miércoles, 14 de noviembre de 2018 17:40 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Patricia Costa

Asuntos pendientes

Lotfi El-Ghanduri: "Al HUB le llaman el Facebook físico"

Archivado en: hub madrid, emprendimiento, trabajo, zona franca, ayuntamiento de madrid, barrio de las letras

imagen

Un antiguo garaje en la calle del Gobernador, con capacidad para unos quince coches, dejaba paso en 2010 a la llegada de HUB Madrid, una comunidad internacional de innovadores sociales que el pasado martes acogió la presentación de la primera Zona Franca de Industrias Creativas y Culturales en España.
A través de esta iniciativa, ampliamente conocida en países como Francia, Reino Unido o EE.UU., el Ayuntamiento anunció una exención de impuestos (basuras, vados, circulación, construcciones...) hasta 2015 que alcanza los 5.000 euros anuales y que se dirige a las pymes del sector que se encuentren en el Barrio de las Letras. En ella ha colaborado el propio HUB y la Asociación de Comerciantes de la zona.
"un proyecto humano"

En el HUB nos citamos con Vicent Rosso, Country Manager de BlaBlaCar en España y Portugal, una especie de red social que conecta a quienes buscan compartir vehículo en sus traslados. Esta es su sede desde hace dos años, cuando sólo había instaladas unas treinta personas. Ahora, HUB cuenta con 300 emprendedores conectados además con los 5.000 miembros de los 31 HUBS repartidos por el mundo. "Estuve un tiempo trabajando desde casa, pero necesitaba el contacto con los demás, compartir mi trabajo, y el HUB me dio eso. Me permitió ver cómo otros se movían en temas de comunicación o de marketing, y eso me enriqueció", explica Rosso. "HUB es un proyecto humano, y el emprendimiento de mañana sólo se puede entender poniendo en común el conocimiento", añade.

En la pared, mientras charlamos con el mexicano Max Oliva, director del HUB, observamos una resolución de 1962 pintada en la pared del reconvertido garaje. Él, junto a otras siete personas, dos de ellas españolas, los hermanos José y Pablo Almansa, fundó este espacio en 2010, inspirado en el HUB londinense, abierto en 2005. "No queríamos pensar sólo en hacer dinero, y nos une la innovación social, proyectos que buscan un impacto medio ambiental, cultural...", confiesa.

Otro de los cofundadores de HUB Madrid es el marroquí Lotfi El-Ghanduri, que participa también en el desarrollo de otros HUB en Túnez, Palestina, Haití o Montreal, entre otros. "Nos llaman el Facebook físico, porque un HUB es un conector de emprendedores, a diferencia de un espacio de 'coworking', que lo considero una biblioteca", subraya. Más información sobre esta comunidad en la web Hubmadrid.com.

 

Publicado el 5 de octubre de 2012 a las 09:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Aprendiendo... pero de cañas

Archivado en: madrid babel, idiomas, cafe galdos, madrid, crisis

imagen

Lección nº1: Aprender o perfeccionar un lengua. Lección nº2: Conocer a gente nueva. Con esta breve 'chuleta' escolar se presenta Madrid Babel, un grupo que organiza actividades internacionales en la capital desde hace doce años para fomentar la práctica de idiomas.

Es miércoles, 20:30, y, como cada semana, Gerardo Khaski, uno de sus fundadores, ultima los detalles del encuentro multilingüe en el Café Galdós (calle Los Madrazo), que acoge una segunda cita los domingos. "Vienen a practicar inglés, que es el rey, pero crece la demanda de alemán, italiano, francés, y últimamente japonés y chino. El 'target' es de 22 a 60 años, hay bastantes universitarios, pero también mucho ejecutivo", explica mientras prepara la recepción a las puertas del café.

Allí nos encontramos con Pilar, de 32 años, estudiante de Derecho. "Vengo a estos grupos porque conozco a gente de otras culturas y eso es positivo de cara a irse al extranjero, porque uno se entera de muchas oportunidades. Practico inglés y alemán", apunta.

Fran, otro organizador, introduce en las conversaciones a los asistentes tras preguntarles qué idioma prefieren. Es así como Pilar entra en contacto con Ricardo, un informático portugués de 30 años. "Hablo inglés, aunque de vez en cuando también portugués, mi lengua materna, que viene bien cuando uno echa de menos la casa", reconoce.

Sin embargo, a lo largo de estos años de Madrid Babel, el panorama ha cambiado. "Antes se apuntaban más por placer, ahora por necesidad. Además de estos dos encuentros, hacemos catas, fiestas y viajes. A uno de los últimos, acudieron personas de quince nacionalidades diferentes", presume Gerardo.

A diferencia de Pilar y de Ricardo, Marta y María, ambas psicólogas treintañeras, se estrenan hoy en esto de los encuentros internacionales, que tienen carácter gratuito. "Buscamos una experiencia nueva y mejorar. La gente piensa en irse fuera y esto es más práctico que una academia porque aprendes de forma lúdica. Aún así, voy una vez a la semana a una escuela para ver temas más gramaticales y aquí trato de mejorar el 'speaking'", argumentan. Con ella coincide Pilar. "En un academia no se tienes la oportunidad de conversar con gente nativa en un tono distendido. Aquí, aunque no sepas nada, puedes escuchar, y luego te vas soltando".

Este sábado, 6 de octubre, Madrid Babel propone una cata de vinos de La Mancha en Giangrossi (Cava Baja, 40. Metro La Latina). El precio es de 20 euros y la reserva debe realizarse escribiendo al correo babelvinos@yahoo.es. Más información en Madridbabel.es.

 

Publicado el 5 de octubre de 2012 a las 09:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Revalorizando el barrio

Archivado en: basurama, madrid, barrios, san cristobal de los angeles, obra social caja madrid

imagen

Una zona embarrada en pleno barrio de San Cristóbal de los Ángeles, justo bajo la plataforma de nueve carriles de la Avenida de Andalucía, se convertirá muy pronto en un espacio abierto vecinal especialmente dirigido a los más jóvenes.

De la revalorización de este recurso local se encarga Basurama, un colectivo formado por arquitectos que trabaja desde hace una década dando un nuevo uso a lugares abandonados y a materiales residuales, recuperando al mismo tiempo la capacidad de las personas para retomar su entorno.

Este proyecto, que forma parte de la iniciativa 'Autobarrios', ideada por Basurama, lo respaldan Obra Social Caja Madrid (que aporta la financiación principal), pero también y sobre todo, un gran número de asociaciones presentes en el barrio desde hace años, como La Unidad o La Chimenea, aparte de Educación, Cultura y Solidaridad y los trabajadores "de calle" que pertenecen al Programa Integral de Convivencia y al Programa de Atención Continuada del Ayuntamiento de Madrid. Sin olvidarnos de la Asociación de Empresarios del Polígono La Resina, que donarán parte de los materiales necesarios para recuperar el sitio.

Gestión de recursos

"Se trata de revalorizar y volver a aprender a gestionar los recursos locales para hacer y construir lo que soñamos. En el caso de San Cristóbal, intentamos crear un espacio vecinal para los jóvenes de quince años para arriba, faltos de lugares donde desarrollar actividades", explica Sarah Fernández Deutsch, colaboradora en el proyecto 'Autobarrios' de Basurama. "La idea es que sean conscientes de que ellos pueden generar barrio para ellos y para el resto de vecinos. Lo que vamos a hacer es recuperar una zona que se encuentra en estado de semi abandono, con la ayuda de los jóvenes desde el diseño y generación de deseos hasta la habilitación final, apunta Juan López-Aranguren, miembro del colectivo.

Uno y otro insisten en que los jóvenes son aquí los protagonistas, y las asociaciones de este barrio, que siempre ha tenido una fuerte identidad, las que luchan con ellos cada día. "Nuestra labor es proporcionar un escenario donde las actividades que ya llevan a cabo puedan desarrollarse de forma distinta, y el 'feedback' con los chavales ha sido estupendo de momento, facilitado por las propias asociaciones", matiza López-Aranguren.

Mobiliario urbano

Otro de los objetivos radica en dotar a dicho ambiente de mobiliario urbano, convirtiéndolo "en un espacio atractivo, con colores, luces, y con un suelo transformado donde poder tener desde una zona de juego a una zona de estancia", añade Juan.

Para ello parece fundamental contar con la colaboración de los empresarios del entorno. "La suerte de este barrio es que tiene cerca un polígono industrial con muchísimas compañías que hacen todo tipo de servicios y a las que les interesa mucho participar en este proyecto", reconoce Sarah, entendiendo el polígono como una oportunidad y como un beneficio para los empresaros, que se integran así en el barrio, no como un lugar de conflicto, sino de cooperación.

Algunos ejemplos de esa reutilización de materiales se basan en construir un campo de juegos con neumáticos, un volumen donde generar actividades con bolsas de plástico, o estructuras y fachadas con palés. Todo ello teniendo en cuenta que "hay que cambiar la mirada y utilizar estos materiales de forma distinta", subraya Juan.

Algo que ya se ha hecho en el barrio. "Para demostrar a la gente que puede construir objetos acabados de calidad con los materiales del entorno y con sus propias manos, hemos construido mobiliario urbano con neumáticos y hemos creado una zona de sombra con lonas de segunda mano, todo ello en la plaza de Los Pinazo, un lugar de paso entre el área comercial y muchas viviendas. Los neumáticos se hicieron para esa zona, parte se han destinado a Casa San Cristóbal, y podrían ir incluso a colegios del entorno", expone López-Aranguren.

Falta de mentalidad

Sin embargo, y aunque en países como Alemania, Suecia o Berlín crece el interés por la reutilización, desde Basurama se quejan de que "en Madrid no hay una mentalidad asumida ni una política que haga esta apuesta de futuro, por la creatividad", advierte, destacando que "en cambio, recientemente, tuvimos aquí a dos profesores de Washington para que les asesorásemos en trabajar con materiales". Por otro lado, argumentan que se trata de un proyecto necesario en cualquier barrio "porque crea comunidad y eso se ha ido perdiendo por nuestra forma de vida. Se ha perdido la calidad de lo público. Antes se veía a cualquier señora bajándose la silla a la calle, ahora esta casi prohibido. Toda iniciativa común depende de aprobaciones y al final los espacios pierden mucho de imaginario colectivo", concluye Sarah.


Sombras hechas con lonas de anuncios

Lonas procedentes de espacios publicitarios o exposiciones han servido para crear un espacio de sombras en la plaza de Los Pinazo. "Son muchas las personas que pasan por ahí, y servía de parada sobre todo para los mayores del barrio", recuerda Juan López-Aranguren.

"El proyecto 'Autoparques' puede formar parte del propio proceso pedagógico, de las clases"

Dentro de la línea de trabajo que busca construir cosas por uno mismo y controlar el entorno, Basurama desarrolla otra iniciativa, 'Autoparques', que trabaja con la comunidad escolar (alumnos, padres y profesores) para dar respuesta a las necesidades de los centros empleando recursos locales, creando huertos verticales o zonas de juego. "Esta idea, que puede formar parte del propio proceso pedagógico, de las clases, la llevamos a cabo con colegios de la Fundación Hogar del Empleado. Hemos tenido ya una experiencia en el Colegio Lourdes (al lado de la Casa de Campo) y en otros centros de la periferia de Madrid", comenta Juan.

En el Colegio Lourdes, Basurama trabajó para construir un huerto vertical, pero en otros centros les han pedido desde un espacio cubierto pero al aire libre hasta una zona de sombras. "Nos acaban de contactar de una guardería de Fuenlabrada donde nos piden cómo hacer juegos para niños con los recursos locales", aclara.

Comisariar la Noche en Blanco, 'un reto'

Uno de los grandes retos de Basurama fue comisariar la Noche en Blanco en 2010. "En vez de crear un 'chill out' para unas horas, construimos elementos de juego (columpios, toboganes) que hoy están en la Cañada Real (...) También planteamos recuperar solares abandonados como el Campo de Cebada, en la Latina, que lleva dos años activo", indica Juan.

Más información sobre este colectivo en Basurama.org.

Publicado el 5 de octubre de 2012 a las 08:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Larga lista de espera en San Fernando

Archivado en: mercado municipal, lavapies, madrid, san fernando, libros, la casqueria, malugu, comercio justo, barrio

Cuarenta personas aguardan, en riguroso orden de lista, para instalar su negocio en el resurgido Mercado de San Fernando, en Lavapiés. Pero, de momento, en su semana de reinauguración, prevista del 10 al 18 de noviembre, participarán los 55 comercios ya establecidos, 20 de ellos estrenados a lo largo de 2012. Al lado de puestos tradicionales como la pollería de Enrique, que funciona desde hace dos décadas, se unen ahora los libros al peso de La Casquería, el comercio justo de Malugú, la comida vegetariana de La Republicana o los arquitectos de PEC (Puesto En Construcción), entre otros.

Además, se busca titular para la pescadería, y se espera la próxima apertura de una tienda de productos griegos en el número 33, aparte de un restaurante de 600 metros cuadrados-para verano de 2013, aunque pendiente de licencias municipales- ubicado en la planta superior, donde antiguamente continuaba el mercado y donde en 2005 se colocó un centro de salud. "En la parte de arriba había puestos más económicos y esta era para los ricos", recuerda Ángela, de 78 años, vecina del barrio.

Sin embargo, esos negocios a los que se refiere, comenzaron a cerrar a finales de los ochenta. Por otro lado, explica Víctor Alonso, gerente del mercado, "en estos años atrás realizamos un proyecto que no pudo ejecutarse por falta de financiación. Una mediana superficie llegó a acuerdos con los comerciantes para que dejasen algunos locales vacíos y así entrar. Luego, estos no quisieron volver". Para ocuparlos de nuevo, reconoce, "dimos toda libertad, y el resultado es la mezcla que ves, perecederos junto a bodegas de vino a granel o cervezas artesanales, puestos que antes no existían". Al margen de su reinauguración y buscando un mayor tráfico de clientes, el mercado colaborará en la iniciativa gastronómica Tapapiés del 17 al 27 de octubre.

Enrique, dueño de la pollería que lleva su nombre, apunta que "los mercados municipales no puden competir en cuestión de horarios, pero sí en calidad de trato. Ahí somos infinitamente mejores". Con él coincide Rita, su clienta, que vive en esta zona de Madrid desde hace trece años. "En el mercado la compra sale mas económica y la atención es diferente". "No cambio a mi carnicero, me corta los filetes finos, para los niños, eso no ocurre en un supermercado", explica Lourdes mientras hace su pedido.

En los nuevos locales nos encontramos a Silvia, voluntaria de Malugú, una asociación de cooperación al desarrollo que vende artesanía procedente de un proyecto llevado a cabo en Ghana. "Hemos abierto aquí porque era más asequible y porque apostamos por volver a la vida de barrio". Las mismas razones da Ana, socia de La Casquería, un comercio que levantó su reja hace hace seis meses para vender al peso libros de segunda mano (10 euros/kilo). "No hay apoyo institucional ni a lo público ni a las iniciativas sociales. Los mercados son la oportunidad ahora de poner a funcionar la cooperación y la economía social, más allá del beneficio económico". Sobre la renovación del mercado, apuesta porque vuelva a funcionar "como una plaza pública, un punto de reunión para que la gente pueda encontrarse".

Publicado el 28 de septiembre de 2012 a las 11:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

"De la familia tenemos pocas visitas. Siento decirlo, pero es así"

Archivado en: mayores, amigos de los mayores, ONG, voluntariado, madrid

imagen

"Cuando estás sola se echa en falta a amigos, a familia, pero no puedes decirles que te visiten a la fuerza, aunque te duela. Sólo les puedes preguntar, ¿cuándo vienes?". Esta es la realidad de Carmen, una mujer de 90 años que cada semana recibe a Rosa, voluntaria. "Cuando viene paseamos, vemos la tele, le canto, rezo...", señala mientras aguardamos su llegada. Como Carmen, más de 140.000 mayores viven sin compañía alguna en Madrid, sin nadie con quien hablar, a quien tocar, a quien escuchar. Descubren entonces la dura melancolía, la ausencia.

Paliarla es el principal objetivo de Amigos de los Mayores, una organización de voluntariado que atiende a más de 200 personas en los 21 distritos madrileños, la mayoría en su propio domicilio y no en residencias. Los acompañantes, el 70% mujeres, suelen ser jóvenes estudiantes de entre 18 y 25 años, o jubiladas a partir de 50 ó 60, como Karen, que colabora desde hace un lustro. "Cada jueves nos trasladamos a la Residencia Goya y allí estamos de once a una. Solemos ir andando a la plaza de Dalí y si hace bueno tomamos un café en una terraza", explica.

A su lado, atento, permanece Lorenzo (79), que vive en la residencia desde hace siete años. "Estoy deseando que vengan para que me saquen a pasear, aunque con el cariño que me dan es suficiente", apunta sonriente y con voz temblorosa. "Según las necesidades de cada uno hacemos una cosa u otra. A veces Lorenzo necesita recargar el móvil, otro día Guillermina quiere comprar sellos para escribirle a su familia en EEUU...".

Esta última me presenta a María, voluntaria de Amigos de los Mayores desde hace tres años. "Nos esperan como agua de mayo y a nosotras no nos cuesta nada. Son dos horas de tu semana y nos enriquecemos mucho", confiesa mientras Guillermina asiente. "Recibo a amigos, pero mi familia se ha ido toda a EEUU", aclara esta mujer (85), residente desde hace dos. Su caso se parece al de Cecilia (89), que cada semana intercambia historias con Ana, voluntaria de 30 años. "He tenido tres hijos. No les veo, aunque todos los días me llaman". "De la familia tenemos pocas visitas, siento decirlo, pero es así. Para mí esto ya no son los Amigos de los Mayores, sino la familia que atiende a los mayores", interrumpe Luisa (83). "Son los que nos dan vida, no tienen precio", continúa. "Sin estas personas estaríamos más decaídas", subraya su hermana Faustina, también octogenaria.

Mercedes Villegas, vinculada al colectivo desde el inicio, afirma que gracias a la labor de estos voluntarios hay más mayores acompañados en Madrid, pero anima a que más interesados se unan para reducir la lista de espera. Al margen de este acompañamiento semanal, desarrollan también un programa, 'Encuentros en el barrio', que consiste en organizar tertulias y otros eventos con mayores que se encuentran solos pero que viven en la misma calle, para ponerlos así en contacto entre ellos y con los voluntarios. "Hoy no hay familia, aunque tengo mucha. No es como antes, que iban a visitarte. Ahora tengo que llamar yo por teléfono", concluye Carmen. Ella ya ha probado la soledad.

Publicado el 28 de septiembre de 2012 a las 11:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Casas de cine por capricho o necesidad

Archivado en: cine, rodaje, discovery2, series, television, anuncios, localizaciones, crisis, ingresos, madrid

imagen

Fíjense bien en la imagen. Quizás les suene, por algún decorado de televisión, cine, quizás por algún anuncio. Felipa, dueña de esta casa, la abre de vez en cuando a los rodajes desde hace más de veinte años, "cuando esto casi no lo conocía nadie", señala, y con el único objetivo de darse algún capricho.

Sin embargo, el panorama ha cambiado y son muchas las personas que se dirigen ahora a agencias como Discovery 2 Localizaciones en busca de un dinero extra para cubrir sus necesidades más básicas. "Desde hace tres años venimos notando un incremento del 20-30% hasta alcanzar este año el 40%, en lo que se refiere a los clientes que ofrecen sus casas o negocios para rodar", explica Begoña Rodríguez, directora de dicha compañía, líder en el sector.

Y razones hay varias. La media de ingresos se sitúa entre 1.200 y 1.500 euros por día de rodaje, "pero en esta casa en la que estamos, por ejemplo, se han pagado hasta 2.000 euros. Depende de la producción, de la duración, las zonas de la vivienda que se utilicen, etc.", señala la experta en localizaciones.

Volviendo al caso de Felipa, reconoce que "en principio lo hice por curiosidad y por supuesto para tener unos ingresos extra. Son muy pocas horas y muy bien pagadas, aunque es agotador estar doce horas pendiente de todo con cuarenta personas en tu casa. Me parece una forma muy bonita para que las personas que ahora lo necesiten puedan tener ingresos".

La agencia Discovery 2 cuenta en este momento con más de un millón de localizaciones, inmuebles -6.000 sólo en Madrid- y negocios (bares, peluquerías, clínicas, oficinas...). "Lo más demandado son las casas antiguas del barrio de Salamanca, espaciosas, con techos altos y papel en la pared. Pero sirve cualquier vivienda, desde las más lujosas hasta las más humildes", aclara Begoña. "Hemos rodado en hoteles como el Ritz, el Palace, los Rafael; y en restaurantes como los Peggy Sue, con una imagen muy setentera", continúa.

La mayor demanda, concluye, "siempre se nota en Navidad, en septiembre, épocas en las que hay un gasto extra. Ahora, por ejemplo, nos están llamando para poder comprar los libros, los uniformes. Antes la gente rodaba para darse un capricho, ahora es a veces por auténtica necesidad, y sacan a las familias de apuros muy gordos, como la hipoteca". Más información en la página web Discovery.es.

Publicado el 21 de septiembre de 2012 a las 12:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Gimnasio para creadores: LabDIY

Archivado en: comaking, LabDIY, valdeacederas, jimmy flores, hecho por mí, Ale Trisciuzzi, bichus, Jess Richardson, Ágata Olek, Lana Connection, Madrid Knits

imagen

El movimiento DIY ('Do It Yourself' o 'Hazlo tu mismo', en español) tendrá muy pronto su máxima representación en Madrid gracias a LabDIY, el primer espacio en la ciudad dedicado al llamado 'comaking', al diseño y producción de productos artesanales. Ubicado en Manuela Mínguez número 6, a diez minutos de Metro Valdeacederas, este local -de 230 metros cuadrados- se inaugurará a mediados de octubre "para devolver al público el poder de fabricar", explica Jimmy Flores, uno de sus creadores y fundador de la asociación Hecho por mí. "El cupo máximo de asociados será de 50. Los creadores compartirán espacio y maquinaria a cambio de una cuota de 50 euros al mes. Habrá un plató de fotografía, máquinas de coser, una estación de serigrafía de cuatro colores, etc.", apunta.

Ayudar a mejorar las ventas en Internet o el marketing son otros objetivos de LabDIY. "Hay gente que vende pero que no tiene tanta demanda como para ir a una nave a comprar los productos, aunque sí capacidad para fabricar lo que necesita. Aquí les prestaremos también apoyo para emprender, pondremos sus ideas en forma y estarán rodeados de otros creadores, con la presión que eso conlleva para todos", advierte.

Además, se organizarán diferentes talleres como el que impartirá la especialista en tejido Ale Trisciuzzi -alias 'Bichus'- el sábado 29 de septiembre. "Tejer (punto, lana) está de moda porque ya ha traspasado el ámbito doméstico. Hay grandes artistas como Jess Richardson o Ágata Olek, una de las referentes en yarn bombing, que ha cubierto estatuas con tejido desde Nueva York a Barcelona. Todo empezó precisamente con ese movimiento, que consiste en decorar mobiliario urbano con punto", explica a GENTE mientras da uno de sus cursos de 'amigurumis' en La Casa del Árbol (calle Doña Urraca). La vuelta al punto queda también reflejada en el nacimiento de diferentes colectivos en la ciudad como Lana Connection o Madrid Knits, que se reúnen los viernes y primeros sábados de mes en Tetuán. Más información en Labdiy.org y en Madridknits.blogspot.com.

Publicado el 21 de septiembre de 2012 a las 12:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

"Si multan al cliente nuestra situación será más precaria"

Archivado en: hetaira, APRAMP, prostitución, madrid, explotación sexual, cliente, sancion, villaverde, casa de campo, alcala de henares

Vuelve el eterno debate, cómo frenar una actividad, una profesión, que no es delito en España. Algunos países optan por mejorar las condiciones de aquellas mujeres que deciden voluntariamente vender su cuerpo (que las hay, aunque mafias también y sobre todo), otorgándoles los mismos derechos que a otro trabajador, legalizando los burdeles. Otros, se centran exclusivamente en eliminar la trata, la explotación sexual, aprobando diferentes ordenanzas que pretenden disuadir a clientes y a meretrices mediante sanciones económicas, intentando así erradicar la prostitución callejera. En el aire queda la pregunta de cuál es la mejor opción.

De momento, ciudades como Barcelona, Badajoz, Alicante, Granada o Alcalá de Henares, prohíben a las prostitutas trabajar en la vía pública, multando también a quienes se interesan por sus servicios. Otros lugares como Albacete o Sevilla, sancionan también al cliente.

Madrid, por su parte, estudiará en el próximo Pleno del Ayuntamiento, previsto para el 26 de septiembre, una propuesta conjunta de UPyD y PSOE para poner fin a la prostitución en espacios públicos a través de una Ordenanza de Convivencia. La normativa, que piden esté lista en el primer trimestre de 2013, buscaría castigar únicamente al cliente, punto en el que todos los partidos están de acuerdo. En primer lugar, y atendiendo al planteamiento de la formación magenta, a través de trabajos para la comunidad o cursos de concienciación; y, en segundo lugar, si reincide, mediante sanción económica. Esta propuesta conjunta incluye también un primer punto para solicitar la aprobación del II Plan contra la Explotación Sexual 2012-2016.

Por su parte, la alcaldesa, Ana Botella, declaró esta semana que "cualquier acción que se lleve a efecto contra la prostitución sería mucho más eficaz si existiese una legislación nacional (...) Pero no se puede perseguir a la mujer o al hombre prostituido porque en un 90% de los casos no son libres".
Con ella coincide Rosa Nieto, presidenta de APRAMP (Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención de la Mujer Prostituida ), al señalar que "estamos a favor de la sanción al cliente y de una mayor protección de la víctima". Sin embargo, opina también que "la multa no es la solución, se queda coja. Hay que identificar a la mujer y apoyarla. Además, no podemos hablar de prostitución, sino de trata, que es un delito internacional donde hay muchos menores implicados; y creemos que lo que se recaude de esas multas debería invertirse en la formación de aquellas mujeres que quieran abandonar la prostitución y reinsertarse".

En la otra cara de moneda, Carmen Briz, portavoz de Hetaira, colectivo que defiende los derechos de las trabajadoras del sexo, sostiene que "presentar esa ordenanza es un acto de hipocresía brutal. Al no entrar en contacto con el cliente, ellas serán las únicas perjudicadas, no tendrán ingresos, y lo único que se conseguiría es que trabajen en peores condiciones. Además, si la prostitución no es algo ilícito, no entiendo la condena al cliente, porque si deseamos que no haya prostitución, lo único que necesitan es otro trabajo".

En primera persona habla a GENTE Elena (nombre ficticio), trabajadora del sexo desde hace 10 años en Villaverde, Casa de Campo y Alcalá de Henares, dejando claro que "no queremos molestar ni ser molestadas. Con Álvarez del Manzano se habló de acotar la prostitución en el Cerro Garabitas. Pero ahora no hay diálogo, no tenemos peso, y esa ordenanza lo único que traería sería una situación más precaria para nosotras".

Consciente de su realidad habla Isabel Rodríguez, portavoz de la Asociación de Vecinos del Barrio Universidad, que sufre la prostitución especialmente en calles como Ballesta o Desengaño. "Algunas de esas mujeres no tienen posibilidades laborales, hay que hablar más en serio, la prostitución está en el limbo del marco legal y la ordenanza sólo servirá para recaudar dinero".

Mabel Díaz, presidenta de la AAVV Residencial Resina, opina en cambio que la norma propuesta por UPyD y PSOE "permitiría a la policía luchar contra las mafias, mejorar la convivencia y la reinserción de las meretrices. Pero apostaríamos por multas más contundentes".

 

Publicado el 21 de septiembre de 2012 a las 12:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Laboratorio de ideas en Puerta del Ángel

Archivado en: energias, energias renovables, energia solar, medio ambiente, puerta del angel, madrid, innovación, solar decathlon europe, universidad, arquitectura, vivienda

imagen

Estudiantes, en su mayoría arquitectos, los futuros profesionales que algún día actuarán en nuestras ciudades, han levantado esta semana en el escenario Puerta del Ángel su particular laboratorio de investigación sobre técnicas de ahorro energético. Son las viviendas del futuro, casas solares, innovadoras y eficientes, en tamaño real, que abren sus puertas al público del 14 al 30 de septiembre. Comienza así la última fase del Solar Decathlon Europe, una competición internacional en la que participan veinte equipos de trece países diferentes.

Entramos en la denominada Villa Solar, en la Casa de Campo, en plena fase de montaje y nos acomodamos en el salón -revestido de corcho- del bautizado como 'Andalucía team', un grupo formado por alumnos de las universidades de Sevilla, Málaga y Jaén. Uno de ellos es Rodrigo Morillo. "Esta casa se basa en la tradición mediterránea y lo más característico es el patio tradicional, reinterpretado tecnológicamente. La cubierta puede abrirse y cerrarse y tiene una parra que cumple la misma función".

El precio aproximado: mil euros el metro cuadrado.
Continuamos con la visita y esquivando todo tipo de herramientas accedemos a la casa ideada por miembros de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona. "Hemos intentado utilizar los sistemas que ya existen en el mercado, crear una primera piel climática, un invernadero, y colocar módulos de madera dentro para dar respuestas a las necesidades más domésticas de la habitabilidad", explica Bernat, presentando un inmueble cuyo valor rondaría los 140.000 euros.
Tanto los catalanes como el resto de 'decathletas', que llevan dos años diseñando planos y realizando simulaciones, se someterán ahora a diez pruebas que van de la comunicación a la ingeniería. Mientras tanto, todo aquel que lo desee podrá visitar la Villa Solar de forma gratuita para ver de cerca estas y otras viviendas y para participar en diferentes actividades. Más información en Sdeurope.org.

Propuesta nipona: vivir con plantas y sol
Entre los participantes extranjeros nos encontramos con Ángel Mora, estudiante de la Universidad de Chiba, una de las más grandes de Japón. En el porche se ultiman los detalles en la rampa de acceso. "Esta casa se basa en el sol, la cultura y la vida con plantas. Cuenta con una especie de refrigerador que hace que crezcan un 75% más de lo normal. También queremos rescatar la comunicación entre las familias con esta terraza, con este punto de encuentro". Su precio: 700.000 dólares..

Publicado el 14 de septiembre de 2012 a las 13:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Hortaleza reúne 94.000 apoyos por un precio justo de los libros

Archivado en: libros de texto, educacion, change.org, elena alfaro, IVA, becas, CEAPA, Hortaleza, Madrid

imagen

Cuatro cajas de colores cargadas con 94.000 firmas de apoyo reflejan la magnitud de un problema que cada mes de septiembre afrontan miles de familias: el precio excesivo de los libros necesarios en la educación obligatoria. Junto a esas cajas, dispuestas frente al Ministerio de Educación, minutos antes de su entrega, nos encontramos el pasado miércoles a Elena Alfaro, vecina de Gran Vía de Hortaleza desde hace dieciséis años, e impulsora de una petición en la plataforma Change.org para pedir a la administración una normativa común que regule los textos escolares. Creada el pasado mes de agosto, esta iniciativa busca un sistema efectivo para la reutilización de libros y que éstos se seleccionen por concurso entre editoriales.

Días antes, en una terraza de Pinar del Rey, analizamos con Elena una factura de libros cedida por una madre con tres hijos. Contabilizando sólo los ejemplares necesarios para uno de los menores, de 13 años, la suma supera los 200 euros, con material que va desde los 25 euros (libro de Música), a los 38,70 (para Lengua y Literatura). "Hay que buscar un sistema para que el precio de los libros descienda y la calidad aumente considerablemente. Igual que se ha hecho con los medicamentos. Se organiza un concurso público para que varias editoriales compitan y así tendremos el mejor libro posible". Por otro lado, Alfaro recuerda que "estamos destinando un dinero de todos a cubrir una necesidad básica, y las becas no se pueden convertir en la regla. Deberían de estar orientadas a situaciones excepcionales, pero que los libros de enseñanza obligatoria sean objeto de una medida extraordinaria, nos hace ver que el sistema está mal planteado", concluye.

Este "mal planteamiento" queda también reflejado en los datos facilitados por la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos. El colectivo advierte que un tercio de las familias españolas no podrá asumir los costes de la vuelta al cole. José Luis Pazos, miembro de la Junta Directiva de CEAPA en representación de la Comunidad de Madrid, asegura que "los libros de texto están en unos 250 euros de media, dependiendo de la etapa. A esto hay que sumar el material curricular -cuadernos, instrumentos, estuches...- que cuesta entre 75 y 100 euros". Este año, además, a parte de ese material se le ha aplicado el 21% de IVA, "lo que supone un desembolso de unos 20 o 30 euros más por niño", añade.

Por estos y otros motivos, el comienzo de curso ha estado protagonizado por los intercambios de libros tanto en centros educativos como por parte de sindicatos y otros colectivos.

Los libreros, preocupados

La falta de ayudas, presente también en esta vuelta al cole, preocupa a los libreros."Cada vez hay más intercambios de libros y se los pasan de unos niños a otros", explica Juan Antonio del Valle, encargado de la librería Multicolor, en la zona centro. Añade, además, que "este año los padres han adelantado las compras en agosto para evitar la subida de IVA en cierto material escolar y temiendo que afectase al libro. No lo tenían nada claro", finaliza.

En la calle, en plena Puerta del Sol, nos encontramos a Lucía, madre de un niño de 11 años que comienza 1º de ESO, y que ha procurado evitar la subida del IVA en cierto material adelantando sus compras en agosto. “La gente ya vive una situación difícil. A eso hay que sumar que no recibimos becas y que suben los impuestos”, opina. Con ella coincide Magdalena. “Lo estamos pasando muy mal y ahora tengo que gastarme 180 euros en los libros de mi hijo”. Silvia, madre de dos estudiantes que necesitan 300 euros por cabeza en este inicio de curso, cree que “los libros se deberían utilizar de un año para otro, como cuando éramos pequeños, las editoriales eran las mismas y se iban pasando de unos hermanos a otros”.

Publicado el 7 de septiembre de 2012 a las 09:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Patricia Costa

Patricia Costa

Asuntos Pendientes. ¿Cuántos tienes tú? En este blog recogeré mi punto de vista y breves reportajes sobre temas sociales y todo tipo de desigualdades, centrándome especialmente en la mujer.

Nací en Redondela (Pontevedra), en 1981. Soy doctora por la Universidad de Vigo (con la tesis 'El tratamiento de la violencia machista y la lucha por la igualdad en la radio pública. Análisis del programa 'Tolerancia Cero' de Radio 5. Propuesta de modelo'), Master en Radio por la Universidad Complutense de Madrid y licenciada en Publicidad y RR.PP (UVIGO). 

Comencé en Radio Galega, en Deportes, y desde 2007 soy colaboradora de Radio Nacional de España. Actualmente trabajo en los espacios 'Abierto hasta las 2' (Radio 1), 'Tolerancia Cero' y 'Tendencias', ambos en Radio 5. Además, soy redactora del semanario Gente en Madrid desde 2006, en este momento cubriendo la información relativa a la capital.

En 2009 gané el premio Carmen Goes de Periodismo en la modalidad de Radio por un reportaje sobre la ablación que podéis escuchar en este programa de Tolerancia Cero.

Y en junio de 2013 el XV Premio Tiflos de Periodismo de la ONCE en la modalidad de radio por un reportaje sobre los recortes en la universidad.

Por otro lado, la Academia de la Radio otorgó a 'Tolerancia Cero' el premio Teresa de Escoriaza en febrero de 2014.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD