jueves, 27 de junio de 2019 07:14 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Patricia Costa

Asuntos pendientes

Juan Pedro, trabajador de La Princesa: "Es un momento de cautela"

Archivado en: sanidad, recortes, hospital la princesa, madrid, mayores, firmas, lasquetty

Convencidos del punto de inflexión que supuso la entrega de 368.000 firmas en el registro de la Consejería de Sanidad el pasado 19 de noviembre, los trabajadores del Hospital Universitario de La Princesa recogen con optimismo pero con precaución el acuerdo alcanzado con Lasquetty para compatibilizar la especialización en mayores con el resto de servicios del centro.

"Es un momento de cautela, al menos hasta que veamos todo refrendado en los presupuestos", advierte Juan Pedro Iglesias, trabajador del Laboratorio desde 1996. El pasado miércoles, el consejero avanzaba que La Princesa mantendrá la atención a su población de referencia, que supera las 300.000 personas, tanto en urgencias como en consulta. Actividad a la que se sumará la especialización en mayores a través de 29 programas específicos, algunos de los cuales ya estaban en marcha, según Iglesias.

A través del acuerdo alcanzado, informó Lasquetty, el Ejecutivo pretende ahorrar 20,6 millones de euros en 2013 con una gestión más eficiente de los recursos, que no afectará en principio a la configuración de la plantilla, y con un plan que reforzará su alto nivel, universitario e investigador. "El Hospital de la Princesa ni se cierra, ni se desmantela sino que mejora", sentenció.

En lo que se refiere a la atención a mayores, Carmen Suárez, responsable del Servicio de Medicina Interna, especificó que contemplará las secuelas derivadas de la fractura de cadera o la cirugía de columna, entre otros aspectos.

Sin embargo, y a pesar de las declaraciones del consejero, Juan Pedro desconfía "de lo que pueda pasar a partir de diciembre con los contratos eventuales". De lo que no hay duda es que "es un acuerdo positivo, porque hay voluntad de solucionar un problema, pero habrá que ver como nos afectarán el resto de las cosas, como el plan de ordenación de laboratorios. Esto no se ha acabado", concluye.

Publicado el 23 de noviembre de 2012 a las 09:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Vecinos, pacientes y personal defienden 160 años de historia

Archivado en: sanidad, recortes, hospital la princesa, madrid, mayores

imagen

Cada dos meses y desde hace más de un año, Aitor visita el Hospital de la Princesa para comprobar que sus índices tumorales son normales. "Me operé de un tumor y recibí quimioterapia durante dos meses. Después de algo así, no es agradable empezar de cero, ir a otro hospital, conocer de nuevo a todo el mundo...". Aitor será uno de los afectados por la futura conversión del hospital en un centro especializado en patologías de personas mayores, y uno de los muchos pacientes que el pasado martes participó en una de las manifestaciones en señal de protesta.

En ella nos encontramos también a vecinos, médicos, enfermeras y a auxiliares como Silvia, con ocho años de trayectoria laboral en un hospital que cuenta con 160 años de historia. "Me parece algo precipitado e injusto. De los cuarenta servicios que existen, se eliminarán Cardiología, Cirugía Cardiaca, Hematología, Neurología y Neurocirugía, Cirugía Torácica, la UCI, Maxilofacial, los laboratorios de Anatomía Patológica, Inmunología y Hematología. Además, pretenden llevarse el Instituto de Investigación y terminar también con Urgencias", explica.

En este último servicio trabajan como médicos Mariano y Natalia desde hace más una década. "Atendemos diariamente unas 250 urgencias y, además de abarcar Prosperidad, Chamartín y Salamanca, somos hospital de referencia para otras 900.000 personas en el Corredor del Henares, en Neurocirugía, Neurología, Cardiología y Cirugía Cardiaca y Torácica", aclara. Tanto para él como para Andrés, contratado como médico de Urgencias desde mayo después de realizar su residencia de cuatro años en La Princesa, "especializar este centro en mayores significa discriminar a los pacientes por su edad, prestándoles una atención con menos medios. Además, todo esto supondrá un trastorno para el paciente, que tendrá que movilizarse a hospitales lejanos", recuerda Andrés.

300.000 derivaciones

Otra de las consecuencias, siguiendo ahora a María, enfermera en este hospital desde hace once años, en Diálisis, será que "todos los pacientes se derivarán a centros ya sobrecargados, como son el Gregorio Marañón y el Clínico San Carlos. Hay que mantener este hospital, porque tiene mucha historia y porque aquí se ha invertido mucho dinero, es toda una referencia". "Hablamos de más de 300.000 pacientes que serán derivados", subraya Trini, también enfermera con 20 años de experiencia.
Con andador, pero con mucha energía, se acerca a la manifestación Ángeles, operada del corazón. "Mira como vengo, tengo hasta a una persona que me cuida, pero es que esto es un despropósito".

González: "No se trata de hacer un geriátrico"

Trabajadores del Hospital La Princesa comenzaron su encierro el 2 de noviembre para pedir explicaciones al director General de Hospitales, Antonio Burgueño. A mitad de semana, la Junta de Centro se mostraba "moderadamente optimista" ante sus posibilidades de seguir siendo un hospital general tras su reunión con el consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty. Por su parte, el presidente de la Comunidad, Ignacio González,  aclaró el lunes que la conversión de La Princesa en un centro especializado en mayores no supondrá despidos y que la investigación se trasladará a otros lugares. "No se trata de hacer un geriátrico, ni un hospital de larga estancia", indicó.

"Atendiendo a mayores de 75 y sin urgencias, no se aprende"

Personal de otros hospitales, como el del Henares, La Paz o Puerta de Hierro,  se sumaron a las movilizaciones de la pasada semana, entre ellos, muchos estudiantes de la Universidad Autónoma, preocupados por su futuro. "No nos han dicho si nos mandarán o no a otro centro. Lo que está claro es que atendiendo sólo a mayores de 75 años y sin urgencias, no se aprende", explica Celia, que cursa quinto de carrera y que lleva tres años en La Princesa.

Publicado el 9 de noviembre de 2012 a las 08:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

"De la familia tenemos pocas visitas. Siento decirlo, pero es así"

Archivado en: mayores, amigos de los mayores, ONG, voluntariado, madrid

imagen

"Cuando estás sola se echa en falta a amigos, a familia, pero no puedes decirles que te visiten a la fuerza, aunque te duela. Sólo les puedes preguntar, ¿cuándo vienes?". Esta es la realidad de Carmen, una mujer de 90 años que cada semana recibe a Rosa, voluntaria. "Cuando viene paseamos, vemos la tele, le canto, rezo...", señala mientras aguardamos su llegada. Como Carmen, más de 140.000 mayores viven sin compañía alguna en Madrid, sin nadie con quien hablar, a quien tocar, a quien escuchar. Descubren entonces la dura melancolía, la ausencia.

Paliarla es el principal objetivo de Amigos de los Mayores, una organización de voluntariado que atiende a más de 200 personas en los 21 distritos madrileños, la mayoría en su propio domicilio y no en residencias. Los acompañantes, el 70% mujeres, suelen ser jóvenes estudiantes de entre 18 y 25 años, o jubiladas a partir de 50 ó 60, como Karen, que colabora desde hace un lustro. "Cada jueves nos trasladamos a la Residencia Goya y allí estamos de once a una. Solemos ir andando a la plaza de Dalí y si hace bueno tomamos un café en una terraza", explica.

A su lado, atento, permanece Lorenzo (79), que vive en la residencia desde hace siete años. "Estoy deseando que vengan para que me saquen a pasear, aunque con el cariño que me dan es suficiente", apunta sonriente y con voz temblorosa. "Según las necesidades de cada uno hacemos una cosa u otra. A veces Lorenzo necesita recargar el móvil, otro día Guillermina quiere comprar sellos para escribirle a su familia en EEUU...".

Esta última me presenta a María, voluntaria de Amigos de los Mayores desde hace tres años. "Nos esperan como agua de mayo y a nosotras no nos cuesta nada. Son dos horas de tu semana y nos enriquecemos mucho", confiesa mientras Guillermina asiente. "Recibo a amigos, pero mi familia se ha ido toda a EEUU", aclara esta mujer (85), residente desde hace dos. Su caso se parece al de Cecilia (89), que cada semana intercambia historias con Ana, voluntaria de 30 años. "He tenido tres hijos. No les veo, aunque todos los días me llaman". "De la familia tenemos pocas visitas, siento decirlo, pero es así. Para mí esto ya no son los Amigos de los Mayores, sino la familia que atiende a los mayores", interrumpe Luisa (83). "Son los que nos dan vida, no tienen precio", continúa. "Sin estas personas estaríamos más decaídas", subraya su hermana Faustina, también octogenaria.

Mercedes Villegas, vinculada al colectivo desde el inicio, afirma que gracias a la labor de estos voluntarios hay más mayores acompañados en Madrid, pero anima a que más interesados se unan para reducir la lista de espera. Al margen de este acompañamiento semanal, desarrollan también un programa, 'Encuentros en el barrio', que consiste en organizar tertulias y otros eventos con mayores que se encuentran solos pero que viven en la misma calle, para ponerlos así en contacto entre ellos y con los voluntarios. "Hoy no hay familia, aunque tengo mucha. No es como antes, que iban a visitarte. Ahora tengo que llamar yo por teléfono", concluye Carmen. Ella ya ha probado la soledad.

Publicado el 28 de septiembre de 2012 a las 11:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Patricia Costa

Patricia Costa

Asuntos Pendientes. ¿Cuántos tienes tú? En este blog recogeré mi punto de vista y breves reportajes sobre temas sociales y todo tipo de desigualdades, centrándome especialmente en la mujer.

Nací en Redondela (Pontevedra), en 1981. Soy doctora por la Universidad de Vigo (con la tesis 'El tratamiento de la violencia machista y la lucha por la igualdad en la radio pública. Análisis del programa 'Tolerancia Cero' de Radio 5. Propuesta de modelo'), Master en Radio por la Universidad Complutense de Madrid y licenciada en Publicidad y RR.PP (UVIGO). 

Comencé en Radio Galega, en Deportes, y desde 2007 soy colaboradora de Radio Nacional de España. Actualmente trabajo en los espacios 'Abierto hasta las 2' (Radio 1), 'Tolerancia Cero' y 'Tendencias', ambos en Radio 5. Además, soy redactora del semanario Gente en Madrid desde 2006, en este momento cubriendo la información relativa a la capital.

En 2009 gané el premio Carmen Goes de Periodismo en la modalidad de Radio por un reportaje sobre la ablación que podéis escuchar en este programa de Tolerancia Cero.

Y en junio de 2013 el XV Premio Tiflos de Periodismo de la ONCE en la modalidad de radio por un reportaje sobre los recortes en la universidad.

Por otro lado, la Academia de la Radio otorgó a 'Tolerancia Cero' el premio Teresa de Escoriaza en febrero de 2014.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD