domingo, 8 de diciembre de 2019 14:21 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Francisco Quirós

De punta en blanco. Real Madrid

Barça-Real Madrid, dos maneras de hincar la rodilla

Archivado en: Real Madrid, FC Barcelona, Copa del Rey, José Mourinho, Pepe, Sergio Ramos, Cristiano Ronaldo, Ozil, Benzema

imagen

La lógica decía que con el 1-2 de la ida, el Barça tenía los billetes comprados para el viaje de las semifinales coperas. Tal vez porque en las cenizas de la derrota es donde se encuentran muchas veces las lecciones para el futuro, el Real Madrid cayó eliminado en el Camp Nou como adelantaban los pronósticos, pero el modo en el que lo hizo da un gran espaldarazo al equipo de Mourinho y sobre todo a una enojada afición que hace siete días clamaba contra el entrenador portugués.

La lectura ventajista, la sencilla, es decir hoy que el Madrid debería haber salido así en el partido de ida. Es fácil jugar a ser entrenador, a ponerse en el sitio de Mourinho y plantearse las razones que llevaron al portugués a optar por otro planteamiento. Intentaré arrojar un poco de luz sobre este asunto. Con esta, Guardiola lleva ya cuatro temporadas como entrenador del primer equipo del Barcelona; una experiencia que le sirve al de Santpedor para manejar un catálogo de recursos tácticos que dan respuesta a prácticamente todas las variantes que le plantee un técnico rival. Por eso, Mourinho renunció a mostrar todas sus cartas en la ida. Intentó que su equipo redujera espacios, que Xavi e Iniesta tuvieran más protagonismo que Messi, es decir, invitó al Barça a tener la posesión en favor de no conceder ocasiones de gol.

El partido de vuelta fue muy distinto. Muchos quieren hacer ver que tras ese planteamiento se esconde una especie de 'laissez faire, laissez passer' de Mourinho. A todos ellos les invito a revisar si alguna vez en la historia reciente el Madrid ha presionado en el Camp Nou en la zona hasta la que se fue ayer. Tengo que reconocer que cuando escuché la alineación pensé que al juntar en el once a Özil y a Kaká, el Madrid perdía a dos efectivos para la presión defensiva. Sin embargo, ese déficit fue suplido con una variante sobre la que se asentó el juego de ataque: Kaká distraía a Busquets y Özil caía desde su puesto de falso extremo derecho para dibujar unos pases que nutrieron a Cristiano Ronaldo, Higuaín y Benzema.

Mención aparte merece el partido de Pepe. Con la defensa adelantada hasta el centro del campo, Ramos y él dejaban muchos metros a su espalda que invitaban a la velocidad vertiginosa de Messi y Pedro, todo un riesgo cuando se cuenta con un jugador como Coentrao con notables problemas a la hora de tirar el fuera de juego. Si Mourinho desoyó a Florentino Pérez a la hora de alinear a Pepe es un debate para todos aquellos que quieren buscarle tres pies al gato. Prefiero destacar la personalidad de un jugador que estuvo inmenso al cruce y en el uno contra uno, por más que algún cruce de cables ante Cesc volviera a sembrar las dudas sobre él. Un dato para la reflexión: el ex del Oporto sufrió más faltas de las que cometió. Las patadas de Messi y Fábregas sonaron a vendetta, algo fuera del manual de valores culé.

Tal vez el destino diga lo contrario, pero con el pitido final quedó el poso de que en este Madrid hay semilla de un equipo campeón. El resultado al descanso (2-0) tras la buena imagen mostrada podría haber servido de excusa para ampararse en la mala suerte y reservar fuerzas para la Liga. Si la fractura en el vestuario es tan grande, el equipo se habría resquebrajado en el segundo acto. Lejos de eso, el Madrid tuvo arrestos para arrinconar al Barça, al son que marcaba el afinado violín de Özil. De sus botas salió el pase del 2-1, una jugada en la que CR7 demostró haber dejado la ansiedad a un lado para driblar a Pinto y batir la portería culé con la tranquilidad con la que uno cambia de canal con el mando a distancia sentado en el sofá de su casa.

Se sumó a la fiesta Benzema pocos minutos después. El francés volvió a echar por tierra el presunto debate con Higuaín con un sombrero marca de la casa y una frialdad acorde a su calidad. Cuando la celeridad y la tensión del partido invitaban a reventar el balón, el galo se acomodó el esférico con la rodilla para poner el 2-2 y abrir un silencio en el Camp Nou que tal vez fue la mejor recompensa que se lleva el Madrid. Eso y saber que la distancia con el Barça no es tanta. Todo esto deja una obviedad: los dos mejores equipos del planeta fútbol están en España. Disfrutémoslo.

Publicado el 26 de enero de 2012 a las 10:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Francisco Quirós

Francisco Quirós

De punta en blanco es un blog escrito por Francisco Quirós Soriano (Ávila, 1982), responsable de la sección de Deportes del semanario 'Gente'. Esta bitácora pretende ser un punto de encuentro para para los seguidores del Real Madrid y del fútbol en general. Bienvenid@

http://www.wikio.es

Blog del Dia

¿Eres buen blogger?

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD