domingo, 25 de octubre de 2020 17:43 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Patricia Costa

Asuntos pendientes

Atención a mujeres reclusas y ex reclusas, sin recursos y sin apoyo

Archivado en: reclusas, cárcel, acogida, Fundación Padre Garralda

Es mediodía en el norte de Madrid. Pulso el timbre, me abren la puerta y me enseñan un modesto piso de varias habitaciones al que tienen acceso reclusas que necesitan ser acogidas para poder disfrutar de permisos de fin de semana, libertad condicional o provisional en espera de juicio.

En Madrid existen cuatro, en la propia ciudad, en Alcobendas y en Rivas Vaciamadrid (2), gestionados por la Fundación Padre Garralda Horizontes Abiertos, una institución que lleva tres décadas volcada en la integración social.

Me recibe Mari Carmen López, trabajadora social, y me pide silencio para no despertar a uno de los pequeños. A la derecha me encuentro la cocina y una terraza "donde las chicas almacenan la comida, que viene casi siempre del banco de alimentos", explica Mamen. No les falta de nada.

Seguimos avanzando y al final del pasillo me muestra una de las habitaciones libres, que próximamente ocupará "una chica que viene de Alcobendas, de otro proyecto de la Fundación y que ya tiene la condicional". Luego pasamos a los baños, el de los niños y el de las madres, y a otro cuarto. En él conviven dos mujeres de Honduras y Paraguay, con sus niños. Hay un armario, cunas, muchos muñecos... Resulta acogedor.

Caminamos hacia el salón. Aquí me presentan a Maikel. Tiene sólo meses, pero lo ilumina todo. Está con su madre Alma, compartiendo alfombra con juguetes de todo tipo.

Al lado del salón, el despacho de Mamen y de la educadora infantil que también trabaja en la casa ayudando a las madres en el cuidado de sus hijos. "Atiendo a las mujeres, me paso ocho horas con ellas, cubro todas sus necesidades, como la inserción laboral, enseñándoles a elaborar su currículum y mostrándoles las bolsas de empleo. También gestiono y tramito todos los documentos que ella y el niño necesitan, y tratamos de que sean autónomas e independientes en la casa. Nosotras sólo supervisamos", aclara la trabajadora social.

La vivienda en la que nos encontramos dispone de ocho plazas, cuatro para madres y cuatro para niños, "que sólo pueden venir derivados hasta los dos años (*)", explica Mamen, "y la permanencia en el piso tampoco puede exceder los 24 meses".

Es un hogar con normas, y si las incumplen podrían ser expulsadas: deben ahorrar un 75% de su sueldo cuando encuentran empleo, respetar a las compañeras y a las profesionales que trabajan en la casa, ayudar al mantenimiento y limpieza del piso, y no se permite la entrada de hombres. Tampoco puedan entrar drogas ni alcohol.

"Las mujeres que viven ahora aquí son inmigrantes sin recursos económicos y abandonadas por sus parejas. Tienen que hacer frente y luchar por sus hijos solas. Por eso las ayudamos en todo y les prestamos nuestro apoyo. Así, serán independientes cuando salgan de aquí dentro de dos años, con dinero ahorrado, para que puedan ser luego felices junto a sus hijos". Además, "las ves tan necesitadas y abandonadas... Lo primero que quieren es trabajar para luchar por su niño. Tienen muchas ganas e ilusión, porque no tienen nada".

"Vienen derivadas de Instituciones Penitenciarias o Servicios Sociales. Nos llaman de otros centros y nos preguntan si hay plaza. Entonces, si hay sitio, las entrevistamos y estudiamos si necesitan esta ayuda realmente. Al día siguiente se instalan, si cumplen los requisitos", comenta Mamen. "Aquí tienen cubiertas todas sus necesidades: alimentos, medicinas...  Eso sí, nosotras le llevamos un control del dinero, y ellas sólo compran el abono de transportes para acudir al trabajo".

Ahora mismo, hay tres plazas ocupadas y una reservada. Una de las mujeres es marroquí, de 35 años, y tiene un niño de un año. "Tiene gran dificultad con el idioma, pero le ayudamos con cursos diarios de formación, de español y se va defendiendo. Aparte, trabaja en servicio doméstico, en jornada completa de lunes a viernes", dice Mamen.

Otra de las chicas tiene 20 años, es de Paraguay y vino con su bebé de 11 meses. Trabaja igualmente en jornada completa en servicio doméstico. "Todas viven en una situación ilegal en nuestro país, no cuentan con los papeles y no están dadas de alta en la Seguridad Social", informa la trabajadora social de este centro de acogida madrileño.

La tercera es de Honduras, con un menor a su cargo de 6 meses. Trabaja un día a la semana y busca empleo.

Todas ellas, reciben una terapia psicológica individual una vez a la semana, que les sirve para expresarse, para que alguien les escuche y les apoye.

En cuanto al día a día y sus tareas, tienen un planing de limpieza y comidas y se organizan entre ellas. Por lo general, la madre que permanece en la casa y no trabaja debe cuidar a todos los niños y preparar la comida. Aparte, todos los días varios voluntarios cumplen la función de acompañamiento para salir al parque con los niños, el baño de los pequeños... "y la madre se siente más despejada".

El objetivo es que logren defenderse para ir al médico, buscar trabajo o cuidar a sus hijos. Cuando Mamen y la educadora finalizan su jornada, todas ellas se quedan solas, a partir de las siete de la tarde y durante el fin de semana. A partir de ahí, ellas son las únicas responsables de su vuelta a la vida real.

P.D.: En próximos post hablaremos con Carmen -ex reclusa- . Vivió durante año y medio en este centro.

(*) El centro de Rivas Vaciamadrid acoge pequeños hasta los 5 años.

Publicado el 19 de mayo de 2009 a las 13:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Patricia Costa

Patricia Costa

Asuntos Pendientes. ¿Cuántos tienes tú? En este blog recogeré mi punto de vista y breves reportajes sobre temas sociales y todo tipo de desigualdades, centrándome especialmente en la mujer.

Nací en Redondela (Pontevedra), en 1981. Soy doctora por la Universidad de Vigo (con la tesis 'El tratamiento de la violencia machista y la lucha por la igualdad en la radio pública. Análisis del programa 'Tolerancia Cero' de Radio 5. Propuesta de modelo'), Master en Radio por la Universidad Complutense de Madrid y licenciada en Publicidad y RR.PP (UVIGO). 

Comencé en Radio Galega, en Deportes, y desde 2007 soy colaboradora de Radio Nacional de España. Actualmente trabajo en los espacios 'Abierto hasta las 2' (Radio 1), 'Tolerancia Cero' y 'Tendencias', ambos en Radio 5. Además, soy redactora del semanario Gente en Madrid desde 2006, en este momento cubriendo la información relativa a la capital.

En 2009 gané el premio Carmen Goes de Periodismo en la modalidad de Radio por un reportaje sobre la ablación que podéis escuchar en este programa de Tolerancia Cero.

Y en junio de 2013 el XV Premio Tiflos de Periodismo de la ONCE en la modalidad de radio por un reportaje sobre los recortes en la universidad.

Por otro lado, la Academia de la Radio otorgó a 'Tolerancia Cero' el premio Teresa de Escoriaza en febrero de 2014.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD