viernes, 28 de febrero de 2020 07:43 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Patricia Costa

Asuntos pendientes

"Me despierto, agarrotado. Voy al baño. Hago las heces como agua. Soy Manuel, víctima de mobbing"

Archivado en: mobbing, violencia, Ana Gutiérrez Salegui

"Con él la relación al principio era buena, pero de golpe y porrazo cambió. No comprendía a que se debía, me descalificaba ante los compañeros, pero no le di mucha importancia porque lo hacía con muchos. Eso sí, no con todos. Lo que no sabía es que también lo estaba haciendo con nuestros superiores. Una vez envenenó a éstos, luego empezó a hacerme la vida imposible. Me mandaba cosas que no se correspondían con mi veteranía. En ocasiones rozaba la humillación. Aún así, aguanté, porque lo que pretendía era que me marchara. Lo último que hizo fue mandarme a escuchas telefónicas como castigo. Es lo que hacen cuando quieren amargar a alguien, aunque esto siempre lo negará. Se equivocó, porque yo consideraba ese trabajo importante, pero sií consiguió humillarme ante mis compañeros y seguía castigándome psicológicamente".

Ana Isabel Gutiérrez Salegui, psicóloga experta en temas relacionados con la violencia, en este caso dentro del sistema laboral. Hablamos de mobbing y de un caso concreto, el de Manuel, uno de sus pacientes:

"Este es un fragmento de una de las herramientas que se utilizan en un primer momento en consulta. La persona llega con bloqueos y es difícil que sea capaz de contarte lo que le ha ocurrido. Le planteamos entonces hacer una historia de vida, que nos lo escriba. Es una forma de sacar, por un lado, sentimientos como la rabia, la ira... y, por otro lado, es una herramienta para seguir un guión de los hechos. En cambio, cuando intentan verbalizar la experiencia, se bloquean, se echan a llorar, les cuesta mucho, no son capaces de ponerle nombre a las personas que han sido protagonistas de los hechos. Hay una barrera psicológica importante. Estas palabras se corresponden con un caso relativamente complicado. Lo llevo siguiendo desde hace un año. Se llama Manuel -nombre ficticio-".

Manuel, ¿recuerdas el momento en el que escribías en este cuaderno para sacar lo que llevabas dentro?

Manuel: Sí, totalmente, y ahora hasta puedo leerlo, porque hasta hace poco no podía tocar nada de estos temas. Aún así, todavía me sigue produciendo, no rabia, sino tristeza. Si profundizo más me afloraría el odio, la ira.

Entonces, mejor cerramos la libreta.

M.: Sí, de hecho la he rescatado hoy del fondo de un cajón, porque sufrí mucho cuando estaba escribiendo.

Pero te ha ayudado.

M.: Bastante. Aunque me puse demasiado tarde en manos de un psicólogo. Tenía que haberlo hecho antes.

"No sé que me pasó, exploté, me dirigí a ella como un loco diciéndole, ¿qué coño sabes tú de mi vida?, y así repetidas veces. Rompí a llorar como un niño. Me repetía que no era feliz y que no tenía ganas de vivir . Asusté mucho a mi madre, me tuvo que agarrar mi hermano. Me volví loco. Mis hermanos y me madre lloraban, no dejaban de acariciarme, besarme... me preguntaban qué me pasaba. Contesté que no era feliz y que odiaba mi trabajo".

¿Cómo llega Manuel?

Ana: Llega con una tremenda afectación, no sólo psicológica sino somática. No podía dormir, sufría pesadillas, se despertaba agitado, daba patadas, gritaba, tenía pensamientos obsesivos y flashbacks en los que veía la cara de la persona que había provocado esta situación... Se sentía como si no controlara su conducta, echaba a andar durante horas y luego no recordaba lo que había hecho, por dónde había caminado...

A nivel somático sufría trastornos de la alimentación, había desarrollado un colon irritable, vomitaba con frecuencia, perdió peso, tenía muy cargada la espalda -con contracturas- por la tensión, dolores de cabeza, taquicardias... Tocaba casi todos los aspectos físicos. Por eso fueron muchos los profesionales implicados en este proceso, un psiquiatra, una médico de cabecera... Fue su interacción la que ha conseguido sacarle mejorando este cuadro arrasador, pero los síntomas físicos tenían su origen en el cuadro psiquiátrico.

¿Todos estos síntomas son realmente provocados por lo que llamamos mobbing?

A.: Sí, son somatizaciones. Cuando tienes un problema psicológico y no lo sacas con un tratamiento, y no se le busca solución cuando el estrés es continuado, el cuerpo reacciona, haciendo sus llamadas de atención, con síntomas leves como una dermatitis o una erupción por nervios, hasta el más grave, como un infarto.

¿Se presentan cuadros más graves?

A.: Dependerá del tiempo en el que se mantenga esa situación. Si en seis meses la persona que sufre mobbing va a consulta, nos encontraremos anhedonia, que es la incapacidad para experimentar placer, disfrutar de tu vida, al margen del trabajo; un trastorno digestivo; problemas de sueño; pensamientos obsesivos... Si tarda un poco más, el paciente presentará también crisis si padece asma, colon irritable, ansiedad... Si continúa, el deterioro puede llegar a ser brutal hasta llevar al ingreso por problemas físicos o psíquicos, por un intento de suicidio, por ejemplo. La frecuencia de ideación suicida es muy alta porque piensan que no van a salir, y que quitarse de en medio es la única solución.

¿Qué te ocurrió?

M.: Fueron problemas laborales, me sentí humillado, traicionado, no te sientes como una persona, sino una mierda. Llegan a conseguirlo. Lo primero que hice fue ir al médico a pedirle pastillas para dormir. Vas cayendo y no te das cuenta hasta que explotas, yo lo hice ante mi familia, mis amigos... e hice cosas de las que me arrepentiré toda mi vida. Asusté mucho a mi familia. Creí que no podía salir. Llegó un momento en el que preparé todo para irme y dejarle todo a mi hijo. Sólo pido una cosa, esas personas que sientan lo más mínimo, que no duden en ir a un especialista. Puede ser demasiado tarde.

¿Qué te ha aportado Ana?

M.: Todo, me ha hecho salir. Entre Ana, mi hermano... Yo quería dejarlo todo, mi trabajo, sin nada a cambio, pero ellos me han enseñado que tengo que luchar. Ahora empiezo a reír -también me enseñaron a llorar, lo recomiendo-, soy más sociable, antes tenía miedo a salir de casa, me encerraba...

Antes de esta experiencia, ¿qué significaba el trabajo en tu vida?

M.: Era todo para mí, incluso perdí mi matrimonio porque era un trabajo sin horarios y resultaba muy difícil mantener una relación.

Era más importante de lo normal.

M.: Sí, porque fueron 20 años de carrera, una vida. Entré muy jovencito. Había conseguido una de mis metas, llegar a desempeñar aquella función, llevaba 10 años ejerciéndola. Me quedaba un pequeño paso en mis metas. Ahora no quiero saber nada, se acabó, con todo mi dolor, y sé que podría haber aportado mucho a la empresa y a la sociedad. Lo peor es que esto le pase a más gente y nadie haga nada. Hay gente que viene de abajo, sin padrinos, pero en el momento en el que hay un problema, está solo.

¿Cuáles son las características comunes de una víctima de mobbing?

A.: No todo el mundo es igual de vulnerable al mobbying. Las personas sensibles son las que empiezan a ver minada su salud, su autoestima. Son personas honradas, con un elevado sentido de la justicia...

¿Existe un perfil?

Cualquier dato es aventurado, no hay información suficiente, y se confunden aspectos, como el acoso sexual con el mobbying, cuando el acoso puede ser un componente del segundo. En determinadas 'empresas' tampoco podemos investigar, y estoy segura que si en otras muchas pasamos un test, la gente va a mentir porque pensará que es una investigación interna.

"Hoy me despierto a las nueve. Me noto el cuerpo agarrotado, con molestias en el cuello. No me apetece levantarme. Me viene a la cabeza que el próximo viernes debería presentarme en el trabajo. Otra vez mi cabeza dando vueltas, oigo y pienso las cosas como si no fuera yo. Se me encoje el estómago, voy al baño. Hago las heces como agua, a la vez que me dan arcadas continuas. Pensé que me ahogaba, me noto alta la taquicardia. Intento dar vueltas por casa, respirando profundamente. Me tomo una pastilla para la taquicardia y decido irme al gimnasio. Me veo incapaz de salir de esta mierda, me siento encerrado. Yo sólo quiero ser como antes, volver a ser responsable, tener alguna ilusión. No comprendo que me está pasando".

¿Cómo ha sido su evolución?

A.: Ha sido una evolución con altibajos. No podemos crear una burbuja, aparecen elementos externos. La salida no es absolutamente hacia arriba. Ha tenido momentos críticos, pero también golpes de mejoría. Ahora le queda un poco de sintomatología psíquica, social... después de un año de terapia constante.

¿Cuánto tiempo se necesita para una total recuperación?

A.: Un promedio de dos años, hasta el alta definitiva, porque llegan muy tarde, en un estado muy deteriorado. El primer año la intervención se hace con una o dos sesiones a la semana, el segundo año una cada quince días, cada tres semanas...

¿Conoce la gente el verdadero significado de la palabra mobbing?

A.: No y al principio se piensa que son tonterías, el grupo cercano cree que es cuento, que está fingiendo, que quiere una indemnización, una baja, vivir de la pensión... La gente no conoce el alcance del mobbying.

Y tú, Manuel, ¿lo conocías?

M.: Sabía de que iba, pero creo que es bastante desconocido.

¿Pasa mucho tiempo hasta que te das cuenta?

M.: No, es que no te das cuenta hasta que lo vas viviendo. Sabes que se están portando mal contigo, pero le pones incluso excusas a esa gente. Hasta que te afecta en todos los sentidos de tu vida.

¿Hablas con tu familia, tus amigos?

M.: No, te encierras. Empecé a manifestarlo cuando exploté, cuando era tarde.

¿Qué temías en ese momento?

M.: No era temor, era como me sentía, humillado. Me menospreciaba a mí mismo, era un zombi ambulante cuando iba por las oficinas, me iba al baño a vomitar, me sentía observado y no lo aceptas, y no comprendes qué te está pasando ni el porqué de esas actitudes hacia tí. Si esas personas dieran la cara y te dijesen "no vales para nada", pero no, actúan haciendo daño.

"Si el psiquiatra quiere que me enfrente para ir superándolo, lo hare, pero lo hare con ellos, sobre todo con él. No tengo problema alguno, esta vez no me van a pisar, ni humillar. No van a ver al obediente, gilipollas de siempre, al sumiso, al enfermito de mierda actual...Van a ver a otro, que les va a decir a la cara lo que piensa de ellos, que no hacen nada ante tanto hijo de puta como hay, tratando a las personas como mierda, a su libre antojo...".

"Este párrafo es una expresión de la rabia, una de las etapas de la terapia. El mobbing genera mucha rabia y no estamos preparados para sacarla, canalizarla. Explotas con la gente que quieres, el siguiente paso es hacerlo con desconocidos, y esto repercute en el cuadro, porque se sienten muy culpables. Entran en una espiral de rabia, violencia hacia los demás, más rabia... Si no se saca la rabia es muy difícil empezar a trabajar", explica Ana.

No hemos hablado de los juicios. ¿Cuándo puede enfrentarse la víctima al proceso judicial?

A.: Llegan siempre con sensación de injusticia. Pero en un momento inicial no es recomendable iniciar un proceso, porque es revivir todo y puede llevar a una recaída. Y por supuesto, hay que hacerlo con el apoyo de la familia.

¿Cómo has evolucionado?

M.: Ando un poco perdido todavía, pero la evolución ha sido abismal en todos los sentidos. La gente me dice que he mejorado físicamente, que me ha cambiado la voz... Antes no quería relacionarme, ahora lo intento, aunque tengo mis momentos... Me pasa lo más mínimo y me encierro...

¿Ni siquiera te relacionabas con las personas más cercanas?

M.: Al revés, la gente que más quería me molestaba más.

¿Dicen que de algo malo siempre se saca algo bueno?

M.: Sí. Puedes decir, esto no es como me lo hacía pintar esa gente, aprendes a valorarte, a decir sí cuando tienes que decir sí, no cuando tienes que decir no... Mi obsesión es que esto no le ocurra a más gente, aunque sea inevitable. Si este testimonio le vale a alguna persona, me siento satisfecho. Además, te hace ser más fuerte, ya sé como actuar en una situación similar.

¿Cómo vives ahora?

M.: Tengo mayoritariamente días buenos, sé que puedo hacer muchas cosas que antes no podía, mi relación con mis hijos y familia es mejor y voy poco a poco. Todavía me siento ligado a esa empresa. Me duele porque estaba muy volcado, pero no quiero saber nada. No podría volver, lo tengo claro. Ahora no soportaría a ningún jefe, y si algún día lo tuviera, tiene que ser inteligente, que no listo, y con amplio sentido de la justicia. No quiero sentirme obligado a nada, sentirme observado... son secuelas que me han quedado... no lo tengo superado.

¿Qué significa ahora el trabajo para ti?

M.: Una cosa muy importante que todos debemos tener y hacerlo lo mejor posible. Ahora me siento realizado si ayudo a los demás y me llena a mí.

¿Has pensado en dedicarte a algo totalmente diferente?

M.: Totalmente.

Eres joven, puedes formarte.

M.: Sí, de hecho estuve dando clases a emigrantes, de castellano, como terapia, de forma desinteresada. Me encantó.

De momento, el tratamiento continúa.

A.: La última etapa de la terapia es conseguir que desarrolle alguna otra habilidad, un interés por algún área, y acabe trabajando en ella, pero que el trabajo no sea tomado como algo 'alimenticio' sino que lo primordial sea que te dé satisfacciones. Falta que decida qué quiere hacer y preparanos para esa nueva etapa.Está casi en fase de salida. Queda poco en el área social y que deje de estar perdido, encaminarlo a que desarrolle esa nueva tarea.

Manuel, mucho ánimo.

M.: Gracias. Quisiera repetir, decirle a todas las personas que estén en mi situación que no duden, que en los primeros síntomas, cuando no puedan dormir, acudan a profesionales, a la familia... que no tengan reparo, ni vergüenza.

"Salgo de casa. Cojo un autobús para ir a la consulta. Pasa por el edificio donde trabajaba. Cuando noto que me acerco se me encoje el estómago y me aumenta la sensación de mareo y angustia. Me suben las palpitaciones, cierro los ojos, trato de no pensar, cuento hacia delante, hacia atrás, para evitar los recuerdos, y ponerme nervioso. Pero me encojo en el asiento. Cuando ya he pasado trato de tranquilizarme con respiraciones profundas, pero no puedo evitar sentirme mal y muy abatido. Llego a Madrid, me pongo a andar, voy flotando y con angustia, como perdido. Siento molestias en la cabeza, en el cuello, en la espalda, estoy tenso. Deambulando me meto en el interior de una iglesia, allí rompo a llorar".

P.D.: Os dejo el enlace a un programa de Radio 5 Todo Noticias ('Tolerancia Cero') sobre este tema. En él encontraréis también el audio de este reportaje sobre la experiencia de Manuel.

Publicado el 26 de mayo de 2009 a las 13:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 4

1 | Salvador Escrivá Escrivá - 27/3/2010 - 13:11

Después de 25 años trabajados en Sada, Sueca (Valencia) y pasar un infierno de 5 años largos, 6 con el Juicio incluido me despidieron de forma fulminante y disciplinaria, por unas llamadas telefónicas que no realice a la India y Francia que ascendian a 32 Eur. Me han abandonado los Sindicatos y compañeros, me fui como un apestado de la empresa, el dia que cumplia 47 años de edad, enviandome en ese momento un guardia de presa(Guarda Jurado), que siguio todos mis pasos en mi despedida, no pudiendo despedirme de mis compañeros, en definitiva como un hombre perseguido por la Justicia, me sentí con una impotencia indescriptible y fue tal la represión que con palabras no hay significado que pueda comparar, hasta sentirme un apestado de verdad, vaya regalo de cumpleaños.
# Cuando el dinero habla, la Justicia y la Verdad callan #.
Mi historia es una historia que la verdad, supera en creces a la ficción, me despidieron sin un Euro, con un Hijo y una hipoteca pendiente de vivienda y los que creía que eran mis salvadores, han sido mis propios verdugos, compañeros delegados, sindicatos y abogados, Juez y Fiscal y la institución la Ciudad de La Justicia (Valencia) y al final del trayecto mi abogada particular, ya que esta pacto en el acto de conciliación en el Juicio 08-07-09 sobre el despido disciplinario y fulminante la inclusión en desistir la apelación cursada al Tribunal Superior de Justicia por Mobbing realizada anteriormente por ella sin consultarme, estando todos sobre aviso de mi enfermedad relacionada y reactiva al Conflicto Laboral, en definitiva una indécencia. Donde están los valores y la etica? y el estado de Derecho?
CC.OO se intereso y me busco en el año 2.003 para la formación de candidatura y lidere y realice solo la campaña para la formación de dicha organización en la empresa Sada Sueca ya que inexístia y fue un rotundo éxito, esta organización cuando entre en medio de la guerra Mobbing, me dejo solo y desnudo ante esta situación vendiéndome a la multinacional, siendo Delegado de Prevención me encontré solo y con una baja laboral reactiva y relacionada con el Acoso Laboral, excompañeros miembros del Comité de CC.OO en el transcurso de esa guerra, se colocaron en puestos superiores dentro de la misma empresa, ascendiendo en puestos y nóminas y algunos dimitieron de sus cargos sindicales voluntariamente, pacto secreto con la multinacional para hundirme, después en una reunión secreta sin contar conmigo me destitúien como Delegado de Prevención y miembro del Comité de Salud, al estilo cosa nostra.
Vino al rescate la UGT y me abrió las puertas de la organización y ocurrió lo mismo, pero se agravo, al llevar el proceso 5 años largos con el acoso por Mobbing y la abogada sindical de la UGT retener la documentación más de 2 años adrede, además vino a declarar mis 2 compañeros de UGT en favor de la Empresa, Presidenta y Secretario de Comité cuando anteriormente venían a mi favor, ya que se paralizo 5 veces el Juicio en el radio de 18 meses, por mala praxis de los juzgados y la UGT, el Sindicato quería que cogiera el dinero y me marchara de la empresa y no denunciara , en el Juicio final me defendió la CGT, que al final me entero que el abogado de esta organización, al perder el Juicio sobre el mobbing, no me avisa de la Sentencia y me despiden de la empresa, este sin mi consentimiento y sin mi permiso retiene la sentencia el limite máximo para que no pudiera yo apelar, me entere porque le llame por teléfono de casualidad, el me indico que estaba en los Juzgados para desistir en la demanda de la causa Mobbing y estando ya despedido por las llamadas, ya que la sentencia y el despido coincidierón y le amenace que si realizaba ese acto, le denunciaba ya que realizaba esa acción sin mi consentimiento, el renuncio a mi defensa y no quiso apelar, cuando anteriormente ante testigos decía que hasta los Derechos Humanos de Estrasburgo ya que teníamos mucha Documentación Jurídica y grabaciones del Acoso. Las grabaciones en el Juicio no se escucharon por culpa de mi abogado de la CGT y ademas no se presentaron algunas pruebas documentales de peso jurídico según mi abogada particular que me tuve que buscar y esta apelo, ya que dicho Sindicato no me ofreció alternativa al final en el Despido Disciplinario y apelación de Sentencia. Mi abogada particular solo ha tenido interés en la Indemnización, más que en la búsqueda de la verdad, según ella mi reincorporación era imposible, ya que me toco el mismo Juez de la demanda Mobbing, que casualidad y como pesan las Multinacionales. Yo estaba en numeros rojos en los bancos y mi libreta a cero, mi mujer y yo en el paro estube 5 meses largos sin dinero y ahogado por la Hipoteca de mi Vivienda y con un hijo de 7 años, no he tenido más remedio que buscar una salida dineraria y he conseguido que la Empresa Sada, reconozca su improcedencia en el despido y me han dado 60 días por año.
Mi intención era volver a mi puesto de trabajo, pero me era imposible porque ya no pertenecía al Comité de empresa, porque la UGT me anulo aún saliendo elegido candidato por unas primarias en el año 2007 para ser miembro, estos depues de enviar yo carta y Burofaxes de la situación a la dirección de la UGT, han sido incapaces de contestarme como Delegado y afiliado entre ellos Candido Mendez. Me afilie con 2 compañeros más y fundamos la CGT en Sada Sueca como sección sindical, los sindicalistas que ostentan cargos de dirección, nos dijeron que teníamos impunidad en caso de despido y la verdad estos también nos han engañado, ya que esto es mentira, el despido es Libre y la readmisión es imposible. Por lo tanto ni CC.OO, ni UGT, ni CGT son todos unos fariseos al servicio del Capital, no son Sindicalistas de verdad.
He sido victima de estos y de la propia empresa, todos van a por la pasta, las personas honradas no les importamos nada.
Los abogados todos actúan como aves de rapiña ha por la presa fácil que somos nosotros las victimas y cuando más dinero mejor, por eso buscan la indemnización del despido para enriquecerse más, en un mar de falsedades. Todo se paga con dinero que desgracia, no existe la Libertad ni la Razón ni la Democracia, mientras todo se refleje con el color del dinero, yo he sido una victima más del propio sistema, ¿que sera de la generaciones venideras?, me dan ganas de morirme ya que mi lucha siempre ha sido de valores y no de dinero y tal como han ido sucediendo los acontecimientos estos me han llevado a un final que yo nunca quería llegar, (dinero). Mi intención y voluntad de esta Lucha, era la defensa de mi puesto de trabajo y mi dignidad, he tenido que nadar siempre contra corriente, desde el 2003 al 2009, Acoso Laboral e Institucional caso cerrado, lo siento en el alma.
A día de hoy no tengo ni copia de la Apelación sobre el Mobbing, ni copia de la demanda del despido disciplinario reclamandolo reiteradamente, ya que el abogado del sindicato CGT se negó como también la abogada particular, esta sobre cobrar 12.000 Euros se ha negado ha darme copia de Demandas y documentación juridica mia, que esperpento de profesional. No quiero saber nada más de Juzgados y abogados son todos unos piratas, cuando la verdad y la justicia callan es porque el dinero habla, he sido una victima más del sistema y los acosadores seguirán acosando y la Justicia cerrara lo ojos y oídos a esos torturadores.
Para Construir, hay que destruir. A dia de hoy me he gastado mas de 24.000 Eur de mi bolsillo en todo el proceso Mobbing, para al final no llegar a la verdad, “justicia al acosado y prisión al acosador”, que democracia más sucia, estoy destrozado porque no he conseguido sobre los años de lucha y tener tanta documentación jurídica a mi favor realizar mi sueño, “Justicia y Libertad”.
La Lucha Obrera y de Clases se ha desvanecído, una lastima. Si no hay lucha, no se progresa, aquellos que hablan de libertad y a pesar de todo condenan la agitación, son personas que quieren cosechar sin haber sembrado, quieren lluvia sin truenos ni rayos.

2 | Salvador Escrivá Escrivá - 27/3/2010 - 13:14

He recibido notificación de los Juzgados por carta certificada, la retirada de la Jura de cuentas de 9.000 Euros, realizada por mi propio abogado del Sindicato en mi caso particular Bossing, cuando en la misma causa y por culpa de este, me gaste 12.000 Euros con otro abogado porque no le dio la gana a este el defenderme y llegar hasta el final del trayecto, y el propio Sindicato me aconsejo que buscara otro y que pasara cuentas, como asi hice, estos ahora se niegan a pagarme los 12.000 Euros del coste de mi bolsillo y aducen que si quiero cobrar, que denuncie, ahora si estos denunciarme por la Jura de Cuentas, como lo tienen gratis, “no podía faltar más a la suma de atropellos”, que yo doy por hecho ya unas conclusiones definidas y basadas en hechos reales que me han roto mis propios ideales.
Por mi forma de ver el mundo y mis convicciones, que me han abierto los ojos y de qué manera cerrado el corazón, además este Sindicato al estilo Cosa Nostra, ha querido expulsarme y eliminarme, y de qué manera. Fui el único candidato a la Secretaria Regional de Acción Sindical, el día que querían expulsarme, ya que ninguno se presentó en candidatura para desempeñar ese puesto y me anularon el día de los nombramientos, saltándose a la torera los puntos de la Asamblea a sabiendo de estos que su denuncia de Jura ya estaba cursada en los Juzgados contra mí y sin comunicarme nada y van de radicales en la solvencia parlamentaria y la ética, vaya pandilla de dictadores, no les interesa la democracia ni la ética, ni los valores, además del desempeño de su publicidad en su Solidaridad, que por cierto no existe, pero les fue imposible expulsarme ya que carecían de su solvencia y a día de hoy aun soy el secretario General de la Sección Sindical y delegado Sindical apoyándome incondicionalmente el Secretario de la Jurídica de la misma, Miguel Olivert no siendo asi por parte del resto de ex compañeros, que no quiero ni nombrar y he tenido que mover el mar, para salir con ventajas de este nuevo atropello, por parte de los que se suponen están en nuestro bando, de verdad os digo que no lo están, son meros mercaderes al servicio de sus propios intereses, nada les importa el dinamitar tus pruebas y conclusiones a tu verdadera Libertad y Justicia, no existe conciencia a dicha Lucha, ni están forjados para esa Lucha.
No puedo entender como las personas que están en el mismo bando y con situaciones similares en la vida, puedan ejercer tan malévolamente sus deberes a la llamada de auxilio a unas conductas inaceptables por parte de gente Maquiavelo y sin conciencia a una persona indefensa y además enferma, como ciudadanos y personas decentes que se suponen que son, lo único que han hecho es sumarse al barco de los propios verdugos y actuar en la propia sombra, para sacar su propio beneficio, sea personal o económico, ya que reina estás conmigo o con mi enemigo, el discrepar es señal de enemistad, pobres diablos, mentes distorsionadas, asi va España.
A lo largo de mi lucha en el tiempo, he ido perdiendo credibilidad, sobre tener buenas razones y documentación que avalaba mi defensa a lo que se llama Bossing, como así ha sido la encrucijada que he vivido y he documentado en todo su recorrido.
Todos me nos uno, (Miguel Olivert) se han aprovechado de las circunstancias y han sido meros fariseos del propio sistema. Dos ex compañeros de trabajo que voluntariamente fueron al Notario a manifestarse de la situación y estos realizaron sus manifestaciones ante Notario, después en el Juicio, declaran que eran amigos míos desde hacía muchos años, cuando la realidad eran compañeros de trabajo y estos estaban sabedores de su declaración notarial minutos antes, que frases y falacias como esas a mí me perjudicarían, sin embargo estos en el Juicio lo han declarado en primera instancia, nada más comenzar el Juicio, tirándome los dos por tierra el Acta y de veras perjudicándome. ¿Por qué estos compañeros que minutos antes estaban sabedores de sus declaración, minutos después declaran lo contrario?, estos que querían Justicia. Estos energúmenos que han mentido y al final han favorecido a la Empresa, ellos sabrán porque han cambiado de bando. El único que mantuvo su dignidad, a día de hoy, está también en la calle como yo y despedido de malas maneras, el resto en la empresa y algunos han mejorado económicamente y laboralmente además adolecen a día de hoy de conciencia proletaria, no existe la Lucha de Clases, si, la lucha interna por el poder de los mismos, para sus usufructo personal. Nadie de los mismos ha aceptado mis discrepancias por la manera de enfocar el Bossing ante mi muerte anunciada, sino más bien son estos los Sindicatos que han actuado en el tiempo a favor de los que enmascarados ante la ley, obraban vulnerándola la misma y mercantilistamente realizaban sus propias ofrendas, claro siendo Multinacional cualquiera.
He pagado como buen afiliado, e inclusive a la misma vez a dos sindicatos para que me llevasen a buen puerto mis dolencias y atropellos, no sacando nada en claro, sino más bien decepción y engaño.
En el transcurso de mi situación de esta muerte anunciada,(Bossing) he dedicado en cuerpo y alma al trabajo de la Solidaridad y de los valores, dando ejemplo de Lucha de Clases y de Sindicato, no queriéndome, ni apoyándome en ningún lado, todos están cortados por el mismo patrón.
He pagado mi afiliación más de 20 años y he afiliado a más de 50 trabajadores/as a los respectivos Sindicatos, acompañados por mí a Ambulatorios, Mutuas, a defenderles en mis horas personales, no sindicales, he defendido con honor y vocación a todo el que se prestase dentro de mis posibilidades a esa Lucha al deber de socorro, me he gastado de mi propio bolsillo más de 24.000 Euros, en mi causa, vaya indecencia, “para que se afilia un Trabajador, para evitar gastos”, todo ha sido una desidia. No se han dignado ni a contestarme a la llamada de auxilio estos esquiroles del propio sistema, hace falta sabia nueva y en mi despido disciplinario todos sin excepción han sido meros FARISEOS, menos uno, además de teatreros, no entrando en el verdadero Conflicto y gracias a estos, estoy en la calle y sin poder ejercer la verdadera Justicia y razón de mi Lucha a esos atropellos. Todos han esquivado la solución a la verdadera razón, compañeros Delegados, Trabajadores/as, Sindicatos y la propia Jurisprudencia que con la Solidaridad de estos y la razón, mi situación hubiera llegado a buen puerto, cosa imposible a día de hoy por parte de estos, ya que en el tiempo y la documentación obrante asi lo reflejan.
Casi 7 años de Lucha que eso sí, mi dignidad nunca la he despolvoreado, ni humillado, eso sí, reforzado.
Estamos a años luz de Europa en lo referente a nuestra causa y por parte de los Sindicatos la Solidaridad es una verdadera Falacia.
Todos menos uno, a por el becerro de Oro, puro egoísmo y saben que, mañana les llegara su turno.
Un fuerte abrazo.

3 | Salvador Escrivá Escrivá - 18/6/2010 - 21:25

Para una persona normal de la calle, esto que hago referencia seria ¿Mobbing?.
- Sin avisarme y consultarme la dirección, cambio la cerradura de la puerta del despacho y ya nunca pude entrar a el, ademas no entregando mis efectos personales y aproximadamente 12 Euros, 18 años sirviéndome de este (despacho) por ser jefe de Departamento, después se lo entregan para su uso al que anteriormente estaba por debajo de mi en la escala profesional y este tenia una antigüedad de 4 años y sin experiencia y Formación, ademas menos titulación académica que yo y categoría profesional, este solo realizaba mis tareas cuando yo disfrutaba de mis vacaciones.
- Negarse a la entrega de ropa y calzado adecuado que anteriormente utilizaba, a sabiendas de los problemas en los pies, tuve un accidente por caída de un objeto pesado en los pies y me lesione, porque no tenia calzado de protección, era mi calzado de vestir.
- Me sustrajeron la taquilla y sus efectos personales, ser el coche la taquilla y ser el único trabajador de la empresa sin taquilla.
- Me redujeron salarios en Nomina y tuve que denunciar y gane la Sentencia.
- Se negaron a pagarme unos incentivos por limpieza de ropa y denuncie de nuevo y gane, ya que al resto de empleados se los pagaban.
- Mientras todo el personal cualificado realizaban cursos casi semanalmente, yo en el transcurso de más de 5 años se negaron, he incluso cuando realizaba por medio del Sindicato, también ofrecían negación y resistencia, tenia que intervenir el Sindicato para que yo terminara el curso ya empezado anteriormente, sobre tener horas sindicales.
- Lo que permitían a unos no realizar a mi me obligaban diariamente y continuamente, incluso teniendo lumbago, subir y bajar unas puertas metálicas corredizas que pesaban 150 Kilos en los Almacenes y era continuamente, me lesione debido a esa tarea inútil, Lumbago.
- Me eliminaron de mis tareas y actividades y me alejaron del entorno laboral, aislado de todos/as, a 3 pisos de altura y sin ascensor, todos los días subía y bajaba 2.140 escalones, alejado del personal de planta.
- Tenia una persona, que me vigilaba diariamente todos los pasos que yo realizaba, incluso si iba al servicio a mis necesidades, era el chivato de la empresa el que le relegaron por encima de mi. El servicio estaba a 300 metros de mi puesto de trabajo.
- El que ocupo mi despacho me provocaba constantemente e incluso me agredió empujándome un día y a raíz de esto, al no defenderme en ese instante de la misma manera, me provoco un vomito y cefalea de sus empujones una nueva recaída, baja laboral.
- El que estaba por debajo de mi en la escala profesional, le relegaron por encima de mi y este tenia acceso a mi puesto, pero yo al suyo no, discriminando me, cuando este se iba de vacaciones le sustituía otra persona, y eramos dos en el departamento, cuando me iba yo me sustituía el y este solo en el departamento.
- Carta y 14 fotos de mi puesto de trabajo, acusándome de incumplimiento laboral.
- Ademas de injurias y falsedades constantes, como que no estaba bien de la cabeza y que era un tío muy raro, etc, etc.
- Al final, despido disciplinario y fulminante por unas llamadas telefónicas que no realice a la India y Francia, que ascendían a 32 Eur.
He podido demostrar el día 08-07-09 en la Ciudad de la Justicia en Valencia, en el acto de conciliación previó al Juicio, que no fui yo el que realice las llamadas a la India y Francia, la empresa Sada Sueca, reconoció la improcedencia y al no ser delegado de comité, me ha indemnizado con 60 días por año y ahora estoy en el paro, ya que no tenia otra opción, porque la reincorporación era imposible, ya que no era miembro del Comité,( en realidad si que lo hubiera sido ya que salí elegido de nuevo, en unas primarias por los afiliados, pero hubo un acuerdo entre el sindicato y la multinacional y a mi me eliminaron, a sabiendas por estos que fui elegido de nuevo para esa función.
¿A todo esto se le puede llamar Mobbing y algo más?.

4 | Salvador Escrivá Escrivá - 25/8/2011 - 12:22

No he podido escribir antes porque me encuentro mal, pero era más que necesario escribir esto porque es parte de mi experiencia que ha terminado de romper mis ideales, teniendo que terminar mi lucha en cuanto al Sindicalismo, decir también que me ha defraudado la CGT en la sentencia de Mobbing teniéndolo todo a mi favor en cuanto a pruebas jurídicas, sobre todo grabaciones que no se escucharon por la mediación de mi abogado de la CGT, y el abogado de la Empresa Sada a que no se escucharan, a sabiendas mi abogado de las 5 paralizaciones por la mala praxis de los Juzgados en cuanto a las transcripciones de las mismas y su trayectoria que aventajaba a la Multinacional en cuanto a la mala transcripción y mis dos denuncias al Decanato en cuanto al problema de las transcripciones. Este mi abogado no nos llamó en ninguna ocasión en el transcurso de los meses anteriores y no preparo para nada el Juicio, ni a los testigos en ninguna ocasión les llamo. Se perdió, pero el problema viene cuando días después me despiden sin saber yo la sentencia por las llamadas telefónicas que no realice a la India y Francia al perder el Juicio de Mobbing, la empresa Sada me despidió y el abogado de la CGT no me dijo nada de la sentencia, le llame a los días de estar despedido y este se negó rotundamente a apelar al Tribunal Supremo en la sentencia del Mobbing desdiciendo lo que dijo anteriormente que iríamos hasta la Corte penal Internacional. El abogado teniendo muchas pruebas Jurídicas a mi favor y me finiquito la posibilidad dentro de la Organización CGT, este agoto todo el plazo hasta el último día(9 días tubo la sentencia sin mediarme, ni llamarme), por casualidad le llame y fue como un milagro, este me dijo que no veía ninguna posibilidad y lo daba por perdido; le dije que yo pagaba los gastos si era necesario pero este se cerró en banda y no quiso por nada del mundo apelar al Supremo, aun pidiéndole yo una y mil veces la apelación, siendo Delegado Sindical y Secretario General de la CGT en Sada Sueca y su fundador, fue una discusión acalorada telefónicamente le advertí que no diera por perdida la batalla y que me presentaba en media hora en los Juzgados de la Ciudad de la Justicia donde él estaba, la sorpresa es que a la media hora llegue y me indican en el mismo Juzgado que mi abogado de la CGT había desistido de mi defensa y abandonaba mi demanda y sentencia entregándome su dimisión del caso, en definitiva renunciando en el último día de plazo, para que yo no pudiera seguir adelante con mi lucha, todo esto a mi espaldas. La CGT no ha estado a la altura del problema ni de la defensa Jurídica y ética en cuanto a todo el procedimiento Judicial. Me forzaron a buscarme un abogado particular y lo hice, este apelo y lo dieron por bueno en el Tribunal Superior, 14 folios bien documentados y bien expuestos ya que ahora sí que los tengo en mi propiedad, en el anterior escrito no los tenía e hice el comentario al respecto. Se negarón a pagarme la CGT los gastos del abogado, pero para colmo después de realizar varios escritos para el cobro y la situación me denuncian con una demanda de liquidación de 9.000 Euros para el mismo abogado, todo esto el mismo día que me expulsaban. Me expulsan del Sindicato al estilo cosa nostra de una manera sutil y el mismo día formulan la denuncia en la Ciudad de la Justicia.
Me he gastado en toda mi lucha contra el Mobbing y la inoperancia Sindical de este País, miles de Euros. De la denuncia de los 9.000 Euros tuve que mover Tierra y Aire, diria hasta Agua para salir ileso como así fue, no pague porque demostre que habia pagado con mi afiliación y mis cargos de secretario general de la sección sindical, así como delegado sindical. Para que veaís como esta el ambiente laboral, todo o casi todo podrido.
Un abrazo libertador.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Patricia Costa

Patricia Costa

Asuntos Pendientes. ¿Cuántos tienes tú? En este blog recogeré mi punto de vista y breves reportajes sobre temas sociales y todo tipo de desigualdades, centrándome especialmente en la mujer.

Nací en Redondela (Pontevedra), en 1981. Soy doctora por la Universidad de Vigo (con la tesis 'El tratamiento de la violencia machista y la lucha por la igualdad en la radio pública. Análisis del programa 'Tolerancia Cero' de Radio 5. Propuesta de modelo'), Master en Radio por la Universidad Complutense de Madrid y licenciada en Publicidad y RR.PP (UVIGO). 

Comencé en Radio Galega, en Deportes, y desde 2007 soy colaboradora de Radio Nacional de España. Actualmente trabajo en los espacios 'Abierto hasta las 2' (Radio 1), 'Tolerancia Cero' y 'Tendencias', ambos en Radio 5. Además, soy redactora del semanario Gente en Madrid desde 2006, en este momento cubriendo la información relativa a la capital.

En 2009 gané el premio Carmen Goes de Periodismo en la modalidad de Radio por un reportaje sobre la ablación que podéis escuchar en este programa de Tolerancia Cero.

Y en junio de 2013 el XV Premio Tiflos de Periodismo de la ONCE en la modalidad de radio por un reportaje sobre los recortes en la universidad.

Por otro lado, la Academia de la Radio otorgó a 'Tolerancia Cero' el premio Teresa de Escoriaza en febrero de 2014.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD