miércoles, 16 de octubre de 2019 10:39 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Patricia Costa

Asuntos pendientes

Las agresiones de la policía cubana a las Damas de Blanco

Archivado en: damas de blanco, cuba, la habana, agresión, violencia, presos políticos

Esposas y familiares de presos políticos se manifestaban en La Habana. Varias de ellas fueron golpeadas y unas 40 detenidas. Entre las víctimas se encuentra la madre de Orlando Zapata.

"Las golpearon, las arrastraron y se las llevaron por la fuerza a a dos ómnibus que tenían preparados la Policía política que reprimió esta manifestación", cuenta Carlos Serpa Maceira, director de la Unión de Periodistas Libres de Cuba.

200 efectivos se encargaron de disuadirlas, pero con malas maneras, mientras conmemoraban -por tercer día consecutivo- los 7 años de la Primavera Negra, una ola represiva en la que el régimen castrista detuvo a 75 intelectuales y periodistas opositores.

"Cuba acosa y reprime a las Damas de Blanco en su tercera manifestación pacífica", titulan las Damas en su página web.

Además, cuatro disidentes han desaparecido después de ser golpeados por las fuerzas de seguridad cubana durante la marcha de las Damas de Blanco:

Publicado el 18 de marzo de 2010 a las 11:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Vania, mujer rociada con ácido: "No hay ley en Bulgaria para luchar contra este fenómeno y quiero justicia"

Archivado en: violencia de género, igualdad, congreso violencia, miguel lorente, juan fernando lopez aguilar, ue, parlamento europeo, bulgaria, Martín Karbovski

imagen

Después de diez años de relación y dos hijos en común, Vania decidió romper su matrimonio. Él la castigó quemando su belleza, su rostro. Perdió su ojo izquierdo, el cabello, y sus pechos se han deformado. Lo más duro es que el agresor sigue libre y en Bulgaria no existe ninguna ley que condene la violencia de género. Mientras tanto, mientras se gesta una estrategia común en la UE a través de la propuesta española, Vania vive encerrada en casa, aún amenazada.

Una de sus escasas salidas la ha hecho para viajar hasta Bruselas y participar en un Congreso sobre Violencia de Género y en la celebración oficial del Día Internacional de la Mujer. "Estoy buscando ayuda, porque soy una víctima de violencia de género. Mi ex marido me roció con ácido, no hay ley en Bulgaria para luchar contra este fenómeno y quiero justicia", me explica a las puertas del Hemiciclo.

Entre las secuelas que este ataque le ha dejado, destaca la pérdida de su ojo izquierdo -que cubre con un parche- y varias quemaduras en las manos, en la espalda y en otras zonas de su cuerpo. "No llevo una vida normal, vivo encerrada en mi casa, y la culpa es de quien ha cometido este acto. No tengo amigos, no puedo socializarme con otra gente. Es muy duro, pero pelearé", aclara a pesar de su estado físico.

Lo peor de todo es que el agresor sigue libre, le sigue persiguiendo, controlando, y pregunta a todo el mundo dónde vive. Continúan las amenazas y todavía le quiere hacer daño.

Otras 23 mujeres como Vania han sufrido este tipo de violencia en Bulgaria en la última década, pero ella sostiene "que es algo que ocurre más a menudo de lo que pensamos".

"Tengo esperanza todavía y después de venir aquí me he hecho más fuerte para continuar, sacar adelante a mis hijos y recuperar mi vida", me comenta esperanzada.

Miguel Lorente, delegado del Gobierno español para la Violencia de Género, y Juan Fernando López Aguilar, presidente de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior en la UE, charlaron con ella el pasado lunes y le dijeron que "me ayudarán en todo lo que puedan para recuperarme físicamente y para buscar justicia", desvela.

"Me produce una reacción emocional de solidaridad, común a todas las víctimas de violencia de género, pero en este caso matizada por la gravedad e intensidad de la violencia. También impotencia al ver que existen todavía muchos obstáculos y limitaciones en algunos de los países miembros, o de los procedimientos, porque a veces no es tanto la ley como el procedimiento para obtener una respuesta justa", confiesa Lorente agarrándose con optimismo a las propuestas españolas recientemente aprobadas en Bruselas: "lo que hacen estos casos es reforzar la posición de la Presidencia, y ver que además las propuestas que se han hecho van en este sentido, partir de una definición de violencia de género y desarrollar tanto estrategias europeas para avanzar con una referencia común, como el compromiso de los estados miembros a que desarrollen políticas, entre ellas planes específicos para combatir esta lacra. Esto ya no va a evitar la agresión de Vania, pero con esta política común podremos evitar en el futuro que se produzcan estos casos. Lo que no quita para que desde ya estemos en contacto con ella para ayudarla en todo lo que necesite y que se pueda recuperar".

Con Lorente coincide López Aguilar: "el caso de Vania nos está recordando que la violencia es transversal. Desde el punto de vista social recorre todos los estratos de una sociedad desigual, y desde el punto de vista territorial recorre toda Europa. España ha puesto tanto acento en luchar contra el maltrato no porque la padezcamos más, sino porque nos hemos comprometido con valores y con un proyecto politico. El testimonio de Vania pone de manifiesto que en Europa hay todavía mucho terreno que cubrir, hay países en los que la violencia ni está identificada como un delito, como un comportamiento criminal en el Código Penal, no se ha enviado un mensaje de tolerancia cero. En países como Bulgaria o Hungría sigue siendo una modalidad de violencia pasional que ocurre entre las paredes de la vida doméstica, y en la que los poderes politicos no se meten. Es un planteamiento inaceptable a estas alturas. Hace falta una respuesta pública protectora, un mensaje público de tolerancia cero, una respuesta penal frente al agresor, por prevención y por castigo a un comportamiento socialmente inaceptable".

"Hay muchísimo trabajo por hacer.  Europa es un espacio de libre circulación, y al final he escuchado que Vania quiere venir a España. Le daremos la bienvenida porque es ciudadana de UE y puede establecerse en nuestro país, donde cualquier agresor recibirá la respuesta penal y desencadenará una respuesta de protección hacia la víctima que ella merece y que no ha conseguido en Bulgaria".

Martín Karbovski, periodista búlgaro con más de diez años de experiencia en estos temas aclara a uno y a otro que “nuestros estados miembros son diferentes. En mi país se habla de supervivencia, no de campañas (…) La violencia en Bulgaria es completamente diferente, y es uno de los países con peores prácticas. Es algo que no pueden entender los ciudadanos que viven en la Europa más rica y estable. En Bulgaria hay una epidemia que crece con los años y que afecta no sólo a las minorías, sino también a estudiantes, enfermeras, médicos, cajeras de supermercado...".

"En los últimos diez años, 24 mujeres han sido atacadas con ácido en la cara. Después de estos ataques, la mujer sobrevive pero no vive plenamente. También ocurre en otros países como Pakistán, Reino Unido o Rumanía, e incluso se han registrado hombres que han sido víctimas. Se trata de una especie de venganza inaceptable, en ocasiones ordenada por alguien. Es increíble que no haya más eficacia para luchar contra todo esto. Se trata del legado comunista que tenemos. La sociedad lo ve como un problema doméstico, y algo que debe resolverse en el ámbito familiar. No sé hasta qué punto nuestro Estado puede intervenir (...) Se ha hablado incluso de cadena perpetua, pero todo va muy lento. Las instituciones son negligentes", concluye, repitiendo una y otra vez la palabra. Queda claro, Europa nos necesita.

*Información relacionada. Viviane Reding: "No hay justificación, es un crimen".

*Escucha el caso de Vania en el programa Tolerancia Cero, de RNE.

Publicado el 17 de marzo de 2010 a las 13:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Viviane Reding: "No hay justificación, es un crimen"

Archivado en: violencia de genero, parlamento europeo, bruselas, igualdad, dia internacional de la mujer, congreso violencia

imagen

Una quinta o una cuarta parte de las mujeres en la UE han sido víctimas de violencia de género en algún momento de su vida. De ellas, 500.000 han sufrido la ablación o mutilación genital, "un crimen horrible que no podemos aceptar en ningún lugar del mundo". Así de firme se mostró este martes Viviane Reding, vicepresidenta responsable de Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía en la Comisión Europea, durante la celebración oficial del Día Internacional de la Mujer, en el Parlamento Europeo.

"Según los sondeos del Eurobarómetro, todas las mujeres de la UE creen que la violencia de género es la cuestión número uno a resolver", añadió, para anunciar más tarde la puesta en marcha de dos estudios. Uno de ellos analizará la legislación en materia de violencia de género existente en todos los estados miembros, y verá la luz en otoño. Otro girará en torno a las prácticas tradicionales, dañinas y dolorosas relacionadas con el maltrato, unas prácticas a las que ella se niega a llamar cultura."No hay justificación, es un crimen", aclaró.

Bibiana Aído, ministra de Igualdad, repasó las propuestas españolas aprobadas la pasada semana para conseguir la unidad de Europa en esta lucha, "la lucha contra la cultura de la violencia que nos lleva tantos siglos de ventaja". Habló de prevención, asistencia, la creación del Observatorio Europeo, el desarrollo de una campaña de sensibilización, un teléfono común y gratuito de atención (116), y también hizo referencia a la orden de protección europea que pretende proteger a las víctimas allá a donde vayan. En la mesa se sentaron luego Inés Alberdi, directora ejecutiva de UNIFEM (el fondo de las Naciones Unidas para la mujer, dedicado al avance de los derechos de la mujer y la igualdad de género), y Morten Kjaerum, director de la Agencia de Derechos Fundamentales de la UE.

Más tarde llegó el turno para los diferentes parlamentarios nacionales y representantes de los diferentes estados. Al igual que ayer, pudimos reflexionar y profundizar en las diferentes situaciones y problemáticas específicas que afectan a cada territorio, como la mala aplicación de la legislación existente en Suecia, la disminución del nivel educativo en Portugal y sus consecuencias, o la escasa representación femenina en el Parlamento rumano (un 10%), un país que cuenta con un 52% de mujeres.

Sin embargo, el testimonio más impactante fue el de Sinclair, una diputada del Parlamento que intervino para contarnos que el 12 de enero de 2005 seis hombres la tiraron al suelo y la arrastraron dejándole lesiones importantes. Ocurrió en su lugar de trabajo, en Estrasburgo. "Aquí no prediquemos contra otros", reivindicó.

Personalmente, me vuelvo a quedar con la llamada de atención formulada por Martín Karbovski, periodista búlgaro que expuso en el Hemiciclo el caso de Vania, víctima de violencia de género rociada con ácido de la que ya os hablé ayer en este blog y con la que hemos podido hablar unos minutos (que este miércoles compartiré con todos vosotros).

"Se ha hablado incluso de cadena perpetua, pero todo va muy lento", explicó Karbovski refiriéndose a la condena de estos agresores, porque "las instituciones son negligentes", afirmó solicitando a los intérpretes de los 23 idiomas europeos que realizasen la traducción correcta de la palabra. Se puede decir más alto, pero no más claro.

 

Publicado el 16 de marzo de 2010 a las 22:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

"Todo lo dicho en este Congreso está muy alejado de la realidad. Mi pesadilla no ha acabado"

Archivado en: violencia de genero, igualdad, parlamento europeo, bruselas, congreso violencia

imagen

Varios periodistas de todos los países miembros nos reunimos este lunes en el Parlamento Europeo para debatir acerca de la lucha contra la violencia de género, la propuesta española aprobada la pasada semana en Bruselas, y el papel de los medios en la erradicación de esta lacra social.

Hablaron, entre otros, Silvana Koch-Mehrin, vicepresidenta del Parlamento Europeo y presidenta del Grupo de Alto Nivel para la Igualdad de Género y la Diversidad. También Miguel Lorente, delegado del Gobierno para la Violencia de Género; Juan Fernando López Aguilar, como presidente de la Comisión LIBE, que se encarga de los asuntos relacionados con las libertades civiles; y Bibiana Aído, ministra de Igualdad. Sin embargo, y a pesar de toda la información ofrecida acerca de la batalla europea que pretende poner fin al maltrato hacia la mujer, los protagonistas fueron otros.

BULGARIA: EL CASO DE VANIA, ROCIADA CON ÁCIDO

En primer lugar, un periodista búlgaro con una década de experiencia en esta área. Fue el primero en levantar el brazo al llegar el turno de preguntas, y el que nos puso al día acerca de la situación en Bulgaria. Nos expuso el caso de Vania, un caso extremo de ataque machista. Esta mujer fue rociada con ácido por su ex marido, al que sólo le ha tocado pagar una simple multa de 250 euros, por haber cometido un delito menor. Ella, que vive en un pequeño pueblo búlgaro, pide justicia desde hace cinco años, mientras su agresor sigue en libertad. Su Gobierno cree que este ‘problema' sólo atañe a ambas familias. Punto y final. Este lunes, Vania acudió al Parlamento para dar a conocer su experiencia y pedir ayuda, aunque pocas palabras pudimos escuchar de su boca. La emoción le pudo. "Todo lo dicho en este Congreso está muy alejado de la realidad y mi pesadilla no ha acabado", dijo. Como ella, muchas mujeres en Bulgaria son atacadas con ácido, una agresión muy frecuente también en otros países como Afganistán. El objetivo no es otro que dejar a la víctima y a su familia fuera de la sociedad. "Mi vida ahora es muy dura", concluyó.

HUNGRÍA: MATAR A UNA MUJER NO ES DELITO

Otra periodista y trabajadora en un teléfono de atención a maltratadas, en este caso de Hungría, también quiso acercarnos la realidad de su país, que no dispone de un concepto jurídico de violencia de género, es decir, no se considera un delito.

ALEMANIA Y FRANCIA: REFLEXIÓN Y AYUDA AL MALTRATADOR

Pero, sin duda, la ponencia más interesante nos la ofreció Chantal Louis, editora de EMMA, una publicación alemana especialista en temas de mujer. Sobre la mesa colocó la necesidad de que los maltratadores reflexionen y analicen el porqué de sus actos. Lo hizo con varios ejemplos, como el de una casa de acogida francesa para hombres expulsados de sus hogares por haber agredido a sus parejas, individuos que se someten a terapias y a los que se le ayuda en su reinserción. Otro ejemplo fue el de una asesoría, también gala, dirigida a estos individuos.

Más tarde mencionó el ataque ocurrido en una escuela alemana en el que un chico mató a doce estudiantes. Once eran chicas, y no se trata de una casualidad. En su ordenador encontraron material pornográfico violento, pero el fiscal dice que no existe razón alguna para instruir a nadie. Chantal se pregunta entonces, ¿qué ocurriría si en lugar de once mujeres hubiesen asesinado a once turcos? ¿hablaríamos entonces de un ataque xenófobo? ¿por qué no sé introducen estos conceptos en los códigos penales? Por último, la periodista germana habló acerca de un rapero compatriota, ídolo de masas y autor de letras absolutamente sexistas, y pidió el análisis de la cultura juvenil y una categoría política para el sexismo y la misoginia.

ITALIA: CRÍMENES DE HONOR

El día a día en el territorio ‘Berlusconi' nos los presentó Teresa Jiménez-Becerril, miembro de la FEMM, española residente en Italia que sufrió en sus propias carnes el terrorismo de ETA. La banda asesinó a su hermano y a su cuñada hace años. "En este país las mujeres son asesinadas por querer vivir a la Europea", señaló. En Turín, en una familia islamista, un padre mató a su hija por ello y, lo que es peor, su esposa y madre de la víctima defendió al patriarca ante la Justicia, alegando que la fallecida le provocaba".

Definitivamente, tal y como Lorente indicó al comienzo de su exposición, "se ha hecho mucho en la UE, pero no es suficiente". Ahora queda la esperanza de que las propuestas españolas aprobadas la pasada semana en Bruselas lleguen a buen puerto. Europa lo necesita.

Publicado el 15 de marzo de 2010 a las 23:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

‘Cómo terminar con la violencia de género’, una perspectiva europea

Archivado en: violencia de genero, parlamento europeo, igualdad, congreso violencia

Hace sólo unos días, la UE aprobaba la propuesta española para poner fin a esta lacra social. Se comprometía así a poner en marcha un Observatorio Europeo sobre Violencia de Género, activar un número de teléfono único y gratuito para atender a las víctimas, iniciar una campaña común de sensibilización, y contemplar la necesidad de una asistencia social integral de ellas y de los menores expuestos a estas situaciones, entre otras medidas.

Sin lugar a dudas, la coordinación entre los 27 se presenta como una de las claves para erradicar el maltrato hacia la mujer, y la adopción del modelo español parece la estrategia a seguir. Al aprobar las propuestas de nuestro país, la UE ha dado un paso más que importante, pues se trata de la primera vez que se establece una vía común para combatir la violencia de género, una vía, además, que cuenta con la experiencia de nuestro modelo, ya aplicado.

Este lunes y martes, el Parlamento Europeo acoge un Congreso bajo el título ‘How to end violence against women' (‘Cómo terminar con la violencia hacia las mujeres'), una pregunta sin respuesta pero sobre la que queda trabajar muy duro.

Miguel Lorente, delegado del Gobierno para la Violencia de Género, y Juan Fernando López Aguilar, ex ministro de Justicia, participarán esta tarde en el Congreso al lado de las eurodiputadas Carmen Romero y Teresa Jiménez-Becerril, y de la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, entre otros.

Algunas de las preguntas que figurarán sobre la mesa serán: ¿Qué medidas se pueden tomar a nivel europeo para castigar y prevenir la violencia y proteger a las víctimas?
¿Deberían centrarse en modelos ya llevados a la práctica en diferentes países de la UE? Y la que más me interesa: ¿Pueden los medios poner su grano de arena, usar su fuerza para alcanzar este reto?

 

Publicado el 15 de marzo de 2010 a las 10:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

'Sacude a la chica del Bild': Apple censura la aplicación para iPhone del diario alemán

Archivado en: apple, bild, alemania, censura, iPhone, FIPP, violencia de género, machismo, ética

imagen

Una modelo se va quitando la ropa a modo de estreptease cada vez que el usuario agita el teléfono. En esto consiste una aplicación para iPhone del diario alemán 'Bild'. Y Apple no está de acuerdo. La compañía de Steve Jobs ha solicitado a la Federación Internacional de la Prensa Periódica (FIPP) su censura y pide según The Guardian que, por lo menos, se vista con bikini a las modelos que aparecen desnudas en la edición digital del periódico.

Por su parte, la Asociación Alemana de Editores VDZ reclamó a la FIPP que mediase entre 'Bild' y Apple, mientras que el director general de la VDZ, Wolfgang Fuerstner, critica la postura de Apple. Concretamente, opina que "los editores no podemos vender nuestra alma solo por unos míseros peniques de Apple". Donata Hopfen, responsable de la edición digital del medio germano, ha sido la encargada de colocar la guinda al pastel: "Hoy censuran pezones, mañana contenidos editoriales". Tremendo.

Ya el pasado mes de noviembre y por los mismos motivos, Apple censuró otra aplicación para iPhone en el diario alemán 'Stern'. Y yo, personalmente, estoy de acuerdo con la política de Steve Jobs. Independientemente de que unos acepten mejor o peor la censura, está claro que si hoy permitimos que la frase 'Sacude a la chica del Bild' (acompañada de imágenes de mal gusto) encabece la web de un periódico, mañana no podremos quejarnos ante la evolución del machismo y la violencia hacia la mujer. Quizás pueda parecer exagerado y extremista, pero ambas cuestiones están más relacionadas de lo que cualquiera de nosotros pueda pensar. Estas pequeñas cosas son las que al final, sumando y sumando, se convierten en una montaña problemática.

 

Publicado el 11 de marzo de 2010 a las 10:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Síndrome de Alienación Parental: "Si denuncias abusos, estás loca"

Archivado en: SAP, alienación parental, custodia, divorcio, violencia de género, malos tratos, tolerancia, abusos sexuales

imagen

Navegando por la red en busca de información sobre el Síndrome de Alineación Parental, uno puede llegar a la idea de que todos los hombres son víctimas de denuncias falsas vinculadas a abusos o a malos tratos, y que el SAP es una forma de violencia contra ellos por parte de las mujeres.

La asociación nacional de afectados por esta presunta enfermedad (ANASAP), la describe como una "execrable forma de maltrato psíquico a los menores hijos del divorcio". Sin embargo, lo cierto es que este síndrome no existe, y ni siquiera está reconocido por la Organización Mundial de la Salud.

Estamos hablando del proceso a través del cual un progenitor intenta transformar la conciencia de sus hijos mediante distintas vías. La meta no es otra que erradicar el vínculo existente entre el hijo y el otro progenitor, hasta derivar en el rechazo absoluto y hacerse con la guardia y custodia. Sin embargo, el diagnóstico del SAP, exista o no, es utilizado en ocasiones de forma incorrecta.

María tiene 39 años y un niño de 5 que está bajo custodia del padre, denunciado por abusos sexuales. Raquel, de 48, también sufre desde hace 3 años la pérdida de potestad sobre su hijo, de 10. Ambas están divorciadas, en el caso de María por problemas vinculados a la violencia de género, en su día denunciada: "En la sentencia del divorcio se explica claramente que el niño, que en ese momento tenía dos años y medio, pasará un régimen de visitas muy restringido con el padre, consistente en que nunca podrá permanecer sólo con él. Todo ello por los trastornos estables de la personalidad de los que fue diagnosticado el padre: trastorno paranoide, narcisista, compulsivo, dependiente, riesgo de descontrol de los impulsos, ansiedad riesgo medio-alta y personalidad agresiva", explica María. También hablamos con Carmen, su abogada, que tilda el caso de "aberración judicial".

¿Como comenzó todo?

María: Se empezó a llevar al niño en el régimen de visitas y mi hijo comenzó a llegar agrediéndome, insultándome -tan chiquitito como era-, y presentando síntomas físicos como dolores en la zona genital, en el pene, y explicando que jugaba a a meterse debajo del edredón con su padre, que buscaba la colita. Cuando le cambiabas el pañal te preguntaba si 'jodemos', te daba besos con lengua... Todo esto fue puesto en conocimiento del Juzgado de Familia solicitando que se supervisaran las visitas en un punto de encuentro familiar para proteger al niño.

Leer texto completo »

Publicado el 18 de febrero de 2010 a las 12:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

María, ex niña soldado en Colombia: "Intercambiar un fusil por un lápiz es complicado"

Archivado en: colombia, niños soldados, conflictos, igualdad, infancia, derechos, violencia

imagen

Según el informe más reciente, unos 250.000 niños y niñas soldados participan en todos los conflictos armados que existen en el mundo, aunque podría haber muchos más. La República Democrática del Congo, Uganda o Colombia, son algunos de los países donde se producen estos reclutamientos, pero la Coalición Internacional que intenta erradicar esta vulneración de derechos, dice, además, que la práctica se llevaba a cabo en 2007 en al menos 24 países, atendiendo a su último estudio global.

Diferentes acuerdos de paz y programas de desmovilización, han conseguido desde entonces liberar a miles de menores en lugares como Afganistán, Burundi, Costa de Marfil, Liberia, Congo o el Sur de Sudán, pero todavía se siguen robando demasiadas infancias, demasiadas vidas.

Este viernes, en el Día Internacional para acabar con la utilización de niños y niñas soldados, la Coalición Española exige al ejército y a la guerrilla colombiana que pongan fin de una vez por todas a su caza de menores. Hablamos del segundo país con más desplazados internos del mundo, y un 50% de ellos son menores de 18 años, según un comunicado de Coalición. En estos momentos, 11.000 menores podrían tomar parte en actividades militares en Colombia, y la mayoría de ellos lo hacen desde los 12 o 13 años. Un porcentaje muy alto de estos menores está formado por niñas, muchas de las cuales son obligadas a prestar servicios sexuales y a abortar si se quedan embarazadas. María, ex combatiente colombiana, no ha recibido este tipo de maltrato, pero sí ha sufrido muchas otras vulneraciones de sus derechos:

¿Cómo empezó todo y por qué terminaste siendo una niña soldado?

Ingresé con 12 años en un grupo armado por diferentes situaciones que entonces pasaban como el abandono del Estado hacia la poblacion campesina y el maltrato intrafamiliar.

¿Puedes describirme tu día a día como combatiente?

Un día normal transcurría haciendo guardias a las dos de mañana, a las cinco, me levantaba temprano para 'ranchar', que significa levantarse a cocinar para los demás compañeros, para cargar leña, tener el equipaje listo en caso de que tocase marchar o caminar por mucho rato...

¿En qué te convirtieron?

Me convirtieron en un soldado ilegal, en un hombre, sin identificarme como mujer, pero poco a poco he logrado salir y asumir otros roles femeninos.

¿Sufriste abusos sexuales?

No, se viven muchas experiencias de abusos, pero en mi caso no sexuales, aunque sí violentaron otros derechos míos como niña.

¿Cuándo pusiste fin a aquel reclutamiento?

Tomé la decision de abandonar el grupo armado porque no soportaba más el trato que los superiores me daban y no estaba de acuerdo con cosas que nos tocaba hacer. Era una niña y no tenía acceso a ver a mi familia, tenía que tener comportamientos de una persona adulta, asumir y enfrentarse a cosas que a mi edad no eran aptas, y permitir que vulneraran mis derechos como persona. Duré 4 años, me fui a los 16.

¿Cómo es tu vida ahora?

Estudio Trabajo Social, estoy ahora en el quinto semestre, y trabajo para la Fundación Benposta, en el proyecto 'Sembrando vida'. Hemos realizado talleres para compañeras que también se han desmovilizado, centrándonos en la particularidad de mujeres y niñas, para avanzar en la dignificación de su feminidad, para que se valoren, tengan autoestima, y entiendan lo importante de la perspectiva de género en cualquier proceso de reintegracion.

¿Qué secuelas señalarías como consecuencia de tu convivencia con aquel grupo armado?

He perdido mi niñez, la educación la recibe uno en una edad muy corta, hasta los 15 o 16 años. No disfruté de un trato digno, no me he realizado como cualquier otra mujer, no jugué con las muñecas o con otras cosas típicas de mi edad. Intercambiar un fusil por un lápiz ha sido lo complicado, y ver que ahora tus hijos sí pueden hacerlo, sí tienen una educación y una niñez.

¿Qué pedirías?

Pediría que por favor no haya más violencia contra los niños. Se vulneran sus derechos, pero hay muchas personas adultas que han ingresado siendo muy niños, con 10 u 11 años, y que ahora, con 24 o 30 años, aún continúan. Haría una llamada de atención a instituciones y gobiernos para fijarnos en esa parte, y decirles que la vulneración se vive también fuera de los grupos armados, hay mucho niño en la calle sin oportunidades de un hogar digno, una educación... Existe mucha falta de sensibilización de parte del gobierno, y podemos poner un grano de arena a las familias con escasos recursos que necesitan que les ayuden económicamente, impartiendo charlas también para que conozcan el valor que hay que darle a la vida. Una de las causas mayores para ingresar en un grupo armado es el abandono del Gobierno, y la indiferencia tan grande que éste te hace sentir.

*Enlace de interés: www.menoressoldados.org.

Publicado el 12 de febrero de 2010 a las 12:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

'Luchadoras', la candidatura de Benet Román a los Goya

Archivado en: luchadoras, premios goya, cine, cortometraje, Benet Román, méxico, violencia de género, igualdad

Un cortometraje documental sobre la situación de las mujeres en México opta a los premios Goya 2010. Está dirigido por Benet Román y muestra en 13 minutos los problemas a los que se enfrentan cada una de ellas en su día a día. En la cinta, rodada en el Distrito Federal y en Zacatecas, participan mujeres de diferente clase social, desde una gobernadora a una ama de casa víctima de la violencia de género. Pero todas nos acercan la pobreza, la discriminación y la desigualdad existente en territorio mexicano, aparte de la energía y el coraje que mantienen para salir adelante en tan pésimas condiciones vitales.

'Luchadoras', que cuenta con la música de Frank Rudow, también nos enseña la realidad de la emigración a Estados Unidos y la soledad de las mujeres, abandonadas por los hombres que huyen en busca de ese futuro mejor, aunque algunos se quedan en el camino:

Asunto pendiente: Luchar contra la violencia y las desigualdades.

Publicado el 9 de febrero de 2010 a las 14:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Haití: violaciones y abusos en tiempos de conflicto

Archivado en: haiti, reconstruccion, terremoto, campamento feminista, ong, ayuda, cooperacion, violaciones, mujeres, niñas, violencia

imagen

"Patricia, en este momento estamos reunidas organizaciones feministas de República Dominicana junto compañeras de Bolivia, Puerto Rico, Brasil, México, Santa Lucía, Nicaragua, Estados Unidos y Honduras. Estamos escuchando el testimonio de Lise-Marie Dejean, Directora de SOFA, una de las más destacadas organizaciones de mujeres haitianas, y luego iniciaremos los trabajos para definir las acciones solidarias mas allá de la ayuda humanitaria y de emergencia.

Se ha hecho una propuesta de establecer un Campamento Feminista Internacional que se especialice en dar atención a las mujeres, pero también que sea un espacio para que las compañeras haitianas organizadas puedan rearticularse después de la pérdida de sus líderes (1), y de muchas de sus militantes, y que todas podamos colaborar a fin de garantizar que las mujeres y las niñas haitianas no sean revictimizadas como consecuencia de esa tragedia, ni dejadas de lado en el proceso de reconstrucción".

Con este mail, Magaly Pineda, de CIPAF (Centro de Investigación para la Acción Femenina), me informaba acerca de las medidas que se desarrollan en Haití para proteger a las niñas y mujeres que ya sufren abusos y violaciones, unas agresiones que ya se producían antes del terremoto, pero que ahora se acentúan. Muchas niñas deambulan todavía por las calles de Puerto Príncipe, sin saber qué hacer, sin familia, sin nadie. Otras muchas mujeres, instaladas en esa especie de campos de refugiados que se han formado tras el terremoto, se exponen a graves situaciones de riesgo, por la falta de intimidad y de protección. Tampoco existe seguridad, ni comisarías, sólo soldados.

Esta situación, lamentablemente, se presenta como elemento común a las guerras y desastres naturales. En Darfur (Sudán), aunque ya han pasado siete años desde el inicio del conflicto, las mujeres y niñas todavía son víctimas de violaciones y agresiones sexuales. Soldados del Gobierno y milicianos las buscan en las afueras de los campamentos y tratan de aterrorizar a la población con estos ataques. Los responsables, que también suelen ser otros refugiados e incluso familiares, quedan impunes, mientras ellas guardan silencio, sin denunciar y atemorizadas para evitar consecuencias peores.

Kuwait, Ruanda, Argelia, la ex Yugoslavia, Sarajevo, Bosnia, Costa de Marfil, Colombia ... también han sido testigos de estas torturas durante sus respectivos conflictos. Y al igual que las guerras, desastres naturales como el tsunami que devastó el sudeste asiático en 2004, también dan paso a estas agresiones o a la condena de mujeres y niñas a la prostitución.

Para evitar que se produzcan de nuevo, ONG's como Intermón Oxfam, toman una serie de precauciones a la hora de realizar su trabajo en Haití y prestar su ayuda, que consiste en abastecer de agua a la población e instalar letrinas, entre otras cosas. Iván Muñoz, portavoz de esta institución en Puerto Príncipe, me cuenta que procuran instalar el agua en zonas visibles, porque son las mujeres las que van a buscarla, y de esta forma se intimida al posible agresor. También han pensado en su protección a la hora de instalar los baños, que tampoco estarán nunca en zonas apartadas. Hay más letrinas dirigidas a las mujeres y menos para hombres, para que éstas siempre sean más y se puedan defender en caso de que ocurra algo. Este modo de trabajo sobre el terreno, nos explica Muñoz, es común al que han desarrollado en otros países como Congo.

Pero la realidad es que ahora, desde Haití, nos llegan las primeras voces de alarma. Aunque este país caribeño ya registraba altos niveles de violencia sexual contra mujeres y niñas antes del seísmo (2), el caos, la emergencia y la inseguridad se ceban ahora con ellos. Julio César Alonso, periodista y colaborador en la misión de Mensajeros por la Paz en Haití, explica que los agresores no sólo son los presos que han huido de las cárceles tras el seísmo. Lo más grave, asegura, son las bandas organizadas que ya existían antes del desastre y que se refuerzan ahora con los reos. Las primeras violaciones se han producido en Cité Soeil, una de las zonas más miserables de Puerto Príncipe.

Llegados a este punto, sólo queda trabajar para protegerles, simplemente porque la reconstrucción no será posible sin ellas. Las mujeres en Haití encabezan el 43% de las familias y sin ellas no serán suficientes los diez años estimados para devolver a la vida a este país caribeño, uno de los más pobres del mundo.

*Campaña Pon Fin a la Violencia.

*Más información sobre el terremoto de Haití

ANOTACIONES

(1)Magalie Marcellin, de la organización Kayfanm; Myriam Merlet, una activista feminista y actual cabeza del Ministerio de la Mujeres de Haití; y Anne Marie Coriolan, de la organización feminista SOFA (organización feminista de Port-au-Prince), son tres luchadoras feministas que han perdido la vida en el terremoto.

(2) Ya en 1990, tras el golpe de estado que vivió Haití, se creó una formación de extrema derecha que agredía sexualmente a mujeres. En 1996, la Comisión Nacional para la Verdad y la Justicia de Haití declaró que la violación fue usada como arma política. Un año más tarde, Puerto Príncipe acogió el Tribunal Internacional contra la violación de derechos de las mujeres.

Publicado el 29 de enero de 2010 a las 11:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Patricia Costa

Patricia Costa

Asuntos Pendientes. ¿Cuántos tienes tú? En este blog recogeré mi punto de vista y breves reportajes sobre temas sociales y todo tipo de desigualdades, centrándome especialmente en la mujer.

Nací en Redondela (Pontevedra), en 1981. Soy doctora por la Universidad de Vigo (con la tesis 'El tratamiento de la violencia machista y la lucha por la igualdad en la radio pública. Análisis del programa 'Tolerancia Cero' de Radio 5. Propuesta de modelo'), Master en Radio por la Universidad Complutense de Madrid y licenciada en Publicidad y RR.PP (UVIGO). 

Comencé en Radio Galega, en Deportes, y desde 2007 soy colaboradora de Radio Nacional de España. Actualmente trabajo en los espacios 'Abierto hasta las 2' (Radio 1), 'Tolerancia Cero' y 'Tendencias', ambos en Radio 5. Además, soy redactora del semanario Gente en Madrid desde 2006, en este momento cubriendo la información relativa a la capital.

En 2009 gané el premio Carmen Goes de Periodismo en la modalidad de Radio por un reportaje sobre la ablación que podéis escuchar en este programa de Tolerancia Cero.

Y en junio de 2013 el XV Premio Tiflos de Periodismo de la ONCE en la modalidad de radio por un reportaje sobre los recortes en la universidad.

Por otro lado, la Academia de la Radio otorgó a 'Tolerancia Cero' el premio Teresa de Escoriaza en febrero de 2014.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD