miércoles, 26 de junio de 2019 15:32 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Patricia Costa

Asuntos pendientes

José María Caro (desahuciado): "A mis maletas les enseño todo Madrid"

Archivado en: pobreza, EAPN, asociacion realidades, desahucios, hipotecas, chamartin, fuencarral, vaguada, igualdad

Sus maletas permanecen aparcadas -y completamente llenas-desde hace unas tres semanas. No en el vestíbulo de su casa, ni en el pasillo, ni en su habitación. Están en la calle, al raso. "Les estoy enseñando Madrid", bromea. José María Caro, alias 'el Barbas', recorre ahora el Barrio del Pilar, especialmente el parque de La Vaguada, tras su reciente desahucio. "Me estoy comiendo todo el agua y el frío. Durante un año viví con más gente en un piso, pero el banco nos puso de patitas en la calle. Nos quedamos todos en el paro y no se podía pagar la hipoteca", explica.

Como Chema, otros doce millones y medio de personas se encuentran en riesgo de exclusión en nuestro país, es decir, uno de cada cuatro españoles vive una situación de máxima pobreza. Algo que se percibe en su nuevo hogar: la ciudad. "Los albergues están repletos, y los comedores sociales. Las familias ocupan pisos vacíos, Cáritas y el Banco de Alimentos están sobrepasados... Antes, te encontrabas a gente que normalmente está en la calle, ahora ves hasta a familias con niños de 12 ó 13 años que se meten en los soportales", indica, citando "los bajos de Azca" como el lugar más concurrido. "Hay varias asociaciones que van por la noche a llevar bebida y comida caliente. También pegada al Bernabéu está la iglesia de los Sagrados Corazones, donde los lunes y los jueves te dan bocadillos, caldo, café...".

A sus 55 años, José María, ex vecino de Vallecas y de San Juan de Dios (Chamartín), donde se empadronó tras trabajar como jardinero en el hospital de San Rafael, vivió sin techo anteriormente durante unos cuatro o cinco años en total, recorriendo los alrededores del estadio blanco, Arganzuela, Matadero... "Ocurrió todo tras perder mi trabajo en un restaurante de Lérida. Me vine a Madrid, pero con la edad que tengo, ni me miran".

ASISTENCIA DE 'REALIDADES'
Entre sus recursos actuales nombra el comedor social Hijas de la Caridad, en General Martínez Campos. Más al sur, en Vallecas, funciona el comedor de referencia de Antonio Muñoz, de 60 años, que vivó en Preciados durante nueve meses hace unos seis años. "Fue muy duro", recuerda, "pero ahora no me encuentro en la calle. Vivo en una situación mediocre desde que vine de Zaragoza a buscar trabajo, ahora en una habitación por la que pago 300 euros", comenta, sin perder nunca el lado positivo. "De momento he asomado la cabeza gracias a la Asociación Realidades. A ver el día de mañana si salgo a flote".

Este mismo colectivo, que trabaja desde hace veinte años con las personas sin hogar, presta asistencia social a José María. "Estoy haciendo los trámites para poder tener un techo, y entonces me podré mover de otra manera. Lo que hacen aquí es subirme la moral y eso es muy importante", confiesa Caro. La asociación pertenece a la red de EAPN Madrid (Red madrileña de lucha contra la pobreza y la exclusión social), que acaba de recibir 6.686 kilos de ropa y calzado del centro comercial La Vaguada, y que a su vez forma parte de Alianza contra la Pobreza.

CAMPAÑA DE EAPN
Con motivo del Día Mundial para la Erradicación de la Pobreza, conmemorado recientemente, EAPN ha lanzado la campaña '¿Encuentras las diferencias?'. Gabriela Jorquera, coordinadora de la institución en la capital, explica que se dirige "a mostrar que las personas en riesgo son las mismas que las del resto de la sociedad, sólo que han tenido unas circunstancias más difíciles. El riesgo de estar en una mala situación es ahora más cercano para todos, por lo tanto aprovechamos para concienciar". Con el inicio de la crisis, cada año aumentan en cerca de un millón las personas en riesgo de exclusión. El dato llamativo es que el 15,7% trabaja, pero no gana suficiente. En otras palabras, la realidad ha dejado de ser ajena. Más información en Encuentralasdiferencias.org.

 

Publicado el 26 de octubre de 2012 a las 10:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Encarna, criadora de cabras en peligro de extinción: "Me falta agua, pastos, y gano sólo 1.200 euros al mes"

Archivado en: cabras, mujer rural, hambre, pobreza, navas del rey, madrid, mujer

imagen

07:00 horas. Navas de Rey. Encarna, de 41 años y madre de cuatro hijos (de 21, 20, 18 y 8 años), empieza su día, una jornada que se repite de lunes a viernes, los 365 días del año, sin descanso, sin puentes, sin festivos, sin vacaciones. Por delante quedan 400 cabras a las que ordeñar, con la ayuda de dos de sus vástagos.

La vida de Encarna y la de su familia depende de estos animales, y de los pastos y el agua necesarios para mantenerles. Pero, poco a poco, la tierra responde y los recursos escasean, aunque nos encontremos a sólo unos 52 kilómetros de Madrid, y no en un país en vías de desarrollo.

Cada vez se le hace más difícil sacar adelante un negocio con el que apenas llega a los mil euros mensuales, con demasiado sacrificio y dedicación. Aún así, y a pesar de la escasa formación de la que dispone, su vocación por este trabajo, por la naturaleza, por los animales, le prohíbe cambiar de gremio. Estamos hablando de la empresa familiar, de un oficio que conoce desde los nueve años, "cuando empezaba a ordeñar a mano con mis padres. Luego iba a la escuela. Y desde que me casé, hace ya 22 años, así es mi vida", explica Encarna.

Haciendo cuentas

"Gano muy poquito, unos 1.200 euros al mes, por ahí, porque hay que pagar pienso, pastos, medicinas... Las tres personas que estamos aquí no cobramos más de 400 euros cada uno", me comenta.

Comprensible, teniendo en cuenta que le pagan 35 céntimos por litro de leche, y debe pagar el pienso a 24. Y luego añadir alfalfa, paja para los animales...

Solamente para sostener la maquinaria, la ordeñadora, "se gastan unos 600 litros de gasoil al mes, lo que supone unos 450 o 500 euros mensuales".

Y hay más. Cada día los animales comen 400 kilos de pienso, "que cuestan unos 2.000 euros al mes". También están las medicinas, el detergente necesario para limpiar la ordeñadora, "cuando llamamos a la máquina para sacar el estiércol, el alquiler de los pastos, que son 4.000 euros al año...".

Mientras charla conmigo, cura la herida a una de las cabras, echándole un spray azul, y me confiesa que también hace de veterinaria, asistiendo incluso a los animales en los partos, para ahorrar y evitar la llamada al profesional. Tampoco le importa levantar los 40 kilos que pesa cada saco de pienso.

Seguimos ordeñando, en tandadas de 24 cabras. La leche que recoge cada una de las ocho tetinas se va a un tanque que está en el exterior de la granja y que enfría la leche que va saliendo. Una cisterna la recoge cada día, porque Encarna forma parte de una cooperativa que luego le vende la materia prima a una empresa para fabricar quesos y otros productos lácteos.

Cabras en peligro de extinción, falta de agua y pastos

Sus cabras, de la raza del Guadarrama, están en peligro de extinción "porque aquí no se gana lo que se tiene que ganar y la gente las ha quitado y han quedado muy poquitas", afirma Encarna. "Parece mentira, porque ahora es todo más fácil. Cuando era joven hacíamos todo a mano, y había que bajar la leche al pueblo en cántaros, en los caballos, para entregársela a los lecheros. Lo malo es que ahora no hay ni agua, no hay embalses, me falta agua para el ganado, y en verano tengo que traerla, hasta 5.000 litros, de junio a casi octubre". También le faltan pastos.

Las ventajas del "yo me lo guiso, yo me lo como"

Terminamos, friega la ordeñadora, son las 11:10, hemos ordeñado a 400 cabras, le hemos echado de comer a los cerdos y nos subimos al cerro para supervisar a las cabras, que están pastando. Se fuma el cigarro en su particular hora del bocadillo, y me confiesa que "la tranquilidad y que nadie me manda", son los aspectos que más valora de su profesión.

Cabrera y ama de casa

Nos vamos a casa, y me invita a café y chorizo. Antes de ducharse y mientras lo hacen sus hijos, aprovecha los segundos, vaciando el lavavajillas, arreglando la cocina... Aquí está su otra realidad, levantar un hogar.

Bajamos al pueblo, dejamos a uno de los hijos en el médico y hacemos la compra en la tienda de Conchi: dos barras de pan, tomate frito, donuts, Coca-Cola y espaghetis, por unos 7 euros. "Ya lo ves cómo está la vida de cara. Y luego la leche no vale nada", bromea con Juanito, el tendero. Pasamos por la carnicería donde despacha su hijo de 18 años, el único que en estos momentos no le ayuda con las cabras.

Volvemos a la cocina, hacemos la comida, subimos a uno de los hijos a la finca y recogemos a la niña en el colegio. Comemos, fregamos los platos y aquí no termina todo. Por delante queda una tarde repleta de tareas domésticas: lavadora, plancha... Son las 15:15. A esta hora recibimos la llamada de uno de los hijos y acudimos en su ayuda para cruzar a las cabras en la 501, que se han escapado de la finca.

Más tarde, a las 20:10, nos trasladamos de nuevo a la ordeñadora, "para apartarlas, echarles el pienso y cerrar a las chivas. Luego, nos iremos a casa a hacer la cena", dice Encarna. El esperado final llega. Son las 21.40. "No estoy cansada porque estoy acostumbrada. Es más, me iría de juerga ahora mismo", exclama entre risas.

"¿Te quedarías con este trabajo?", le pregunto. "Sí, sinceramente, sí. Me gusta estar en el campo, tranquila, cuidar a los animales, estar con mis hijos...". Respuesta admirable, allá donde las haya. Y la entiendo. Porque pasar el día con ella me ha traído el recuerdo de muchos fines de semana en Galicia, en A Manchica (Ourense), en la granja de vacas de mi abuela y de mi tía Lourdes, dando de comer a los animales, viendo como algunos de ellos venían al mundo... Luego recuerdo también el momento en el que todo eso se acabó, con la crisis de precios de la leche.

También -no lo puedo evitar- me vienen a la mente otros miles de mujeres que se dedican a producir alimentos en el mundo, y que ahora se mueren de hambre porque nadie les ha explicado que es la sostenibilidad ambiental, porque no cuidamos la tierra. De los más de mil millones de pobres que hay en el planeta, el 70% son mujeres. Recibimos salarios menores que el hombre desempeñando el mismo trabajo, y en nuestra propiedad se encuentra tan sólo el 1% de la tierra. Pero nos erigimos como las principales productoras de alimentos, llegando incluso a porcentajes del 70-80% en lugares como África subsahariana, el 65% en Asia, o el 45% en América Latina.

Asunto pendiente: Erradicar la pobreza extrema, el hambre, y garantizar la sostenibilidad ambiental.

Publicado el 27 de mayo de 2010 a las 13:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

La crisis se lleva por delante el hambre y la pobreza

Archivado en: pobreza, hambre, manos unidas, desarrollo, crisis

imagen

Hace tan sólo un año, con motivo de la conmemoración, el 16 y 17 de octubre, de los Días de la Alimentación y la Erradicación de la Pobreza, Manos Unidas nos contaba que:

• El incremento de los precios había aumentado la cifra de hambrientos en más de 75 millones, hasta alcanzar los 923 millones de personas.
• El número de pobres llegaba a los 1.400 millones.

Ahora, doce meses después, comprobamos las terribles consecuencias de una crisis económica que, como siempre, se ceba con los más desfavorecidos.

La cifra global de hambrientos aumentó en 105 millones de personas, hasta los 1.020 millones. Esto quiere decir que ni más ni menos que una sexta parte de la humanidad pasa hambre, y una buena parte corre peligro de muerte.
Viven en condiciones de pobreza extrema de 55 a 90 millones de personas más de lo previsto antes de la crisis. La cifra total se acerca a los 1.500 millones de personas.

Pero, ¿Por qué nadie hace nada?. Según Manos Unidas, reducir el número de hambrientos a la mitad exigiría unas inversiones en agricultura de 30.000 millones de dólares anuales. Una cifra pequeña comparada con los 1,46 billones de dólares dedicados a comprar armas en 2008. Las ayudas al desarrollo disminuyen, pero los gastos en armamento aumentan en un 4%. ¿Alguien lo entiende?

P.D.: Del 16 al 18 de octubre se desarrollarán una serie de manifestaciones bajo el lema "Rebélate contra la pobreza".

 

 

Publicado el 15 de octubre de 2009 a las 12:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Patricia Costa

Patricia Costa

Asuntos Pendientes. ¿Cuántos tienes tú? En este blog recogeré mi punto de vista y breves reportajes sobre temas sociales y todo tipo de desigualdades, centrándome especialmente en la mujer.

Nací en Redondela (Pontevedra), en 1981. Soy doctora por la Universidad de Vigo (con la tesis 'El tratamiento de la violencia machista y la lucha por la igualdad en la radio pública. Análisis del programa 'Tolerancia Cero' de Radio 5. Propuesta de modelo'), Master en Radio por la Universidad Complutense de Madrid y licenciada en Publicidad y RR.PP (UVIGO). 

Comencé en Radio Galega, en Deportes, y desde 2007 soy colaboradora de Radio Nacional de España. Actualmente trabajo en los espacios 'Abierto hasta las 2' (Radio 1), 'Tolerancia Cero' y 'Tendencias', ambos en Radio 5. Además, soy redactora del semanario Gente en Madrid desde 2006, en este momento cubriendo la información relativa a la capital.

En 2009 gané el premio Carmen Goes de Periodismo en la modalidad de Radio por un reportaje sobre la ablación que podéis escuchar en este programa de Tolerancia Cero.

Y en junio de 2013 el XV Premio Tiflos de Periodismo de la ONCE en la modalidad de radio por un reportaje sobre los recortes en la universidad.

Por otro lado, la Academia de la Radio otorgó a 'Tolerancia Cero' el premio Teresa de Escoriaza en febrero de 2014.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD