domingo, 25 de agosto de 2019 10:13 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Patricia Costa

Asuntos pendientes

"¿Miedo a esta profesión? Más miedo da el toro, ¿no?"

Archivado en: toros, mujer, escuela marcial lalanda, igualdad

imagen

Quédense con este nombre: Cristina Regueira. Con todo el respeto hacia Alejandro Talavante y compañía, quizás esta fuenlabreña de 16 años protagonice en breve el cartel taurino de San Isidro, llenando el vacío femenino de los últimos tiempos. De momento, es la única alumna en la Escuela de Tauromaquia de Madrid 'Marcial Lalanda', y comparte clases con veinte compañeros.

Entramos en su nave, en Batán, donde desfilan capotes y carretones bajo las indicaciones del ex matador José Luis Bote, que la corrige: "Levanta la mano al final, Cristina. Intenta torear por abajo, por ahí es por donde se somete al toro". Bote es uno de sus maestros, junto a Faiqui, con quien ya ha trabajado esta tarde, y bajo la lluvia. "Todos los que vienen son chicos, aunque antes (la escuela se creó en 1976) siempre había tres o cuatro chicas en la clase. Desde hace unos cinco años para acá, nada de nada", explica el ex banderillero.

Sin embargo, por la 'Marcial Lalanda' han pasado desde Cristina Sánchez a Ana Infante, dos de las referencias para nuestra joven promesa. "Son casi un espejo, y pienso que si ellas lo han conseguido, yo también podré hacerlo". Como ven, seguridad no le falta, pasión, mucho menos. "Llega un momento en el que, desde el tendido, lo único que quieres es estar ahí abajo. Lo más bonito de esta profesión es ese sentimiento que tienes por dentro toreando, lo sacas todo, te desahogas", confiesa.

"Mírala, ahora Cristina está mostrando un toreo sobre piernas para llevar el toro al caballo, junto a su compañero", me indica Bote en medio del jaleo de la clase. Aquí, ella es una más. "Siempre es bonito ver a una mujer torear y cumplir sus sueños. Me gustaría competir con mujeres y contra todo el que se vista de torero y luche por lo mismo que yo, sea hombre o mujer", aclara Borja Pereira, alumno de 19 años.

Esa fue también la máxima de Bote, a quien le tocó compartir cartel en su día con Cristina Sánchez. "Ella lo que quería era competir como un torero más. El día que compartimos cartel triunfamos, en San Sebastián de los Reyes, y gracias a ella esto ha sufrido un cambio", recuerda.

Lamentablemente, y escuchando de nuevo a Faiqui, "hay muchos matadores remisos a torear con mujeres, pero aquí a Cristina la tratamos como a uno más, les enseñamos a todo el mundo por igual, a que banderilleen con estética, con arte". Unas lecciones que Cristina recibe desde octubre cuatro veces por semana y durante dos horas diarias, de lunes a jueves, compaginándolas con el primer curso de Bachillerato; unas clases que llevaba dos años pidiendo en casa. "Empezó a decirlo con 7 u 8 años e incluso tenemos un vídeo en el que torea al perro. Su mayor ilusión es ser torera, lo tiene muy claro", comenta su madre, Ana Feijóo.

El reloj marca las ocho y es hora de volver a casa. "No es que tenga ganas de volver, es que no quiero irme", confiesa mientras recoge su capote. "¿Que si me da miedo este mundo de hombres? Más miedo da el toro, ¿no?".

Fotografía: Luis E. Sánchez.

Publicado el 26 de abril de 2013 a las 09:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

El desahucio también es cosa de niños

Archivado en: violencia machista, desahucio, arganzuela, menores

Dos niños de 6 y 9 años han descubierto esta semana un nuevo juego, algo cruel. Consiste en guardar juguetes, libros, y el resto de sus tesoros, en cajas de cartón. "Es la única forma en la que me atrevo a explicarles que nos tenemos que ir, aunque les digo que es por una temporada", explica su madre, Nieves, víctima de maltrato con orden de alejamiento en vigor. Este 22 de febrero (13:00), si no hay cambios, los menores, que en los primeros años de su vida han conocido también de cerca el peligroso juego de la violencia machista, se enfrentarán a su propio desahucio.

La sentencia de divorcio de sus padres les otorgó la vivienda, en Arganzuela, hasta cumplir la mayoría de edad. Sin embargo, los abuelos paternos, propietarios de la misma, reclamaron posteriormente el inmueble y, como consecuencia, el desalojo de sus propios nietos. Finalmente, en junio de 2012, la Audiencia Provincial dejó a un lado la protección de los pequeños para dar prioridad al derecho de los demandantes, siempre según Nieves.

Temiendo que este desalojo se ejecute, la madre busca ya una habitación para los tres a través de Cruz Roja, pagando un máximo de 300 euros. "No tengo recursos, me pagan 137 euros de REMI (Renta Mínima de Inserción), mi ex marido no me pasa la pensión de los niños desde hace años y ya he vendido en el rastro todo lo que me quedaba. Además, en Servicios Sociales y en Cáritas me dicen que no doy el perfil para entrar en una casa de acogida, por mi edad -45 años- y por la de mis hijos", aclara. Mientras tanto, acude cada día a un comedor social para conseguir la cena de los niños, que almuerzan en el comedor escolar pagando 1,20 por cada uno, al ser demandante de la renta mínima.

"No hay justicia. Me siento sola, aunque luchadora, abandonada por Asuntos Sociales y por la Comunidad de Madrid", reclama, mientras piensa qué hacer con los menores este viernes. "En el primer desalojo estuvieron fuera de Madrid, pero permanecerán en la vivienda en este segundo intento, porque son ellos los desahuciados. Sé que será duro, pero tenemos mucho apoyo", avanza.

Mientras los niños corretean por el salón, esquivando paquetes, aparentemente ajenos a la realidad que les ha tocado vivir, Nieves confiesa su verdadera preocupación. "Me pregunto qué secuelas les quedarán de todo lo que han visto, las palizas, los insultos. Van al psicólogo, pero no se expresan, se callan. Esto es lo verdaderamente duro, porque yo olvidaré los golpes con el tiempo". Esperemos que ellos consigan hacer lo mismo con sus recuerdos.

"Me quedé con la cara desfigurada"

Primero fueron los insultos, los empujones. Pero la violencia se agravó cuando Nieves le comunicó su intención de separarse. "Me dio un golpe con el coche y una paliza a los seis meses. Me operaron de un desprendimiento de retina, necesité 89 puntos y me quedé desfigurada. Pero nunca olvidaré la noche en la que me arrinconó y empezó a pegarme sin parar, con mi hija presente, diciéndole que me iba a matar. Vio cosas que no tenía que haber visto".

 

Publicado el 22 de febrero de 2013 a las 09:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Rodajes sin autoría ni continuidad

Archivado en: Holaestáshaciendo1peli, cine, educacion, creación colectiva, marruecos, tanger, abrantes, portugal, madrid

imagen

Sentarse en la butaca y ver una película sin director, es raro. Más extraño resulta aún que un personaje cambie de rostro o de ropa plano a plano, conservando su identidad. Hablamos de 'Hola estás haciendo 1 peli', una experiencia de creación colectiva, una película colectiva abierta al público, que puede participar en el rodaje grabando un plano previamente solicitado en Holaestashaciendo1peli.org (hasta el 31 de enero).

En el proyecto, que se desarrolla entre España, Portugal y Marruecos en esta cuarta edición, intervienen varios adolescentes de la capital, de entre 16 y 18 años, algunos de los cuales estudian en el IES San Isidro (C/Toledo, 39), como Lúa Llavona. Como otros alumnos, ella asistió a un taller de guión el pasado septiembre para formarse y tomar parte en 'Hola estás haciendo 1 peli'. "Ya no eres tú la encargada, sino que todos debemos colaborar, y en la educación falta eso", explica.


Junto a los madrileños, otros adolescentes de Abrantes (una zona rural portuguesa) y de un barrio marginal de Tánger, han elaborado en diferentes fases tanto el guión cinematográfico como el 'storyboard', de forma colectiva y a través de dichas clases. "Cada uno cuenta una pequeña autobiografía. El primer grupo que trabajó el guión fue el de Madrid, luego se lo pasaron a los portugueses y lo terminaron los marroquíes", apunta Marta, involucrada en el proyecto desde sus primeras ediciones. Por otro lado, Portugal ha creado el 'storyboard' del guión escrito por los españoles, Marruecos el redactado en Portugal y España dibujará el elaborado en Tánger.

Finalmente, la película se rueda plano a plano por personas diferentes que sólo conocen el que les ha tocado rodar, no el resto de la historia. Patricia participó, por ejemplo, en la convocatoria de 2010, la primera, que recogió historias de inmigrantes vecinos de Lavapiés. "Lo grabé con una cámara fotográfica básica. Es muy interesante, porque no has visto el resto de la película, ni sabes cuándo va a salir tu plano", confiesa.

"No hay que pensar siempre en las formas dominantes de hacer, tenemos capacidad de hacerlas y también las herramientas necesarias, cualquier móvil , cualquier cámara... De esa manera también se puede hacer una película", concluye Marta. La iniciativa llegará a su fin con el estreno del film en mayo, simultáneamente en los tres países.

 

Publicado el 25 de enero de 2013 a las 09:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Los españoles también se prostituyen

Archivado en: prostitución, explotacion sexual, ayuntamiento de madrid, prostitución masculina, ivan zaro, mario blázquez, cogam, imagina mas

imagen

Se anuncian en Internet, ejercen la profesión de forma provisional y voluntaria, compaginándola con alguna otra, sus clientes son hombres y casi nunca les veremos en la calle. Ni en Desengaño, ni en Montera, Orense... Aguardan en sus domicilios, en pisos o en saunas. Pero están ahí: hombres trabajadores del sexo. Tan sólo nos encontraremos algún porcentaje residual en la Puerta del Sol o en Almirante, un tipo de prostitución de nivel más bajo ligada a magrebíes, rumanos o búlgaros.

En cuanto a la procedencia, según Iván Zaro, coordinador del proyecto de atención a estas personas dentro de la ONG Imagina Más, "el gran grueso siempre ha sido Brasil, pero también Colombia o Venezuela. Les siguen rumanos y búlgaros; alemanes, franceses o italianos en fechas señaladas como Madrid Orgullo; y muchos de África subsahariana". Pero hay el mismo número de brasileños que de españoles, puntualiza Mario Blázquez, técnico de salud y de prevención en COGAM (Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid).

Entre esos españoles se encuentra Aday, un sevillano de 22 años que ejerce en la capital. "Empecé por la crisis, y así llevo tres años", confiesa este enfermero de profesión, que prefiere prostituirse a sufrir la actual precariedad laboral. Y en sus planes a largo plazo no contempla retirarse. "Por ahora seguiré. Tal y como está España, el dinero negro es lo que nos queda", advierte. Hasta agosto, su media de ingresos se situaba en los 4.000 euros mensuales, y ahora, que el nivel -dice- ha bajado un poco, ronda los 3.000. Por servicio cobra unos 100 euros la hora en su piso, 150 más el taxi si se traslada a un hotel.

No hay explotación
Pero insiste, "esto lo hago de forma voluntaria", descartando el hecho de pertenecer a alguna mafia. "No se habla nunca de explotación, aunque hay casos que se han vendido como tal, hace un par de años. Sí puede ser que las situaciones laborales sean desventajosas", señala Blázquez. Aunque los inicios, como el de Aday, pueden venir marcados por la pertenencia a alguna de estas redes, tal y como recuerda. "Yo empecé en una agencia, pero estaba porque quería. En una de ellas, en Granada, el dueño se colocaba de cocaína y un día nos cerró a quince chicos en una habitación, y nos metió papeles ardiendo por debajo de la puerta para asfixiarnos. También es verdad que eso lo he vivido yo".

Como propuesta de futuro, y aquí sí, la reivindicación coincide con la formulada desde la prostitución femenina, unos y otros plantean la regulación y advierten, como Blázquez, que "la mayoría se están yendo a otros países a trabajar, porque hay controles médicos y puedes ejercer en condiciones dignas. Austria es un ejemplo". "Si nos diesen de alta en la seguridad social a todos los que nos dedicamos a ello, la crisis se acabaría en España", concluye Aday.

Blázquez: "La prevalencia del VIH en gais alcanza el 25%, cifra similar a la de estos trabajadores"

Sobre el II Plan contra la Explotación Sexual recién aprobado por el Ayuntamiento, recogiendo la prostitución masculina, Zaro, coordinador en Imagina Más, opina que debería incidir en cuestiones sanitarias, por la vulnerabilidad de estos trabajadores ante el VIH. Según el Centro Sanitario Sandoval de la Comunidad, la prevalencia es del 23% en los trabajadores del sexo, y del 0,3% en las prostitutas.

Sin embargo, Blázquez desvincula el papel activo en la transmisión de esta enfermedad atribuida a estos trabajadores. "Se estima que el 10% de los gais bisexuales están infectados por VIH, y que en las grandes capitales esa cifra puede alcanzar el 25%, mientras que el porcentaje de trabajadores del sexo infectados ronda el 26%". Sobre el consultorio online anunciado por el Consistorio para informar a estos ciudadanos, Zaro opina que "será útil para que conozcan los recursos que existen, dónde hacerse las pruebas de VIH de forma gratuita y anónima, o dónde tratarse cualquier infección de transmisión sexual".

Publicado el 25 de enero de 2013 a las 09:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Historia de España, historia gitana

Archivado en: cultura, gitanos, centro cultural conde duque, radio exterior de españa, radio nacional

imagen

 

Una fotografía de 1858 tomada en algún punto de Granada, "probablemente de las primeras imágenes que reflejan a una familia gitana en España", inicia el recorrido histórico de una cultura todavía marcada por el desconocimiento y la desconsideración. Ponerla en valor y proyectar la influencia que ha tenido, a nivel nacional, en nuestra lengua, en nuestro cine y en otras disciplinas artísticas, son las intenciones incluidas tanto en esta instantánea como en el resto de piezas que recoge la exposición 'Vidas gitanas. Lungo drom' en el Centro Cultural Conde Duque de Madrid (hasta el 20 de enero).

"La historia de esta fotografía, cedida por la Universidad de Navarra, es muy curiosa. Su autor es Napper y pertenece a la colección de un mecenas inglés que en los inicios de la fotografía envió a varios fotógrafos a retratar el mundo, y eso es lo que se llevaron de España", explica Joaquín López, uno de los comisarios de la muestra, junto a Joan Oleaque.

En lo que se refiere a las imágenes contemporáneas, López, director de la revista 'Cuadernos Gitanos' y del programa 'Gitanos. El arte y la cultura romaní' en Radio Exterior de España (junto a Manuel Moraga), subraya el trabajo de Isabel Muñoz y de Cristina García Rodero. "Son dos fotógrafas imprescindibles. A la primera pertenece la imagen titulada 'Maternidad', que ilustra el cartel de la exposición; y de la segunda destacaría la fotografía tomada en la romería de Fregenal de la Sierra (Badajoz), a finales de los 90", puntualiza.

'Vidas gitanas. Lungo drom' incluye, además, vídeos como el que homenajea a Camarón, ofreciendo imágenes inéditas de algunas de sus actuaciones. También objetos etnográficos, cotidianos, elementos interactivos y documentos como el que certifica la llegada de los gitanos a España, en 1425, hasta pragmáticas de expulsiones.


En el marco de la muestra, esta semana se han celebrado las jornadas 'Gitanos. Una nueva mirada', que concluyen este viernes día 18 con la proyección del documental 'Romnia, mujeres gitanas', de Pablo Vega, y un coloquio posterior.

 

Publicado el 18 de enero de 2013 a las 09:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Más derribos en el poblado de Puerta de Hierro

Archivado en: madrid, poblado, puerta de hierro, vivienda, chabolismo, amnistia internacional

imagen

Dos familias, una docena de personas, son, en este momento, los únicos supervivientes en el poblado de Puerta de Hierro tras los últimos desalojos del pasado 20 de noviembre, quedando en pie sólo una vivienda y el lugar de culto. Diecinueve vecinos, las familias de Carmina y Alicia, sufrieron estos derribos dejando sin techo a más de una decena de menores y a una embarazada de siete meses, Yanira, a la que el Samur Social le ofreció cinco días de realojo en albergues, y que al cierre de esta edición permanecía ingresada en el Severo Ochoa de Leganés, tal y como explica Merche, portavoz del núcleo chabolista. También se le arrebató la vivienda a una mujer de unos sesenta años, la propia Carmina, que estos días se someterá a una seria intervención quirúrgica de matriz.

Tras las recientes demoliciones, que se realizaron presuntamente sin notificación oficial de por medio, 54 familias afectadas preparan una denuncia colectiva contra el Ayuntamiento que, tal y como apunta Amnistía Internacional, "sigue incumpliendo sus obligaciones en materia de derecho a la vivienda". La ONG, que el pasado 18 de octubre entregó 75.000 firmas en el Consistorio para frenar los derribos, denuncia que, tras los efectuados la pasada semana, "nuevas familias se ven obligadas a dormir a la intemperie, en furgonetas, entre escombros o a refugiarse en casas de familiares", sin tener acceso a ninguna otra alternativa, más allá de "tres días de alojamiento en un albergue", ofrecidos por el Samur Social. A día de hoy, informa la portavoz del poblado, unas 200 personas, incluidos muchos niños, viven en el asentamiento marginal en furgonetas.

Sobre la situación de Shakira, la niña de seis años, enferma de cáncer y desalojada en verano junto a su familia, ésta reside ahora en el piso de Tetuán de 70 metros que el Ayuntamiento cedió a su abuela Milagros, y donde residen 21 personas más. "Las expectativas son buenas. El tumor se ha reducido", concluye.

Publicado el 30 de noviembre de 2012 a las 11:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Juan Pedro, trabajador de La Princesa: "Es un momento de cautela"

Archivado en: sanidad, recortes, hospital la princesa, madrid, mayores, firmas, lasquetty

Convencidos del punto de inflexión que supuso la entrega de 368.000 firmas en el registro de la Consejería de Sanidad el pasado 19 de noviembre, los trabajadores del Hospital Universitario de La Princesa recogen con optimismo pero con precaución el acuerdo alcanzado con Lasquetty para compatibilizar la especialización en mayores con el resto de servicios del centro.

"Es un momento de cautela, al menos hasta que veamos todo refrendado en los presupuestos", advierte Juan Pedro Iglesias, trabajador del Laboratorio desde 1996. El pasado miércoles, el consejero avanzaba que La Princesa mantendrá la atención a su población de referencia, que supera las 300.000 personas, tanto en urgencias como en consulta. Actividad a la que se sumará la especialización en mayores a través de 29 programas específicos, algunos de los cuales ya estaban en marcha, según Iglesias.

A través del acuerdo alcanzado, informó Lasquetty, el Ejecutivo pretende ahorrar 20,6 millones de euros en 2013 con una gestión más eficiente de los recursos, que no afectará en principio a la configuración de la plantilla, y con un plan que reforzará su alto nivel, universitario e investigador. "El Hospital de la Princesa ni se cierra, ni se desmantela sino que mejora", sentenció.

En lo que se refiere a la atención a mayores, Carmen Suárez, responsable del Servicio de Medicina Interna, especificó que contemplará las secuelas derivadas de la fractura de cadera o la cirugía de columna, entre otros aspectos.

Sin embargo, y a pesar de las declaraciones del consejero, Juan Pedro desconfía "de lo que pueda pasar a partir de diciembre con los contratos eventuales". De lo que no hay duda es que "es un acuerdo positivo, porque hay voluntad de solucionar un problema, pero habrá que ver como nos afectarán el resto de las cosas, como el plan de ordenación de laboratorios. Esto no se ha acabado", concluye.

Publicado el 23 de noviembre de 2012 a las 09:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

José María Caro (desahuciado): "A mis maletas les enseño todo Madrid"

Archivado en: pobreza, EAPN, asociacion realidades, desahucios, hipotecas, chamartin, fuencarral, vaguada, igualdad

Sus maletas permanecen aparcadas -y completamente llenas-desde hace unas tres semanas. No en el vestíbulo de su casa, ni en el pasillo, ni en su habitación. Están en la calle, al raso. "Les estoy enseñando Madrid", bromea. José María Caro, alias 'el Barbas', recorre ahora el Barrio del Pilar, especialmente el parque de La Vaguada, tras su reciente desahucio. "Me estoy comiendo todo el agua y el frío. Durante un año viví con más gente en un piso, pero el banco nos puso de patitas en la calle. Nos quedamos todos en el paro y no se podía pagar la hipoteca", explica.

Como Chema, otros doce millones y medio de personas se encuentran en riesgo de exclusión en nuestro país, es decir, uno de cada cuatro españoles vive una situación de máxima pobreza. Algo que se percibe en su nuevo hogar: la ciudad. "Los albergues están repletos, y los comedores sociales. Las familias ocupan pisos vacíos, Cáritas y el Banco de Alimentos están sobrepasados... Antes, te encontrabas a gente que normalmente está en la calle, ahora ves hasta a familias con niños de 12 ó 13 años que se meten en los soportales", indica, citando "los bajos de Azca" como el lugar más concurrido. "Hay varias asociaciones que van por la noche a llevar bebida y comida caliente. También pegada al Bernabéu está la iglesia de los Sagrados Corazones, donde los lunes y los jueves te dan bocadillos, caldo, café...".

A sus 55 años, José María, ex vecino de Vallecas y de San Juan de Dios (Chamartín), donde se empadronó tras trabajar como jardinero en el hospital de San Rafael, vivió sin techo anteriormente durante unos cuatro o cinco años en total, recorriendo los alrededores del estadio blanco, Arganzuela, Matadero... "Ocurrió todo tras perder mi trabajo en un restaurante de Lérida. Me vine a Madrid, pero con la edad que tengo, ni me miran".

ASISTENCIA DE 'REALIDADES'
Entre sus recursos actuales nombra el comedor social Hijas de la Caridad, en General Martínez Campos. Más al sur, en Vallecas, funciona el comedor de referencia de Antonio Muñoz, de 60 años, que vivó en Preciados durante nueve meses hace unos seis años. "Fue muy duro", recuerda, "pero ahora no me encuentro en la calle. Vivo en una situación mediocre desde que vine de Zaragoza a buscar trabajo, ahora en una habitación por la que pago 300 euros", comenta, sin perder nunca el lado positivo. "De momento he asomado la cabeza gracias a la Asociación Realidades. A ver el día de mañana si salgo a flote".

Este mismo colectivo, que trabaja desde hace veinte años con las personas sin hogar, presta asistencia social a José María. "Estoy haciendo los trámites para poder tener un techo, y entonces me podré mover de otra manera. Lo que hacen aquí es subirme la moral y eso es muy importante", confiesa Caro. La asociación pertenece a la red de EAPN Madrid (Red madrileña de lucha contra la pobreza y la exclusión social), que acaba de recibir 6.686 kilos de ropa y calzado del centro comercial La Vaguada, y que a su vez forma parte de Alianza contra la Pobreza.

CAMPAÑA DE EAPN
Con motivo del Día Mundial para la Erradicación de la Pobreza, conmemorado recientemente, EAPN ha lanzado la campaña '¿Encuentras las diferencias?'. Gabriela Jorquera, coordinadora de la institución en la capital, explica que se dirige "a mostrar que las personas en riesgo son las mismas que las del resto de la sociedad, sólo que han tenido unas circunstancias más difíciles. El riesgo de estar en una mala situación es ahora más cercano para todos, por lo tanto aprovechamos para concienciar". Con el inicio de la crisis, cada año aumentan en cerca de un millón las personas en riesgo de exclusión. El dato llamativo es que el 15,7% trabaja, pero no gana suficiente. En otras palabras, la realidad ha dejado de ser ajena. Más información en Encuentralasdiferencias.org.

 

Publicado el 26 de octubre de 2012 a las 10:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

A la caza del cupón descuento

Archivado en: cuponing, descuentos, planeo, hosteleria, madrid, ocio

imagen

Aunque es un hábito de consumo ampliamente seguido desde hace años en países como EE.UU., el llamado 'couponing' arrasa ahora en España a través de plataformas como Letsbonus, Planeo, Cuponing, Groupon, Offerum o Groupalia, entre muchos otros. Según un estudio reciente de Nielsen, más de 7,4 millones de personas visitan estas páginas en busca de gangas.

En Madrid, concretamente, portales como Planeo -con un millón de usuarios- publican unas 150 ofertas mensuales de negocios ubicados en el centro, en su mayoría, aunque cada vez se incorporan más ofertas de la periferia, de las zonas norte y oeste. Gabriela Uruñuela, responsable de la web en la capital, puntualiza que "el ahorro para el consumidor puede llegar al 70 ó 90%. Los descuentos son muy agresivos". En torno al 30% de las ofertas se corresponden con restaurantes, otro 30% con centros de belleza y estética y un 20% tiene que ver con diferentes actividades lúdicas.

El restaurante mexicano 'La venganza de Malinche', ubicado en la calle Jardines, es uno de los clientes de Planeo. Pegada al teléfono nos encontramos a Erica Bautista, que acaba de confirmar una reserva con cupones de descuento para 16 personas. "Como empresaria, estas plataformas permiten que te conozca un número insospechado de gente en tiempo récord. Como consumidora, te dan la oportunidad de darte un capricho que en condiciones normales no te darías", opina. Este local vende unos 300 menús por campaña, presentándose unos nueve cupones diarios.

Sobre el supuesto estigma existente alrededor de los descuentos, Erica confiesa que la vergüenza comienza a dejarse a un lado. "Ahora hasta te acercan el móvil en la recepción para enseñarte el cupón que tienen guardado. Se está convirtiendo en un modo de vida y hay cada vez más gente que va al cine, al teatro, a cenar... todo a través de descuentos".

David Bastida, cofundador de Cuponing, sostiene, por su parte, que "hemos llevado Internet a establecimientos que no conocían la red, y hemos introducido entre los usuarios la utilización de cupones, popularizando balnearios urbanos y otros servicios que antes el usuario ni se planteaba. O no conocía, por ejemplo, que podía hacer 'paintball', descenso de cañones, kayak o tirarse desde un helicóptero a diez minutos de Madrid".

Aunque la primera oferta que lanzaron, recuerda, fue "un menú degustación en un asiático de luejo", el cine es hoy en día el descuento más perseguido.

 

Publicado el 11 de octubre de 2012 a las 12:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Larga lista de espera en San Fernando

Archivado en: mercado municipal, lavapies, madrid, san fernando, libros, la casqueria, malugu, comercio justo, barrio

Cuarenta personas aguardan, en riguroso orden de lista, para instalar su negocio en el resurgido Mercado de San Fernando, en Lavapiés. Pero, de momento, en su semana de reinauguración, prevista del 10 al 18 de noviembre, participarán los 55 comercios ya establecidos, 20 de ellos estrenados a lo largo de 2012. Al lado de puestos tradicionales como la pollería de Enrique, que funciona desde hace dos décadas, se unen ahora los libros al peso de La Casquería, el comercio justo de Malugú, la comida vegetariana de La Republicana o los arquitectos de PEC (Puesto En Construcción), entre otros.

Además, se busca titular para la pescadería, y se espera la próxima apertura de una tienda de productos griegos en el número 33, aparte de un restaurante de 600 metros cuadrados-para verano de 2013, aunque pendiente de licencias municipales- ubicado en la planta superior, donde antiguamente continuaba el mercado y donde en 2005 se colocó un centro de salud. "En la parte de arriba había puestos más económicos y esta era para los ricos", recuerda Ángela, de 78 años, vecina del barrio.

Sin embargo, esos negocios a los que se refiere, comenzaron a cerrar a finales de los ochenta. Por otro lado, explica Víctor Alonso, gerente del mercado, "en estos años atrás realizamos un proyecto que no pudo ejecutarse por falta de financiación. Una mediana superficie llegó a acuerdos con los comerciantes para que dejasen algunos locales vacíos y así entrar. Luego, estos no quisieron volver". Para ocuparlos de nuevo, reconoce, "dimos toda libertad, y el resultado es la mezcla que ves, perecederos junto a bodegas de vino a granel o cervezas artesanales, puestos que antes no existían". Al margen de su reinauguración y buscando un mayor tráfico de clientes, el mercado colaborará en la iniciativa gastronómica Tapapiés del 17 al 27 de octubre.

Enrique, dueño de la pollería que lleva su nombre, apunta que "los mercados municipales no puden competir en cuestión de horarios, pero sí en calidad de trato. Ahí somos infinitamente mejores". Con él coincide Rita, su clienta, que vive en esta zona de Madrid desde hace trece años. "En el mercado la compra sale mas económica y la atención es diferente". "No cambio a mi carnicero, me corta los filetes finos, para los niños, eso no ocurre en un supermercado", explica Lourdes mientras hace su pedido.

En los nuevos locales nos encontramos a Silvia, voluntaria de Malugú, una asociación de cooperación al desarrollo que vende artesanía procedente de un proyecto llevado a cabo en Ghana. "Hemos abierto aquí porque era más asequible y porque apostamos por volver a la vida de barrio". Las mismas razones da Ana, socia de La Casquería, un comercio que levantó su reja hace hace seis meses para vender al peso libros de segunda mano (10 euros/kilo). "No hay apoyo institucional ni a lo público ni a las iniciativas sociales. Los mercados son la oportunidad ahora de poner a funcionar la cooperación y la economía social, más allá del beneficio económico". Sobre la renovación del mercado, apuesta porque vuelva a funcionar "como una plaza pública, un punto de reunión para que la gente pueda encontrarse".

Publicado el 28 de septiembre de 2012 a las 11:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Patricia Costa

Patricia Costa

Asuntos Pendientes. ¿Cuántos tienes tú? En este blog recogeré mi punto de vista y breves reportajes sobre temas sociales y todo tipo de desigualdades, centrándome especialmente en la mujer.

Nací en Redondela (Pontevedra), en 1981. Soy doctora por la Universidad de Vigo (con la tesis 'El tratamiento de la violencia machista y la lucha por la igualdad en la radio pública. Análisis del programa 'Tolerancia Cero' de Radio 5. Propuesta de modelo'), Master en Radio por la Universidad Complutense de Madrid y licenciada en Publicidad y RR.PP (UVIGO). 

Comencé en Radio Galega, en Deportes, y desde 2007 soy colaboradora de Radio Nacional de España. Actualmente trabajo en los espacios 'Abierto hasta las 2' (Radio 1), 'Tolerancia Cero' y 'Tendencias', ambos en Radio 5. Además, soy redactora del semanario Gente en Madrid desde 2006, en este momento cubriendo la información relativa a la capital.

En 2009 gané el premio Carmen Goes de Periodismo en la modalidad de Radio por un reportaje sobre la ablación que podéis escuchar en este programa de Tolerancia Cero.

Y en junio de 2013 el XV Premio Tiflos de Periodismo de la ONCE en la modalidad de radio por un reportaje sobre los recortes en la universidad.

Por otro lado, la Academia de la Radio otorgó a 'Tolerancia Cero' el premio Teresa de Escoriaza en febrero de 2014.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD