 'Tolerancia Cero' y 'Tendencias', ambos en Radio 5. Además, soy redactora del semanario Gente en Madrid desde 2006, en este momento cubriendo la información relativa a la capital.

En 2009 gané el premio Carmen Goes de Periodismo en la modalidad de Radio por un reportaje sobre la ablación que podéis escuchar en este programa de Tolerancia Cero.

Y en junio de 2013 el XV Premio Tiflos de Periodismo de la ONCE en la modalidad de radio por un reportaje sobre los recortes en la universidad.

Por otro lado, la Academia de la Radio otorgó a 'Tolerancia Cero' el premio Teresa de Escoriaza en febrero de 2014.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD