martes, 17 de septiembre de 2019 13:32 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Patricia Costa

Asuntos pendientes

Violencia y fantasías sexuales, ¿dónde ponemos el límite?

Archivado en: violencia, sexo, fantasias, bondage, dogging, liberal, intercambio, parejas, erotico, amantis, cine x, cine alba, madrid

Madrid, viernes, 22:00 horas. Entro con un compañero en 'Satén', uno de los primeros clubes de intercambio de parejas que se abrieron en la ciudad, y uno de los pocos que sobreviven tras más de una década en funcionamiento. Nos recibe Isacio, su dueño desde hace 3 años y medio.

Charlamos en la sala mixta, la zona de bar, la entrada del local. Aquí puede tomar algo cualquier cliente, sin limitaciones. Una luz tenue y una música suave nos conducen a través de un pequeño pasillo hacia la sala romana, la sala orgiástica. A ella sólo pueden acceder parejas y personas invitadas por éstas. La decoran dos camas gigantes de cuero negro, un 'columpio del amor' y una camilla de masaje y bondage (una práctica sexual en la se utilizan ataduras).

Subimos a la primera planta, visitamos los vestuarios, similares a los de cualquier gimnasio o balneario, e Isacio nos invita a conocer la sala de los juegos y su cielo estrellado. Pasamos rápidamente al siguiente habitáculo, la sala de 'Historia de O', donde uno puede desarrollar fantasías similares a las que transcurren en la novela homónima BDSM (prácticas de sexualidad no convencional: Bondage, Disciplina y Dominación, Sumisión y Sadismo, Masoquismo) de la escritora francesa Pauline Réage. Vemos una pequeña cárcel, una mazmorra, una cruz de San Andrés, un potro, otra mesa de bondage más grande y una silla ginecológica.

"Entre nuestros clientes tenemos fiscales, jueces, marqueses, personas de extracción social humilde, gente muy joven -a algunos menores hemos tenido que prohibirles la entrada- y hasta adultos de 65 años. Suelen visitarnos dos veces por semana", explica Isacio. "Lo que sí es cierto es que una notable mayoría de las mujeres que vienen aquí son bisexuales, no en cuanto a efectividad, pero sí en cuanto a la práctica sexual. En el caso de los hombres, el porcentaje es reducido", añade.

Para algunas parejas, incluso, esta es una forma de vida, "la poliamoría, personas que no se cierran a la sexualidad exclusivamente dentro la pareja, sino que se abren con el consentimiento, la comunicación y la participación de ambos. Algunas personas hacen esto en su tiempo libre, otros las 24 horas del día", aclara el dueño de 'Satén'.

Indagamos un poco en la oferta concreta del club. "Tenemos la noche de los tríos, otra semanal de BDSM, la de la orgía o el intercambio de parejas... La primera incursión suele venir por parte del hombre, pero luego la mujer insiste en volver si la experiencia ha sido buena", cuenta el anfitrión.

Le preguntamos después acerca de las prácticas que se llevan a cabo en su local y la violencia aplicada. "Cualquier juego erótico que incorpore violencia deja de ser un juego y se convierte en maltrato, pero sí hay juegos en los que se emplea el teatro de la violencia, la imagen de la violencia. En España suele hablarse de BDSM", afirma Isacio. Precisamente, se trata de la práctica preferida por algunos de sus clientes más fieles.

Sonia tiene sólo 24 años, es bisexual, lleva 4 o 5 visitando el club y lo hace unas dos o tres veces por semana. Jose, de 37 y heterosexual, conoce 'Satén' desde su apertura; y María, de 30 y heterosexual también, digamos que es la principiante, con sólo 1 año de experiencia en este tipo de lugares. Nos reunimos en la sala romana.

Leer texto completo »

Publicado el 25 de marzo de 2010 a las 20:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Ray Gosling, presentador de la BBC, detenido tras confesar haber matado a su pareja

Archivado en: bbc, eutanasia, presentador, sida

"Tal vez este sea el momento para compartir un secreto", comenzó diciendo Ray Gosling. "(...) Él era un chico joven, había sido mi amante y tenía SIDA", continuó. "(...) El doctor dijo, no hay nada más que podamos hacer. El sufría un dolor terrible, terrible (...) El doctor se fue, agarré la almohada y lo sofoqué hasta que murió", concluyó. El presentador ha sido detenido este miércoles:

La confesión del veterano presentador, de 70 años, se produjo en la noche del lunes, en la emisión de un documental nocturno en la cadena inglesa. "(...) El médico regresó y le dije se ha ido y nadie me dijo nada más", aclaró.

Como es lógico y según informa el 'Times', que anuncia hoy su detención, la Policía investiga la historia de Ray, ocultada por la BBC desde noviembre, ya que el programa estaba grabado desde entonces y la cadena no se lo comunicó a las fuerzas de seguridad, motivo por el cual también podría tener problemas.

P.D.: Debate eterno de la eutanasia. ¿Es lícito ayudar a morir a alguien que quieres, que está sufriendo y que solicita tu ayuda para poner fin a su vida?

Publicado el 17 de febrero de 2010 a las 11:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Tsunami, cinco años después

Archivado en: tsunami, océano índico, terremoto, tragedia, asia, plan españa, ONG, desarrollo, cooperación

Mientras estos días, los más afortunados del mundo, con o sin crisis, con más o con menos dinero, disfrutamos de nuestros amigos, de cenas familiares, del consumismo en estado puro por el que todos nos dejamos llevar, de comidas copiosas, de largas noches de copas, de regalos y más regalos... Mientras todo esto ocurre aquí, allá, en el sudeste asiático, miles de personas, sin absolutamente nada, recuerdan a las víctimas del tsunami que hace cinco años arrasó la zona. En él fallecieron más de 220.000 personas, madres, padres, hijos, abuelos, novios, novias...

"Nunca lo olvidaré en la vida. Tras el terremoto, corrimos hacia nuestra casa y comenzamos a escuchar los gritos de la gente al ver la ola", dice Ambasiah, dueño de la casa donde ese día se refugiaron más de 50 personas.

El vicepresidente indonesio, Boediono, asegura que "cinco años después, el Gobierno de Aceh y su gente, con ayuda del Gobierno central y de la comunidad internacional, han resucitado la zona para comenzar una nueva vida". Ahora, un lustro después del desastre, uno de los mayores de la historia, el esfuerzo por reconstruir los lugares afectados y las vidas de sus habitantes, continúa, mientras el turismo de la zona se hunde poco a poco.

Una de las ONGs que ha trabajado y trabaja para recuperar la normalidad en los países afectados es Plan España, que acaba de publicar en su web el especial "Tsunami, cinco años después", con imágenes, vídeos y testimonios que nos muestran sus proyectos en su lucha continua por mejorar la calidad de vida de los niños, que tienen en esta recuperación un papel clave. Altamente recomendable para tener presente una tragedia que sigue viva aunque sólo la recordemos una vez al año.

Publicado el 28 de diciembre de 2009 a las 10:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Asha, víctima de ablación: "Todavía oigo el sonido del cuchillo cortando mi carne"

Archivado en: ablación, maltrato, violencia, africa, arabia saudi, asia, mujer, somalia

imagen

Más de 8.000 mujeres y niñas africanas sufren diariamente la ablación, aunque esta práctica también se realiza en Oriente medio y Asia, según el informe más reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), titulado 'Eliminando la mutilación genital femenina'.

Asha Hussein es una de esas 'niñas'. Vive en Madrid desde hace siete años. Es somalí, aunque nació en Kenia. Cuando sólo tenía 5 años, un día su madre le dijo: "hoy te vamos a purificar". Entonces, Asha se sintió "la niña más feliz del mundo. Iba a pasar de una categoría a otra. Me bañé, me puse mi mejor vestido. Incluso, yo misma fui a la tienda a comprar las cuchillas y llamé a la matrona".

¿No sabías qué ocurría?

Asha: No me di cuenta de lo que me iba a pasar hasta que me sentaron en la cocina de mi abuela, que era de barro. Hicieron un agujero y allí me colocaron. Mi abuela me agarró las piernas, mi madre los brazos, y me colocaron un trapo en la boca para evitar que gritase. Lloré sin lágrimas. Aquello era muy doloroso, terrible. Todavía oigo y siento el sonido del cuchillo cortando mi carne. Luego me cosieron, porque había que cerrarlo completamente, dejando un agujero muy pequeño para la menstruacción, la orina...

Sulekha es hermana de Asha. Tiene 44 años y también reside en Madrid. "Fue brutal, algo que recuerdo mucho, un castigo que estoy viviendo todavía. Quería vomitar y quería hablar con mi madre. Yo le decía 'tranquila, no pasa nada, estoy bien'. Pero ella estaba muy nerviosa, no quería hacerlo. Mi padre insistió y le decía que si no me practicaban la ablación me echarían fuera de la comunidad. Y también supondría un divorcio seguro para mi madre, claro", explica.

¿Cuál es tu principal recuerdo de ese día?

Sulekha: Después de la ablación cerré los ojos, y mi madre le dijo a mi padre: "Es tu culpa", y mi padre le respondió: "¿Y qué? Es una niña. Si muere, no pasa nada". Entonces, abrí los ojos y le dije a mi madre: "Mami, no voy a morir". Lo peor es que estas cosas siguen ocurriendo y, mientras hablo, muchas niñas están muriendo en Somalia.

Hawaya tiene 22 años, y es la hija de Sulekha quien, por cierto, se vino a España para evitar que a su otra hija, de ahora 13 años, la sometiesen el macabro rito. "Me protegió mi madre. Me hicieron algo de sangre, nada más, para que la gente pensase que ya estaba hecha la ablación. Mi madre habló antes con la matrona, pero había otras dos niñas, muy pequeñas, a las que sí se les practicó. Sangraban y se las llevaron al médico. Estábamos en una habitación, y al lado había otro cuarto. Las niñas teníamos que pasar una a una, por eso no pudieron saber qué me habían hecho exactamente.

¿Qué consecuencias tiene todo esto?

Asha: Aparte de problemas psicológicos, cuando te llega la primera regla es terrible. Más tarde, me casaron con un hombre que nunca había conocido. Ese hombre me abrió y se acostó conmigo la misma noche. Y tuve el dolor más grande que una mujer puede pasar. Era virgen, y ese hombre quería a una mujer virgen. ¿Cómo no iba a ser virgen, si yo no sabía que era el sexo, no tenía sensaciones?

Sulekha: Mi primer embarazo fue muy complicado y no tenía 'feeling' como mujer. Date cuenta que tu marido puede pensar que ya no te gusta o que tienes otra relación.

¿Por qué se practica la ablación en vuestro país?

Asha: Por la necesidad del hombre de dominar a la mujer. Ha existido toda la vida, pero en esta ocasión se ha disfrazado de religión y de cultura. El hombre no quiere que tengas sentimientos, si no que seas un aparato para parir toda la vida.

Sulekha: No es religioso. Los árabes, que son musulmanes, no practican todos la ablación, y si lo hacen es sólo un poco, no como en Somalia, tan cruel.

Hawaya: No es religioso, porque en el Corán no está escrito. Es una tradición que además las mujeres practican a otras mujeres. No sé si es para controlarlas, para que no sean infieles, para que permanezcan vírgenes hasta que se casen, para que no tengan sentimiento alguno...

La ablación está prohibida en España y en buena parte de la UE. Incluso, en muchos países de África, como Gambia o Senegal, pero la realidad es otra. Es una práctica que continúa, y las prohibiciones únicamente han conseguido que se lleve a cabo de forma clandestina, en malas condiciones. En España, si se sospecha que una niña va a viajar a su país de origen para ser sometida a la ablación, las autoridades pueden llegar a quitar la custodia a sus progenitores.

¿Sigue ocurriendo?

Asha: A miles de niñas se les realiza la ablación en países donde está prohibida. Ahora se hace en los lugares más oscuros que te puedas imaginar, más sucios... Y cuando se desangra una niña no van a llevarla al médico por miedo a que metan a alguien en la cárcel. Antes de prohibir hay que enseñar, educar.

¿Cómo luchas contra este maltrato?

Asha: Lo que hago es informar a la gente a través de la ONG ‘Salvar una niña, salvar una generación'. Trabajamos directamente con las mujeres del campo, hablamos con aquellas a las que nos les llegan periódicos, ni la televisión, ni siquiera saben leer... Estamos en el norte de Somalia, en el este de Kenia y esperamos llegar a todas las mujeres.

Un deseo.

Asha: Pediría que algún día la mujer fuese ella misma y tomase las riendas de su vida, que sea su propio conductor.

Sulekha: Un cambio, pero pronto, para terminar con los maltratos de las mujeres de todo el mundo, pero sobre todo las de Somalia, por favor.

P.D.: Escucha esta entrega del programa 'TOLERANCIA CERO', de Radio 5 Todo Noticias, en el que se habla de la ablación y de otros temas como la lapidación de mujeres.

 

 

Publicado el 22 de diciembre de 2009 a las 10:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Patricia Costa

Patricia Costa

Asuntos Pendientes. ¿Cuántos tienes tú? En este blog recogeré mi punto de vista y breves reportajes sobre temas sociales y todo tipo de desigualdades, centrándome especialmente en la mujer.

Nací en Redondela (Pontevedra), en 1981. Soy doctora por la Universidad de Vigo (con la tesis 'El tratamiento de la violencia machista y la lucha por la igualdad en la radio pública. Análisis del programa 'Tolerancia Cero' de Radio 5. Propuesta de modelo'), Master en Radio por la Universidad Complutense de Madrid y licenciada en Publicidad y RR.PP (UVIGO). 

Comencé en Radio Galega, en Deportes, y desde 2007 soy colaboradora de Radio Nacional de España. Actualmente trabajo en los espacios 'Abierto hasta las 2' (Radio 1), 'Tolerancia Cero' y 'Tendencias', ambos en Radio 5. Además, soy redactora del semanario Gente en Madrid desde 2006, en este momento cubriendo la información relativa a la capital.

En 2009 gané el premio Carmen Goes de Periodismo en la modalidad de Radio por un reportaje sobre la ablación que podéis escuchar en este programa de Tolerancia Cero.

Y en junio de 2013 el XV Premio Tiflos de Periodismo de la ONCE en la modalidad de radio por un reportaje sobre los recortes en la universidad.

Por otro lado, la Academia de la Radio otorgó a 'Tolerancia Cero' el premio Teresa de Escoriaza en febrero de 2014.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD