De punta en blanco. Real Madrid - Blog de Francisco Quirós http://www.gentedigital.es/blogs/realmadrid/ Sun, 20 Apr 2014 11:01:38 +0100 FeedCreator 1.7.2 Real Madrid-Barça, nostalgia de otra final de Copa http://www.gentedigital.es/blogs/realmadrid/6/blog-post/11432/real-madrid-barca-nostalgia-de-otra-final-de-copa/ Ya está aquí. En medio de la vorágine competitiva, el calendario va reservando los huecos más selectos para los partidos de mayor calado. La final de la Copa del Rey es uno de ellos. Como ya sucediera 3 años atrás, Mestalla será testigo de un nuevo 'Clásico', aunque se puede decir que, respecto a aquel choque, sólo se mantiene el nombre de sus protagonistas.

Porque, salvo cambio de guión inesperado, esta final vendrá a recordarnos que los Madrid-Barça ya no son lo que eran. La afición blanca añorará aquella final porque el héroe de esa noche, Cristiano Ronaldo, verá la final por televisión, mientras que los seguidores culés tienen otro motivo para mirar al pasado: en el lugar del artífice del ciclo más glorioso del club, Pep Guardiola, se sienta ahora un 'Tata' Martino muy criticado y que tiene un pie fuera de la entidad.

Algunos dirán que, afortunadamente, estos partidos ya no dejan el ruido de antaño. Tal vez no haya tanganas, ni ruedas de prensa con dardos para el otro equipo, pero tampoco esperen una final con fútbol de quilates. Los dos 'Clásicos' de este año han demostrado que Madrid y Barça son, a día de hoy, un coche de carreras sin la potencia de años atrás y conducidos por unos pilotos tan timoratos como errantes.

Todo el planeta fútbol mirará esta noche hacia Mestalla, donde el fútbol español vende el que, otrora, era su mejor producto. Esa etiqueta se le cayó a este partido a medida que Xavi y Xabi han ido acumulando kilómetros en el contador y cuando CR7 cayó lesionado mientras Messi sigue pensando en el Mundial. Esperemos al menos que, como en el antecedente del Bernabéu, los goles maquillen los fallos de unos y otros. Queda la sensación de que el ganador no hará de este título la tabla de salvación de la temporada, mientras que el perdedor se preparará para un declive en la recta final del curso. Tiempo al tiempo.

]]>
Francisco Quirós Wed, 16 Apr 2014 08:30:00 +0100
El Clásico retrata a Carlo Ancelotti http://www.gentedigital.es/blogs/realmadrid/6/blog-post/11419/el-clasico-retrata-a-carlo-ancelotti/ Los madridistas más acérrimos podrán defender la teoría de que el 'triplete' aún es posible. Los números les dan la razón. El equipo blanco está a un solo encuentro de poder levantar una nueva Copa del Rey; tiene los mismos puntos en Liga que el líder, el Atlético de Madrid; y se encuentra entre los ocho mejores equipos de la Champions League. Sin embargo, hay síntomas que invitan a pensar en una caída al abismo similar a la de diez años atrás, cuando con Carlos Queiroz en el banquillo el Real Madrid perdió, casi de un plumazo, los tres títulos a los que optaba. ###LEER_MAS###

Porque el Barcelona se encargó de demostrar ayer que todo el decorado sobre el que se ha articulado la trayectoria reciente de los merengues es de cartón piedra. Mermado físicamente, con Messi midiendo sus esfuerzos y uno de sus jugadores más en forma, Pedro, en el banquillo, al Barça le bastó con organizarse en torno al balón para desdibujar a su oponente. Xabi Alonso y, sobre todo, Modric sufrían persiguiendo un balón que el equipo de Martino mimó sin demasiado riesgo pero con eficacia. A pesar de todo, los arrebatos de Di María y el trabajo de Benzema (al margen de algunos fallos criticables de cara a gol) mantuvieron al Madrid en el encuentro hasta que Sergio Ramos volvió a hacer de las suyas. Penalti y expulsión, y ya van 19 como jugador blanco. Mirando la dinámica del partido, a un jugador de la experiencia del sevillano se le debe pedir, como mínimo, templanza y calma para analizar que esa jugada, en el peor de los casos, podría acabar en gol. Bien. 3-3 y a jugar once contra once. Pensar en la victoria en ese hipotético caso no era descabellado.

Pero lo peor estaba aún por llegar. Con uno menos y el Barça ganando enteros para llevarse el Clásico, era la hora de Ancelotti. Tal vez era el momento de buscar una pareja de baile a Xabi más propicia a la hora de robar balones. Ante el naufragio de Modric, la entrada de Illarramendi podría dotar de un nuevo impulso a los blancos. Pero Carletto se conformó con no mover las piezas, haciendo el cambio fácil: Varane por Benzema. De ahí a la derrota había sólo un paso, el que dio Xabi Alonso haciendo un penalti infantil. 3-4 y la Liga está más viva que nunca. Por cierto, hablando de las penas máximas, con sus aciertos y errores, alguien debería pedir perdón por la campaña de acoso y derribo hacia Undiano Mallenco.

Por si alguno no se había enterado aún, el 'Tata' Martino, un entrenador que, tal vez, no gustara a muchos, pero que de esto sabe un rato, explicó al detalle en la rueda de prensa los ajustes defensivos que había hecho su equipo para desactivar a un Cristiano Ronaldo que, por cierto, desde que recibió el 'Balón de Oro' acumula muchos goles y poco juego. Los últimos Clásicos habían puesto de manifiesto las dificultades de Dani Alves para frenar al portugués, pero Ancelotti pensó que con su hoja de ruta sería suficiente para ganar el partido. La consecuencia desde el punto de vista clasificatorio no es decisiva, pero sí desde el lado anímico: Villarreal, Atlético de Madrid, Barcelona, Juventus, Athletic...a los blancos les falta en esta temporada un golpe de autoridad en un partido de calado. Quizás para ello haga falta algo más que un entrenador educado y complaciente con sus estrellas.

]]>
Francisco Quirós Mon, 24 Mar 2014 07:30:00 +0100
Rudy Fernández y el espejo de Cristiano Ronaldo http://www.gentedigital.es/blogs/realmadrid/6/blog-post/11418/rudy-fernandez-y-el-espejo-de-cristiano-ronaldo/ Equipo grande, sólido y hecho. Esas fueron las sensaciones que desprendió el Real Madrid en uno de los partidos más importantes del 'Top-16' de la Euroliga, ante un rival de tronío como el CSKA de Moscú y con la pizarra de Messina como prueba del algodón. Esos calificativos ya se habían dejado entrever en las tres temporadas que lleva Laso en el banquillo blanco, pero ante el que quizá es el gran candidato a levantar el título continental, el Madrid no mostró ni una de las costuras por las que, en alguna ocasión, se le han escapado los partidos grandes, como la final del año pasado ante Olympiacos. ###LEER_MAS###

En esa ardua tarea tuvo un peso fundamental Rudy Fernández. Con su vitola de estrella y algunas actitudes un tanto reprochables, el balear contaba con muchos factores para ser uno de los jugadores más odiados por las hinchadas rivales. Los pronósticos se cumplieron y, aunque Rudy ha sido el representante del salto cualitativo que ha dado el Madrid, aún le faltaba un pequeño paso adelante, tanto en su rendimiento en grandes citas como en la imagen que proyecta fuera de la cancha.

En ese sentido, su proyección se puede comparar con la de Cristiano Ronaldo. La calidad de ambos siempre ha estado fuera de toda duda, pero siempre se les podía reprochar la falta de un punto de madurez para hablar más de sus logros deportivos y un poco menos de actitudes provocativas. Lección aprendida. Como la estrella portuguesa, Rudy se ha cosido él mismo los galones a base de grandes actuaciones y ya nadie duda de su capacidad para echarse el equipo a la espalda, algo que sucedió ayer ante el CSKA.

Porque, en estos momentos, Rudy representa a la perfección el estilo de juego implantado por Pablo Laso. Corriendo siempre que se puede, con picos de intensidad alta en fase defensiva y sus conexiones con los sergios hacen que el '5' sea el estandarte al que se aferra una afición que ya está entregada a la causa. Con esta comunión entre público y equipo, parece complicado que alguien saque algo positivo del Palacio.

Pero volviendo a la figura de Rudy Fernández y su trascendencia en el juego del Real Madrid, conviene no perderse en la faceta anotadora, un apartado por el que se fraguó el triunfo ante el ogro ruso. Todo el mundo alaba la facilidad de este equipo para pasar de los 80 puntos en cada partido, pero casi siempre tendemos a dejar en un segundo plano una de las que, para un servidor, es la llave de este Madrid 'lasiano': la intensidad defensiva en algunos tramos. Si un equipo te propone un intercambio de canastas puedes sentirte más o menos cómodo, pero hay un momento en el que el Madrid cambia el guión, aprieta en defensa, minimiza las líneas de pase y te cierra el aro. Durante esos minutos, por escasos que sean, los blancos suelen dispararse en el marcador, firmando parciales que, como ante el CSKA, acaban valiendo el triunfo. Pues en ese apartado, también conviene hacer una mención especial a Rudy.

Lo de ayer, sobre todo si se tiene en cuenta el tropiezo del Maccabi, va más allá de la mera victoria. El Madrid ha sentado las bases para hacer algo grande en Europa. En ese proyecto, Rudy Fernández tiene mucho que decir, tras entender, como ya hiciera Cristiano Ronaldo, que para liderar a un equipo además de condiciones técnicas hay que alcanzar un punto de madurez. Bendita madurez.

]]>
Francisco Quirós Fri, 21 Mar 2014 07:30:00 +0100
Isco vuelve a llamar a la puerta de Ancelotti http://www.gentedigital.es/blogs/realmadrid/6/blog-post/11406/isco-vuelve-a-llamar-a-la-puerta-de-ancelotti/ Salvo en la ruidosa eliminatoria copera, el Madrid no ha terminado con buena cara los derbis de esta temporada ante el Atlético. En el Bernabéu la derrota por 0-1 dejó al aire las primeras vergüenzas del Real 'ancelottiano', mientras que el derbi del Calderón sirvió para ver que este equipo debe partir siempre de la premisa de ser protagonista y marcar el ritmo de partido, nunca esperar a que los acontecimientos se vayan sucediendo. Lo que también pueden tener de similitud ambos derbis son las consecuencias que pueden acarrear desde el punto de vista táctico para el conjunto blanco. ###LEER_MAS###

Me explico. El partido de ida hizo que Ancelotti pasara del 1-4-2-3-1 con el que había empezado la temporada al 1-4-3-3. El italiano advirtió a sus ayudantes de que Illarramendi e Isco, dos de los refuerzos más sonados del pasado verano, no tenían mimbres aún para sostener al equipo. Claro, que el extécnico del Milan no debió de caer en la cuenta de que a su figura le faltaba la bisagra fundamental, esa a la que aludió constantemente José Mourinho y a la que nunca consiguió encontrar recambio: Xabi Alonso. Con el tolosarra en el campo, el Madrid mejoró, como no podía ser de otra manera. La reubicación de Modric y el despliegue de Khedira liberaban a la BBC de ciertas tareas defensivas y con esta apuesta llegaron algunas de las fases más brillantes de la temporada. Para un servidor, la primera parte ante la Real Sociedad ocupa el primer puesto en esa clasificación. Control, presión, vértigo y eficacia. Esa combinación prometía a un Madrid más seguro en ese tramo de la temporada, pero llegó un contratiempo en forma de lesión del que, quizás por desconsideración o tal vez por ignorancia, se ha hablado muy poco: la lesión de Khedira.

Sin el alemán, Ancelotti colocó a Di María en el eje de tres del centro del campo. El argentino, que ya conocía esa ubicación de su experiencia en la selección, no aporta salida de balón, pero a cambio regala un derroche físico que hace que no chirríe tanto esa decisión. Pero para partidos de rompe y rasga como el derbi del Calderón, al Madrid le hacía falta algo más en la medular. No hacía falta un doctorado en táctica para darse cuenta de que Mario, Gabi, Koke, Arda y Raúl García estaban limitando el funcionamiento del centro del campo blanco. Con la segunda parte ya avanzada y casi apelando a la heroica, Ancelotti se desdijo. Sacó a Carvajal y a Marcelo para dar amplitud por las bandas, algo parecido a lo que hizo en Valencia, retrasó a Modric hasta la base de las jugadas junto a Xabi Alonso y, sobre todo, metió a Isco entre líneas. Con el malagueño fresco, Gabi y Mario Suárez ya no podían ir a las ayudas con tanta alegría, ahora tenían trabajo. Y mucho.

Este arreón final puede ser la mejor noticia para el Madrid. Durante esta semana se hablará, como siempre, de posibles penaltis, entradas y acciones polémicas, pero bien haría Ancelotti en dedicarle un buen espacio de tiempo a replantearse si este Madrid es el del 4-3-3 de Modric o el del 4-2-3-1 de Isco. Con uno u otro dibujo, los blancos llegan a la fase decisiva de la temporada con opciones de ganar el 'triplete', pero con unas dudas que deben despejar de forma rápida para no pasar otra temporada en blanco.

]]>
Francisco Quirós Mon, 03 Mar 2014 08:00:00 +0100
Otro aval en el curriculum de Pablo Laso http://www.gentedigital.es/blogs/realmadrid/6/blog-post/11391/otro-aval-en-el-curriculum-de-pablo-laso/ Su fichaje tres años atrás no despertó mucha ilusión en el madridismo. El reconocidísimo Ettore Messina había pasado con más pena que gloria por el banquillo blanco, sin títulos nuevos en las vitrinas y dejando tras de sí un vestuario en el que ciertos jugadores llamados a ser estrellas en el baloncesto europeo parecían quedarse en meras promesas. Todo eso ya es historia. En pocas temporadas el Real Madrid se ha convertido en un equipo con ADN 100% ganador, entre otras cosas, por la presencia de Pablo Laso en el mando de la nave merengue. ###LEER_MAS###

Por segunda vez en tres años, la pizarra de Laso acabó imponiéndose a la de Pascual en una final copera. El Barça logró llevar el partido a su terreno, con mucho contacto y pocas opciones para correr. Salvo Rudy y Mirotic, ninguna de las estrellas madridistas se movía con soltura entre las emboscadas defensivas de los azulgranas. Ni siquiera Sergio Rodríguez era capaz de descoser el encuentro con su magia habitual. Pero, aunque el escenario no era el más favorable, el Madrid demostró haber aprendido la lección respecto a situaciones pasadas y se mantuvo en el partido con buenas dosis de una intensidad defensiva que llevó a Navarro a firmar uno de los partidos más grises que se le recuerdan.

A pesar de tener el partido en el bolsillo a falta de dos minutos, entre errores propios y decisiones arbitrales más que discutibles, el Madrid veía la final perdida a ocho segundos para el final. Sin tiempos muertos disponibles, al equipo blanco le llegaba el momento de demostrar que cuenta con recursos suficientes como para superar situaciones límite. 'El Chacho' volvió a desafiar a la lógica, dando un pase en salto que encontró a Llull solo en la esquina. El balear volvió a callar a todos aquellos que decían que le falta templanza en los momentos decisivos. Canasta ganadora y otro título para las vitrinas.

Pero, haciendo bueno el dicho de que las finales son cosa de jugadores y no tanto de entrenadores, hay ciertos nombres que salen reforzados de la final de Málaga. En medio de una de las clases más importantes del curso, Rudy Fernández y Mirotic gritaron presente con más fuerza que nunca. Ambos demostraron que, más allá del acierto puntual de sus acciones, tienen madera de líderes. Mención especial merece el '12' blanco que se jugó en el último cuarto dos acciones de una responsabilidad enorme, con la posesión agotándose y la defensa azulgrana apretado hasta la extenuación. Hasta que él haga las maletas con destino a Chicago, la afición blanca puede soñar con las cotas más altas, siempre guiados por un técnico como Pablo Laso que, a base de trabajo y buen juego, ha ido cerrando bocas.

]]>
Francisco Quirós Mon, 10 Feb 2014 08:30:00 +0100
La Liga de la hipocresía http://www.gentedigital.es/blogs/realmadrid/6/blog-post/11372/la-liga-de-la-hipocresia/ Se acabó la primera vuelta del campeonato y la mayoría de los equipos hacen balance de estas 19 jornadas. Salvo en casos aislados, raro es el conjunto que puede darse por satisfecho. Si los 20 clubes de Primera tuvieran que recibir un boletín de notas como en el colegio, habría más suspensos que aprobados, lo que hará que algunos busquen el suficiente de última hora recurriendo al mercado invernal, una oportunidad que se presenta como el remedio a muchos males y que, en la mayoría de las ocasiones, sólo tiene un efecto similar al periodo de rebajas: seguir gastando por encima de nuestras posibilidades. ###LEER_MAS###

Porque en esta Liga, nada (o casi nada) es lo que parece. Basta con echar un vistazo a los tres equipos de arriba para darnos cuenta de una de las mayores enfermedades que azotan al campeonato, la hipocresía. El Barcelona tiene el honor de ser el campeón de invierno, gracias a unos números igual de incuestionables que el hecho de que ya no luce ese juego del que aún presume Xavi Hernández. El capitán azulgrana sigue hablando de un modelo que su equipo guardó en el armario hace años. Sobre el césped del Calderón, después de un partido con más sombras que luces, el '6' del Barça volvió a hablar del estilo. Tras esta primera vuelta, bien haría el bueno de Xavi en replantearse si su equipo se asemeja en algo al de la era Guardiola y, de paso, si su decadencia tiene algo que ver en ese cambio.

Con los mismos puntos pero mejores sensaciones aparece el Atlético de Madrid. Los rojiblancos obtienen, sin duda, la mejor nota de esta primera vuelta, gracias a la fe ciega que tienen jugadores y aficionados en esa corriente que se ha denominado como 'cholismo'. Entrega, solidaridad y garra. Así se podría resumir el decálogo del técnico argentino, muy respetable y lícito, pero no demasiado lejano del que también pusieron en práctica otros entrenadores (Benítez, Mourinho...) y que muchos seguidores, incluidos los atléticos, criticaron en su día. Al margen de esto, Simeone sigue basando su trabajo en la filosofía del "partido a partido" y en la idea de que son "el equipo del pueblo". Convendría recordarle al argentino que sus jugadores no son mileuristas, que el presupuesto que maneja su club no es el del Rayo Vallecano y, sobre todo, que la diferencia respecto a Barça y Real Madrid tiene mucho que ver con la paupérrima gestión de dos de sus compañeros, Enrique Cerezo y la familia Gil.

El tercero en discordia es, por números y por méritos, el Real Madrid. No se puede llegar más lejos con menos esfuerzo. Tras seis meses en el cargo, Carlo Ancelotti sigue sin lograr que su equipo tenga una identidad reconocible. Después de miles de millones de euros de inversión, los blancos siguen ganando simplemente por una cuestión de lógica y pegada. Ayer en Cornellá deberían haber demostrado que sí, que quieren optar a ganar esta Liga. Sin embargo, se conformaron con un 0-1 que dio vida al Espanyol hasta el descuento y acabaron sufriendo por un balón que sobrevoló su área en el tiempo añadido, cual equipo pequeño. Como los malos estudiantes, los blancos siguen aprobando los exámenes con lo justo, aunque cuando se han enfrentado a asignaturas de verdad (Atlético, Barça o Villarreal) se han llevado un buen tortazo. La pregunta que surge en medio de todo esto es que dónde está el espectáculo del que se hartó de hablar Ancelotti en su presentación.

En medio de este panorama, podemos asegurar que la segunda vuelta tendrá dosis de emoción (quizás más por entrar en Champions y por evitar el descenso), pero que el fútbol de quilates de antaño es cosa del pasado. La hipocresía parece haber devorado por completo al espectáculo. ¿De verdad siguen creyendo que ésta es la mejor Liga del mundo?

]]>
Francisco Quirós Mon, 13 Jan 2014 09:00:00 +0100
Valencia-Real Madrid: el primer partido que gana Ancelotti http://www.gentedigital.es/blogs/realmadrid/6/blog-post/11361/valencia-real-madrid-el-primer-partido-que-gana-ancelotti/ En los días previos al importante (y complicado) partido de Mestalla, Carlo Ancelotti aseguraba que para ganar esta Liga el Real Madrid deberá llegar a los 100 puntos. Si el italiano desea pasar del notable en matemáticas debe saber que para alcanzar ese récord de tres dígitos, los blancos sólo pueden permitirse dos tropiezos (sendos empates), o uno (una sola derrota), según se mire, un margen muy estrecho que puede caer a modo de guillotina a poco que se repitan actuaciones como la de anoche en Valencia.

Porque durante muchos minutos el Madrid sacó su versión más complaciente, esa que ya mostró en Pamplona. Parece que después de unos años jugando a toque de corneta este equipo se conforma con demostrar a sus críticos que puede amasar durante muchos minutos la posesión del balón. Por primera vez en muchos años, el centro del campo está por encima de la delantera. Modric y Xabi fueron de lo poco salvable en un equipo que se quedó huérfano del hambre de CR7 y de las combinaciones de Benzema. ###LEER_MAS###

Ambos pueden y deben dar más, aunque este drama se queda en comedia cuando se mira al centro de la defensa. Si Sergio Ramos fuese portugués llevaría media temporada en el banquillo. La corriente periodística que aún sigue defendiendo al sevillano no le perdonaría tal cúmulo de errores a jugadores como Pepe o Varane, pero el Mundial está a la vuelta de la esquina y en Brasil necesitaremos llevarnos bien con uno de los jugadores que, salvo catástrofe, será titular, no sea que se enfade por unas críticas que, total, sólo afectan al equipo que le paga y que, en estos momentos, no da de comer a ciertos medios de comunicación (¿Verdad Relaño?).

Con 2-2 en el marcador y un rival que empezó a morder (Djukic debe estar contentísimo) en su defensa, Ancelotti dejó de arquear su ceja para resolver el jeroglífico. La tendencia de Di María y Ronaldo a tirar diagonales por dentro favorecía a un embotellamiento en el que el Valencia se sentía comodísimo. Dado que Marcelo perdió fuelle en la segunda mitad y que Arbeloa está para otros menesteres, el técnico italiano dio un golpe de mando introduciendo a Carvajal y Jesé. El Madrid inclinó el campo por la derecha con constantes 2x1, aprovechando que Piatti iba con la reserva y que Bernat es, a día de hoy, más productivo en ataque que en defensa. El gol decisivo se debe a un fallo de Guaita, pero también a este movimiento de Ancelotti.

Así, el Madrid llega al parón navideño con la sensación de que la distancia de 5 puntos respecto al Barça y al Atlético es menor de la sensación que dejan los blancos sobre el campo. En otras temporadas, a los merengues cuando les faltaba fútbol siempre tenían la épica como argumento final. En ésta, con más peloteros que nunca, los generales no parecen dispuestos a mancharse el traje en el campo de batalla. Al menos queda el consuelo de que parece que hay un entrenador que por fin entendió que su papel va más allá de gestionar egos y tener contentos a los periodistas que se citan en Valdebebas. Ancelotti puede comerse los turrones presumiendo de que estos tres puntos llevan su sello.

]]>
Francisco Quirós Mon, 23 Dec 2013 08:00:00 +0100
El trayecto barcelonés de Cristiano Ronaldo http://www.gentedigital.es/blogs/realmadrid/6/blog-post/11332/el-trayecto-barcelones-de-cristiano-ronaldo/ Llega una nueva edición del 'Clásico' y lo hace de una manera un tanto diferente a lo que cabría esperar semanas atrás. Corría el minuto 85 del Levante-Real Madrid y parecía que los blancos se despedían de forma prematura, por segundo año consecutivo, del título de Liga. Pocos minutos después el Barça recibía al Valladolid, un rival propicio para aumentar la ventaja a 8 puntos y todos los aficionados blancos temieron lo peor. Pero ahí surgió el verdadero ADN merengue, ese que desde Juanito a Morata ha llevado al conjunto de Chamartín a voltear algunas situaciones adversas. ###LEER_MAS###

Han pasado más de dos semanas desde aquel partido en el Ciudad de Valencia, pero hablando en términos de juego el lapso de tiempo se reduce a 95 minutos, margen suficiente para reducir la diferencia del Barça de 8 puntos (hipotéticos) a 3. Esa pequeña reacción evita que los blancos lleguen menos presionados al Camp Nou, aunque en el seno del club son conscientes de que están en juego más que tres puntos. En esta ocasión no se discute la supremacía sobre el eterno rival, sino el potencial del nuevo proyecto deportivo y la idoneidad de Carlo Ancelotti para dirigirlo. Sea cual fuere el resultado, la imagen que muestren los blancos alargará o acortará el crédito del entrenador italiano al frente de la nave blanca.

Claro que todo es mucho más sencillo cuando en tus filas juega Cristiano Ronaldo. Se habla del excelente nivel que están mostrando jugadores como Zlatan Ibrahimovic o Diego Costa, pero no conviene obviar que el '7' blanco suma ya 15 goles en los 12 partidos que ha jugado esta campaña con su club. Esas cifras y el hecho de haber marcado 8 goles en sus últimas 6 visitas al estadio azulgrana hace que, incluso la prensa más próxima al Barcelona, le coloquen como el hombre a vigilar este sábado. Buena muestra es la portada de este viernes de Sport. Cristiano ha pasado de ser calificado por la prensa culé como un jugador que decepcionaba en las grandes citas a ser considerado un ogro, y todo ello gracias a un discurso que ha ganado decibelios en el terreno de juego al mismo tiempo que los perdía ante los micrófonos de los medios de comunicación.

En lo meramente deportivo el partido se presenta propicio para que Ronaldo aumente su cuenta goleadora. A este Madrid, que no acaba de encontrar una línea lógica de juego, le puede venir bien el papel de equipo contragolpeador, una faceta con la que el Milan ya puso en apuros al Barça esta misma semana. Con espacios y Puyol o Mascherano (uno de los dos será la pareja de Piqué) faltos de ritmo, Ronaldo puede gozar de varias oportunidades. Ese escenario tampoco le va mal a Gareth Bale, quien si de verdad está bien desde el punto de vista físico, puede brillar más que ante equipos con líneas más cerradas. Ese espejo, el de Ronaldo, es en el que debe mirarse el jugador galés para seguir el mismo camino que CR7: pasar de discutirse su precio a ser una estrella indiscutible.

]]>
Francisco Quirós Fri, 25 Oct 2013 08:30:00 +0100
Las (extrañas) filias y fobias del Bernabéu (II) http://www.gentedigital.es/blogs/realmadrid/6/blog-post/11320/las-extranas-filias-y-fobias-del-bernabeu-ii/ No era una noche cualquiera. La temporada no había comenzado nada bien y, para colmo, tres días antes el equipo había caído en su propio estadio ante aquel vecino que llevaba más de una década sin darse una alegría liguera en Concha Espina. Enfrente estaba un conjunto débil, propicio para firmar una goleada que recuperara la autoestima. Además, para el capitán suponía la posibilidad de reencontrarse con sus aficionados después de varios meses a caballo entre la enfermería y el banquillo. ###LEER_MAS###

El choque no empezó demasiado bien, pero el '7', ese que sí ejerce un liderazgo sobre el terreno de juego, daba cierta tranquilidad al poner el 1-0. Fue entonces cuando los visitantes, meros convidados de piedra a la fiesta de la 'resurreción' ancelottiana, botaron un córner en su única llegada con cierto peligro. El balón sobrevoló el área pequeña y ahí salió él, dispuesto a despejar el esférico y, de paso, un puñado de dudas. Sin embargo, el juego áreo nunca fue su fuerte y, una vez más, volvió a dejar constancia de ello con una errática salida que acabó con un remate que Modric salvaba sobre la misma línea.

Al final, los blancos reaccionaron y pusieron un 4-0 que cumplía en cierto modo con las expectativas. El capitán había pasado inadvertido, mitad por el buen hacer de sus compañeros, mitad por la inoperancia del rival. Pero con una diferencia tan holgada todos, salvo algún excepción en forma de Carles Puyol o Cristiano Ronaldo, tienden a relajarse. Era el momento oportuno para que los visitantes anotaran su gol de la honra. Primero un mano a mano y después otro córner. Como en los viejos tiempos, pero en una versión minimizada (no eran unas paradas tan milagrosas) aparecía él para evitar el gol. Dos intervenciones, dos razones para que algunos dejaran a un lado las pipas y se dedicaran a gritar. "Iker, Iker". Las cámaras enfocaban sólo a los que aplaudían sin rubor. Muchos le siguen esperando. Es 'su' capitán y lo ha ganado todo, incluido un Mundial.

Esa noche no estaba sobre el terreno de juego un compañero del anterior protagonista. Porta el '17' a la espalda, también se ha criado en la cantera blanca y, para desazón de algunos, también puede presumir de trébol internacional (Mundial y dos Eurocopas). Hablamos de ese jugador al que muchos criticaron su defensa a ultranza del anterior entrenador, ese portugués que dejó a 'su' capitán en el banquillo, pero del que pocos aplauden que siga ejerciendo de capitán en la sombra: Álvaro Arbeloa.

La grandeza de Arbeloa es que nunca intentó engañar a nadie. Cuando regresó de su Erasmus en Liverpool no prometió ser el nuevo Cafú. Él es el primero que conoce sus limitaciones, aunque determinados estilos de juego le lleven a explotar esas carencias. Su primera misión es defender y si el guión exige atacar, lo hace con un mínimo de decoro, midiendo sus subidas e intentando no descuidar su zona. Sin embargo, esto no ha servido para que los sectores recalcitrantes le silben cada vez que se anuncia su nombre por el videomarcador, los mismos que inician el 'run run' habitual cuando el balón cae en sus pies, como si la excelencia de un defensa pasara por hacer malabares con el esférico.

En muchas ocasiones ha salido ante los medios (o ante sus aficionados como hizo con Benzema en el partido de este año ante el Getafe) para arropar a los compañeros, ha afeado públicamente las conductas de algunos jugadores del eterno rival (los mismos que van dando lecciones de fair play) y, sobre todo, siempre ha puesto por encima los intereses del equipo a los suyos personales, vamos, un ejemplo de capitán, con la salvedad de que no porta el brazalete. Esa conducta le ha hecho desviarse del camino que algunos señalan como correcto. Por ello, recibe algunas veces ataques tan excecrables como el firmado este jueves por el pseudoinformativo de Cuatro. Todos aquellos que enarbolan la bandera de la unión madridista también deberían hacer suya esta causa y tener en cuenta que, como titulan en Bernabéu Digital, Arbeloa sí es 'uno di noi'.

]]>
Francisco Quirós Fri, 11 Oct 2013 10:00:00 +0100
Las (extrañas) filias y fobias del Bernabéu (I) http://www.gentedigital.es/blogs/realmadrid/6/blog-post/11316/las-extranas-filias-y-fobias-del-bernabeu-i/ Portaba el brazalete de capitán y en su palmarés lucían numerosos títulos, incluidos algunos de los más importantes en la historia del club, pero cuando el balón se perdía por la línea de fondo de forma irremediable no lo dudó un solo instante. Apretó los dientes y corrió como un loco, aunque en su fuero interno sabía que aquella jugada acabaría inevitablemente en un triste saque de puerta. Nunca lo entendió, pero siempre asimiló que eso, la entrega indiscutible, era la cualidad que siempre le iba a exigir el público que, domingo tras domingo, se congregaba en el Paseo de la Castellana. ###LEER_MAS###

Desde muy niño ya intuyo esa predilección por el sudor antes que por la sutileza. Algunos de los mejores jugadores que habían portado esa camiseta ya se habían colocado en el centro de la diana por, simplemente, colocar antes en su orden de preferencias el fútbol de altos quilates que el de un bregador cualquiera. Velázquez, Martín Vázquez, Míchel...en el eterno run-run del Bernabéu llevaron su penitencia, curioso en una afición que se jacta de saber valorar el balompié de alta escuela.

Cualquier neófito que se siente en el templo de Chamartín corre el serio riesgo de dejarse llevar por la corriente populista. Como con el Tendido 7 de Las Ventas, son muchos los que, bufanda en una mano y pipas en la otra, valoran más el derroche desmedido de cualidades físicas que el pase geométrico que sólo se dibuja en las mentes más privilegiadas. 80.000 personas no pueden estar equivocadas pensará más de uno. Ese juicio, sin embargo, comienza a resquebrajarse cuando se observa que futbolistas del corte de Makelele han gozado de mayor reputación que Redondo o Guti.

Esa clase de gusto y reclamo de la afición madridista parece saltársela una y otra vez Karim Benzema, como un mal estudiante que siempre hace novillos el día en el que preguntan la lección más importante. El Bernabéu espera con la guillotina preparada a que el francés no enseñe el colmillo en la presión de un balón perdido y no atiende a detalles de verdadero crack como paredes al primer toque o asistencias de tacón, pura delicatessen. Lo que no acaban de entender es que, eso de la entrega y el derroche, está al alcance de cualquiera. Sólo hace falta un poco de implicación y una dosis de motivación para llevarlo a cabo. Para su suerte, Benzema cuenta con la otra parte indispensable para ser un jugador de élite: un talento innato con el que se nace, no se hace.

De que el francés entienda que también es necesaria la lucha y de que la afición blanca eduque su paladar dependerá que el jugador esté en el capítulo de éxitos o en el de fracasos. Es un acuerdo entre dos partes. Con que cualquiera de ambas dimita de sus cometidos el Madrid acabará francamente dañado, una amenaza lo suficientemente seria como para que reflexionen.

]]>
Francisco Quirós Fri, 04 Oct 2013 07:00:00 +0100