miércoles, 21 de octubre de 2020 18:14 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Patricia Costa

Asuntos pendientes

La calle, lugar de todos y para todos

Archivado en: sin hogar, sin techo, universidad, centro de acogida santa maria la paz, ayuntamiento de madrid, ONG

imagen

2012 pasará a la historia por sus recortes, huelgas generales, desahucios, cinco millones de parados, un panorama hiriente que nos ha hecho gritar en demasiadas ocasiones eso de "la calle es nuestra", con más de 3.000 manifestaciones convocadas en Madrid. Hemos utilizado la calle para ejercer uno de los derechos fundamentales, pero también para perder parte de ellos, porque muchos de esos manifestantes no volvieron a casa una vez expresada su rabia, aunque su indigencia pasase desapercibida. El último recuento de personas sin hogar elaborado por el Ayuntamiento nos dice, por ejemplo, que el 23,6% tiene estudios superiores; y que de las 2.041 personas sin techo en la capital, un 66% permanece alojado en recursos sociales de la red pública y privada.

En esa red abrimos la puerta del Centro Santa María de la Paz (Hortaleza) y nos encontramos a Víctor, perito industrial de 58 años. No tiene barba, ni huele a alcohol. "Hay mucha gente con estudios, empresarios, personas que han vivido bastante bien, y que ahora, como yo, están en la calle", explica. En su caso, después de dirigir un almacén de hierros comerciales que facturaba al año más de tres millones de euros, lo perdió todo tras una expropiación. "El justiprecio que me dieron me arruinó. Las cosas pegaron un giro total, y ahora no tengo ni derecho a una paga", añade, sin dejar de nombrar a su mujer, que ha cruzado el charco en busca de nuevas oportunidades. Porque la calle también destruye familias.

Entre las 114 personas a las que este centro da acogida, la mayoría hombres de entre 45 y 60 años, vemos también a Pedro Pablo, de 44. Tras ocho meses de estancia, espera ahora el acceso a un piso de autogestión que le permita levantarse de nuevo. "Hace menos de dos años mantenía una vida normal, en Valencia, con mi trabajo de logística, mi pareja, el régimen de visitas con mi hijo, porque me separé... Todo comenzó cuando perdí un trabajo fijo y empecé a dar vueltas de un empleo a otro. Y cuando llevaba aquí tres o cuatro meses todavía no lo asumía", afirma.

Como él, Miguel Ángel, de 56 años, veía a la gente de la calle desde lejos, como "personas de mal vivir, sin ilusión por nada, pero me encontré otra cosa. A cualquiera le puede pasar esto", señala este ex empresario hostelero "con mala cabeza", que lleva un año y medio en la residencia.
Esta es la historia de tres manifestantes que un día salieron a la calle y nunca regresaron. Tres ciudadanos del mundo que lo han perdido todo menos lo imprescindible: las ganas. "Lo que tenía ya no lo tendré jamás, me voy a perder muchos años de mi hijo, por ejemplo, pero tengo ilusión", confiesa Pedro Pablo. "Yo sólo pido trabajar, y que la juventud tome conciencia de que no debe dejar de estudiar. Estar preparado en la vida sigue siendo lo más importante", concluye Víctor.

"No pueden quedarse aparcados"

En este albergue residencia gestionado por los Hermanos de San Juan de Dios desde hace 30 años, proporcionan habitación, cuatro comidas al día, asistencia psicológica, asesoramiento... "Se integran además en las actividades cotidianas como la limpieza, la cocina, la descarga de donaciones, la biblioteca... Y organizamos talleres de manualidades, teatro, informática, jardinería, habilidades sociales, yoga... para que durante el tiempo que estén aquí no se queden aparcados, que es un problema de este colectivo", explica Juan Antonio, uno de los Hermanos.

 

Publicado el 8 de marzo de 2013 a las 09:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Alma: "Esta ha sido una oportunidad muy grande en mi vida"

Archivado en: reclusas, cárcel, acogida, Fundación Padre Garralda

Hoy pongo punto y final a la serie de posts sobre los pisos de acogida disponibles en Madrid para mujeres reclusas, ex reclusas y sin recursos, mujeres en riesgo de exclusión. Lo hago con la historia de Alma, una joven hondureña de 28 años, madre de un bebé de unos 8 meses, sin recursos para mantenerlo. Por eso es otra de las mujeres que vive en uno de los centros de la Fundación Padre Garralda.

Aquí lleva ya un par de meses. "Antes de venir viví en una residencia que se llama Tu casa, en Carabanchel, pero sólo podía estar seis meses. De ahí me fui a otra residencia en Pozuelo de Alarcón, aunque sólo estuve 15 días, porque no podía pagarla. Finalmente, la trabajadora social me habló de este sitio, me hicieron la entrevista y al siguiente día me trasladé", explica la joven.

Me habla de residencias de Cáritas y Servicios Sociales, su último destino después de más de dos años en España. "Tenía muchos sueños y planes cuando llegué aquí, al segundo día encontré trabajo, pero mi jefe me despidió cuando se enteró de que estaba embarazada. Y mi pareja tampoco me ha apoyado, ni económicamente ni como persona. No quiso saber nada del bebé", añade Alma.

Afortunadamente, ha encontrado el apoyo que precisaba. "Me apoyan en todos los sentidos: medicinas, gastos personales, del niño, comida, me ayudan a conseguir trabajo... Entras aquí y no tienes que preocuparte por nada. Tu preocupación es trabajar y ahorrar. Ahora sólo trabajo un día a la semana en servicio doméstico", aclara.

Su día a día... "Me levanto muy temprano, para cuidar a los bebés de las chicas cuando ellas se van al trabajo. Las tareas las repartimos, por la noche cocinamos y dejamos la comida hecha para el día siguiente, por ejemplo".

El fin de semana... "Limpiamos, hacemos la compra y a veces descansamos, vemos la tele, vamos al parque, a las tiendas, disfrutamos de nuestros hijos... Somos cuatro y nos sentimos como una familia, aunque la verdadera también nos hace mucha falta. Nos damos cariño, hablamos...".

"Esta ha sido una oportunidad muy grande en mi vida, un milagro, saber que exiten personas que dedican su tiempo a nuestros bebés y a nosotras mismas. Nos sentimos felices porque lo tenemos todo y estoy completamente agradecida", concluye.

POSTS RELACIONADOS

*Carmen: "Vine a este centro después de cumplir una condena de 3 años"

*Atención a mujeres reclusas, ex reclusas, sin recursos y sin apoyo

 

 

 

Publicado el 25 de mayo de 2009 a las 18:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Carmen: "Vine a este centro de acogida después de cumplir una condena de 3 años"

Archivado en: reclusas, cárcel, acogida, Fundación Padre Garralda

CARMEN (HUELVA). 39 años.

"Vine a este proyecto de Horizontes Abiertos después de cumplir una condena de 3 años, 6 meses y 35 días. Todo esto sucedió en Andalucía, pero al quedarme embarazada de mi hijo pedí el traslado a Madrid para poder estar en un módulo familiar, con su padre también. Por eso he acabado en este piso. De la prisión madrileña salí en libertad y me incorporé a este proyecto. Aquí las cosas me han ido bien. Mi hijo tenía siete meses y medio cuando salí y ahora ha cumplido 29 meses. Está a punto de entrar en el colegio, aquí le han dado buena educación, mucho cariño, me apoyaron en todo, me encontraron trabajo, sigo trabajando... le debo mucho a esta fundación".

Carmen se refiere a la Fundación Padre Garralda, una institución que lleva 30 años dedicándose a la integración social y que gestiona cuatro centros de acogida en Madrid para reclusas, ex reclusas y mujeres sin recursos.

¿Por qué terminaste en prisión?
Por un delito contra la salud pública, un delito de drogas.

¿Te has rehabilitado?
Sí, llevo cinco años y medio sin consumir nada.

¿Recuerdas tu primer día en este centro?
Fue un cambio duro. La convivencia en prisión es muy diferente. Aquí hay personas que desde el primer día te dan mucho cariño, pero estaba acostumbrada a vivir en cuatro paredes. Cuando llegué, al poco tiempo, fuimos al Centro Comercial de La Vaguada para comprarme algo de ropa y yo no sorportaba el ruido, la gente, me mareaba, tenía una angustia muy grande... Pero me incorporé rápidamente y siempre me llevé bien con las otras chicas, con la trabajadora social, la educadora, los voluntarios...

Leer texto completo »

Publicado el 20 de mayo de 2009 a las 20:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Atención a mujeres reclusas y ex reclusas, sin recursos y sin apoyo

Archivado en: reclusas, cárcel, acogida, Fundación Padre Garralda

Es mediodía en el norte de Madrid. Pulso el timbre, me abren la puerta y me enseñan un modesto piso de varias habitaciones al que tienen acceso reclusas que necesitan ser acogidas para poder disfrutar de permisos de fin de semana, libertad condicional o provisional en espera de juicio.

En Madrid existen cuatro, en la propia ciudad, en Alcobendas y en Rivas Vaciamadrid (2), gestionados por la Fundación Padre Garralda Horizontes Abiertos, una institución que lleva tres décadas volcada en la integración social.

Me recibe Mari Carmen López, trabajadora social, y me pide silencio para no despertar a uno de los pequeños. A la derecha me encuentro la cocina y una terraza "donde las chicas almacenan la comida, que viene casi siempre del banco de alimentos", explica Mamen. No les falta de nada.

Leer texto completo »

Publicado el 19 de mayo de 2009 a las 13:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Patricia Costa

Patricia Costa

Asuntos Pendientes. ¿Cuántos tienes tú? En este blog recogeré mi punto de vista y breves reportajes sobre temas sociales y todo tipo de desigualdades, centrándome especialmente en la mujer.

Nací en Redondela (Pontevedra), en 1981. Soy doctora por la Universidad de Vigo (con la tesis 'El tratamiento de la violencia machista y la lucha por la igualdad en la radio pública. Análisis del programa 'Tolerancia Cero' de Radio 5. Propuesta de modelo'), Master en Radio por la Universidad Complutense de Madrid y licenciada en Publicidad y RR.PP (UVIGO). 

Comencé en Radio Galega, en Deportes, y desde 2007 soy colaboradora de Radio Nacional de España. Actualmente trabajo en los espacios 'Abierto hasta las 2' (Radio 1), 'Tolerancia Cero' y 'Tendencias', ambos en Radio 5. Además, soy redactora del semanario Gente en Madrid desde 2006, en este momento cubriendo la información relativa a la capital.

En 2009 gané el premio Carmen Goes de Periodismo en la modalidad de Radio por un reportaje sobre la ablación que podéis escuchar en este programa de Tolerancia Cero.

Y en junio de 2013 el XV Premio Tiflos de Periodismo de la ONCE en la modalidad de radio por un reportaje sobre los recortes en la universidad.

Por otro lado, la Academia de la Radio otorgó a 'Tolerancia Cero' el premio Teresa de Escoriaza en febrero de 2014.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD