sábado, 6 de junio de 2020 01:41 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Patricia Costa

Asuntos pendientes

"Si multan al cliente nuestra situación será más precaria"

Archivado en: hetaira, APRAMP, prostitución, madrid, explotación sexual, cliente, sancion, villaverde, casa de campo, alcala de henares

Vuelve el eterno debate, cómo frenar una actividad, una profesión, que no es delito en España. Algunos países optan por mejorar las condiciones de aquellas mujeres que deciden voluntariamente vender su cuerpo (que las hay, aunque mafias también y sobre todo), otorgándoles los mismos derechos que a otro trabajador, legalizando los burdeles. Otros, se centran exclusivamente en eliminar la trata, la explotación sexual, aprobando diferentes ordenanzas que pretenden disuadir a clientes y a meretrices mediante sanciones económicas, intentando así erradicar la prostitución callejera. En el aire queda la pregunta de cuál es la mejor opción.

De momento, ciudades como Barcelona, Badajoz, Alicante, Granada o Alcalá de Henares, prohíben a las prostitutas trabajar en la vía pública, multando también a quienes se interesan por sus servicios. Otros lugares como Albacete o Sevilla, sancionan también al cliente.

Madrid, por su parte, estudiará en el próximo Pleno del Ayuntamiento, previsto para el 26 de septiembre, una propuesta conjunta de UPyD y PSOE para poner fin a la prostitución en espacios públicos a través de una Ordenanza de Convivencia. La normativa, que piden esté lista en el primer trimestre de 2013, buscaría castigar únicamente al cliente, punto en el que todos los partidos están de acuerdo. En primer lugar, y atendiendo al planteamiento de la formación magenta, a través de trabajos para la comunidad o cursos de concienciación; y, en segundo lugar, si reincide, mediante sanción económica. Esta propuesta conjunta incluye también un primer punto para solicitar la aprobación del II Plan contra la Explotación Sexual 2012-2016.

Por su parte, la alcaldesa, Ana Botella, declaró esta semana que "cualquier acción que se lleve a efecto contra la prostitución sería mucho más eficaz si existiese una legislación nacional (...) Pero no se puede perseguir a la mujer o al hombre prostituido porque en un 90% de los casos no son libres".
Con ella coincide Rosa Nieto, presidenta de APRAMP (Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención de la Mujer Prostituida ), al señalar que "estamos a favor de la sanción al cliente y de una mayor protección de la víctima". Sin embargo, opina también que "la multa no es la solución, se queda coja. Hay que identificar a la mujer y apoyarla. Además, no podemos hablar de prostitución, sino de trata, que es un delito internacional donde hay muchos menores implicados; y creemos que lo que se recaude de esas multas debería invertirse en la formación de aquellas mujeres que quieran abandonar la prostitución y reinsertarse".

En la otra cara de moneda, Carmen Briz, portavoz de Hetaira, colectivo que defiende los derechos de las trabajadoras del sexo, sostiene que "presentar esa ordenanza es un acto de hipocresía brutal. Al no entrar en contacto con el cliente, ellas serán las únicas perjudicadas, no tendrán ingresos, y lo único que se conseguiría es que trabajen en peores condiciones. Además, si la prostitución no es algo ilícito, no entiendo la condena al cliente, porque si deseamos que no haya prostitución, lo único que necesitan es otro trabajo".

En primera persona habla a GENTE Elena (nombre ficticio), trabajadora del sexo desde hace 10 años en Villaverde, Casa de Campo y Alcalá de Henares, dejando claro que "no queremos molestar ni ser molestadas. Con Álvarez del Manzano se habló de acotar la prostitución en el Cerro Garabitas. Pero ahora no hay diálogo, no tenemos peso, y esa ordenanza lo único que traería sería una situación más precaria para nosotras".

Consciente de su realidad habla Isabel Rodríguez, portavoz de la Asociación de Vecinos del Barrio Universidad, que sufre la prostitución especialmente en calles como Ballesta o Desengaño. "Algunas de esas mujeres no tienen posibilidades laborales, hay que hablar más en serio, la prostitución está en el limbo del marco legal y la ordenanza sólo servirá para recaudar dinero".

Mabel Díaz, presidenta de la AAVV Residencial Resina, opina en cambio que la norma propuesta por UPyD y PSOE "permitiría a la policía luchar contra las mafias, mejorar la convivencia y la reinserción de las meretrices. Pero apostaríamos por multas más contundentes".

 

Publicado el 21 de septiembre de 2012 a las 12:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Prostíbulos al aire libre: ¿Cómo evitar que se practique sexo en la Boquería o en Villaverde?

Archivado en: boquería, prostitución, legislación, barcelona, villaverde, madrid

imagen

Hace no mucho tiempo quedé una tarde con una vecina de Villaverde Alto (Madrid). Se quejaba de la falta de legislación en nuestro país con respecto a la prostitución. En su barrio, cerca de un polígono industrial, las mujeres 'de mala vida' se pasean a sus anchas, ejerciendo su profesión en cualquier esquina, a la vista de niños y mayores, a la vista de todos los que allí residen, familias como la mía o la tuya.

Ella no pedía que se erradicase la profesión más antigua del mundo, ni mucho menos -creía que era una elección laboral como otra cualquiera-, sino que aquellas mujeres pudiesen desempeñar su 'tarea' de forma digna, como lo hacen en muchos otros países, donde tienen Seguridad Social, donde pasan unos controles sanitarios periódicamente, donde ejercen la prostitución en locales, sin molestar a nadie.

Allí no. Allí muchas de las 'meretrices' -las que venden su cuerpo porque quieren, y las que lo hacen de forma obligada- ni siquiera tienen donde vivir y se asean a su manera en plena calle, en las marquesinas de los autobuses, después de cada 'servicio'. En invierno el polígono se llena de improvisadas hogueras a las que se arriman esperando a la clientela. Y si el hombre interesado en sus carnes no las lleva en su coche o a un hotel, el 'trabajo' se desarrolla en plena calle. Y la policía no hace ni puede hacer nada. Faltan leyes, aunque alguna ordenanza municipal ha intentado erradicar el problema a base de cortes de tráfico en la zona a determinadas horas.

Hoy nos escandalizamos por las imágenes que publica El País, con imágenes similares tomadas en la Boquería (Barcelona), una zona donde vecinos y comerciantes piden también poner fin a la prostitución callejera.

La cuestión es que unos y otros no podemos hacer nada hoy por hoy, cuando, paseando por la calle, por nuestras calles, vemos a una prostituta y a su cliente en plena faena, en una esquina, en un portal... Nada importa, sólo ganar dinero y quedarse a gusto.

Algunos piden ahora que se "aumente la vigilancia policial" para poner freno a estas situaciones. Otros se conforman con que "se cierre el mercado -de la Boquería- con vidrio en lugar de vallas para garantizar la seguridad durante la noche".

Al menos, hace años el Ayuntamiento de Barcelona aprobó una ordenanza municipal que obliga a controlar la prostitución y que ha permitido interponer más de dos mil sanciones el año pasado. Pero, ¿realmente ha valido de algo?

Asunto pendiente: Regularizar la prostitución en España y que las prostitutas puedan ejercer su profesión de forma digna.

 

 

Publicado el 1 de septiembre de 2009 a las 18:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Patricia Costa

Patricia Costa

Asuntos Pendientes. ¿Cuántos tienes tú? En este blog recogeré mi punto de vista y breves reportajes sobre temas sociales y todo tipo de desigualdades, centrándome especialmente en la mujer.

Nací en Redondela (Pontevedra), en 1981. Soy doctora por la Universidad de Vigo (con la tesis 'El tratamiento de la violencia machista y la lucha por la igualdad en la radio pública. Análisis del programa 'Tolerancia Cero' de Radio 5. Propuesta de modelo'), Master en Radio por la Universidad Complutense de Madrid y licenciada en Publicidad y RR.PP (UVIGO). 

Comencé en Radio Galega, en Deportes, y desde 2007 soy colaboradora de Radio Nacional de España. Actualmente trabajo en los espacios 'Abierto hasta las 2' (Radio 1), 'Tolerancia Cero' y 'Tendencias', ambos en Radio 5. Además, soy redactora del semanario Gente en Madrid desde 2006, en este momento cubriendo la información relativa a la capital.

En 2009 gané el premio Carmen Goes de Periodismo en la modalidad de Radio por un reportaje sobre la ablación que podéis escuchar en este programa de Tolerancia Cero.

Y en junio de 2013 el XV Premio Tiflos de Periodismo de la ONCE en la modalidad de radio por un reportaje sobre los recortes en la universidad.

Por otro lado, la Academia de la Radio otorgó a 'Tolerancia Cero' el premio Teresa de Escoriaza en febrero de 2014.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD